rel='nofollow' target='_blank'/>

Últimos Artículos

16 marzo 2017

ALERTA ROJA SEVILLA FC: AGITANDO AL CHINO

Por José Manuel Ariza, en twitter @Algarivo

Vienen sonando tambores de guerra en el Sevilla FC, mucho más allá de la tirantez que mantienen el presidente Castro con la familia Del Nido. Una minucia comparada con ese “chino” que se otea en el horizonte, trayendo bajo el brazo un maletín reventando de dinero. Hoy nos hemos desayunado esto.

Lo que en otros clubes esto sería una auténtica bendición, clubes que han vivido siempre del mecenazgo, porque como aficionados nunca fueron capaces de gestionar su propia institución, para el Sevilla supone ir contra un modus operandi propio que dura ya 127 años. El Sevilla FC nunca tuvo dueños, nunca al menos antes de 1992, y ningún dueño claro en época de SADs, tan solo algunos accionistas cuentan con paquetes más importantes entre los que necesitan asociarse para gobernar, pues el sevillismo siempre fue de facto dueño y señor de su propio club.

Históricamente observamos cómo la Asamblea, previo a lo que hoy es la Junta General de Accionistas, fue siempre el verdadero foro donde se tomaban las decisiones más importantes, con la única condición de que lo más importante era el Sevilla FC, y eran sevillistas quiénes las tomaban, mediante socios compromisarios.

Hoy los paquetes mayoritarios son los que ejecutan estas decisiones, la cuestión será si en el futuro las decisiones se toman en pos de la institución, (hasta ahora parece que sí) o si esto cambiará, dependiendo del número de fajos de billetes que traigan los inversores chinos, o árabes, bajo el brazo.

image

Aunque hay “buenas experiencias” en clubes –el entrecomillado no es gratuito- especialmente de otros países europeos, de dueños absolutistas que hacen y deshacen en función del rendimiento económico, (o del nivel de lavadero de dinero que sea necesario) y cuya experiencia en cuanto a resultados de los equipos es buena.

Sin embargo en España, probablemente porque la legislación es más lasa y permisiva, las experiencias son catastróficas, ejemplos como los del Racing de Santander, Alavés, Valencia CF, y melones por calar como el caso del RCD Español, que de momento presenta encefalograma plano, nos dibujan un modelo, el del socio capitalista, muy negativo y desastroso para los clubes de fútbol, ya que las decisiones no se toman en pos del conjunto deportivo, sino de los dividendos que la sociedad pueda arrojar, que nada tienen que ver con los resultados en el terreno de juego.

En el caso del Sevilla FC esta cuestión sería aún más sangrante, pues tras haber demostrado que es posible tener un modelo de gestión que hace posible tener unas cuentas solventes, unas estructuras muy saneadas, y unos resultados deportivos envidiables, vender los paquetes mayoritarios “al chino” supondría el riesgo de llevar al traste todo el recorrido de éxito que nos ha llevado a estar en el top ten en el ranking de clubes europeos, y en consecuencia del mundo, pues el modelo de gestión cambiaría radicalmente con resultados insondables e imprevisibles.

Este es el escenario que acecha ahora mismo al Sevilla FC. Ni rivales, ni federaciones, ni personajes oscuros, ni otras cuestiones internas.El sevillismo debería ser consciente de esto y oponerse con toda la fuerza que históricamente ha demostrado, invocando al espíritu de 1995 que derrotó aquello que desde la política y lo financiero quisieron imponernos por la fuerza, todo ello abanderado por las asociaciones de accionistas minoritarios. Objetivo de cualquier sevillista es defender al Sevilla FC, para eso hacemos nuestro a este Club, y este es el hecho diferenciador de otras tantas aficiones.

Es fundamental que se introduzca en los estatutos sociales del Sevilla FC, un artículo que posibilite la compra y venta de acciones conforme a ley, pero estas solo podrán ser compradas por sevillistas, que demuestren que lo son, llevando más de 20 años como abonados o accionistas.

Este debe ser el objetivo a conseguir el sevillismo de su Club. Así lo han hecho otros clubes en Inglaterra, por ejemplo, y si los mayoritarios se niegan a introducir esta cláusula, es signo más que evidente de sus intenciones con respecto a sus paquetes de acciones, que podrían vender al mejor postor.

Cualquier acción puede ser vital, y se hace imprescindible sindicarla con aquellos que pueden dirigirse al Consejo de Administración y pedir cuentas con respecto a esto, y todas las posibilidades pasan por la unión de las asociaciones de accionistas minoritarios, unión a la que están condenadas, y las peñas a través de su Federación, hasta conseguir que estén representados en dicho Consejo, bien presencialmente, o bien de facto.

Y el sevillismo activo tiene la obligación de sensibilizar sobre estas cuestiones, bien a través de Redes sociales, y estar alertas ante cualquier movimiento que se otee en el horizonte, cada sevillista es esencial. No sé si nos damos cuenta, si gol norte tiene problemas con la actual dirección, ni imaginar lo que tendrían con unos dueños que no serían ni sevillistas, ni les duele el Club.

Son muchos los ejemplos históricos en los que el sevillismo ha demostrado su idiosincrasia con respecto a la defensa del Club, este es un reto más, y el gen ganador sevillista debe prevalecer.

No a la venta del Club a grupos inversores, y a gente fuera del sevillismo.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

13 marzo 2017

EL PESO DE LA HISTORIA

Por Carlos Romero

image

Ante todo, agradecer a mis amigos @GuardianesSFC la oportunidad de escribir en la que fue mi casa durante muchos años, y la que, por cuestiones obvias, debí abandonar para dejarla en mejores manos.

Mi reflexión de hoy se encamina en las razones de la necesidad de que los clubes, especialmente los que son más importantes y tienen más pasado, tienen la obligación de cuidar su historia, su patrimonio, y lo que puede llegar a ser más sagrado para un club: su gloria.

No perdamos de vista la afirmación de que lo que es más importante para un club es que la pelotita entre. Los esfuerzos deben centrarse en esta cuestión con todos los sentidos puestos en ello. A priori, debemos pensar que, en ese caso, lo más importante de un club son sus jugadores.

Pero claro, sin un buen entrenador, y unos preparadores físicos, los jugadores no rendirían, y correrían por el campo como pollos sin cabeza.

Igualmente, si un club no tiene una buena dirección deportiva, y esta no acierta con los jugadores, los mismos dejan de tener la importancia necesaria para la consecución de los objetivos de la empresa. Y ahora que lo pienso, si la dirección deportiva no tiene un buen sustento económico para poder traer los mejores jugadores y entrenadores posibles, tampoco se puede conseguir un objetivo que sea  adecuado para la institución. Por lo tanto, la importancia se va diluyendo como un azucarillo, no solo los jugadores son lo más importante, sino el director deportivo, y que exista un departamento económico que sea capaz de tener unas cuentas saneadas.

Si al mismo tiempo no tenemos un departamento de marketing que sea capaz de vender todo aquello que el club genera per se, monetizando y publicitando, el engranaje no termina de funcionar económicamente, del mismo modo que debe existir la necesidad de un departamento de comunicación que transmita las noticias propias a un público que está ávido de las mismas.

También necesitaremos un buen presidente y un Consejo de Administración que sean capaces de tomar las decisiones más acertadas, porque si no aciertan en tener unas estructuras que sean capaces de que la maquinaria funcione como debe, el resultado puede ser catastrófico.

Entonces, ¿lo más importante es lo deportivo, el sustento económico, una buena dirección, un buen marketing, o la comunicación?

Jardineros que dejen el césped como una alfombra, actos protocolarios para recibir a los clubes rivales, utileros que tengan a punto el material de los jugadores, responsables de cantera que saquen jugadores propios magníficos, dietistas, fisios, viajes, una afición que anima al equipo… A estas alturas del artículo, coincidiremos que un club en realidad es un todo indisoluble, una maquinaria que debe engrasar todas sus piezas para que funcione como una sola. Si una de las piezas no funciona, es susceptible de hacer que, como en las construcciones de fichas de dominó, vayan cayendo por la inercia una tras otra, hasta acabar derribando todo el artilugio.

Sin embargo, los clubes en España, no se dieron cuenta de que se necesitaban un entrenador como tal hasta bien avanzados los años 20, antes simplemente era necesario un alineador, que decidía qué jugadores compondrían el equipo, que muchas veces coincidía con algún jugador experimentado, nada de tácticas y chuminás para la época. Por supuesto el tema físico debía ser algo innato, los jugadores fumaban y comían lo que les daba en gana, y la influencia en el juego de estas cuestiones era entendido como algo secundario.

Igualmente no era necesario un director deportivo, figura que se pone en marcha muy avanzado el siglo XX. El presidente decidía que jugadores debían componer el elenco, entendiese o no de fútbol, apoyándose quizás en personas con cierta experiencia, fichar jugadores simplemente era una cuestión de gestión de la directiva. Y no hablemos de responsables de marketing, una “tontería” hasta que comienza a dar sus primeros pasos allá por los años 90, una cuestión muy novedosa que no todos los dirigentes de clubes estaban dispuestos a poner en marcha, básicamente porque no lo comprendían, hasta que se vieron obligados. Hoy el marketing es imprescindible para un club.

Impensable del mismo modo poner en marcha medios de comunicación propios, cuestión que aparece a mediados de la primera década del milenio, un simple director de prensa que ordenase a los periodistas era más que suficiente, y no desde demasiados años atrás.

En nuestras visitas a clubes importantes del elenco nacional e internacional, observamos cómo los departamentos de historia tienen un papel crucial. Es curioso porque esto es una correlación causa efecto, es decir, los grandes clubes tienen departamento de Historia, y lo tienen precisamente porque son grandes. Mientras más grande es el club, más desarrollado tiene este tipo de departamentos, porque saben perfectamente qué función deben cumplir y los réditos que obtienen son altos, no necesariamente económicos.

Cuando les preguntamos por qué razón tienen un departamento histórico, se sorprenden por la cuestión en sí, no conciben el club sin este apartado, y la respuesta es simple: son los que salvaguardan lo más preciado que tiene el aficionado, ya sea material o inmaterial. Material, porque se encarga de mimar todo aquello que el club ganó durante sus años de vida, y por otro lado atesoran todo aquello por lo que el aficionado se siente orgulloso de pertenecer a la entidad. Todo el club es Historia, todos somos Historia, absolutamente todo, incluido lo que pasó ayer mismo.

Afortunadamente, en el Sevilla FC los últimos presidentes se dieron cuenta de esta necesidad, de la acogida positiva que tiene el sevillismo con respecto a estos temas, y de la imagen que proporciona. Sin embargo, al igual que otros departamentos tuvieron que abrirse camino a lo largo de los años en los clubes y se hicieron imprescindibles, los de Historia están en esa fase evolutiva en la que deben acometer una implantación definitiva, con la argumentación necesaria, para que sean comprendidos en su totalidad y en toda su dimensión, y que se valore su importancia, que las aficiones les dan sin duda alguna, y normalizarse en las estructuras.

El Sevilla FC cuenta con aproximadamente 5000 trofeos, más de 100.000 documentos, algunos de gran valor y antigüedad. Atesora más de 250.000 fotografías antiguas. Su Área de Historia investiga el pasado sevillista, la difunde porque otros se encargaron de contarnos nuestra propia historia, y era necesario que fuésemos nosotros mismos los que la comprobásemos. Acumula información del Club en forma de biblioteca, hemeroteca, publicaciones propias, medios digitales y de información. Cataloga, data, mide, pesa y cuenta el pasado de cada uno de los objetos históricos. Igualmente ha proyectado un museo que debe terminar por implantarse en necesidad.

Todo debe ser gestionado para que las generaciones presentes y futuras sean conscientes de la gloria del Sevilla FC, y argumenta el orgullo y el significado de ser sevillista. 

Tenemos todos los clubes aún una gran tarea por delante.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

03 marzo 2017

¿ES EL NÁSTIC EL DECANO DEL FÚTBOL ESPAÑOL?

Síguenos en Twitter @GuardianesSFC
A vueltas con las cuestiones fundacionales, y con el objeto de profundizar, y aportar algunos elementos que nos ayuden a dilucidar en la investigación histórica futbolística en España.

Hace unos días, pudimos observar cómo la Liga de Fútbol Profesional, (sí, de fútbol y no de atletismo) felicitaba al Nastic de Tarragona por sus 131 años de existencia.


Sabiendo a día de hoy que hay otros clubes más antiguos, como podemos comprobar, el argumento generalizado en contra se basa en que el Nastic no nació como club de fútbol, y no puso en marcha su sección balompedista hasta 1914, y estos son los motivos por los cuales no puede ser el decano del fútbol español.

Es prueba incontestable de los historiadores recreativistas para asentarse en el decanato, un galardón que en realidad no consiguieron hasta la década de los años 30, pues antes lo lucía el Athletic Club de Bilbao. No se lanzaron a por ese decanato hasta una vez fallecido MacKay, mítico directivo en 1889, y presidente a partir de 1903, el único, o de los muy pocos que sabían si esto era cierto o no. De hecho a Mackay nunca se le oyó decir que el Real Club Recreativo de Huelva debiese llevar ese “título” de antigüedad.

Pero hagamos caso a los historiadores recreativistas momentáneamente, y partamos de la base de que para que a un club le cuente su antigüedad, este debe haber sido creado para la práctica futbolística, y tener al menos una sección de fútbol en activo en consecuencia.

Sabemos que el Sevilla Fútbol Club, como su propio nombre indica, fue una sociedad creada para ejercer la actividad futbolística, lo que no quita a sus integrantes el placer de practicar otros deportes, incluso dentro de la misma sociedad. Pero su actividad principal fue siempre el fútbol, observándolo especialmente y dejándolo claro en su nomenclatura, por lo tanto no era un club gimnástico, o un club Atlético, (Athletic) o un club de carreras, (Racing), o un club deportivo (Sporting) en general. Así lo podemos comprobar en su acta fundacional, que apostilla claramente que se dedicarán a practicar el “Fútbol Asociación”, el que se distingue del “Fútbol rugbi”.


Se decidió que deberíamos jugar conforme a las reglas de la Asociación .

Dundee Courier and Argus

Por ello, estamos en condiciones de afirmar que es el primer club en España, dedicado netamente a la práctica del fútbol en activo, pues el desaparecido Catalá FC lo fue en octubre de 1889, aún en el supuesto de que el Sevilla FC no tuviese conexión con el actual club sevillista, cosa que ha sido demostrada por las autoridades académicas competentes. Los británicos, que saben de estas cosas, pues las inventaron, no tienen la menor duda en afirmar lo que es de cajón, pero que aquí le damos algunas vueltas, y miramos hacia otro lado, para no herir susceptibilidades, como podemos comprobar, aquí, cuya traducción básicamente es esta:

“El Sevilla es el club de fútbol más antiguo de España, originario de 1890, sin embargo existe un feroz debate entre sus aficionados y los seguidores del rival Recreativo de Huelva en cuanto a quién debe mantener ese título.
El Recreativo fue fundado un año antes, en 1889, por dos mineros escoceses, pero jugó su primer partido de fútbol en España contra el Sevilla al año siguiente.
El Sevilla se impuso porque su club fue puramente dedicado al fútbol cuando fue fundado, con el Recreativo sólo tomando el deporte en la invitación de Sevilla”.

En la versión española, la que aceptamos, el Recre ostenta el decanato, pero es necesario insistir en que no fue el primer club de fútbol nacido en España, podríamos decir que sería el decano porque su sociedad se fundó en 1889, (semanas antes que el club sevillista) y porque el Sevilla Fútbol Club le invitó a jugar por primera vez, pero no porque fuese el primero. El decanato radica precisamente en ese hecho como vamos a demostrar.

Ya explicamos en otras ocasiones qué era un ‘club de recreo’ a finales del siglo XIX, cuestión que pueden ver aquí. En los estatutos fundacionales del Club de Recreo de Huelva, podemos observar lo siguiente:

El Huelva Recreation Club, armonizando la higiene con agradables recreos para el espíritu, se propone hacer excursiones a los pueblos de la provincia, fomentar el sport, dar veladas, musicales, bailes, etc.”

Diario la Provincia, diciembre de 1889

Como podemos comprobar, no es un club deportivo tal y como se entiende incluso en la época, aunque tienen intención  de fomentar el sport genéricamente entre otras actividades. Y como demostramos anteriormente, los británicos lo tienen clarísimo cuando les preguntas, que un club de recreo no era un club de fútbol. Aunque podrían practicar algún deporte, especialmente Cricket y Lawn Tennis, (tenían recintos dedicados a estos deportes pero no al balompié) podemos apostillar que no se dedicaban a jugar al fútbol, porque las crónicas de la época nos lo dicen claramente.

Es de justicia reconocer que el Club de Huelva nunca había jugado junto antes, y que habían tenido un viaje en tren de cuatro horas por la mañana, por lo que jugó con una gran desventaja.


Dundee Courier and Argus, 1890.

Por lo tanto, queda meridianamente claro que no se dedicaban a jugar al football, pero al aparecer la reseña de “fomentar el sport” en su acta fundacional, y al haberse fundado semanas antes, se le concede el decanato por jugar ese partido a invitación del Sevilla FC.

A lo anterior unimos la intención de esta pequeña colonia británica onubense, de que no tuviesen ni tan siquiera la intención, previamente, de fomentar el deporte, tal y como aparece en las crónicas de las reuniones previas para fundar el club.


Efectivamente, si en la reunión fundacional deciden ser un club de recreo, es porque tienen la intención futura de ampliar las actividades enmarcadas hasta entonces en la proyección de la ocupación para hacer pura y simplemente “turismo”, lo que nos indica que no practicaban fútbol, si acaso, tal y como sabemos, que solo existía un campo de cricket, especialidad de su primer presidente, Charles Adams.

Habiendo dejado claro que el club de recreo no era un club de fútbol, volvemos a centrarnos en el Nastic de Tarragona, que tampoco nació como un club de fútbol, pero como hemos comprobado, y visto lo visto, ello no sería óbice para no ostentar el decanato. Pero el escollo reside en que el Nastic, club nacido en 1886, no puso en marcha su sección de fútbol hasta 1914.

Por lo tanto, debemos entender que este es un requisito que cumple escrupulosamente el Real Club Recreativo de Huelva para ostentar el decanato del fútbol español ¿O quizá no? Comprobémoslo.
A la más que probable desaparición a principios de los 30 del club onubense, nos detendríamos en otra etapa muy oscura que abarca el periodo 1925-1927, que sus historiadores han bautizado como “periodo de reflexión”, convirtiéndose en el único club futbolístico en el mundo que detiene su actividad para “reflexionar”, permítannos la guasa, algún día podrían contarnos las conclusiones a las que llegaron, porque no las sabemos. 

En ese periodo bianual, la mayoría de las crónicas coinciden en que el Club Recreativo se disuelve, y esto sería apostillado por uno de sus historiadores, hablamos concretamente de José González Pérez, persona que vivió en sus carnes ese periodo, y que contaría en el libro “Historia del Fútbol en Huelva y su Provincia” lo siguiente.



LA DECADENCIA
“A partir del siguiente año 1919-20 se inicia la decadencia del Recreativo.
El servicio militar reclamó para sí elementos de valía como Fuentes, Chazarry, González y otros, y más tarde, la Patria dolorida les necesitó en Marruecos para vengar la horrible catástrofe de Annual.
La afición decayó con la ausencia de jugadores, y he aquí, que el Club que vio brillar más veces los colores de su emblema la heráldica flor de Campeón, arrastró hasta 1925 una vida lánguida, vegetando y queriendo sacar de sus propias reservas pujanza suficiente para sobreponerse a la adversidad.
Peor no fue posible. El profesionalismo lo invadía todo y hasta Huelva, hasta los pobres y obscuros y modestos jugadores que quedaron en Huelva, se extendieron los tentáculos del fantasma. El Club, el Real Club Recreativo no podía de ninguna manera aceptar la innovación. Antes morir que postularse.
 
E hizo desaparecer la sección de fútbol.

Más de un año estuvo la Sociedad sin equipo, el campo de juego, el pabellón, la casa del guarda, las tapias medio derruidas, parecían gemir bajo el peso de su desgracia, ¡En Flandes se había puesto el sol!
Gente extraña hizo de aquello su morada; y aprovecharon la insensibilidad de las piedras, de la madera, de los árboles, para campar allá por sus respetos, como por terreno conquistado ¡Terreno conquistado por la ausencia de enemigos, porque el campo del recreativo, viejo solar de tres generaciones de futbolistas, será el Club mientras lo permita la Compañía de Ríotinto y mientras aliente en un pecho ardoroso el amor incondicional que la ancestral Sociedad merece!
 
Como podemos comprobar de un testigo directo, que además de historiador del club onubense es una fuente primaria, la más valorada probablemente en la historiografía, el Real Club Recreativo de Huelva es el decano del fútbol español sin cumplir con la regla que se le exige al Nastic de Tarragona, es decir, haber tenido continuadamente desde su fundación una sección de fútbol.

Por lo tanto, si tenemos un decano que no cumple con las reglas básicas para serlo, y frente a él tenemos un club que tampoco, pero que es más antiguo, ¿cuál de los dos debería ser el decano del fútbol español en igualdad de condiciones “reglamentarias”?

Invitamos al Nastic de Tarragona a que investigue con profundidad estas cuestiones, les prestamos  nuestras ayuda si es necesario, en pro, pura, y simplemente para sacar a relucir los hechos históricos más aproximados a la realidad.







compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

23 febrero 2017

UN EQUIPO A LA ALTURA DE LA AFICIÓN

A colación del próximo “derbi”, de un tiempo a esta parte, éste es el mantra de los neo-ideólogos heliopolitanos, hecho doctrina en los programas electorales de sus candidatos al Consejo, y cacareado hasta el límite por sus desasosegados voceros de pluma y micrófono.

El Betis siempre ha tenido una afición fiel, la mejor de España, del mundo, del universo, la galaxia y de los siete nuevos exoplanetas que, aunque anunciados antes de ayer por la NASA en primicia, ya verán cómo sale, si aún no lo ha hecho, algún graciosillo diciendo que allí ya había criaturitas.

Pero a los que sabemos de Historia del fútbol en Sevilla, no nos van a engañar nunca. La propaganda, esa arma de guerra cuando se necesita para distracción y confusión los enemigos, es algo en lo que siempre fueron especialistas, y en estos momentos de grandes distancias entre clubes, que siempre existió, pero que hoy se agranda de forma mucho más profunda, se hallan con la imperiosa necesidad de igualar hitos, aunque se trate de cuestiones verdaderamente simples y nada comparables.

Frente al Sevilla FC de los títulos, el de las grandes gestas europeas y el de la solvencia económica, el bético apela al género bíblico del pueblo israelita del Éxodo, errante, anhelando nuevamente un semidiós para que, recurriendo al milagro, haga posible una institución y un equipo afín a su numerosa y fiel afición que, por si no lo saben, se lo merece todo simplemente por ese hecho.

Una afición fiel pese a las debacles permanentes, como si se tratasen de plagas egipcias, una masa social de hierro, que permanece ahí, impasible como una roca, frente a la sevillista, que abandona a su equipo a su suerte a la mínima de cambio, siendo ellos, y no los vecinos, merecedores por derecho propio, por su fidelidad, a gestas mayores que las propias del club blanquirrojo.

Esto es en síntesis lo que dibujan, repitiéndolo permanentemente, especialmente desde un 10 de mayo de 2006 (antes la propaganda iba por otros derroteros) y aunque efectivamente observamos cómo movilizan su afición alrededor de esta tesis, creyéndola a pies juntillas y difundiéndola. 

¿Es real e históricamente una afición dotada de esa fidelidad? ¿No será que el palmarés deportivo del Betis siempre ha estado a la altura de su afición? Benito Villamarín, el presidente más venerado por el beticismo, opinaba de forma muy distinta.

DIARIO MARCA, 1 DE JULIO DE 1964

Don Benito no se casaba con nadie, y conocía a la perfección a la afición bética, a la que llegó a tildar de “béticos de taberna”, lugar en el que habitualmente “arreglaban el Betis”, pero al que no arrimaban los cuartos cuando el equipo realmente lo necesitaba. Incluso en momentos en el que no les iba tan mal, el gallego asistió al hecho del abandono del club por parte de sus socios, que en masa se daban de baja. Y no fue la primera vez que ocurrió, esto es algo que podemos comprobar aquí en los años 30, pero que también ha sucedido en casi todas las décadas.

El mecenazgo como forma presidencial ha sido algo recurrente a lo largo de la historia del equipo de la Palmera, siempre a la espera del mesías salvador que les sacase las castañas del fuego. Ostentar un presidente adinerado, que ponga la pasta, que compre los mejores jugadores, junto a Villamarín, nos vienen a la mente personajes como Sánchez-Mejías, al que fueron a buscar expresamente para que se hiciese cargo de la nave; o bien el último gran mecenas, como fue Manuel Ruiz de Lopera, al que también fueron a buscar por lo mismo, posiblemente los mejores periodos de la historia bética, que tenían bien calado al aficionado verdiblanco.

Pero no era una afición tan fiel cuando se trataba de ir al campo por lo que podemos comprobar, y menos en los momentos malos. Lo contaba el propio Alfonso Jaramillo, por cierto, falangista de la vieja guardia que da nombre a una plaza en Triana (tomen nota aquellos que defienden lo de la Memoria histórica) cuando decía que en los años de Tercera División, finales de los 40 y principios de los 50, el Betis no contaba con mas de 100 socios, y las gradas se teñían del caqui de los soldados de reemplazo destinados en Sevilla, a los que repartían entradas en los cuarteles, para que ocupasen su tiempo de ocio en la ciudad.

Cuando Villamarín decía que “nunca se rebasó el setenta por ciento del aforo”, en este caso hablamos de mediados de los años 60, y que "el Betis estaba desasistido por sus seguidores", no es algo que diga un palangana cualquiera que pasaba por allí. Tampoco era un “biriperiodista” con cuernos y tridente el que lo contaba, estamos ofreciendo el testimonio de primera mano del mejor y más valorado presidente bético de la historia, (hasta la llegada de don Manuel con el que cambiaron incluso el nombre del estadio) que si sabía de algo, era de la gestión de su propio club.

En esa temporada exitosa, 1963/64, el Betis quedó tercero en la clasificación, el otrora estadio municipal de Heliópolis que ocupaba el equipo verdiblanco, no contaba con más de 14.400 localidades, lo que quiere decir que, a duras penas, llegaba habitualmente a las 10.000 plazas ocupadas, teniendo en cuenta que el Sevilla FC ya tenía disponible en torno a 30.000 localidades, con el inconcluso estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

En la década de los 80 y principios de los 90, mientras el Betis llegó a tener un máximo de 21.000 socios en ese periodo, el Sevilla FC cuenta con un mínimo de 23.000, llegando a tener 35.000, en la temporada 91/92.

Teniendo en cuenta la triste realidad histórica bética en cuanto a palmarés se refiere (record de descensos, tercera división, etc.), y a la vista de que el mantra de sus aficionados no es tampoco lo que nos cuentan, parece que efectivamente, ambas patas del club, equipo y afición, siempre han ido de la mano y están a la misma altura.












compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

12 febrero 2017

... CON PAPEL DE FUMAR, RECRE

Hace un par de semanas, el Área de Historia del Sevilla FC, con motivo del 127 aniversario de la fundación del Club, conmemoró la efemérides lanzando una serie de tuits desde la cuenta oficial de Historia.

Dichos tuits eran fidedignos de lo ocurrido en la época, incluido el lenguaje. No solo el lenguaje utilizado, propio de aquellos tiempos y tributario del original inglés que era el que verdaderamente daba sentido a ciertos términos. Es lo que distingue la historiografía bien contada, como debe ser profesionalmente, de las histerias del boca a boca que se dedican a contar en otros lugares.

Sin embargo, pudimos encontrarnos lo siguiente, en esa prensa amarillista, la que busca permanentemente la confrontación con el sevillismo.


Se lamentan en el panfleto que el Área de Historia llame “club de recreo” al Real Club Recreativo de Huelva, pensando que es un agravio mayúsculo.

Pero todo no es más que fruto de su desconocimiento de la historia del fútbol andaluz, sacando de contexto la frase y provocando fuertes discusiones entre tuiteros recreativistas y sevillistas ¿Es de recibo que un “medio” de estas características, se dedique a sembrar la violencia y la discordia entre aficiones? Esto es algo que debemos denunciar.

Tan solo unos días después, el propio Recreativo de Huelva, a través de sus historiadores y voceros habituales, y con una actitud revanchista, sacó una publicación en Redes Sociales y web del club, situando la fundación del Sevilla FC en 1905, una pura rabieta que, siendo sinceros, agradecemos, porque nos aporta un dato valiosísimo que confirma algo muy gordo en lo que venimos trabajando, y de lo que en breve informaremos. Solo como rabieta podemos calificar a los actos de quienes, en su afán de zaherir, no profundizan lo suficiente, (posiblemente por desconocimiento o incapacidad) en aquello que pretenden usar como arma arrojadiza, regalándole a su enemigo una clave de bóveda que éste no va a desperdiciar.

El Huelva Recreation Club, que es como se llamaba oficialmente ese club onubense nacido a finales del siglo XIX, era conocido como “club de recreo”. Tanto es así, que es el propio apartado de historia de la web oficial recreativista quien lo refleja en una versión anterior de dicha web.


Como pueden comprobar, desconocen su propia historia, reflejando cómo se llamaba a su club desde el momento de su fundación, pues era lo que era, un club de recreo, aunque antes pensaban llamarlo “Tourist Club”, lo que dejaba a las claras a qué se dedicaba, y no era precisamente jugar al fútbol. Tan solo la invitación a hacerlo por parte del Sevilla FC en Tablada, les convertiría en decanos del fútbol español. Si el Sevilla FC llega a encontrar otro club contra el que jugar, en Málaga por ejemplo, el Recreativo no hubiese sido nunca el decano.

Pero no solo este hecho queda reflejado en la web oficial, sino que son otras organizaciones dedicadas a la Historia, que nada tienen que ver con el club blanquirrojo, quienes explican por qué esto es así, como podemos comprobar.

LA FUTBOLTECA

Otras organizaciones como el CIHEFE, a la que hacen mucho caso ellos mismos, reflejaría este hecho igualmente en su blog.


Y lo verdaderamente sangrante, es que es el propio “historiador” de Huelva, Antonio Belmonte, quien dice a las claras que se denominaba “club de recreo”, y además lo demuestra a través de una carta de Idelfonso Martínez, que lo denomina así, que hoy parece estar en la propia RFEF, y que ellos mismos trasladaron.

También los libros de Historia del Recreativo, explican por qué se denominaba “club de recreo”:


La portada del libro no podía ser otra:


Y será igualmente la Wikipedia, escrita por los propios recreativistas de a pie, quiénes reflejaron un tanto de lo mismo sobre lo que estamos hablando.

Pero sin embargo el problema es que el Área de Historia del Sevilla FC use la misma nomenclatura, para que hagan un acto risorio de desconocimiento, ejerzan como verdaderos ignorantes, y se lancen al ruedo a protestar por algo que ellos mismos hacen y dicen todos los días.

Es una auténtica vergüenza que los sevillistas tengamos que soportar, una vez sí, y otra también, los actos de acomplejamiento mayúsculo que tienen con respecto a la capital de Andalucía, y contra su club grande.

¿Se imaginan ustedes al lumbreras periodista apellidado "Redacción", símil de "Camuflaje", publicando un artículo de idéntico tamaño, con el titular "Nos equivocamos, pedimos disculpas"? Nosotros no. Ni de lejos.

Mientras tanto:



Esto es lo único que hace y dice el Sevilla FC con respecto al Real Club Recreativo de Huelva, con una caballerosidad que desconocen, y una grandeza que les queda muy lejos, porque nacieron para estar a la sombra del Eterno Campeón de Andalucía.

Y aunque les joda.

FOTO JOSÉ BOCANEGRA
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

10 febrero 2017

OLITO, AQUEL JUGADOR CEDIDO POR EL RECREATIVO DE HUELVA

A mediados de la década de 1920, tras la anunciada desaparición del Recreativo de Huelva por parte de la prensa, muchos de sus jugadores tuvieron que probar suerte en otros clubes. La triste noticia sobre la defunción del viejo club onubense, nos la contaba José González Pérez, un testigo directo y de primera mano, que había actuado como guardameta de la entidad blanquiazul durante casi 15 años.
Uno de aquellos jugadores recreativistas que se vieron sin equipo fue Olito, que había pertenecido a la entidad onubense durante casi una década. Decidido a probar fortuna, Olito se decantó por apostar fuerte e intentar ingresar en el mejor club andaluz, el Sevilla FC. Por desgracia, su aventura tan sólo duró 45 minutos, pues a tenor de la siguiente crónica, no poseía la calidad suficiente para jugar en el primer team del Eterno Campeón de Andalucía. 

Cualquier jugador que haya vestido la zamarra sevillista, aunque solo haya sido durante escasos minutos, merece todo el respeto. Sirvan estas líneas como homenaje a Olito, uno de los nuestros.


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

30 enero 2017

NUEVA FECHA FUNDACIONAL DEL RECREATIVO DE HUELVA

El día 9 de diciembre de 2015, la Junta de Accionistas del Sevilla F.C. aprobaba por unanimidad la modificación del artículo I de los Estatutos del club, estableciendo el 25 de enero de 1890 como su fecha de fundación. 

No es ésta la primera vez que un club cambia su fecha fundacional (ejemplos hay muchos). Sin embargo, el Sevilla F.C., consciente de la veracidad del dato y avalado por prestigiosas personalidades e instituciones, de dentro y fuera del mundo del fútbol, es el primer club que realiza esta modificación con luz y taquígrafos, a la vista de todos, oficializándolo a través de su Junta de Accionistas y la posterior inscripción en el Registro Mercantil. 

Aunque 1889 seguía siendo anterior a 1890, y por tanto el Recreativo de Huelva seguía siendo el decano, aquella modificación estatutaria encontró una firme oposición entre gran parte de los aficionados del club onubense. Unas semanas después mostraban el siguiente “tifo”: 

Como ven, parece que la fecha fundacional comúnmente aceptada para un club no puede variar. Puesto que este post no pretende generar polémica de ningún tipo, no vamos a bucear en la historia del Recreativo de Huelva para saber en qué fecha celebraban su aniversario a finales del siglo XIX o principios y mediados del XX. Nos vamos a limitar a los cinco últimos años. 

En 2011 el Recreativo de Huelva celebra el 122 aniversario de su fundación el 23 de diciembre. 

Un año más tarde, en 2012, el Recreativo de Huelva continúa celebrando su aniversario el 23 de diciembre, como demuestra su propio anuncio y la felicitación de la RFAF en las redes sociales. 

Al año siguiente, en 2013, el Recreativo de Huelva volvía a celebrar su aniversario un 23 de diciembre. Cumplía 124 años. 

Sin embargo, en 2014, con motivo de su 125 aniversario, el Recreativo de Huelva, sin que mediase modificación estatutaria ni anuncio público previo, decide adelantar su fecha fundacional en cinco días. 

Por supuesto, ahí estuvo el Sevilla FC para felicitar al club onubense. No olvidemos nunca la categoría, señorío y ejemplo de SEVILLANÍA del club de Nervión. 

En 2015 y 2016, el Recreativo de Huelva volvió a celebrar el aniversario de su fundación un 18 de diciembre, desterrando la fecha que durante algunas décadas sirvió para conmemorar dicha efeméride. Es un cambio de tan sólo 5 días, pero ya lo ven, muy pocos se han percatado. Nadie ha protestado. Es más, al igual que en el caso de Sevilla FC, la razón les asiste, puesto que el 18 de diciembre se convoca una reunión para la creación de un Tourist Club, pero una vez allí, el acuerdo de voluntades que se adopta es la creación del Huelva Recreation Club.



«Como anunciamos en nuestro número anterior, 
el miércoles tuvo lugar un ‘meeting’ en el Casino Inglés 
para la formación del “Huelva Recreation Club. » 

La esquela del diario La Provincia del día 20 de diciembre relaciona los socios de este nuevo club, así como su directiva, provisional, pero directiva, con lo cual cumple todos los requisitos que exige el Código Civil de 1889.

El Titulo II de este Código Civil, “del nacimiento y la extinción de la personalidad civil”, en su capítulo II “de las Personas Jurídicas”, es el que establece la fundación (nacimiento) de la personalidad de una asociación, en este caso el Huelva Recreation Club
  
Los artículos 35 y 36, que remiten expresamente a las normas del propio código sobre el contrato de sociedad. 

 Por tanto, desde nuestro punto de vista, al Real Club Recreativo de Huelva le asiste toda la razón para promover la modificación de su fecha de fundación del 23 al 18 de diciembre de 1889. 

Caso aparte, pero no de menor relevancia, es el ansiado BIC por el que tanto han luchado los recreativistas. 

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, núm. 148, de 3 de agosto de 2016, en su página 84 publica , en “Otras disposiciones” una dictada por la Consejería de Cultura, en concreto el “DECRETO 139/2016, de 26 de julio, por el que se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural, la actividad de interés etnológico, del Real Club Recreativo de Huelva y del Real Club Recreativo de Tenis de Huelva, en Huelva.” 

El punto I se dedica a la argumentación legal que da competencias a la Consejería de Cultura para la inscripción en el Catálogo. 

Este DECRETO aparece firmado en Sevilla a 26 de julio de 2016, por Dª Susana Díaz Pacheco, Presidenta de la Junta de Andalucía y por Dª Rosa Aguilar Rivero, Consejera de Cultura. 

Por otro lado, e incidiendo en el mismo asunto, tanto la legislación andaluza como la estatal en materia de Patrimonio incide en que estos Bienes de Interés Cultural no pueden ser modificados a libre antojo del titular del mismo, “ni tocar un ladrillo” sin el oportuno permiso de quien en cada caso tenga atribuidas las competencias. 

Teniendo en cuenta que lo declarado como Bien de Interés Cultural, la actividad de interés etnológico, del Real Club Recreativo de Huelva ha sido principalmente su historia, lo publicado en el BOJA no debería ser alterado a su antojo. 

¿Qué consideró el BOJA como interés etnológico? 

“II. Las actividades asociativas y deportivas del Real Club Deportivo de Huelva y del Real Club de Tenis de Huelva se remontan a fines del siglo XIX, al constituirse la primera Junta Directiva de la entidad ‘Huelva Recreation Club’, el 23 de diciembre de 1889.”
 
¿Puede el Real Club Recreativo de Huelva, por iniciativa propia y sin la correspondiente autorización de la Consejería de Cultura modificar un Bien de Interés Cultural publicado en el BOJA? 

Insistimos, en que, desde nuestro punto de vista, la auténtica fecha de fundación del Recreativo es el 18 de diciembre de 1889, pero nuestra opinión es intrascendente ante un DECRETO de inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. 

Sin embargo, ya lo ven: el Recreativo de Huelva ha cambiado su fecha fundacional, sin aprobación previa de su Junta de Accionistas, sin inscripción pública en el Registro Mercantil y contraviniendo las leyes que regulan la protección del Patrimonio Histórico. 

Ya lo ven, el Sevilla FC, a pesar del aval de prestigiosas instituciones (RFEF, UEFA, FIFA, LFP, British Library, Universidad, federaciones y museos británicos y un largo etcétera), no puede cambiar su fecha de fundación, pero el Recreativo de Huelva sí. 

Por cierto, está claro que hay formas y formas de actuar. No todos los clubs son iguales. Y así, mientras que entidades a las que se les llena la boca de proclamarse hermanísimas del R.C. Recreativo de Huelva se olvidaban de felicitar en las redes sociales el 127 aniversario del Decano, el Sevilla F.C., indiscutible “number 1” de Andalucía de todos los tiempos, y al que desde la ignorancia o la envidia algunos acusan de querer arrebatar dicha honra a sus vecinos, se despachaba con esto: 


Sólo hechos. 

P.D.: Para aquellos que, sin razón, ven en el Sevilla FC de 1890 un intento de quitarle el decanato al Recreativo de Huelva por el simple hecho de quedarse a unos días de la fecha de fundación del club onubense, nos hubiese gustado saber qué habría opinado en su caso –con este adelanto de cinco días– el Catalá Football Club, fundado un 21 de octubre de 1889, en caso de no haber desaparecido durante la tercera década del pasado siglo. 

“El 21 Octubre de 1889, fue fundado el Catalá Sport Club, actualmente el club decano de los afiliados en la F.C.C.F. (Federación Catalana de Clubs de Football)”
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

26 enero 2017

EL ESCUDO FAKE

Por @Algarivo

Saludos.
Hoy, cuando escribo esto, es 25 de enero de 2017 y las redes arden en felicitaciones al Club y a los sevillistas en nuestro cumpleaños. 

Desde que se acordara en la Junta General de 2015, el 25 de enero (de 1890) es la fecha oficial de la fundación del Sevilla Fútbol Club. 

El Sevilla FC es pentacampeón de la EL, título que nadie posee y que se me antoja complicado igualar o superar a corto y/o medio plazo. Ni siquiera por los aspirantes más cercanos (con 3 títulos). Hoy también y al final de la primera vuelta de La Liga, nuestro Club está colocado en el segundo puesto de la tabla, a un punto del líder, a uno del tercero y a siete del cuarto. Son éstos el Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid. Nada más que añadir. 

Y desde aquel 25 de enero de 1890, Eterno Campeón de Andalucía y máximo referente del fútbol del sur de España y con abrumadoras diferencias de los demás. 

Hoy, el Sevilla FC es objeto de examen permanente, escrutinio, estudio e investigación desde todo el mundo, desde todas las instancias, desde todos los clubes porque el exitoso modelo de gestión, que nos ha colocado en sitio tan preeminente y con los recursos disponibles, es admirable y admirado.

También y como parte fundamental del trabajo bien hecho en todos los estamentos, el Sevilla FC supo dotarse de un Área de Historia tan poderosa y potente (probablemente la mejor de Europa) que como el resto de aciertos coordinados, nos sitúan, quizás, por encima de muchos de los muy poderosos del continente. Y todo ello, con presupuestos de segundo o tercer nivel. 

El Equipo de investigación que promoviera el fallecido Agustín Rodríguez con el aliento de José María del Nido, entre otros innumerables hallazgos históricos, permitió que en ésa Junta General de 2015, se modificara la fecha fundacional. El Área de Historia, por tanto, cumple una función esencial en la Memoria colectiva del Sevilla FC, del sevillismo y de los sevillistas, velando por la “pureza” de la evocación de lo acontecido desde 1890. 

Es la Memoria corta, media y larga, que nos permite levantar orgullosos la cabeza de nuestro Pasado y de nuestro Presente y que nos augura un futuro en progresión ascendente. 

Son los investigadores de la Historia (dentro y fuera del Club) los que, tras muchísimos años de trabajo en la sombra, descubren y documentan que naciéramos aquel año de finales del siglo XIX y que pudiéramos determinar que nuestro pasado es muchísimo más importante y gratificante de lo que la mayoría, sevillistas especialmente, pensaban. 

El Área de Historia del Sevilla, entre otras muchas funciones, cumple una labor pedagógica y de divulgación de incalculable valor para todos los sevillistas, para los que apenas comienzan y para los que habrán de llegar. 

O no siempre. Ésa aparentemente sencilla labor de difusión e información parece que tiene sus límites, que no alcanza por igual a todos los que se muestran orgullosos de nuestro Club, de nuestras Siglas y de nuestros Símbolos. 

Y hoy, 25 de enero, celebramos nuestro 127 cumpleaños como Club, como Entidad, como idea colectiva para la práctica de un deporte llamado foot-ball, fútbol o balompié, promovida por aquellos que lo inventaron, por aquellos venidos del Reino Unido a Sevilla y que a finales de aquel siglo XIX, junto con los nativos iniciados en tan atlética práctica, se reunieron para remar, entrenar y jugar una partida en Tablada. Ésa noche del 25 de enero, es la noche en que Escocia celebra la “Burns Supper” (la Noche de Burns, de Robert Burns, poeta nacional escocés nacido el 25 de enero de 1759) y como la mayor parte de los británicos de la extensa colonia de la Gran Bretaña en Sevilla eran de origen escocés, fue la fecha elegida para alumbrar el Ente que 127 años más tarde viviría tantos momentos sublimes. 

La Historia del Sevilla FC es larga, compleja y rica. 

Y el Sevilla FC, que tiene fecha de fundación en 1890, tiene también sus símbolos: Bandera y Escudos.
 
 
La Bandera y los dos Escudos, los dos oficiales: El antiguo, diseñados por Juan Lafita en 1905 y el moderno, el actual, de Pablo Rodríguez Blanco en 1921. 

Sin embargo, algo no concuerda del todo. En el dibujo original del Sr. Rodríguez (que se conserva en el Área de Historia) aparecen, como pueden comprobar, las siglas de Lafita en el cuartel superior derecho. En rojo…
 
…tal cual las pintó el artista a principios del siglo XX y coincidiendo con la oficialización del Club el 14 de octubre de 1905. En 1982 y con motivo del Campeonato Mundial celebrado en España, el fallecido Santiago del Campo construyó el magnífico Mosaico de Preferencia. Como cualquiera podrá observar, las siglas de Lafita fueron cambiadas del rojo al negro y modificadas ligeramente. Una licencia del artista que, sorprendentemente, caló, se interiorizó y expandió de tal forma que ahora es imposible disociarlas de nuestro símbolo principal. Y sin embargo... 

El Presidente José Castro decía recientemente: “Cuando esté terminado los sevillistas nos sentiremos orgullosos de nuestro estadio”. A fe que lo estamos y lo estaremos porque en otro acierto más, se nos está quedando un Estadio precioso. Pero hay paradojas dolorosas. 

Desde hace tiempo, muchos de los que estudiamos nuestra Historia venimos haciendo campaña y exigiendo a los organismos oficiales y los medios, (especialmente en la prensa) que en los apartados que se referían a nuestro Club, apareciera el Escudo Moderno en su forma correcta, no como una caricatura fake. 

Hemos, yo mismo entre otros muchos, reclamado que se nos respete y que se refleje adecuadamente el Símbolo principal que nos define y que a un solo golpe de vista, nos identifica en todo el mundo.

Años de interpelaciones que, afortunadamente, están haciendo efecto y ya es complicado encontrar sitios de relevancia donde aún se mantenga la falsedad. 

Y ahora miren lo que acontece en Gol Norte: 


 
Así quedará el Escudo. 

Es fake (falso). 

No es nuestro Escudo antiguo, el que diseñara Juan Lafita y cuyas propiedades están perfectamente recogidas en los Estatutos del Sevilla FC.
 
 
Ahora, nos preguntamos muchos, con qué ánimo seguiremos insistiendo a terceros ese respeto a la fidelidad de nuestros símbolos, si nosotros mismos los subvertimos. 

Éste Club, con 127 años de Historia, ha visto pasar miles de personas en todos sus estamentos y en todos los cargos (y probablemente millones en sus gradas). Éste Club permanece en la Historia del fútbol mundial por su singularidad, su grandeza, su idiosincrasia y sus Símbolos. No es propio de éste nuestro Club, estar a las arbitrariedades de cualquier petimetre con poder de decisión, de cualquier individuo de paso (como lo estuvieron todos los anteriores y estarán los que vengan después) que pretenda dejar una dudosa huella, aunque sea falsa, de su propia importancia. 

No lo estuvo nunca. 

Ahora parece que sí porque a alguno se le olvida que el Sevilla FC, su Historia y sus Símbolos están por encima de las individualidades. 

Y es por eso que estamos ahí.
Cuidaros.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

05 diciembre 2016

EL DERBI SEVILLA ATLÉTICO – REAL BETIS BALOMPIÉ (I)

Última edición 05/12/2016 - 16:30

¿La Historia se repite? ¿Volveremos a ver un derbi de poder a poder, y en igualdad de condiciones entre el Sevilla Atlético y el Real Betis Balompié? No hay dos sin tres, Montequinto sueña y aguarda impaciente.


Pues sí, el Betis ya se enfrentó al Sevilla Atlético Club, filial sevillista, en un derbi inédito hasta ese momento y que se repetiría más tarde. Ocurrió este en Copa en el año 1979. Una eliminatoria a doble partido, en la ida en campo bético, el Sevilla Atlético pierde por 2-0, a la vuelta 2-2, pero no se dejen engañar por los resultados, sobre todo por el primero, no lo pasaron demasiado bien en Heliópolis, para poder doblegar con su primer equipo la casta y el coraje juvenil con marca sevillista, en teoría debían arrasar a los niños blanquirrojos.

No lo decimos nosotros. Lo dijeron ellos.

Como conocedores de la Historia y de sus ciclos, simplemente nos limitamos a reflejar uno de sus episodios. Lean y reflexionen porque la Historia además de aportar conocimientos se renueva constantemente.


 
El Betis ha fracasado. En toda la línea y en toda regla. Ha hecho el más espantoso de los ridículos ante un Sevilla Atlético que llegó a perderle el respeto y que lo tuvo en las cuerdas durante algunas fases del encuentro.”

“No es admisible, y la afición bética debe levantar su voz, que hombres con algún nombre y bastantes fantasías compusieran una estampa desangelada, triste, desastrosa, ante un Segunda que salió encogido y pudo terminar en mandón.”

“La historia del partido ha sido breve y efímera, como el juego bético. Se ha limitado al peloteo demencial de los jugadores de casa, a ese andar sin sitio, a ese no saber crear ni un hueco y a ese estar a merced de lo que hacían unos muchachos con proyección en los que el Sevilla debe confiar a ciegas. Son un aval de futuro y una esperanza en ciernes. Son, sencillamente, el mañana.”

“Pero las tímidas esperanzas locales se fueron difuminando. El Sevilla Atlético supo dónde le apretaba el zapato y amarró corto las torpes ideas mediocampistas de los de casa.”

El Correo de Andalucía. Manolo Rodríguez.


 
Los verdiblancos -¿temor al ridículo frente a unos animosos chavales que a veces lo bordaron?-se dejaban golpear una y otra vez, hundidos en un mar de confusiones.”

“Sin embargo, aunque entre el Betis y el Sevilla Atlético debería haber habido una clara diferencia técnica, no existió nunca el desnivel.”

ABC. Fernando Gelán


 
Fue un primer tiempo en el que los verdes rondaron la humillación y de la que les salvó la inexperiencia contraria.”

“La broma del sorteo parece que la va a capear el Betis, pero anoche estuvo a pique de un repique y casi siempre a merced de unos chavales que la juegan de cine y en los que hay futbolistas de los de verdad, de los que nos gustan a los buenos aficionados y de los que pueden ser gente en esto.”

Sur/Oeste. Luis Carlos Peris



“Los chavales de Antonio Valero han puesto al borde del ridículo a todo un equipo de la Primera División. A base de casta y otras muchas cosas, han estado a punto de darle un serio disgusto al Betis que ha jugado tan mal que parecía imposible.”

“En todo momento el Sevilla Atlético dio más sensación de equipo.”

“A la hora de hacer un balance final de lo que ha sido este mini-derby, hay que concederle un notable alto a los sevillistas y un rotundo suspenso a los verdiblancos.”

“Ayer, un puñado de chavales que quieren llegar a ser algo en esto del fútbol pusieron al borde del ridículo a más de un jugador que ya viene de vuelta de todo y se deja arrastrar por su lamentable decadencia.”

Nueva Andalucía. Tomás Furést.



“Yo sabía que el Sevilla Atlético nos iba a correr y que intentaría apoyarse en los contragolpes.”


Sur-Oeste. Carriega


“Yo creí que mi equipo se iba a desmoronar, que se tendría que venir abajo. Pero no fue así. Los chavales aguantaron y lucharon hasta el agotamiento.”

“-¿Ha ofrecido el club alguna prima especial por eliminar al Betis?

-Nada. Absolutamente nada. De esto no se ha hablado aquí para nada.

-¿Cree que hay algún motivo que le dé a esta eliminatoria unos tintes especiales?

-Bueno, los únicos tintes especiales que puede tener es la rivalidad que ha habido siempre entre Sevilla y Betis, y que se concreta ahora en este enfrentamiento entre el Betis y el Sevilla Atlético: pero otros, pues no.

Sur-Oeste. Valero


 

Recapitulemos y recordemos, hablamos del derbi Real Betis Balompié- Sevilla Atlético Club disputado hace muchos años, un 21 de Noviembre de 1979.

Al mes siguiente…

Tuvo lugar el segundo acto de este envite.


 
Un partido que las crónicas titularon “ Entre Oles y Pañuelos”.

Oles como los que provocó la jugada del segundo gol del Sevilla Atlético – que siempre fue por delante en el marcador- túnel de Codesal a Gordillo, centro y Boro remata por bajo batiendo a Esnaola.

Pañuelos en la grada y humillación en un equipo que volvía a Nervión tres días después de haber salido derrotado allí mismo por el titular del estadio.

La escuela sevillista no había muerto. Estaba allí.

Se celebró este segundo partido en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Por aquél entonces aún no se encontraba remodelado, como en la actualidad, el campo principal de la Ciudad Deportiva, sede habitual del filial, en Montequinto.
 













































compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM