rel='nofollow' target='_blank'/>

Últimos Artículos

12 junio 2017

EL AUGE DEL FÚTBOL EN SEVILLA (y II)

Por José Melero

Viene de aquí.

En Septiembre de 1924 la prueba ciclista Sevilla-Cádiz concede un premio con el nombre del futbolista del Sevilla Kinké, con la denominación “Vino amontillado fino Kinké” y en la prensa sevillana comienzan a parecer imágenes publicitarias relacionadas con el fútbol,un deporte que se había mercantilizado y en el que los futbolistas se habían convertidos en ídolos de masas. Una muestra de esto ultimo, supuso el entierro del sevillista Spencer, fallecido en 1926 a causa de una apendicitis,hecho que conmovió a la ciudad,convirtiéndose su entierro en una manifestación popular de duelo.

image

Paralelamente a esto se va reforzando figuras como la del entrenador,el masajista o el medico del club y van apareciendo las primeras concentraciones de los equipos a las afueras de la ciudad,como la realizada por el Sevilla en Marzo de 1925 en Villanueva del Rio y Minas.

El fútbol comienza a profesionalizarse,los jugadores comienzan a cobrar por jugar,una practica que venia ocurriendo de forma encubierta desde la mitad de la segunda década del siglo XX, pero que se regularizó en Junio de 1926 con una asamblea de la RFEF, en la que se reglamentaria el fútbol profesional en España.

Hubo equipos que supieron adaptarse mejor que otros en ese paso entre el amateurismo y el profesionalismo, siendo posiblemente el Sevilla el que le ganó la partida al Betis en ese aspecto en un momento crucial de nuestro fútbol.

A mediados de esta década hay tres equipos sevillanos en Primera categoría del fútbol andaluz en el grupo A: Sevilla FC, Real Betis Balompié, Nacional FC, y dos equipos en el grupo B: Sevilla Athletic y Sparta FC, con alrededor de cien jugadores federados. Esto sin contar con los clubs de segunda categoría y con los numerosos equipos y jugadores de los pueblos de la provincia que ya empezaban tímidamente a aparecer en los periódicos sevillanos.

Otro hecho que caracterizó estos años veinte, fue la creación de secciones deportivas al margen del fútbol, por parte de los dos primeros clubs de la ciudad: atletismo,ciclismo,hockey.... Dando con ello una imagen regeneracionista y realizando un guiño a aquellos sportman de los primeros tiempos y ofertando al mismo tiempo a sus socios un servicio más de ocio y entretenimiento.

image

La aplastante superioridad del Sevilla en la región, hace perder algo de interés en los aficionados en el campeonato de Andalucía,decayendo la asistencia de espectadores en el Reina Victoria en estos partidos,pero quedándose pequeño en los partidos del Campeonato de España y en los encuentros frente al Real Betis, el cual consigue un cierto crecimiento que culmina con su único titulo de campeón de Andalucía en la temporada 1927/1928.

Con la llegada a la presidencia del Barón de Gracia Real en 1925, el Sevilla proyecta construir un estadio “de hierba con cabida para treinta mil espectadores”.Para ello se nombró una comisión para buscar terrenos donde edificar el nuevo campo, ya que el contrato de alquiler del Reina Victoria cumplía un año después y a esto se le unía que las obras de ensanche de la ciudad de cara a la Exposición del 29 obligaban a cambiar el emplazamiento del actual campo.

Se llegó un acuerdo con la Inmobiliaria Nervión para el alquiler y construcción del campo en unos terrenos situados en la zona de Nervión, para lo que se emitieron una determinada cantidad de obligaciones al precio de 5 pesetas., no siendo suficiente y teniendo que adelantar el presidente sevillista dinero de su bolsillo.

El estadio de Nervión se inaugura el día 7 de Octubre de 1928 en un partido contra el Real Betis Balompié (1-2) y tuvo en un principio un aforo de unos doce o quince mil espectadores, aunque con futuras remodelaciones llegó a tener en los años cincuenta capacidad para treinta mil personas.

Ya en los años treinta el Sevilla FC consciente de la importancia de tener el campo en propiedad, dado que la supervivencia económica del club provenía en gran parte de la venta de entradas, decide afrontar la compra del recinto. Para afrontar dicha compra se vuelven a emitir nuevas obligaciones al precio de quinientas pesetas, adquiriendo además del estadio cuarenta y dos mil metros más de terreno en los aledaños del campo sevillista.

image

Llegados a este punto hay que señalar que el Real Betis no consiguió tener un campo en propiedad hasta 1961, una muestra más de que el Sevilla supo adaptarse mejor a la nueva dinámica económica que había generado el fútbol.

El 17 de Marzo de 1929 iba a inaugurarse un nuevo estadio en Sevilla,el llamado Estadio de la Exposición Iberoamericana,en un partido que enfrentó a la selección española frente a la de Portugal (5-0), ante nada más y nada menos que quince mil espectadores.

La falta de interés de los aficionados de los grandes clubs a los partidos de los campeonatos regionales, llevó consigo el tener que ampliar el numero de partidos en la temporada, para así poder sufragar gastos en un fútbol tan profesionalizado. La solución fue la creación del Campeonato Nacional de Liga,que unidos a los de Copa llevó a jugar partidos prácticamente desde Septiembre hasta Junio.

Los equipos sevillanos quedaron finalmente encuadrados en la Segunda División, teniendo que jugar un torneo eliminatorio previo creado a efecto de dilucidar quienes eran los equipos que completaban la Primera División.

En todo este proceso de expansión del fútbol en nuestra ciudad la prensa sevillana tuvo un papel determinante en cuanto a su difusión. Desde aquellos primeros sportman de primeros de siglo, que bajo seudónimos como “Inside right”, ”Golkeeper” o “El ingles del pito”, escondían al presidente o al directivo de turno y que mandaban pequeñas reseñas de los partidos a los periódicos,hasta los cronistas ya más profesionales que a partir de finales de los años veinte informaban sobre los clubs sevillanos en los principales diarios de la ciudad.

Periodistas como Antonio Cantos López “Zancadilla”, gran defensor del fútbol modesto y árbitro,que desde 1917 empezó a escribir sus crónicas en “El Correo de Andalucía”, hasta su fallecimiento en 1942 o el presidente bético Gil Gómez Bajuelo “Discóbolo”, desde “La Unión” primero y desde 1929 en la edición sevillana de “ABC”, abanderado de la causa bética, incluso en los momentos más críticos del club verdiblanco,que defendía sus posturas en ocasiones de forma vehemente, haciendo que sus lectores les siguiesen con fidelidad.

El periodismo deportivo en nuestra ciudad pasó por dos fases muy diferenciadas:la primera vino cargada de una parcialidad que en el caso del militar Antonio Olmedo, bético furibundo y corresponsal sevillano del semanario “Madrid Sport” y luego cronista y director de “ABC”, rozaba lo esperpéntico. Y la segunda,en la que se mutó a un periodismo mucho más serio, desapasionado y aséptico,que coincidió con el nacimiento de la Liga, donde la información dedicada al fútbol llegó a ser más habitual y extensa en los cinco diarios sevillanos: “El Noticiero Sevillano” (1893-1933), ”El Correo de Andalucía” (1899), ”El Liberal” (1901-1936), ”La Unión”, (1918-1939) y “ABC”, (1929).

Pero la verdadera transformación del fútbol en un espectáculo de masas se produjo en los años treinta. Con la llegada de la República y sus mejoras socio-laborales, se permitió ampliar el acceso de las clases trabajadoras a un mayor tiempo de ocio y recreo.

Pronto el fútbol se trasladó a los barrios,a finales de los años veinte y principios de los treinta comienzan a parecer equipos como el Calavera CF, Triana FC,CD Osario,Triaca FC,Júpiter FC etc...,clubs que se convirtieron en semilleros de futbolistas tanto para Sevilla como para Betis, empezándose a mostrar los resultados de estos equipos en la prensa,dándosele de esta forma su espacio dentro del fútbol sevillano.

El fútbol se había integrado en el tejido social de la ciudad,convirtiéndose en una actividad más de entretenimiento y esparcimiento popular, frente a otros espectáculos como el teatro o el cine.

Los aficionados habían llegado a un mayor grado de identificación con sus equipos:iban a la estación de Plaza de Armas a recibirlos tras algún triunfo sonado, se desplazaban a otras ciudades en tren para apoyarlos o marchaban a lugares de recreo de la ciudad como la Alameda de Hércules a conocer los resultados del Sevilla o del Betis que eran escritos en pizarras o sobre los espejos de los bares.

Esta mayor identificación con los dos primeros clubs de la ciudad tuvo también sus aspectos negativos, como fue el aumento de la violencia,un mal extendido por toda España, que ya se sufrió en el pasado y que en la primera mitad de esta década se acentuó sobremanera.

La llegada del profesionalismo trajo también consigo conflictos entre clubs y jugadores. La ley de retención,una ley “esclavista” que obligaba a los jugadores a permanecer en sus clubs ante ofertas de otros clubs más poderosos, produjo que éstos en ocasiones se declararan en rebeldía. Casos como el del sevillista Padrón o el del bético Timimi llenaron paginas y paginas de los diarios sevillanos,siendo la comidilla de aficionados de uno y otro equipo.

Con el desarrollo del transporte,fundamentalmente el ferrocarril,se incrementó el número de aficionados de los pueblos de la provincia que acudían a la ciudad a presenciar los partidos de fútbol. Cada domingo se desplazaban un buen numero de hinchas (palabra ésta que se estaba empezando a poner de moda) los cuales lo hacían también en autocares o en automóviles privados,propiciado también por una política de abaratamiento de entradas llevada a cabo por los clubs.

Aunque lo que significo un verdadero impulso para la socialización del balompié en nuestra ciudad fueron los éxitos deportivos conseguidos por ambos equipos. Tras el ascenso del Real Betis a Primera División conseguido en la temporada 1931/1932 y la final de Copa disputada con anterioridad frente al Athletic en Junio de 1931, el club bético llegó a tener 2.321 socios,una cifra irrisoria si la comparamos con la de los grandes clubs españoles de la época, pero que suponía un aumento de 1.535 socios con respecto a la temporada anterior, en la que solo pudo llegar a los 786 socios.

No se quejaba sin embargo el secretario bético Carlos Fernández del Pando de la escasa masa social de su club en una entrevista para la revista “Crónica” en Septiembre de 1932, ya que reconocía que en la ciudad “la mayoría era sevillista y no bética”.

Si hemos señalado ya que en los años veinte el Sevilla comenzaba a fortalecer lazos con la ciudad y a crear sus propias señas de identidad, también hay que comentar que a mediados de estos años treinta algunos aficionados béticos, llevados por la fiebre autonomista del momento,reivindicaban los colores de su club como los colores de Andalucía, si bien hay que reseñar que para nada tenia ningún tipo de vinculación, ya que como es bien sabido, la elección de los colores representativos del equipo bético son anteriores a la Asamblea de Ronda, donde el padre de la patria andaluza, Blas Infante, designó el verde y blanco como los colores de la bandera andaluza.

Por parte del Sevilla FC y después de conseguido su ascenso a la máxima categoría del fútbol español en la temporada 1933/1934, tras varios intentos fallidos,se llevó a cabo una acertada política de fichajes, realizada por su “patrón de pesca”, que era como se denominaba a los secretarios técnicos, figuras que estaban en alza y que estuvo representada en el Sevilla FC por Enrique Tello y en el Real Betis por un todoterreno en el club verdiblanco como fue Carlos Alarcón de la Lastra.

La temporada 1934/1935 tuvo una culminación espectacular para los equipos sevillanos,consiguiendo el Sevilla FC y su equipo amateur el Campeonato de España, la competición con mayor tradición y prestigio de España y la predilecta de los aficionados y alzándose el Real Betis con la recién nacida Liga,torneo que lógicamente tenia su importancia pero que aún despertaba ciertas criticas en muchos medios deportivos españoles.

Al comienzo de la temporada siguiente, el presidente sevillista Ramón Sánchez-Pizjuán concede una entrevista al semanario deportivo “As” en la que habla de una situación económica desahogada, augurando un buen comienzo de temporada en la que “los socios aumentan de día en día”, informando además de unas reformas en el estadio que se estaban llevando a cabo y que ampliaría el campo de Nervión en tres mil localidades más.

image

Esta temporada tuvo su punto álgido en cuanto a afluencia de espectadores en el derbi celebrado en el estadio sevillista el 29 de Marzo de 1936, en el que después de unos encuentros caracterizados por la poca asistencia de publico a los estadios sevillanos, la afición sevillista se desperezaba y conseguía rozar el lleno en el feudo blanco en este choque de máxima rivalidad.

No es muy descabellado calcular una asistencia aproximada de unos quince o dieciséis mil espectadores en este partido, sobre todo teniendo en cuenta las ultimas reformas realizadas en el campo sevillista y que el Sevilla se había convertido en uno de los clubs con mayor número de socios de España.

Lo que por otro lado no admite dudas es que de la mano del Sevilla el fútbol se había transformado verdaderamente en un espectáculo de masas en la ciudad.

Por parte del Real Betis las cosas no iban a resultar igual,los éxitos deportivos de la anterior campaña no sirvieron de motivación a los seguidores verdiblancos, pudiéndose afirmar de forma incontestable que dieron la espalda a su club en esta temporada, lo que propició una nueva crisis económica que a punto estuvo de llevar al Real Betis a su desaparición.

Sin querer ahondar en el tema,ya que ya habrá tiempo para ello y sin desviarnos del asunto que nos ocupa,digamos que a final de temporada el Betis estaba inmerso en una profunda crisis económica,institucional y social,que se quiso solucionar con la cesión por parte de las autoridades del Stadium de la Exposición, acto que se llevó a cabo dos días antes del golpe militar que dio origen al inicio de la Guerra Civil.

Para finalizar, señalar que con estas lineas hemos querido,aunque sea de forma somera, analizar el proceso de asimilación y desarrollo del fútbol en nuestra ciudad,consciente de que seria necesario un estudio más exhaustivo y antropológico para llegar a comprender como el fútbol se abrió paso en una ciudad como Sevilla.

Las cifras que se dan en torno a la afluencia a los estadios son aproximadas y están basadas en las crónicas periodísticas de la época,que en algunos casos eran exageradas por los cronistas,siendo difícil calcular el número exacto de aficionados que acudían a los estadios sevillanos por no existir documentos oficiales en los que basarse.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

31 mayo 2017

OBJETIVO: GANAR AL SEVILLA FÚTBOL CLUB

A modo de resumen, acabada una temporada futbolística más en la ciudad del Guadalquivir, ese lecho fluvial que transporta la plata divina europea con más frecuencia de la que a algunos les gustaría, se hace necesario, con el tedio propio del tiempo estival, detenerse, (más bien divertirse) en ese concepto basado en chuminás, o mejor dicho, lo que antes se conocía como “liga particular”.

Para llevar a cabo una liga particular, esta debe tener como condición, al menos, la existencia de una igualdad, y se pone en liza para comprobar cómo los contendiente logran hitos que hagan tomar ventaja sobre el rival.

Pero la verdad es que nunca existió esa igualdad, el Sevilla FC superó siempre en todos los registros estadísticos posibles y durante toda la Historia, al equipo que nació para intentar hacerle sombra al eterno campeón de Andalucía, pero  nunca lo consiguió. Y va más de un siglo ya.

Nuestros abuelos arrasaron a los suyos en el terreno de juego, nuestros padres hicieron lo propio, nuestra generación los ha machacado literalmente, hundiéndolos en la miseria, y sus hijos aprenden a esquivar las collejas del alma que se avecinan, maldiciendo la suerte de abrazar los colores equivocados, mor de sus ancestros, y repitiendo frases aprendidas como pero nosotros llenamos el estadio”, o bien esa de lo nuestro es un sentimiento”.

Decía Pedro Buenaventura, del que hemos recibido la triste noticia de su fallecimiento, (descanse en paz), que “los hijos son en un 90% como lo que ven en su casa, y los dos míos, como mis cuatro nietos, son socios del Betis desde que nacieron. No quiero que eso se deteriore a lo largo de su vida. Hay que hablarles continuamente de las virtudes nuestras y de los defectos del rival”.

Y nos gustaría decir que esto debería estar tipificado en el Código penal. No podemos inducir a unos jóvenes un maltrato psicológico, provocado por la idealización de un mundo paradisiaco de verde, para terminar descubriendo la triste realidad en forma de infierno rojo, un shock de impredecibles consecuencias y graves efectos secundarios. En realidad son tan pocas las virtudes propias y tantas las ajenas, que llegan a provocar ese cortocircuito cerebral.

Como decía alguien en Twitter, y para que se hagan una idea de este periodo de la juventud bética actual, el Betis ha necesitado desde mayo de 2006, sumun, estocada, y omega tras el toreo histórico, ocho presidentes, 20 entrenadores y seis directores deportivos, para hacer el intento de cumplir el objetivo de su existencia, es decir, ganarle al Sevilla FC.

Durante ese periodo de tiempo, el Sevilla FC los ha arrasado en los enfrentamientos domésticos directos, con dos momentos muy especiales que predominan sobre los demás; la eliminación del equipo verdiblanco que creyó por un momento que podría desbancar al equipo blanquirrojo de su competición natural, la UEFA Europa League, venciendo el primer round, para terminar mordiendo el polvo “por un penalti”, y de una forma dolorosa, pues lo celebraban de antemano.

Terminaron por bajar a Segunda División. La otra, huelga decirlo, aquel 5 a 1 en el Ramón Sánchez-Pizjuán, en el que temblaron los cimientos del estadio sevillista, y cómo no, los del club de la Palmera al mismo tiempo, pero por el motivo contrario. Obviaremos eliminaciones de copa, y otras tantas victorias con el rancio regusto de tiempos inmemoriales. A este ritmo, el Benito Villamarín puede convertirse en breve en el feudo donde el equipo visitante, el Sevilla FC, puede llegar a tener más victorias que derrotas.

Lo podemos decir de otra manera, en consecuencia, las victorias sevillistas quitan y ponen presidentes, entrenadores, y directores deportivos.

Este pensamiento, y esa obsesión de que lo importante es ganarle al Sevilla FC, no es algo del pasado, esta misma semana hemos podido comprobarlo una vez más.

payaso

Es algo incluso más importante que ganar la Liga, dice el flamante entrenador bético, por si alguien piensa que nos inventamos algo. Todo está documentado. Setién sabe perfectamente que su continuidad pasa por ganarle al Sevilla FC, pase lo que pase en el resto de la temporada, no importa, el objetivo estaría cumplido. Que le pregunten a Torrecilla, director deportivo que ha “salido por patas”, y sin mirar atrás, su pecado: no ganar al Sevilla FC como motivo principal durante su gestión.

Los efectos en la psiquis colectiva, o efectos secundarios de los que hablamos anteriormente, no dejan de manifestarse. Poner su himno en bucle a la afición sevillista cuando les visita; echar productos de fuerte olor en el vestuario visitante; cerrar la cancela de acceso al césped verdiblanco, para que los jugadores sevillistas no saluden a su afición tras las continuadas victorias; o bien impedir mediante artimañas que la afición sevillista pueda acudir al estadio bético a apoyar a su equipo, como ha sucedido esta temporada pasada poniendo las obras de gol sur como excusa. Pero ni aun así, volvimos a ganar y a humillarles.

Un compendio de frustración, la búsqueda de eso que ahora llamamos “post verdades” o nuevos hitos imaginarios que compensen las enormes distancias, y puesta en marcha del enésimo proyecto para volver a intentarlo. Que Catalán haga ver nuevamente a sus amigos sevillistas la que se les avecina, y vislumbrar sesudamente la forma en que Nervión no ponga nuevamente otra pica en sus lugares sagrados, es lo único que les queda, a la espera de algún bache del equipo blanquirrojo que les permita arañar algo.

Esta temporada ni siquiera fueron capaces de presumir del hito moral de la asistencia al estadio. Veremos cuando tengan esa grada de gol sur, si son capaces de llenarlo, o bien hasta qué punto son capaces de tirar el precio de los abonos por los suelos, (la carga económica de los abonos sevillistas duplica a los de los béticos). Comprobamos las estadísticas oficiales de la Liga de Fútbol Profesional, sin contar otras competiciones.

image

Y por si fuese poco, el Sevilla FC ha logrado ser ya un equipo de talla, no solo europea, sino mundial. Todos los rankings más prestigiosos lo sitúan en el top ten de mejores equipos mundiales, volviendo a estar nuevamente clasificado para la UEFA Champions League.

image


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

18 mayo 2017

CHAMPIONS LEAGUE, SEVILLA F.C.

Por Cornelio

Con el objetivo cumplido, Sevilla F. C. afrontará este verano, tras algunas temporadas sin hacerlo, una ronda eliminatoria en las competiciones europeas.

La competición de la UEFA denominada Champions League comienza con las primeras eliminatorias por el mes de julio. El Sevilla F.C. se incorporará a la misma en la eliminatoria denominada  “play-off”, conocida como la previa de fase de grupos.

image

Mucho se ha leído y escuchado sobre los posibles rivales que nos podrían tocar en suerte, desde aquí os queremos exponer un análisis detallado de estas circunstancias.

Las “Regulations” de la Champions League de la UEFA establecen dos rutas eliminatorias para acceder a la fase de grupos, además otros accesos directos. Una es la “ruta de campeones”, donde se disputan cinco plazas los campeones de liga de las federaciones clasificadas a partir del decimotercer puesto, lo cual no nos afecta y no entramos en su comentario.

La que nos pertenece es la llamada “ruta liga”, que ofrece otras cinco plazas a las 15 federaciones mejor clasificadas en el ranking UEFA. Cada federación aporta un representante, que será el siguiente clasificado en la liga a los que ya han obtenido plaza directa en la fase de grupos, dependiendo del puesto en el ranking de la federación habrá colocado a más o menos representantes en la fase de grpos.

Las federaciones clasificadas entre el puesto sexto y decimoquinto se enfrentan en la Q3. Los cinco vencedores clasifican para el play-off, a los que se unen los 5 representantes de las 5 federaciones que lideran el ranking, entre ellos, el Sevilla F.C.

Estos 10 participantes se dividen en 2 bombos, atendiendo al criterio de clasificación en el ranking UEFA para determinar los cabezas de serie.

En cualquier combinación el Sevilla F.C. será cabeza de serie, ya que ocupa el octavo puesto del ranking.

ÈLIMINATORIA Q3 DE LA CHAMPIONS LEAGUE

Los equipos de las federaciones clasificadas entre los puestos 6º y 15º del ranking UEFA acceden en la eliminatoria Q3 de la Uefa Champions League.

Para todas las federaciones indicamos el puesto de clasificación en su liga que obtiene el pase para la citada eliminatoria; así como la situación clasificatoria de los posibles candidatos, con puntos y partidos por disputar.

Francia, 3º clasificado. Niza

Rusia, 2º clasificado. 2º CSKA Moscú, 56 puntos; 3º Zenit S. Petersburgo, 55 puntos. A falta de 2 partidos.

Ucrania, 2º clasificado. Dinamo Kiev

Bélgica, 2º clasificado. 1º Anderlecht, 46 puntos; 2º Brujas, 42; 3º Gent, 38: A falta de 2 partidos.

Holanda, 2º clasificado. Ajax.

Turquía, 2º clasificado. 1º Basaksehir, 66 puntos, a falta de 3 partidos; 2º Besiktas, 65, a falta de 4; Fenerbahce, 57, a falta de 3.

Suiza, 2º clasificado. Young Boys

República Checa, 2º clasificado. Viktoria Plzen

Grecia, 2º clasificado. Para el 2º puesto PAOK, Panathinaikos y AEK, disputan una liguilla a 6 partidos del que solo se ha disputado 1.

Rumanía, 2º clasificado. Steaua Bucurest

Atendiendo al criterio del ranking UEFA, esta sería la prelación a lo hora de figurar como cabeza de serie.

tabla1

De todos ellos solo quedarían 5, con la particularidad que el representante francés no sería cabeza de serie en ninguno de las casos.

Combinaciones se pueden hacer todas las que se los ocurran, pero solo quedarán 5. Tengan en cuenta su puesto en el ranking,  ya que los 5 que pasen de ronda usarán ese puesto para volver a determinar los cabezas de serie.

ELIMINATORIA PLAY OFF DE LA CHAMPIONS LEAGUE

Los 5 que provienen de la Q3 y los representantes de las cinco federaciones con mejor coeficiente UEFA incorporan a sus equipos sus equipos en la fase de play off de la Uefa Champions League.

Además del Sevilla F. C., estos serán los posibles participantes.

Alemania, 4º clasificado. Borussia Dortmund y 1899 Hoffenheim empatados en el tercer puesto a 61 puntos. A falta de 1 partido.

Inglaterra, 4º clasificado. 3º, Liverpool, 73 puntos a falta de 1 partido; 4º, Manchester City, 72, a falta de 2; 5º, Arsenal, 69, a falta 2.

Italia, 3º clasificado. 1º, Juventus, 85 puntos; 2º, AS Roma, 81; 3º, Napoles, 80. A falta de 2 partidos.

Portugal, 3º clasificado. Sporting de Portugal.

image

Con muchos puestos por decidir en las diferentes ligas, con la Q3 por disputar, solo un dato se puede dar por definitivo para establecer los bombos del play off. El Sevilla F. C. irá al bombo de cabezas de serie y el Sporting portugués irá al bombo 2.

Para el resto… ustedes mismos.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

09 mayo 2017

EL AUGE DEL FÚTBOL EN SEVILLA (I)

Por José Melero

Que Sevilla es una de las ciudades más futboleras de España es algo que no se le escapa a casi nadie. Sus dos principales clubs, Sevilla Fútbol Club y Real Betis Balompié, cuentan con una masa social que supera los ochenta mil abonados y cada fin de semana cerca de cuarenta mil acuden de media al Ramón Sánchez-Pizjuán o al Benito Villamarín para presenciar las evoluciones de sus respectivos equipos.

Haciendo un análisis histórico de este hecho, cabe preguntarse: ¿Cuando y por qué se produce la popularización del fútbol en Sevilla?¿Qué factores impulsaron a convertir un nuevo “sport” claramente elitista en un deporte de masas?¿Cómo consiguió el fútbol integrarse en el tejido social de la ciudad?¿Cuál fue el papel de la prensa en todo este proceso?

En las primeras décadas del siglo XX Sevilla fue una ciudad que se divertía respetando sus tradiciones más ancestrales: veladas de barrio, cruces de mayo, romerías, Semana Santa, Feria de Abril... Una Sevilla que dejaba atrás los cafés cantantes para poblar la ciudad de teatros, cafés, cervecerías y restaurantes.

Muchos de estos divertimientos que distraían a los sevillanos eran heredados de la anterior centuria, como el cine mudo y los toros, un espectáculo éste ultimo que vivió su “edad de oro” en la segunda década del siglo pasado, con la aparición de Joselito y Belmonte, y el nacimiento de una rivalidad que tenia dividida a Sevilla.

Al margen de estas actividades normales para la época, germinaba otra de carácter exótico, minoritaria,y que se abría paso duramente entre las opciones de ocio de los sevillanos: el fútbol.

El fútbol, que tuvo su germen en la ciudad con la fundación del Sevilla FC en 1890, se codeaba con otros “sports” que se practicaban de una manera elitista en la Sevilla de finales del siglo XIX y principios del XX.

Pero curiosamente fue el fútbol, y no otro deporte, el que supo, como veremos más adelante, dejar a un lado las limitaciones de clase y romper con los prejuicios aristocráticos que impedían la popularización de este deporte.

La llegada de los terrenos de juego a lugares más céntricos de la ciudad, alejándolos de la periferia, acercó el fútbol a los aficionados. Atrás quedaban los campos donde casi de forma clandestina jugaban estos primeros impulsores, convirtiéndose el Prado de San Sebastián en centro neurálgico y lugar de entretenimiento de los amantes del balompié.

En esa zona de la ciudad fue donde se asentaron los principales clubs de la época, inaugurando el 1 de Enero de 1913 el Sevilla FC su campo del Mercantil, el único campo con vestuarios, con las medidas reglamentarias y que además fue vallado, provocando que los mirones tuvieran que pagar por primera vez para ver un espectáculo que estaban acostumbrados, a ver de forma gratuita, y que era parte del paisaje de la ciudad desde hacia años.

Gracias a la creación en 1915 de una estructura federativa como la Federación Regional Sur,el aumento del número de clubs en la ciudad y sobre todo del desarrollo de una competición de ámbito regional como el Campeonato de Andalucía, se pudo lograr entrar en una dinámica de expansión, que hizo que el fútbol tomara definitivamente carta de naturaleza en Sevilla.

Una muestra clara de que el fútbol iba arraigando en las costumbres de la ciudad y que en los cafés y casinos se hablaba ya con verdadero entusiasmo del “nuevo” deporte, fue la creación un año después de la primera peña de un club de fútbol en España, como fue la llamada “Circulo Deportista”, una peña sevillista que tuvo su sede en los altos del Café Madrid, en plena calle Sierpes.1916 Circulo Deportista                                                       CORREO ANDALUCÍA, MARZO 1916

A finales de 1918 tanto el Sevilla FC como el Real Betis tienen que hacer las maletas, y abandonar el Prado de San Sebastián por necesidades urbanísticas. El Sevilla construye el que sería el estadio Reina Victoria, que se inauguró el 21 de Octubre de 1918. Este estadio se construye gracias a la petición del presidente Paco Alba a la Marquesa de Esquivel, para arrendar parte de unos terrenos que tenía la marquesa en la finca “Casablanca”, situada al pie del paseo de la Palmera, y gracias a la colaboración de Manuel de Medina y Carvajal, hijo de la marquesa, el cual terminó siendo directivo del Club.

El Real Betis Balompié por su parte se trasladó a unos terrenos anexos al Real Patronato de Casas Baratas, en el Porvenir, cerca de la Fábrica de Gas, cedidos por el Ayuntamiento de Sevilla, con la valiosa ayuda del que posteriormente seria presidente, Carlos Alarcón de la Lastra, el cual trabajaba en el Ayuntamiento, y del concejal Santiago Montoto, los cuales lograron un precio de alquiler muy barato. La inauguración del nuevo campo, llamado popularmente de “El Patronato”, tuvo lugar el 1 de Noviembre de 1918, en un partido que enfrentó al equipo verdiblanco con el Sevilla FC y que venció éste por 1-5.

La realidad era que de nuevo los dos primeros equipos sevillanos volvían a estar instalados a las afueras de la ciudad, con lo que se ocasionaba bastantes molestias a los aficionados para los que en un principio eran insuficiente los escasos tranvías que arribaban a aquellos lugares, y tenían que hacer el trayecto hasta el campo a pie.

Junto a esto había que añadir que las jornadas laborales, que en el medio rural estaba entre las doce y dieciséis horas, mientras que en los núcleos urbanos superaban casi siempre las diez. Hubo que esperar hasta el real decreto de Abril de 1919 para que se regulase la jornada de ocho horas. Por lo que con estas condiciones, como es imaginable, era muy difícil pensar en la incorporación de forma masiva de las clases más populares a los espectáculos deportivos.

Aún así, al campo sevillista acudían en un principio, y según siempre las crónicas periodísticas,unos seis o siete mil espectadores,siendo la asistencia al campo del Patronato de alrededor de la mitad.

Seria a principios de los años veinte cuando el Sevilla FC comienza a dar forma a sus propias señas de identidad, incorporándose al tejido urbano, y llegando a convertirse en una representación de la ciudad. La denominación del equipo con el nombre de Sevilla, unido a los primeros triunfos en el Campeonato de Andalucía, y la consiguiente participación de forma continuada en el Campeonato de España, le favorecería de forma determinante para llegar a una identificación entre club, aficionados y ciudad.

Por otro lado, el apoyo de cierta parte de la prensa al Real Betis hace que el club bético no decaiga del todo en popularidad, pese a las continuas crisis que sufre el club verdiblanco, que estuvo a punto de llevarlo a su disolución en 1920, y pese a la poca actividad que sufrió en este primer cuarto de siglo, que le llevó incluso a no participar en el Campeonato de Andalucía en la temporada 1916/1917.

Los años diez y veinte iban a dejar también dos estilos futbolísticos muy diferenciados entre los principales clubs de la ciudad, y todo pese a que tanto sevillistas como béticos jugaban en campos duros o campos de tierra, frente a los campos de hierba en los que se jugaba en el norte de España,lo que influía en la manera de jugar. Por un lado el Real Betis derivó a un estilo de juego aguerrido y con mucho amor propio, debido a las carencias técnicas de la mayoría de sus jugadores, y por otro lado estaba el estilo habilidoso y combinativo que practicaba el Sevilla, con la posteriormente mal llamada “escuela sevillana”, en realidad “escuela sevillista”.

Entre 1920 y 1930 la provincia pasó de 709.707 a 803.252 personas empadronadas, lo que representó un aumento considerable en el censo. Por su parte, la capital alcanzó la suma de 228.729 habitantes, después de la gran oleada de la década anterior, atraída por el incentivo de la Exposición Iberoamericana, y las grandes obras de infraestructura, con sus necesidades de mano de obra y posibilidades económicas en los sectores de construcción y servicios.

Este aumento demográfico, unido a un mayor poder adquisitivo de los sevillanos, que reducían a su vez y de forma progresiva sus largas jornadas de trabajo, provocó llenar un nuevo tiempo de ocio que fue a desembocar a un deporte que cada vez ganaba más en popularidad.

El auge que alcanzó el fútbol en nuestra ciudad en los años veinte, le permitió competir e incluso superar a partir de la segunda mitad de la década, a su gran rival dentro del mercado del ocio: las corridas de toros.

La muerte de Joselito y la retirada momentánea de Belmonte, provocó una pequeña crisis en la llamada Fiesta Nacional, que supo aprovechar el fútbol. A ello había que unir el cerramiento al público por problemas estructurales en 1921 de la nueva Plaza de la Monumental, y su posterior derribo el 9 de Abril de 1930.

Más que elocuente era el titular con el que el cronista taurino de La Unión tituló su crónica sobre la corrida de Feria celebrada el Martes 18 de Abril de 1922: “¡Viva el fútbol!”.

La Union 19 Abril 1922                                                            LA UNIÓN, 19 ABRIL 1922

En Junio de 1921 celebró su asamblea anual el Sevilla FC, en la que aprueba unas reformas en su estadio del Reina Victoria, que consistió en la construcción de unas nuevas gradas, unas duchas y un botiquín para el equipo médico. Las nuevas instalaciones se inauguraron en un partido celebrado el 16 de Octubre frente al Casa Pía portugués (3-0),estrenándose también el nuevo escudo de la entidad.

Por otro lado el Nacional FC,tercer equipo de Sevilla en estos años, anuncia a finales de Abril de 1922 la inauguración de su nuevo campo, que estuvo situado en el barrio de Nervión, cercano a la fabrica de la Cruz del Campo.

Las autoridades entendían que el fútbol rodeaba a la ciudad de un cierto halo de modernidad y que además, equipos como el Sevilla FC, eran un exponente representativo de la misma. En este ambiente, al Sevilla FC se le hizo entrega en los primeros meses de 1923 de una pequeña donación de 3.000 pesetas en forma de subvención por parte del Ayuntamiento, con el apoyo del concejal republicano y posterior presidente en el exilio de la República, Diego Martínez Barrios, el cual explicó que “entendiendo que con la celebración de la Exposición ha de celebrarse una olimpiada en Sevilla (sic), debe procurarse que los equipos locales estén en condiciones de competir con los que vengan”.

 

El Correo Andalucia 3 Marzo 1923                                                                       EL CORREO ANDALUCÍA, 3 MARZO 1923

Quien posiblemente aprovechó esta corriente de simpatía de las instituciones hacia el fútbol, fue el Real Betis, un club que estaba en estado semi-ruinoso y que en 1924, ya en plena dictadura militar, elige una directiva plagada de militares de sus tiempos fundacionales, consiguiendo de la noche a la mañana reformar el campo del Patronato, construyendo unas nuevas gradas, y cercando el terreno de juego con una valla de material de ladrillo grueso, revestida de cemento.

Aunque el cronista de “El Correo de Andalucía”, sin duda de una forma exagerada,hablaba de un estadio para una capacidad de veinte mil espectadores, lo cierto es que con posteriores remodelaciones como las llevada a cabo en 1929, el aforo de este campo no sobrepasó nunca de unos ocho o diez mil espectadores aproximadamente.

Atrás quedaban los viejos terrenos de juego rodeados por vallas de madera,dándose paso a nuevos y modernos campos con gradas y tribunas,en los que los aficionados accedían cómodamente a sus localidades.

… continuará

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

26 marzo 2017

LA LLEGADA A LA PRESIDENCIA DE RAMÓN SÁNCHEZ-PIZJUÁN

Por José Melero. Twitter @JMelero1

Él quería construir para su Sevilla, un gran estadio. Sobre su cuerpo inerte, prometo que ese estadio se construirá, Ramón, vete tranquilo al cielo que tus deseos serán cumplidos”.

Estas fueron las palabras pronunciadas por su sucesor en la presidencia del club,el señor Ramón de Carranza, tras el fallecimiento de D. Ramón Sánchez-Pizjuán y Muñoz.

Efectivamente,en la madrugada del 28 de Octubre de 1956, como consecuencia de un paro cardíaco,fallecía en su domicilio de la sevillanísima calle Álvarez Quintero, el sin duda presidente más emblemático del club sevillista.

La noticia corrió como la pólvora por toda Sevilla, impactando hondamente en los hombres del fútbol español: directivos, periodistas, técnicos, jugadores, y aficionados en general.

Han pasado más de sesenta años desde la desaparición de Sánchez-Pizjuán, y sorprendentemente no se ha publicado ninguna biografía completa de tan importante personaje.

Sobre su vida y obra existen artículos y reportajes, de los que por su mayor consistencia debemos citar el texto publicado en la web del siempre recordado Agustín Rodríguez, un capitulo en su “Mentiras del fútbol sevillano” de Carlos Romero, y algunos certeros escritos de mis colegas del Área de Historia.

RSP en 1932

La personalidad de Sánchez-Pizjuán se refleja nítidamente en sus actos, y en el trato que mantuvo con otros clubs, especialmente con el otro equipo de la ciudad, con el que siempre sostuvo una relación respetuosa y caballerosa, pese a que la leyenda victimista diga lo contrario.

Fundamentalmente fue un hombre popular, pero para nada populista. Gran orador desde su época universitaria, donde como estudiante de Derecho y Filosofía fue presidente de la Federación Escolar, su amor por el fútbol fue tan grande como su dedicación al Sevilla, ya sea desde su puesto de jugador, de directivo, o de presidente.

La Union 17-1-1922 RSP

Nacido en Sevilla el 21 de Diciembre de 1900, era hijo de D. Eduardo Sánchez-Pizjuán, político liberal y de Dña. María Muñoz Pérez.

Desde su más temprana edad fue conquistado por el deporte del “foot-ball”, ingresando a los quince años de edad en el equipo infantil del club blanco, jugando tanto de delantero, como posteriormente de portero, siendo incluido como guardameta en una gira que organizó el primer equipo sevillista por Portugal en Mayo de 1918.

Al no prosperar su carrera futbolística, pronto el joven Ramón se propuso que su lugar en el club decano de la ciudad, debía de estar en los despachos, por lo que pronto se enroló en la directiva presidida por Manuel Blasco Garzón, nombrándolo éste directivo con el cargo de secretario a la edad de 23 años.

Aunque por poco tiempo, llegó a ocupar el puesto de presidente de la Federación Regional Sur en el año 1923, siendo elegido máximo dirigente del ente federativo en la asamblea celebrada el 9 de Septiembre de ese año, dándose la curiosa circunstancia que lo fue siendo aún menor de edad, lo que provocó las protestas de algunos de sus opositores federativos, en una época en la que las disputas por controlar el máximo organismo del fútbol andaluz estaban en el orden del día.

Señalar que bajo su mandato en la Federación provocó un cambio sustancial en el fútbol regional, al aplicar el reglamento de la F.E.F. en su artículo 3º, por el cual el jugador que solicitara un cambio de club debía de obtener permiso de su club de procedencia, para que se pudiese autorizar dicho cambio.

11-9-1923 Correo Andalucía

Ocupó diferentes puestos en las distintas directivas de la época, llegando a ocupar la vicepresidencia en la presidida por el barón de Gracia Real.

A mediados de la temporada 1931/32 la situación era bastante convulsa. A la mala marcha liguera del equipo se le une la dimisión a mediados de Febrero de 1932 del barón de Gracia Real, teniendo que tomar el testigo su joven vicepresidente, que hacia las funciones de presidente de forma extraoficial, en una directiva, la cual no tenia previsto proveer el cargo vacante hasta la próxima asamblea.

La situación deportiva empeoraba con la eliminación copera en dieciseisavos de final a manos del Donostia FC, y la siempre exigente afición sevillista decide movilizarse, creándose en el mes de Abril la “Agrupación Sevillista”, una asociación de sevillistas de a pie con sede en la calle Buen Viaje número 12, que encabezados por su presidente D. Emilio Gayoso, se constituía para ser la alternativa a la oficialista y aristocrática “Peña Sevillista”.

Este puñado de sevillistas, lejos de resignarse deciden ejercer su derecho a la protesta, y lo primero que hacen es convocar a la masa social sevillista en una reunión celebrada el 9 de Abril en el salón de actos de la Sociedad Económica de Amigos del País, en la que ante cuatrocientos socios tratan el asunto relativo a la celebración de una Junta general extraordinaria, en la cual tenían pensado pedir explicaciones a los directivos sobre la marcha del club, y sobre las supuestas influencias dentro de la entidad del entonces presidente de la Federación Regional Sur Juan López García.

El Liberal 10 Abril 1932

La Junta general extraordinaria se celebra finalmente el 24 de Abril, convocada principalmente para pedir la destitución del entrenador José Quirante, ante la oposición de la directiva que era partidaria de darle un voto de confianza.

En un ambiente crispado, Sánchez-Pizjuán logra calmar a los asambleístas, y consigue que se otorgue un voto de confianza para con el entrenador, aunque lo que no puede evitar es que días después el técnico alicantino presentara su dimisión ante el cariz que estaba tomando los acontecimientos.

La situación era insostenible, y el presidente en funciones capea el temporal como puede. Para colmo, el rival de la ciudad había conseguido ascender a Primera división, y el ambiente que se vivía era casi irrespirable.

La directiva convoca de urgencia una nueva Junta extraordinaria para el 15 de Mayo con el siguiente orden del día:

Primero.- Lectura y aprobación del acta de la asamblea anterior.

Segundo.-Dimisión del Comité ejecutivo.

Tercero.-Situación deportiva y económica actual del Club.

Cuarto.- Orientación a seguir y medios a utilizar para el futuro desenvolvimiento de la Sociedad.

La asamblea se celebra en el Salón Imperial en la calle Sierpes, en un ambiente que es un autentico polvorín, y en el que al llegar la hora de tomar la palabra Ramón Sánchez-Pizjuán. Poco a poco se va encauzando por otros derroteros.

El joven directivo, gran orador, les habla a los socios de la unidad del sevillismo,imprescindible para reverdecer no tan viejos laureles. La muchedumbre sevillista percibe perfectamente el sentir del presidente en funciones y le aplaude entusiasta. La asamblea había tomado otro rumbo, y es Sánchez -Pizjuán el gran protagonista de la misma.

Se discutieron ampliamente las formulas para resolver la difícil situación económica. El presidente recogió las propuestas de los socios, otorgándosele al Comité ejecutivo un voto de confianza para que retirase la dimisión, y resolviese la crisis deportiva. Se acordó finalmente que el Comité continuara hasta la asamblea ordinaria a celebrar en el mes de Junio.

Y efectivamente, en la asamblea ordinaria celebrada el 26 de Junio ante un gran número de socios, se leyó el acta de la asamblea anterior que fue aprobada, así como la Memoria y balance económico del Club. Posteriormente, y ya elegido por unanimidad Sánchez-Pizjuán como presidente, se acordó nombrar presidente honorario al anterior máximo mandatario, el barón de Gracia Real.

El Liberal 28 Junio 1932

Se informa además que de cara a la próxima temporada se estaba en negociaciones con el Alavés para los fichajes de defensa Deva y el centrocampista Fede, así como con el medio centro de Malagueño FC ,Segura

Don Ramón, si bien no como jugador, si como directivo, se estaba acostumbrando a ir alcanzando todas y cada una de las cotas que se proponía.

Pero hay un punto de inflexión en esta Junta, que iba a suponer un antes y un después en el devenir del nuevo gran Sevilla que se estaba gestando. En un momento de la asamblea, el recién elegido presidente, informa ante el jubilo de los presentes que se estaba realizando gestiones para la vuelta del que fuera entrenador sevillista Ramón Encinas, así como la incorporación del extremo izquierdo Pepe Brand como técnico del equipo amateur.

Dos personajes, que poco después darían gloria desde los banquillos al equipo sevillista.

Y todo, de la mano del que seria máxima figura en la historia centenaria del Sevilla Fútbol Club.

Gracias a Ramón Sánchez-Pizjuan de Rosset sobrino-nieto de Don Ramón por la información aportada

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

23 marzo 2017

UN COMMUNITY A LA ALTURA DE SU CLUB

Síguenos en Twitter @GuardianesSFC

Que en “Choco World” están faltos de cariño es un secreto a voces. Lo que no sabíamos es hasta qué punto. Nos merendamos en el día de ayer una historieta de estas hilarantes que pasamos a contaros, que comienza en Twitter con una crítica ácida de un sevillista, ante un evento que va a suceder en Huelva.

Resulta que la empresa SEAT tiene una exposición itinerante por toda España, consistente en llevar el trofeo del Campeonato de España y exponerlo, se supone que para atraer gente a los concesionarios. En esta ocasión tocaba en algún concesionario de Huelva, suponemos, pero ellos lo venden a su manera.

image

                             El panfleto habitual de Huelva se hace eco de la noticia.

image

Como es habitual en este compilador de noticias, comienzan a meter la pata hasta el corvejón, asegurando que la copa que van a ver los recreativistas, es físicamente la copa que jugaron en la final más barata de la historia de este campeonato. Nos tememos que es el mismo periodista que otras veces ha dejado en ridículo a su club, como podemos ver aquí.

Y todo comienza por el tuit de un aficionado sevillista, que dice lo siguiente.

image

                           Y claro, el Twitter oficial del club onubense pica y entra al trapo.

image

Lo que en un club normal, este tuit sería entendido como una metedura de pata por parte de sus aficionados, ya que un club debe comportarse de otra forma ante las críticas, y la prensa haría fuerte presión con respecto a ello, el panfleto propagandístico antisevillano, y especialmente antisevillista, que ya forma parte de nuestro bestiario, nos regala una vez más una pieza de coleccionismo, para goce y disfrute de muchos, entre los que nos encontramos.

image

Recapitulemos. Un aficionado hace una crítica ácida, el Real Club Recreativo de Huelva entra al trapo y nos habla de títulos propios, y para colmo la gracieta ante un tuitero, (no es más que un tuitero) es refrendada por un periódico que lo vende como “zasca”, dándole bombo a una cuestión absurda y nimia. Una situación kafkiana que levanta todo tipo de risas entre los que lo hemos presenciado. No sabemos si es peor el community, el periodista, o quizás sean el mismo personaje, quien sabe.

Y claro, no podíamos más que entrar nosotros, y hacer que se diesen un baño de realidad.

image

Efectivamente, no podrán ver el trofeo que disputaron, porque lo ganamos nosotros en propiedad en 2010. Si quieren verlo, tendrán que viajar a Sevilla, pagar el tour del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, y contemplarlo en su vitrina.

Esto es Sevilla, y aquí hay que mamar.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

16 marzo 2017

ALERTA ROJA SEVILLA FC: AGITANDO AL CHINO

Por José Manuel Ariza, en twitter @Algarivo

Vienen sonando tambores de guerra en el Sevilla FC, mucho más allá de la tirantez que mantienen el presidente Castro con la familia Del Nido. Una minucia comparada con ese “chino” que se otea en el horizonte, trayendo bajo el brazo un maletín reventando de dinero. Hoy nos hemos desayunado esto.

Lo que en otros clubes esto sería una auténtica bendición, clubes que han vivido siempre del mecenazgo, porque como aficionados nunca fueron capaces de gestionar su propia institución, para el Sevilla supone ir contra un modus operandi propio que dura ya 127 años. El Sevilla FC nunca tuvo dueños, nunca al menos antes de 1992, y ningún dueño claro en época de SADs, tan solo algunos accionistas cuentan con paquetes más importantes entre los que necesitan asociarse para gobernar, pues el sevillismo siempre fue de facto dueño y señor de su propio club.

Históricamente observamos cómo la Asamblea, previo a lo que hoy es la Junta General de Accionistas, fue siempre el verdadero foro donde se tomaban las decisiones más importantes, con la única condición de que lo más importante era el Sevilla FC, y eran sevillistas quiénes las tomaban, mediante socios compromisarios.

Hoy los paquetes mayoritarios son los que ejecutan estas decisiones, la cuestión será si en el futuro las decisiones se toman en pos de la institución, (hasta ahora parece que sí) o si esto cambiará, dependiendo del número de fajos de billetes que traigan los inversores chinos, o árabes, bajo el brazo.

image

Aunque hay “buenas experiencias” en clubes –el entrecomillado no es gratuito- especialmente de otros países europeos, de dueños absolutistas que hacen y deshacen en función del rendimiento económico, (o del nivel de lavadero de dinero que sea necesario) y cuya experiencia en cuanto a resultados de los equipos es buena.

Sin embargo en España, probablemente porque la legislación es más lasa y permisiva, las experiencias son catastróficas, ejemplos como los del Racing de Santander, Alavés, Valencia CF, y melones por calar como el caso del RCD Español, que de momento presenta encefalograma plano, nos dibujan un modelo, el del socio capitalista, muy negativo y desastroso para los clubes de fútbol, ya que las decisiones no se toman en pos del conjunto deportivo, sino de los dividendos que la sociedad pueda arrojar, que nada tienen que ver con los resultados en el terreno de juego.

En el caso del Sevilla FC esta cuestión sería aún más sangrante, pues tras haber demostrado que es posible tener un modelo de gestión que hace posible tener unas cuentas solventes, unas estructuras muy saneadas, y unos resultados deportivos envidiables, vender los paquetes mayoritarios “al chino” supondría el riesgo de llevar al traste todo el recorrido de éxito que nos ha llevado a estar en el top ten en el ranking de clubes europeos, y en consecuencia del mundo, pues el modelo de gestión cambiaría radicalmente con resultados insondables e imprevisibles.

Este es el escenario que acecha ahora mismo al Sevilla FC. Ni rivales, ni federaciones, ni personajes oscuros, ni otras cuestiones internas.El sevillismo debería ser consciente de esto y oponerse con toda la fuerza que históricamente ha demostrado, invocando al espíritu de 1995 que derrotó aquello que desde la política y lo financiero quisieron imponernos por la fuerza, todo ello abanderado por las asociaciones de accionistas minoritarios. Objetivo de cualquier sevillista es defender al Sevilla FC, para eso hacemos nuestro a este Club, y este es el hecho diferenciador de otras tantas aficiones.

Es fundamental que se introduzca en los estatutos sociales del Sevilla FC, un artículo que posibilite la compra y venta de acciones conforme a ley, pero estas solo podrán ser compradas por sevillistas, que demuestren que lo son, llevando más de 20 años como abonados o accionistas.

Este debe ser el objetivo a conseguir el sevillismo de su Club. Así lo han hecho otros clubes en Inglaterra, por ejemplo, y si los mayoritarios se niegan a introducir esta cláusula, es signo más que evidente de sus intenciones con respecto a sus paquetes de acciones, que podrían vender al mejor postor.

Cualquier acción puede ser vital, y se hace imprescindible sindicarla con aquellos que pueden dirigirse al Consejo de Administración y pedir cuentas con respecto a esto, y todas las posibilidades pasan por la unión de las asociaciones de accionistas minoritarios, unión a la que están condenadas, y las peñas a través de su Federación, hasta conseguir que estén representados en dicho Consejo, bien presencialmente, o bien de facto.

Y el sevillismo activo tiene la obligación de sensibilizar sobre estas cuestiones, bien a través de Redes sociales, y estar alertas ante cualquier movimiento que se otee en el horizonte, cada sevillista es esencial. No sé si nos damos cuenta, si gol norte tiene problemas con la actual dirección, ni imaginar lo que tendrían con unos dueños que no serían ni sevillistas, ni les duele el Club.

Son muchos los ejemplos históricos en los que el sevillismo ha demostrado su idiosincrasia con respecto a la defensa del Club, este es un reto más, y el gen ganador sevillista debe prevalecer.

No a la venta del Club a grupos inversores, y a gente fuera del sevillismo.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

13 marzo 2017

EL PESO DE LA HISTORIA

Por Carlos Romero

image

Ante todo, agradecer a mis amigos @GuardianesSFC la oportunidad de escribir en la que fue mi casa durante muchos años, y la que, por cuestiones obvias, debí abandonar para dejarla en mejores manos.

Mi reflexión de hoy se encamina en las razones de la necesidad de que los clubes, especialmente los que son más importantes y tienen más pasado, tienen la obligación de cuidar su historia, su patrimonio, y lo que puede llegar a ser más sagrado para un club: su gloria.

No perdamos de vista la afirmación de que lo que es más importante para un club es que la pelotita entre. Los esfuerzos deben centrarse en esta cuestión con todos los sentidos puestos en ello. A priori, debemos pensar que, en ese caso, lo más importante de un club son sus jugadores.

Pero claro, sin un buen entrenador, y unos preparadores físicos, los jugadores no rendirían, y correrían por el campo como pollos sin cabeza.

Igualmente, si un club no tiene una buena dirección deportiva, y esta no acierta con los jugadores, los mismos dejan de tener la importancia necesaria para la consecución de los objetivos de la empresa. Y ahora que lo pienso, si la dirección deportiva no tiene un buen sustento económico para poder traer los mejores jugadores y entrenadores posibles, tampoco se puede conseguir un objetivo que sea  adecuado para la institución. Por lo tanto, la importancia se va diluyendo como un azucarillo, no solo los jugadores son lo más importante, sino el director deportivo, y que exista un departamento económico que sea capaz de tener unas cuentas saneadas.

Si al mismo tiempo no tenemos un departamento de marketing que sea capaz de vender todo aquello que el club genera per se, monetizando y publicitando, el engranaje no termina de funcionar económicamente, del mismo modo que debe existir la necesidad de un departamento de comunicación que transmita las noticias propias a un público que está ávido de las mismas.

También necesitaremos un buen presidente y un Consejo de Administración que sean capaces de tomar las decisiones más acertadas, porque si no aciertan en tener unas estructuras que sean capaces de que la maquinaria funcione como debe, el resultado puede ser catastrófico.

Entonces, ¿lo más importante es lo deportivo, el sustento económico, una buena dirección, un buen marketing, o la comunicación?

Jardineros que dejen el césped como una alfombra, actos protocolarios para recibir a los clubes rivales, utileros que tengan a punto el material de los jugadores, responsables de cantera que saquen jugadores propios magníficos, dietistas, fisios, viajes, una afición que anima al equipo… A estas alturas del artículo, coincidiremos que un club en realidad es un todo indisoluble, una maquinaria que debe engrasar todas sus piezas para que funcione como una sola. Si una de las piezas no funciona, es susceptible de hacer que, como en las construcciones de fichas de dominó, vayan cayendo por la inercia una tras otra, hasta acabar derribando todo el artilugio.

Sin embargo, los clubes en España, no se dieron cuenta de que se necesitaban un entrenador como tal hasta bien avanzados los años 20, antes simplemente era necesario un alineador, que decidía qué jugadores compondrían el equipo, que muchas veces coincidía con algún jugador experimentado, nada de tácticas y chuminás para la época. Por supuesto el tema físico debía ser algo innato, los jugadores fumaban y comían lo que les daba en gana, y la influencia en el juego de estas cuestiones era entendido como algo secundario.

Igualmente no era necesario un director deportivo, figura que se pone en marcha muy avanzado el siglo XX. El presidente decidía que jugadores debían componer el elenco, entendiese o no de fútbol, apoyándose quizás en personas con cierta experiencia, fichar jugadores simplemente era una cuestión de gestión de la directiva. Y no hablemos de responsables de marketing, una “tontería” hasta que comienza a dar sus primeros pasos allá por los años 90, una cuestión muy novedosa que no todos los dirigentes de clubes estaban dispuestos a poner en marcha, básicamente porque no lo comprendían, hasta que se vieron obligados. Hoy el marketing es imprescindible para un club.

Impensable del mismo modo poner en marcha medios de comunicación propios, cuestión que aparece a mediados de la primera década del milenio, un simple director de prensa que ordenase a los periodistas era más que suficiente, y no desde demasiados años atrás.

En nuestras visitas a clubes importantes del elenco nacional e internacional, observamos cómo los departamentos de historia tienen un papel crucial. Es curioso porque esto es una correlación causa efecto, es decir, los grandes clubes tienen departamento de Historia, y lo tienen precisamente porque son grandes. Mientras más grande es el club, más desarrollado tiene este tipo de departamentos, porque saben perfectamente qué función deben cumplir y los réditos que obtienen son altos, no necesariamente económicos.

Cuando les preguntamos por qué razón tienen un departamento histórico, se sorprenden por la cuestión en sí, no conciben el club sin este apartado, y la respuesta es simple: son los que salvaguardan lo más preciado que tiene el aficionado, ya sea material o inmaterial. Material, porque se encarga de mimar todo aquello que el club ganó durante sus años de vida, y por otro lado atesoran todo aquello por lo que el aficionado se siente orgulloso de pertenecer a la entidad. Todo el club es Historia, todos somos Historia, absolutamente todo, incluido lo que pasó ayer mismo.

Afortunadamente, en el Sevilla FC los últimos presidentes se dieron cuenta de esta necesidad, de la acogida positiva que tiene el sevillismo con respecto a estos temas, y de la imagen que proporciona. Sin embargo, al igual que otros departamentos tuvieron que abrirse camino a lo largo de los años en los clubes y se hicieron imprescindibles, los de Historia están en esa fase evolutiva en la que deben acometer una implantación definitiva, con la argumentación necesaria, para que sean comprendidos en su totalidad y en toda su dimensión, y que se valore su importancia, que las aficiones les dan sin duda alguna, y normalizarse en las estructuras.

El Sevilla FC cuenta con aproximadamente 5000 trofeos, más de 100.000 documentos, algunos de gran valor y antigüedad. Atesora más de 250.000 fotografías antiguas. Su Área de Historia investiga el pasado sevillista, la difunde porque otros se encargaron de contarnos nuestra propia historia, y era necesario que fuésemos nosotros mismos los que la comprobásemos. Acumula información del Club en forma de biblioteca, hemeroteca, publicaciones propias, medios digitales y de información. Cataloga, data, mide, pesa y cuenta el pasado de cada uno de los objetos históricos. Igualmente ha proyectado un museo que debe terminar por implantarse en necesidad.

Todo debe ser gestionado para que las generaciones presentes y futuras sean conscientes de la gloria del Sevilla FC, y argumenta el orgullo y el significado de ser sevillista. 

Tenemos todos los clubes aún una gran tarea por delante.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

03 marzo 2017

¿ES EL NÁSTIC EL DECANO DEL FÚTBOL ESPAÑOL?

Síguenos en Twitter @GuardianesSFC
A vueltas con las cuestiones fundacionales, y con el objeto de profundizar, y aportar algunos elementos que nos ayuden a dilucidar en la investigación histórica futbolística en España.

Hace unos días, pudimos observar cómo la Liga de Fútbol Profesional, (sí, de fútbol y no de atletismo) felicitaba al Nastic de Tarragona por sus 131 años de existencia.


Sabiendo a día de hoy que hay otros clubes más antiguos, como podemos comprobar, el argumento generalizado en contra se basa en que el Nastic no nació como club de fútbol, y no puso en marcha su sección balompedista hasta 1914, y estos son los motivos por los cuales no puede ser el decano del fútbol español.

Es prueba incontestable de los historiadores recreativistas para asentarse en el decanato, un galardón que en realidad no consiguieron hasta la década de los años 30, pues antes lo lucía el Athletic Club de Bilbao. No se lanzaron a por ese decanato hasta una vez fallecido MacKay, mítico directivo en 1889, y presidente a partir de 1903, el único, o de los muy pocos que sabían si esto era cierto o no. De hecho a Mackay nunca se le oyó decir que el Real Club Recreativo de Huelva debiese llevar ese “título” de antigüedad.

Pero hagamos caso a los historiadores recreativistas momentáneamente, y partamos de la base de que para que a un club le cuente su antigüedad, este debe haber sido creado para la práctica futbolística, y tener al menos una sección de fútbol en activo en consecuencia.

Sabemos que el Sevilla Fútbol Club, como su propio nombre indica, fue una sociedad creada para ejercer la actividad futbolística, lo que no quita a sus integrantes el placer de practicar otros deportes, incluso dentro de la misma sociedad. Pero su actividad principal fue siempre el fútbol, observándolo especialmente y dejándolo claro en su nomenclatura, por lo tanto no era un club gimnástico, o un club Atlético, (Athletic) o un club de carreras, (Racing), o un club deportivo (Sporting) en general. Así lo podemos comprobar en su acta fundacional, que apostilla claramente que se dedicarán a practicar el “Fútbol Asociación”, el que se distingue del “Fútbol rugbi”.


Se decidió que deberíamos jugar conforme a las reglas de la Asociación .

Dundee Courier and Argus

Por ello, estamos en condiciones de afirmar que es el primer club en España, dedicado netamente a la práctica del fútbol en activo, pues el desaparecido Catalá FC lo fue en octubre de 1889, aún en el supuesto de que el Sevilla FC no tuviese conexión con el actual club sevillista, cosa que ha sido demostrada por las autoridades académicas competentes. Los británicos, que saben de estas cosas, pues las inventaron, no tienen la menor duda en afirmar lo que es de cajón, pero que aquí le damos algunas vueltas, y miramos hacia otro lado, para no herir susceptibilidades, como podemos comprobar, aquí, cuya traducción básicamente es esta:

“El Sevilla es el club de fútbol más antiguo de España, originario de 1890, sin embargo existe un feroz debate entre sus aficionados y los seguidores del rival Recreativo de Huelva en cuanto a quién debe mantener ese título.
El Recreativo fue fundado un año antes, en 1889, por dos mineros escoceses, pero jugó su primer partido de fútbol en España contra el Sevilla al año siguiente.
El Sevilla se impuso porque su club fue puramente dedicado al fútbol cuando fue fundado, con el Recreativo sólo tomando el deporte en la invitación de Sevilla”.

En la versión española, la que aceptamos, el Recre ostenta el decanato, pero es necesario insistir en que no fue el primer club de fútbol nacido en España, podríamos decir que sería el decano porque su sociedad se fundó en 1889, (semanas antes que el club sevillista) y porque el Sevilla Fútbol Club le invitó a jugar por primera vez, pero no porque fuese el primero. El decanato radica precisamente en ese hecho como vamos a demostrar.

Ya explicamos en otras ocasiones qué era un ‘club de recreo’ a finales del siglo XIX, cuestión que pueden ver aquí. En los estatutos fundacionales del Club de Recreo de Huelva, podemos observar lo siguiente:

El Huelva Recreation Club, armonizando la higiene con agradables recreos para el espíritu, se propone hacer excursiones a los pueblos de la provincia, fomentar el sport, dar veladas, musicales, bailes, etc.”

Diario la Provincia, diciembre de 1889

Como podemos comprobar, no es un club deportivo tal y como se entiende incluso en la época, aunque tienen intención  de fomentar el sport genéricamente entre otras actividades. Y como demostramos anteriormente, los británicos lo tienen clarísimo cuando les preguntas, que un club de recreo no era un club de fútbol. Aunque podrían practicar algún deporte, especialmente Cricket y Lawn Tennis, (tenían recintos dedicados a estos deportes pero no al balompié) podemos apostillar que no se dedicaban a jugar al fútbol, porque las crónicas de la época nos lo dicen claramente.

Es de justicia reconocer que el Club de Huelva nunca había jugado junto antes, y que habían tenido un viaje en tren de cuatro horas por la mañana, por lo que jugó con una gran desventaja.


Dundee Courier and Argus, 1890.

Por lo tanto, queda meridianamente claro que no se dedicaban a jugar al football, pero al aparecer la reseña de “fomentar el sport” en su acta fundacional, y al haberse fundado semanas antes, se le concede el decanato por jugar ese partido a invitación del Sevilla FC.

A lo anterior unimos la intención de esta pequeña colonia británica onubense, de que no tuviesen ni tan siquiera la intención, previamente, de fomentar el deporte, tal y como aparece en las crónicas de las reuniones previas para fundar el club.


Efectivamente, si en la reunión fundacional deciden ser un club de recreo, es porque tienen la intención futura de ampliar las actividades enmarcadas hasta entonces en la proyección de la ocupación para hacer pura y simplemente “turismo”, lo que nos indica que no practicaban fútbol, si acaso, tal y como sabemos, que solo existía un campo de cricket, especialidad de su primer presidente, Charles Adams.

Habiendo dejado claro que el club de recreo no era un club de fútbol, volvemos a centrarnos en el Nastic de Tarragona, que tampoco nació como un club de fútbol, pero como hemos comprobado, y visto lo visto, ello no sería óbice para no ostentar el decanato. Pero el escollo reside en que el Nastic, club nacido en 1886, no puso en marcha su sección de fútbol hasta 1914.

Por lo tanto, debemos entender que este es un requisito que cumple escrupulosamente el Real Club Recreativo de Huelva para ostentar el decanato del fútbol español ¿O quizá no? Comprobémoslo.
A la más que probable desaparición a principios de los 30 del club onubense, nos detendríamos en otra etapa muy oscura que abarca el periodo 1925-1927, que sus historiadores han bautizado como “periodo de reflexión”, convirtiéndose en el único club futbolístico en el mundo que detiene su actividad para “reflexionar”, permítannos la guasa, algún día podrían contarnos las conclusiones a las que llegaron, porque no las sabemos. 

En ese periodo bianual, la mayoría de las crónicas coinciden en que el Club Recreativo se disuelve, y esto sería apostillado por uno de sus historiadores, hablamos concretamente de José González Pérez, persona que vivió en sus carnes ese periodo, y que contaría en el libro “Historia del Fútbol en Huelva y su Provincia” lo siguiente.



LA DECADENCIA
“A partir del siguiente año 1919-20 se inicia la decadencia del Recreativo.
El servicio militar reclamó para sí elementos de valía como Fuentes, Chazarry, González y otros, y más tarde, la Patria dolorida les necesitó en Marruecos para vengar la horrible catástrofe de Annual.
La afición decayó con la ausencia de jugadores, y he aquí, que el Club que vio brillar más veces los colores de su emblema la heráldica flor de Campeón, arrastró hasta 1925 una vida lánguida, vegetando y queriendo sacar de sus propias reservas pujanza suficiente para sobreponerse a la adversidad.
Peor no fue posible. El profesionalismo lo invadía todo y hasta Huelva, hasta los pobres y obscuros y modestos jugadores que quedaron en Huelva, se extendieron los tentáculos del fantasma. El Club, el Real Club Recreativo no podía de ninguna manera aceptar la innovación. Antes morir que postularse.
 
E hizo desaparecer la sección de fútbol.

Más de un año estuvo la Sociedad sin equipo, el campo de juego, el pabellón, la casa del guarda, las tapias medio derruidas, parecían gemir bajo el peso de su desgracia, ¡En Flandes se había puesto el sol!
Gente extraña hizo de aquello su morada; y aprovecharon la insensibilidad de las piedras, de la madera, de los árboles, para campar allá por sus respetos, como por terreno conquistado ¡Terreno conquistado por la ausencia de enemigos, porque el campo del recreativo, viejo solar de tres generaciones de futbolistas, será el Club mientras lo permita la Compañía de Ríotinto y mientras aliente en un pecho ardoroso el amor incondicional que la ancestral Sociedad merece!
 
Como podemos comprobar de un testigo directo, que además de historiador del club onubense es una fuente primaria, la más valorada probablemente en la historiografía, el Real Club Recreativo de Huelva es el decano del fútbol español sin cumplir con la regla que se le exige al Nastic de Tarragona, es decir, haber tenido continuadamente desde su fundación una sección de fútbol.

Por lo tanto, si tenemos un decano que no cumple con las reglas básicas para serlo, y frente a él tenemos un club que tampoco, pero que es más antiguo, ¿cuál de los dos debería ser el decano del fútbol español en igualdad de condiciones “reglamentarias”?

Invitamos al Nastic de Tarragona a que investigue con profundidad estas cuestiones, les prestamos  nuestras ayuda si es necesario, en pro, pura, y simplemente para sacar a relucir los hechos históricos más aproximados a la realidad.







compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

23 febrero 2017

UN EQUIPO A LA ALTURA DE LA AFICIÓN

A colación del próximo “derbi”, de un tiempo a esta parte, éste es el mantra de los neo-ideólogos heliopolitanos, hecho doctrina en los programas electorales de sus candidatos al Consejo, y cacareado hasta el límite por sus desasosegados voceros de pluma y micrófono.

El Betis siempre ha tenido una afición fiel, la mejor de España, del mundo, del universo, la galaxia y de los siete nuevos exoplanetas que, aunque anunciados antes de ayer por la NASA en primicia, ya verán cómo sale, si aún no lo ha hecho, algún graciosillo diciendo que allí ya había criaturitas.

Pero a los que sabemos de Historia del fútbol en Sevilla, no nos van a engañar nunca. La propaganda, esa arma de guerra cuando se necesita para distracción y confusión los enemigos, es algo en lo que siempre fueron especialistas, y en estos momentos de grandes distancias entre clubes, que siempre existió, pero que hoy se agranda de forma mucho más profunda, se hallan con la imperiosa necesidad de igualar hitos, aunque se trate de cuestiones verdaderamente simples y nada comparables.

Frente al Sevilla FC de los títulos, el de las grandes gestas europeas y el de la solvencia económica, el bético apela al género bíblico del pueblo israelita del Éxodo, errante, anhelando nuevamente un semidiós para que, recurriendo al milagro, haga posible una institución y un equipo afín a su numerosa y fiel afición que, por si no lo saben, se lo merece todo simplemente por ese hecho.

Una afición fiel pese a las debacles permanentes, como si se tratasen de plagas egipcias, una masa social de hierro, que permanece ahí, impasible como una roca, frente a la sevillista, que abandona a su equipo a su suerte a la mínima de cambio, siendo ellos, y no los vecinos, merecedores por derecho propio, por su fidelidad, a gestas mayores que las propias del club blanquirrojo.

Esto es en síntesis lo que dibujan, repitiéndolo permanentemente, especialmente desde un 10 de mayo de 2006 (antes la propaganda iba por otros derroteros) y aunque efectivamente observamos cómo movilizan su afición alrededor de esta tesis, creyéndola a pies juntillas y difundiéndola. 

¿Es real e históricamente una afición dotada de esa fidelidad? ¿No será que el palmarés deportivo del Betis siempre ha estado a la altura de su afición? Benito Villamarín, el presidente más venerado por el beticismo, opinaba de forma muy distinta.

DIARIO MARCA, 1 DE JULIO DE 1964

Don Benito no se casaba con nadie, y conocía a la perfección a la afición bética, a la que llegó a tildar de “béticos de taberna”, lugar en el que habitualmente “arreglaban el Betis”, pero al que no arrimaban los cuartos cuando el equipo realmente lo necesitaba. Incluso en momentos en el que no les iba tan mal, el gallego asistió al hecho del abandono del club por parte de sus socios, que en masa se daban de baja. Y no fue la primera vez que ocurrió, esto es algo que podemos comprobar aquí en los años 30, pero que también ha sucedido en casi todas las décadas.

El mecenazgo como forma presidencial ha sido algo recurrente a lo largo de la historia del equipo de la Palmera, siempre a la espera del mesías salvador que les sacase las castañas del fuego. Ostentar un presidente adinerado, que ponga la pasta, que compre los mejores jugadores, junto a Villamarín, nos vienen a la mente personajes como Sánchez-Mejías, al que fueron a buscar expresamente para que se hiciese cargo de la nave; o bien el último gran mecenas, como fue Manuel Ruiz de Lopera, al que también fueron a buscar por lo mismo, posiblemente los mejores periodos de la historia bética, que tenían bien calado al aficionado verdiblanco.

Pero no era una afición tan fiel cuando se trataba de ir al campo por lo que podemos comprobar, y menos en los momentos malos. Lo contaba el propio Alfonso Jaramillo, por cierto, falangista de la vieja guardia que da nombre a una plaza en Triana (tomen nota aquellos que defienden lo de la Memoria histórica) cuando decía que en los años de Tercera División, finales de los 40 y principios de los 50, el Betis no contaba con mas de 100 socios, y las gradas se teñían del caqui de los soldados de reemplazo destinados en Sevilla, a los que repartían entradas en los cuarteles, para que ocupasen su tiempo de ocio en la ciudad.

Cuando Villamarín decía que “nunca se rebasó el setenta por ciento del aforo”, en este caso hablamos de mediados de los años 60, y que "el Betis estaba desasistido por sus seguidores", no es algo que diga un palangana cualquiera que pasaba por allí. Tampoco era un “biriperiodista” con cuernos y tridente el que lo contaba, estamos ofreciendo el testimonio de primera mano del mejor y más valorado presidente bético de la historia, (hasta la llegada de don Manuel con el que cambiaron incluso el nombre del estadio) que si sabía de algo, era de la gestión de su propio club.

En esa temporada exitosa, 1963/64, el Betis quedó tercero en la clasificación, el otrora estadio municipal de Heliópolis que ocupaba el equipo verdiblanco, no contaba con más de 14.400 localidades, lo que quiere decir que, a duras penas, llegaba habitualmente a las 10.000 plazas ocupadas, teniendo en cuenta que el Sevilla FC ya tenía disponible en torno a 30.000 localidades, con el inconcluso estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

En la década de los 80 y principios de los 90, mientras el Betis llegó a tener un máximo de 21.000 socios en ese periodo, el Sevilla FC cuenta con un mínimo de 23.000, llegando a tener 35.000, en la temporada 91/92.

Teniendo en cuenta la triste realidad histórica bética en cuanto a palmarés se refiere (record de descensos, tercera división, etc.), y a la vista de que el mantra de sus aficionados no es tampoco lo que nos cuentan, parece que efectivamente, ambas patas del club, equipo y afición, siempre han ido de la mano y están a la misma altura.












compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM