Últimos Artículos

10 febrero 2016

03 febrero 2016

RECRE, EL FILIAL DEL SEVILLA FC

El pasado domingo, asistíamos a un hecho burlesco, contemplando cómo, en el Nuevo Estadio Colombino, un pequeño grupo de aficionados choqueros(lamentablemente no van muchos más, aunque algún “iluminado” sea capaz de contarlos por varios miles, dando una cifra exacta de 5.797 espectadores, a pesar de no disponer de tornos) mostraban, en lo que afirmaban era una pancarta o tifo, (se ve que no han pasado por la Gozadera) el siguiente texto:

image

image

En realidad un poco más y tienen que ayudarles el guarda de seguridad, el utilero, Comas, incluso algunos de los jugadores locales, para poder sostener las “pancartas”. Los mensajes se confundían con el de “Óptica Santa Otilia” destacando sobre todo lo demás. No hay más.

En un primer momento, la perplejidad y asombro del que no quiere creer lo que ven sus ojos, nos hizo pensar que posiblemente estuviera escrito en portugués, pero no, a duras penas era castellano. Ahora, lo que no encajaba era el motivo. El Sevillismo se preguntaba qué demonios importa a cuatro recreativistas que el Eterno Campeón de Andalucía lo sea desde 1890.

¿Acaso no fueron a clase el día que explicaron que 1889 va antes que 1890? No parece que sea el caso. En realidad, más bien parece que todo se resume en un “por si acaso” preventivo, no sea que ocurriese algo en la historia recreativista, de la que no están seguros, que les llevase a no ser un club con continuidad en el tiempo y, Sevilla, la odiada Sevilla, llegase a un decanato que además esta interpreta como un título moral que igualmente podría no desear, o al menos darle un sitio secundario.

Y ya saben, eso otro de, como diría Yoda: “la envidia conduce al odio”, un odio que puede hacer que uno llegue a amarrarse a las farolas onubenses para protestar contra Sevilla. Créannos, que sabemos de buena tinta que se dice que algún caso hubo.

Comprendemos que, visto lo visto, debe ser difícil ir mendigando jugar en los estadios de Sevilla, y que les manden a la ciudad deportiva, cual venta, como ocurrió cuando se lo pidieron al Betis este año. Comprendemos que debe ser difícil vivir a la sombra del que vive a la sombra del que vive a la sombra… del Eterno Campeón de Andalucía. Comprendemos que debe ser difícil tres. Sabemos que son muchas decepciones, tantas como los 101 goles encajados en partidos oficiales contra el Sevilla. Pero, no nos culpen por ello. Nosotros ya hicimos nuestro trabajo ayudándoles en todo, prestando apoyo al decano. Y para muestra, sólo como una pequeña muestra, algunos botones, porque…

· Porque gracias al Sevilla FC han podido disfrutar de jugadores con los que ni tan siquiera hubiesen atrevido a soñar.

clip_image002

· Porque gracias a ello tuvieron el inmenso honor de ser considerados durante años como un filial del Eterno Campeón de Andalucía.

clip_image004

· Porque ascendieron por primera vez a Primera División gracias a un presidente Sevillista: José Martínez Oliva.

clip_image006

· Porque, en los años 90, cuando su club estaba a punto de desaparecer, solicitaron la ayuda del Eterno Campeón de Andalucía, que –a pesar de tener una agenda repleta de compromisos tras el fichaje de Maradona– no dudó en acudir en su auxilio, y al que ni siquiera acudieron para salvarlo, con menos de media entrada. Quizás con un Madrid, o Barcelona…

BtygKxlCAAEZfmC

BtygLK7CIAESkoB

Por estas y otras muchas cosas, lo mínimo que deberían hacer es estar AGRADECIDOS, pero ya se sabe… cría chocos y…

image

 

Para reconocer todo lo anterior hay que tener un mínimo de vergüenza y dignidad que ustedes no tienen ni la tendrán.

 

.

29 enero 2016

POR SUS ACTOS LES CONOCERÁN

POR @maldinisfc

Que Sevilla, Andalucía, y el Sevilla en particular, es el conejillo de indias de las pseudo mafias que dirigen el cotarro a nivel nacional no debe sorprender a nadie.

Que el Sevilla Fútbol Club no es una mera comparsa, que molesta, que les ha ganado títulos y les ha arrebatado gloria, y ultimamente con demasiada frecuencia es un hecho.

Que tras el vil asesinato de Jimmy en Madrid, la persecución al grupo al que pertenecia y otros de la misma tendencia, está mas que demostrado, mientras que en otros estadios y en otras ciudades se corren tupidos velos casi semanalmente está ahí. Pero de todo esto, que no por cotidiano deja de ser repugnante, se ha pasado al atropello, al abuso, a la ignominia, tanto, que la tibieza del Sevilla ha pasado a segundo plano, ya se levantan las armas.

Y es que abrir expediente a un futbolista por un vídeo en una cuenta personal de una red social, o multar la pancarta de La Gozadera (ultraviolencia según estos golfos) con un importe desorbitado, no deja de ser eso, una golfada caciquil digna de régimen bananero y cutre.

Bien Sevilla, bien en la respuesta, basta ya Sevilla, te debes a nosotros, y creanme, hemos visto lo que jamás imaginábamos ni en siete vidas, hemos disfrutado lo que nunca imaginaríamos ni locos y borrachos. Ni un paso atrás Sevilla, ni para coger impulso, y si vienen mal dadas, ya sabemos las mafias como actuan, ahí estaremos para defenderte, sea contra quien sea, juegues en la categoría que juegues, y contra los equipos que te toquen. Nos da igual de todo.

Bien Sevilla, así si, los de 'colorao' son los nuestros. Y los de colorao os dicen que adelante, que lacayos ni de nuestra puñetera madre, y poner la otra mejilla para los pasajes bíblicos. Que yonkis, gitanos, holgazanes, fiesteros, y moros todo lo que quieran, pero racistas y xenófobos ellos, sus partidos políticos, y sus cachorritos. Que además de infames e ignorantes,mentirosos.

Bien Sevilla, así sí.

#AquíEstamosContigoSevilla

respect

25 enero 2016

17 enero 2016

100 AÑOS DE LA COPA DE SEVILLA, 1916-2016

En el día de ayer, 16 de enero de 2016, se rindió tributo a la Copa de Sevilla de 1916 que ganó el Sevilla FC frente al Real Betis Balompié. Es un homenaje el fútbol sevillano en forma de exposición en el antepalco del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, que el presidente del Sevilla FC, José Castro, presentó a los presentes, junto al vicepresidente segundo de la entidad, Gabriel Rojas.

20160116032932

La leyenda de la presentación reza:


Donada por el Excmo. Ayuntamiento de Sevilla se disputó esta copa de plata entre los clubes: Athletic Club de Sevilla, Español F.C. de Sevilla, Híspalis F.C., R.Betis Balompié, Sevilla F.C. y Unión Andalucía Recreativo.
 
La final la disputaron el Real Betis Balompié y el Sevilla  F.C., siendo ganada por este último por 1 a 0.

En reconocimiento, admiración y recuerdo de todos aquellos futbolistas sevillanos que la disputaron

La copa estará expuesta hasta el 13 de febrero del presente, día en el que cumplirá 100 años exactamente, formando parte del Tour.

Honrando nuestra Historia siempre.

image

13 enero 2016

EN EL ARROYO TAGARETE...

CYmonbeW8AAdUbv

Por @GuardianesSFC

Los que conocemos algo la historia del fútbol sevillano sabemos el lugar que ocupó cada club en esta ciudad desde siempre. Quizás algunos espejismos, unidos a momentos bajos del llamado a dominar Sevilla per secula seculorum y el gusto por la fábula en el equipo que siempre fue sometido, les hizo albergar alguna esperanza, a pesar de que nació con la impronta de ser rival del que le tuvo siempre bajo su sombra.

Los arenales del arroyo sevillano del Tagarete (llamado por el ingeniero Moliní la “magna cloaca”, pues allí venían a acumularse las aguas residuales de la ciudad), en los que jugaban aquellos mozos del Balompié en torno a 1909, fueron testigos de cómo eran objeto de la burla de los jugadores sevillistas que pasaban camino de la Trinidad, lo que a buen seguro trajo algunos altercados. Aquello, más de cien años después, se antoja como una monumental metáfora del porvenir que la Historia, no las leyendas, depararía para unos y otros.

Y como el nacer lechón culminará en morir siendo cochino indefectiblemente, como inexorable ley de la naturaleza, lo vivido en las gradas del Ramón Sánchez-Pizjuán anoche fue una rememoración a gran escala de lo que ocurría habitualmente hace más de un siglo en aquel –muchas veces- arroyo pestilente, el “Sus escrofa” estaba justo en el momento de su sentencia.

El Sevilla FC fulminó ayer, no solo al equipo de La Palmera, sino a todos y a cada uno de ese millón de béticos que pregonó Emilio Carrillo, el único estadístico del mundo que cuantifica de oído, y especialmente a todos y cada uno de los 44.000 socios que dicen que tienen este año. Podría hacerse una foto a cada uno del momento en que les partimos el corazón en dos, como si de un Ralph Wiggum se tratasen, y colocarlas en múltiples álbumes para la historia para que no se olvidase jamás. O como hace UEFA.com en su concurso para que los aficionados que asistimos a finales europeas nos identifiquemos en el estadio.

Se dejó de manifiesto cuáles son, desde siempre, las diferencias deportivas, sociales, e institucionales entre ambos clubes. La inmensa distancia existente entre dos idiosincrasias que son antagónicas y que definen dos estilos muy claros.

La idiosincrasia del mal perder que encierra y pone vallas a los jugadores contrarios, la de la mala baba que exhibe el escudo del contrario en color verde, la de acribillar a los aficionados rivales su propio himno hasta la extenuación, que no se diferencia en absolutamente nada a aquella que ponía bustos de bronce en el palco, tuneaba portadas de feria, tapaba enchufes en el vestuario visitante que regaba con salfumán y lo hacía irrespirable. No se trata de loperismo, no, que no te engañen más, sino de beticismo, no sólo por ser una constante en el tiempo, sino porque tanto las antiguas vilezas como las modernas, fueron y son jaleadas alegremente por la inmensa mayoría de su infinita masa social, inexplicablemente desmemoriada y tozuda en eso de venirse arriba ante cualquier situación absurda para el común de los mortales. Excepciones, pocas, muy pocas, y con la boca pequeña.

Este será un episodio más que sus historiadores y literatos varios callarán como nunca y omitirán como siempre. Harán como si no hubiese existido, y terminarán por darle la vuelta, para detenerse en mentiras ufanas que sus mentes fantasearán como inyección de moral de una gloria inexistente. No hay rival, no lo hubo nunca, jamás nos superaron en nada.

La grada de Nervión una vez más se reinventó llena de gracia e ingenio aplaudiendo a rabiar por ejemplo, un disparo a puerta del equipo contrario, o tarareando con miles de luminarias móviles a compás el himno rival, que ya dejó de serlo, si es que alguna vez lo fue. No cabe mayor humillación desde la sutileza.

El arroyo Tagarete existe en el mundo subterráneo sevillano, fluye oculto bajo el suelo de la ciudad de Sevilla, en oscuros túneles, para desembocar discretamente, sin que nadie se alerte y extrañe por ello, en el río Guadalquivir, ese lugar por el que navega la plata de la verdadera gloria.

08 enero 2016

JOSÉ Mª IZQUIERDO Y EL SEVILLA FOOTBALL CLUB

  ¡Enhorabuena Pedro José!

Por gracia del autor de este texto “la fuerza se ha transformado en gracia, la eficacia, en elegancia” para aportarnos un excelente artículo por su gran valor documental y literario.

Reproducimos íntegramente, por su calidad y contenido, la página 72 de “ABC” de Sevilla del 3 de enero de 2016.

JOSÉ Mª IZQUIERDO Y EL SEVILLA FOOTBALL CLUB

POR PEDRO JOSÉ SÁNCHEZ GÓMEZ

“El 17 de mayo, Izquierdo publicaba un artículo con el título “El diestro y el campeón” en el que iba a fijar definitivamente su afinidad estética y artística con el Sevilla F. C.”

En estas fechas en que el nombre de José María Izquierdo vuelve a tomar protagonismo en la memoria de la ciudad a través de la ráfaga de luz y dorada ilusión de la Cabalgata de los Reyes Magos, me gustaría dar a conocer una faceta de su vida prácticamente desconocida pero, no por ello, menos cierta y evidente.

Testigo en primera persona del espíritu regeneracionista existente en nuestro país a principios del siglo XX, como hombre de su época y del tiempo que le tocó vivir, Izquierdo no sería ajeno a los cambios e iniciativas que se produjeron en la sociedad sevillana y española en esos años. Entre ellas, las que promulgaban el ejercicio corporal, la práctica de los “sports”, como instrumento para la mejora personal y física de los ciudadanos. En este sentido, nuestro escritor viviría la paulatina implantación de un deporte con un fuerte impulso en nuestra ciudad como era el foot-ball, deporte emergente llegado a Sevilla lustros antes como consecuencia de la existencia de una amplia colonia británica, así como por la intensa actividad portuaria y mercantil de nuestra ciudad.

Aunque se confesaba nada practicante de los “sports”, ya en el texto original de su primer artículo firmado como “Jacinto ilusión” –en septiembre de 1908 en El Liberal- Izquierdo utilizaba el término “balompié” vocablo acuñado por Mariano de Cavia hacía apenas unas semanas antes en la prensa madrileña lo que nos da muestra del seguimiento y vivo interés del escritor sevillano por dicho juego. En su artículo “Jacinto Ilusión” realizaba una deportiva interpelación a los jóvenes sevillanos preguntándoles “¿deseáis expandir vuestros músculos, anheláis entretener vuestros ocios? Recordad los juegos olímpicos de la antigua Hélade... aprended los deportes de hoy”, efectuando el escritor sevillano una directa alusión al fútbol “…de fuera os viene el balompié”.

Al igual que la influencia taurina –en su primera juventud Izquierdo hizo temer a su familia su dedicación al toro, llegando a confesar el escritor sevillano haber “lidiado algún que otro novillo”- pensamos que la futbolística le llegaría a través del Calasancio Hispalense donde varios de sus compañeros de estudios estarán después vinculados a la práctica del balompié en el Sevilla F. C.- y a través del padre Jerónimo de Córdoba –profesor de bondadoso carácter que tanto bien haría en más de una ocasión al frágil espíritu de aquel niño tímido, sensible y especial que en su infancia fue José María Izquierdo –y de quien hay constancia de su presencia como público en partidos de fútbol celebrados en la primera década del siglo. 

Curiosamente, en la Universidad Literaria Izquierdo tendría como compañeros de estudios durante toda la carrera de Derecho a Isaías Prados White –sobrino de Isaías White Méndez, primer secretario del Sevilla Football Club en el momento de su fundación en 1890, quien en calidad de tal, firmó la invitación cursada al Huelva Recreation Club para la celebración del primer partido de fútbol reconocido de manera oficial en España- amistad y relación que Izquierdo y Prados continuarían posteriormente en el Ateneo y Sociedad de Excursiones como integrantes de la sección de música.

En la Docta Casa, -Jacinto Ilusión- ampliaría sus contactos con practicantes de un deporte que iniciaba su definitiva e irreversible consolidación en nuestra ciudad con la fundación de otros equipos como el Sevilla Balompié o el Betis Football Club –posteriormente, y tras la fusión de ambas sociedades, Real Betis Balompié- relacionándose el escritor sevillano a lo largo de su vida y tanto en el Ateneo como fuera de el con personajes de acreditada importancia en el Sevilla F. C.

Es conocida su amistad con José Lafita, y la más que entrañable con su hermano Juan, autor del primer y circular escudo del club (que el equipo ha lucido en las últimas temporadas) a quien Izquierdo dedicaría un extenso artículo incluido en “Divagando por la Ciudad de la Gracia”. 

En diciembre de 1917, en plena vorágine de la organización de la primera cabalgata de Reyes Magos, nuestro escritor compartiría protagonismo en la celebración del tercer centenario de la fundación de las Escuelas Pías con antiguos compañeros escolapios y reconocidos sevillistas, como Carlos García Martínez, exjugador y expresidente, Joaquín Valenzuela Espinosa, directivo y portero del equipo en las temporadas de 1903 a 1913, el citado Juan Lafita, que participó igual que Izquierdo en los actos organizados o, el posteriormente presidente sevillista Manuel Blasco Garzón, cuya boda había sido oficiada, precisamente, por el Padre Jerónimo de Córdoba. 

Pensamos que en estas fechas y por la relación existente, no sería aventurado afirmar un cercano conocimiento por parte de Izquierdo de la marcha del equipo sevillista y, de seguro, por la ubicación de su domicilio familiar en la Puerta de la Carne, su asistencia a partidos del Sevilla F. C. en el cercano campo del Mercantil donde el equipo jugaría entre los años 1913 y 1918. Sin embargo, va a ser en 1921 cuando va a quedar fijada de manera definitiva la afinidad deportiva, artística y emocional de José María Izquierdo con el Sevilla F. C. 

En abril de ese año, Izquierdo consta en la prensa sevillana entre los asistentes a las honras fúnebres por el que fuera jugador y presidente sevillista Francisco Javier Alba Alarcón –Paco Alba-. Pocas semanas después, en los primeros días de mayo, el Sevilla F. C. vencía en las semifinales del campeonato de España al Athletic de Bilbao siendo el juego desplegado por el equipo sevillista la admiración de la prensa madrileña, pero resultando posteriormente descalificado por una reclamación administrativa del equipo vizcaíno. 

En los siguientes días “El Noticiero Sevillano” del que Izquierdo era ya en esos momentos redactor jefe, abría una suscripción pública dirigida a “todos los que simpaticen con el gran deporte futbolístico y con los notables jugadores del Sevilla F. C.”, para compensarles moralmente de la injusta eliminación con la entrega de trece medallas y una placa de plata En la lista de donantes figuraba José María Izquierdo con una contribución de 5 pesetas y, muy cerca de su nombre, el de quien, jovencísimo en aquel momento, posteriormente dejaría el suyo grabado con letras de oro en la historia del Sevilla F. C.; Ramón Sánchez-Pizjuán.

El 17 de mayo, Izquierdo publicaba un artículo con el título “El diestro y el campeón” en el que iba a fijar definitivamente su afinidad estética y artística con el Sevilla F. C., mostrando su inequívoca apuesta por la elegancia y arte futbolístico del equipo sevillista en oposición y menoscabo del estilo de fuerza imperante en aquellos años, en lo que podríamos considerar como uno de los primeros textos literarios sobre la futbolísticamente denominada “Escuela Sevillana”.

En el mismo, y con motivo de la evocación del primer aniversario del fallecimiento de José Gómez Ortega “Joselito”, Izquierdo establecía un paralelismo entre el torero y el equipo sevillista señalando que la mejor manera de conmemorar la muerte de Joselito del paso a la inmortalidad del que fue por antonomasia el Diestro, el héroe de la lidia, sea la de celebrar una nueva heroicidad, el triunfo moral de Sevilla –del Sevilla- en el campeonato de España, delimitando como decimos en su texto, las características de la “Escuela Sevillana” y adelantándose en el tiempo a la letra que Javier Labandón plasmaría casi un siglo después en el verso “el arte de su fútbol no tiene rival”, de su conocido himno sevillista.

“El triunfo del equipo sevillano -decía José María Izquierdo- significa la consagración del estilo de Sevilla en el campo del deporte, como ya lo había sido en el mundo del arte y en el coso de la lidia… en Sevilla la fuerza se ha transformado en gracia, la eficacia, en elegancia, en una fina y sutil elusividad de obstáculos; el coraje en auge, la eficiencia es recreación contemplativa, y el éxito una buenaventura… Más que la meta, -el goal- importan los pases… El Sevilla ha triunfado gracias al mismo estilo que inmortalizó el héroe de la lidia, que era peculiar del Diestro por antonomasia...”. Casualidades del destino, pocos meses después José María Izquierdo fallecía de la misma dolencia –apendicitis- que cuatro años más tarde y también prematuramente lo haría uno de los grandes jugadores sevillistas de todos los tiempos y genuino representante de la “Escuela Sevillana”. Enrique Gómez Muñoz. “Spencer”.

PEDRO JOSÉ SÁNCHEZ GÓMEZ ES INVESTIGADOR, ESCRITOR Y BIÓGRAFO DE JOSÉ MARÍA IZQUIERDO.

23 diciembre 2015

21 diciembre 2015

EGUILUZ, PROFETA DE LA ILUSIÓN

Decía García Barbeito en su inconmensurable pregón  que creía que San Fernando, San Leandro y San Isidoro en el escudo, reflejaban la misa de tres padres en el Vaticano de Nervión. Añadía, con una alegoría a la fe sevillista, que en su niñez se sabía de carrerilla el “Mut, Santín, Campanal, Valero…” mejor que el “Yo, pecador”.  Rito,  casi plegaría sevillista, le precedió una generación cuya oración profana enunciaba así a los campeones de Liga: “Bustos, Joaquín, Villalonga, Alconero, Félix, Eguiluz, López, Arza, Araújo, Herrera y Campos”.

Y ahí estaba él, Eguiluz, mártir sevillista que ascendió a la gloria con un ajuar de plata fina, forjado en los duros campos de los 40’s. Mártir porque desde la jornada 4 de aquella gloriosa temporada 45-46, en que tuvo un encontronazo con el madridista Juanete, la prensa de la capital, de su propia tierra, le hizo la vida imposible, pidieron su inhabilitación y le faltó para que le crucificaran en público juicio. Pero nunca, jamás de los jamases, se amedrentó, metió la pierna como buen centrocampista de raza, saltó a por cada balón y apretó los dientes.

0

Su labor, sorda pero imprescindible, fue pieza fundamental para traer la ilusión a Sevilla. Y hoy nos emplaza aquí, en las redes, ese tema tan en boga en estas fechas: el reparto de ilusión. El credo católico se encargó en su día de dar una explicación al porqué de nuestra presencia en el mundo, y ahí introdujo la filosofía del objetivo vital, todos estamos aquí para desempeñar una función. Si jugamos a filosofar no cabe la menor duda de cuál fue la tarea de Pedro Eguiluz Lamarca,  el madrileño habría de ser en su vida un profeta de la ilusión.

Nacido en 1921, aspiró desde pequeño a ser mecánico de motocicletas, si bien fue otro el destino que le sobrevino, levantaría con el Sevilla FC la Liga del año 1946 y el Campeonato de España de 1948. No imaginaría él a sus 14 años, en 1935, y aún en Madrid,  mientras le llegaban noticias de un Sevilla  FC campeón, que una década después él sería parte de esa historia imborrable. No lo imaginaba él como tampoco nosotros podríamos imaginar que Eguiluz, ya por entonces, aparecía en la portada de los grandes periódicos de tirada nacional. ¿A qué se debe esto? Pues tiene fácil explicación: Pedro era alumno del ilustre colegio de San Ildefonso de Madrid, y como tal, fue niño cantor en el sorteo de la Lotería Nacional de Navidad durante tres años. El primero de ellos no subió al estrado, quedando como suplente, pero en 1935 le correspondió cantar los premios de la segunda tabla.

Imágenes integradas 2

Heraldo de Madrid, 21 de diciembre de 1935

En aquella ocasión, narra el diario La Nación, tendría de compañeros a Rafael Concepción, cantor de número; Miguel Sanz, extractor de número; y Antonio Aparicio, extractor de premio. El periódico madrileño da además detalles de las cualidades vocales de nuestro futuro centrocampista:

Imágenes integradas 7

“Perico tiene una voz de tiple que ya la quisieran muchas “vedettes””

Imágenes integradas 4

“¡EL SEPTIMO! 

Y el niño Pedro, que canta mejor que el “niño de Marchena” nos canta el 

28.636”

Causa asombro que, a modo de premonición, el autor escribiera:

Imágenes integradas 5

“¡Cuando yo decía que estos niños eran de la Liga! La tabla no ha podido ser más animada. “

¡Quién le iba a decir a ese periodista que era cierto! ¡Eguiluz llegó a ser un niño de la Liga! ¡Un campeón de Liga!

Tenga unas felices fiestas y muchísima suerte para el sorteo.

20 diciembre 2015

TODO CONTINÚA IGUAL

En alguna entrevista con algún antiguo jugador que otro, siempre aparecían las anécdotas de los inevitables partidos locales, y casi siempre coincidían:

Entramos en el vestuario y el ambiente era irrespirable, algunos compañeros comenzaron a toser, no podíamos permanecer allí. Cuando conseguimos que aquel habitáculo estuviese lo suficientemente ventilado, nos dimos cuenta que habían hecho desaparecer los enchufes, algunos de ellos tapados con esparadrapo para que no pudiésemos enchufar nada

Estas cosas, de echar salfumán, amoniaco y lejía juntos en el vestuario visitante, entre otros muchos casos que no acabaríamos de contar en este blog, parecían que eran reminiscencias loperianas con el paso de los años, una obra de un señor que incluso llegó a poner su busto de bronce tras el presidente sevillista, cuando este último no renunció a acompañar a su equipo en campo visitante.

Pero no. Nos damos cuenta que todo ese estilo de hacer las cosas frente al rival, no corresponde a un señor al que se le iba la olla un día sí y otro también, sino que corresponde a un estatus muy determinado, y a una idiosincrasia muy particular de todo un colectivo, porque ni tan siquiera con la llegada de savia nueva a los estratos directivos verdiblancos, es posible cambiar ese estilo tan incrustado en el alma verderona.

Parece que les dolió en exceso la eliminación en Europa hace dos temporadas, y la posterior celebración sevillista en sus gradas. Para evitar algo así en esta ocasión, (que una afición profiera sus cánticos) se han dedicado a tirar de decibelios, poniendo el himno de su club, tortura de balas de cañón que recuerdan sus orígenes militares, hasta que la expedición sevillista -aficionados, jugadores y directivos incluidos- ha abandonado el estadio. Han reproducido el himno 21 veces, intentando acallar los cánticos de la afición rival.

Aún con el paso de los años, no han aceptado con la deportividad necesaria la derrota casi permanente frente al eterno campeón andaluz, que los es, y con el señorío que es menester en estos casos que se les debiera presuponer, incluso exigir. Es un grito sordo de quien se duele profundamente, el grito de la impotencia endémica y crónica a la sombra sevillista.

Mantener el señorío y la sevillanía institucional no ha sido nunca el fuerte del equipo de Heliópolis, y lo que es peor aún, fusionar sin remilgo alguno las actuaciones y los hechos como el que les relatamos, como si de unos ultras se tratase.

Y decimos que afortunadamente todo sigue igual, porque si es verdad que el fútbol es un estado de ánimo, como decía aquel, el de esta afición y sus dirigentes están en un estado anímico verdaderamente paupérrimo y marcado por un espíritu del que se siente siempre perdedor siempre ante el rival, causa directa por la que nacieron, incluso antes de la contienda que solo se debe desarrollar en el terreno de juego.

En cuanto al desarrollo del encuentro en sí mismo, decir que solo así, de la forma en que han jugado provocando multitud de faltas, parando el encuentro, olvidarse de su delantero, provocar un partido bronco, etc. es la única forma que tienen de parar al Sevilla FC, y dejar de convertir su propio feudo en un humilladero permanente. Las declaraciones de Maciá argumentando la superioridad de su equipo, cuando en realidad el portero sevillista no trabajó tan poco en su vida, no hacen mas que confirmar lo que aquí explicamos.

Desgraciadamente nos quedan por vivir más capítulos de este tipo, máxime cuando nos han tocado en el Campeonato de España.

16 diciembre 2015

LOS SEVILLA–BETIS EN NÚMEROS

Por Fran Maldonado

Hablar de los Sevilla - Betis es señal de cientos de historias, de anécdotas, de nombres… y de números. Justo dentro de unos días se cumplen los 100 años del 1er derbi de competición oficial. Fue el 1 de enero de 1916, en Copa de Andalucía, con el resultado de Sevilla 2 Betis 2.

Al día siguiente se disputó el desempate… 5 a 0 a favor del Sevilla F.C.

Desde entonces se han disputado 172 encuentros oficiales (Liga, 2ª div., Copa, Uefa, Copa Andalucía…) entre Sevilla y Betis, con un balance claramente favorable al Sevilla:

80 victorias del Sevilla (46,5%) – 41 empates (24%) – 51 derrotas (29,5%)
305 goles a favor del Sevilla y 210 a favor del Betis.

Uno de estos 172 encuentros fue la famosa e histórica victoria oficial por 22 a 0 del Sevilla al Betis,que pueden leer aquí.

¿Quién ha logrado más veces 5 o más goles al rival?

9 veces logró el Sevilla 5 o más goles en derbis oficiales
0 veces (sí, 0) logró el Betis marcarle 5 o más goles al Sevilla
9 a 0.

Bueno, igual alguien está pensando: “…seguro que se está sesgando este dato….”

¿Cuántas veces se marcó 4 o más goles entonces?

17 veces logró el Sevilla 4 o más goles en Sevilla - Betis oficiales
2 veces logró el Betis 4 o más goles en Sevilla - Betis oficiales.
Sí. 17 a 2.

Hablamos de todos los partidos oficiales pero el encuentro que tenemos el sábado es de Liga. Vamos con algunos datos referidos a Sevilla y Betis en Liga. Es innegable que ambos son históricos en el fútbol español, pero, como todo, siempre los hay más o menos grandes… ¿Y cómo se valora este hecho? Datos empíricos puros y duros:

image

12 Aspectos totalmente empíricos donde comprobar las diferencias existentes entre ambas entidades sevillanas. Y una vez explicado estos aspectos, vamos a centrarnos aún más en los Sevilla - Betis, concretamente en los de Primera División.

88 encuentros entre Sevilla y Betis en 1ª división
40 victorias Sevilla F.C. (45,5%) – 20 empates (22,5%) – 28 victorias Betis (32%)
134 goles Sevilla F.C – 108 goles Betis

En la mencionada Primera División, el Sevilla logró hasta siete veces marcarle cuatro o más goles al Betis; al revés únicamente dos veces logró el Betis marcarle cuatro goles al Sevilla FC.

7 a 2

Bueno, estos son los números entre Sevilla y Betis en el cómputo general en Primera División, pero el partido es en el estadio del Betis, por tanto debemos mirar cómo nos ha ido allí. Así que veámoslo desde dos puntos de vista: partidos oficiales y partidos en Primera División.

81 encuentros oficiales en terreno bético
27 victorias Sevilla (33%) – 25 empates (31%) – 29 victorias Betis (36%)
113 goles Sevilla – 106 goles Betis.

2 de las victorias más importantes del Sevilla en terreno bético fueron un 1 a 6 en 1922 y, mucho más reciente, el 0 a 2 de remontada europea.

Hay un detalle en esta cuestión que es muy importante.

Desde hace casi 30 años (diciembre del 86) el balance en terreno bético es claramente Sevillista:

23 encuentros desde 1986 en estadio bético
10 victorias Sevilla – 10 empates – 3 derrotas

Tal y como lo estamos contando. De las últimas 23 veces que el Sevilla ha visitado la casa del Betis, en sólo tres (¡3 !) ha vuelto habiendo perdido.

Vamos, que un aficionado/a bético de 30 años ha visto más veces al Sevilla ganar UEFAS que a su equipo ganándole en su estadio al Sevilla. Y si nos atenemos sólo a Primera División, los datos tienen una sensible diferencia pero sin ser un dominio bético aplastante.

44 partidos de 1ª división en terreno bético
13 victorias Sevilla – 14 empates – 17 victorias Betis
52 goles Sevilla – 56 goles Betis

Hay una cuestión que no estamos teniendo en cuenta y que es muy importante: el Betis acaba de ascender ¿Cómo son estos encuentros cuando el Betis es un recién ascendido?

9 veces se ha dado ese caso de un Sevilla – Betis con éste último recién ascendido
4 victorias Sevilla – 2 empates – 3 victorias Betis

Peeeero… Esas 3 victorias del Betis después del ascenso siempre fueron en terreno Sevillista (las confianzas del Sevilla)

Jugando en terreno bético hubo 3 partidos recién ascendido el Betis (el de este sábado será el 4º). Atención a los 3 resultados.

Betis 2 – 5 Sevilla (1942)
Betis 0 – 3 Sevilla (1990)
Betis 1 – 1 Sevilla (2012)

3 partidos y en los 3 nuestro Sevilla invicto, a continuar con esta racha el sábado.

Y para concluir, le vamos a dar nuestro toque “efeméride”.

En 19 de diciembre se han disputado 2 Sevilla - Betis oficiales, ambos en terreno Sevillista

1965 SFC 1 – 1 Betis
2004 SFC 2 – 1 Betis

Y cómo siempre: estos son los datos ¿Significa que se va a dar lo mismo y el Sevilla va a ganar seguro? NO. ¿Significa que esa Historia es inamovible y demuestra las diferencias y lo acontecido hasta ahora? SÍ ;-)

Que gane el mejor. Y si no puede ser… pues al menos un empatillo ;-)

15 diciembre 2015

VERDE OBJETIVO: TENER LA TEMPORADA HECHA

El vigente tetracampeón europeo, se enfrentará en la próxima jornada liguera al equipo que más veces ha descendido a Segunda División de la Historia, y que más veces ha estado como farolillo rojo de todos los tiempos. Esta es a priori, y a posteriori pase lo que pase, la carta de presentación de ambos clubes ante el partido doméstico del próximo sábado.

El mal llamado “derbi”, hace que alguna gente confunda este partido con la máxima rivalidad por la consecución de la supremacía, y la realidad les abofetea sin piedad, cuando se dan cuenta de que las distancias llegan a ser astronómicas entre ambos contendientes en todos los registros estadísticos posibles. Si es un “derbi” es porque mediáticamente es mantenido de forma artificial -tal cual- por la prensa local sevillana, sencilla y llanamente, porque a la nacional le importa un bledo.

Fútbol es fútbol, lo que permite que cualquier equipo pequeño pueda ganar al grande en algunas ocasiones, poco importará qué pase posteriormente; convertirán en héroe y subirán a los altares al que marque el gol de la victoria, lo que será convalidado como un título a refregar al palanganeo durante años. A falta de pan buenas son tortas y a los antecedentes nos remitimos, no nos inventamos nada.

Si ganan será porque el Betis ha hecho un buen partido, son mejores, han tenido un planteamiento mejor, pero si pierden será porque el Sevilla FC es ayudado por los árbitros, porque son unos marrulleros y tramposos, mantiene buenos contactos en las élites federativas, o bien abónense al argumento de la ‘flor en el culo’, el caso es que el equipo blanquirrojo nunca gana en buena lid desde su óptica. Son historias que nos conocemos ya de toda la vida.

La cuestión es que si ganan al equipo sevillista tendrán su temporada hecha y se catapultarán hacia las estrellas, no en vano habrán ganado a un campeón europeo, un equipo que hoy tiene más títulos que aquel “cherzi” que recuerdan haber vencido como una gesta mundial. Nacieron para eso precisamente, ser rivales del equipo que nació para dominar Sevilla, no nos lo inventamos. Lo reconocieron en sus inicios y siguieron haciéndolo a lo largo de la historia, a través de las declaraciones de sus presidentes.

Los derbis y la “liga particular” son una reminiscencia de épocas pretéritas del Sevilla FC, enfrentamientos obligatorios siempre que el otro club de la ciudad coincidió en Primera División, o en las pocas veces que coincidimos en la División de plata. Son tristes recuerdos del Sevilla FC más mediocre de la historia, una instancia en la que no debemos caer nunca más, pues librarnos de ella nos hizo evolucionar como club, como afición y como equipo internacionalmente conocido, deshaciéndonos de localismos absurdos.

El partido doméstico se centra en un equipo que concursa a intentar acercarse de lejos respecto al sevillista de a pie, que tiene que soportar las sandeces del vecino de abajo, del camarero, o los improperios del jefe escocido en silencio por años de sufrimiento futbolístico, que celebrará la victoria como si de un campeonato se tratase, intentar quedar por encima de su eterno rival y tirar cohetes compulsivamente. Un espejismo para el bético sediento de títulos que cree ver un oasis en medio del desierto.

Lo que otrora se llamaron debrbis, pertenece a un pasado al que el Sevilla FC no debe volver. Que sigan ellos con sus derbis, nosotros a mirar hacia arriba.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM