rel='nofollow' target='_blank'/>

Últimos Artículos

26 mayo 2016

CAMPEONATOS DEVALUADOS

image

Pues sí, ya saben, cuando el rival no solo te gana en todos los terrenos, sino que arrasa hasta destrozarte, cualquier excusa es buena para minimizar los daños, máxime cuando estos son irreparables. A la consabida suerte mantenida durante más de una década, se le unen el superávit europeo de rivales cojos y mancos a los que se enfrenta el Sevilla FC siempre; o a los grandes equipos venidos a menos, cuando no son los tejemanejes de la UEFA, donde el Sevilla FC mantiene comprados, no a uno, sino a todos los árbitros, incluido el multimillonario que nos arbitró en la última final de la UEL en Basilea.

Quizá la mejor excusa, o al menos la más divertida, se basa en que la segunda competición de clubes más importante del mundo, la UEL, es una competición devaluada, que ya no es lo mismo que antes, y que cualquiera la gana, menos ellos, que no pueden motu donmanué y sucedáneos, cuando todo el mundo sabe que por afición se merecen algo más, permítannos que esbocemos una amplia sonrisa con respecto a esto.

El amigo Pedro Rodríguez, @PEANROJI ha publicado en Twitter un documento que comprueba todos los datos de los rivales a los que el Sevilla FC se ha enfrentado en las competiciones europeas desde 2006, obviando enfrentamientos anteriores, así como la suma de su palmarés total, títulos nacionales+europeos/internacionales, para darnos cuenta del nivel real de esta competición.

Imagen5

En fin, no les basta que les demos un revolcón en todos los registros estadísticos, sino que sus argumentos caen como las hojas en otoño mecidas por el viento.

Y ahora en Champions nuevamente, pero tranquilos, el Sevilla FC no va a ganar títulos europeos todos los años, y es que todo el mundo sabe que esto de la UEFA no es una cosa importante, que los equipos que se clasifican para disputarla no están contentos, ni tan siquiera ellos mismos le dan importancia alguna cuando llegan.

image

image

image

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

24 mayo 2016

ENCUENTRE LAS DIFERENCIAS

Hay mucha mentira en estas cosas del fútbol sevillano, y créannos, de esto sabemos algo. Basta con que se investigue un poco, se aplique una pizca de método comparativo, y voila, aparece y se desvela la realidad como por arte de magia.

Las diferencias entre una afición y la otra de esta ciudad de Sevilla son abismales. Mientras que las audiencias se han disparado en las finales que ha disputado el Sevilla FC, (algunas fuentes hablan que la de la UEL rozó los 200 millones de telespectadores a pesar de ser televisado en cerrado en España, y 160 millones han visto la final de copa) otros se esfuerzan y empeñan patéticamente en superar en algunos miles de aficionados en la asistencia a su estadio.

Ya veremos qué ocurre cuando el Betis no tenga más remedio que poner sus abonos al mismo precio que pagan los sevillistas, y que no apliquen esa trampa tan recurrente de hace algunos años de poner abonos por fases, en el que pagan la mitad en la primera vuelta, y si quiere vuelva a abonarse en la segunda, eso sí, contamos solo los socios dados de alta en la primera, porque en la segunda, ni la mitad.

Benito Villamarín, quizá el presidente que desveló los defectos que ahora necesitan convertir en virtudes, los ponía en su sitio adecuadamente, sin ambages, y les calificaba como de ‘béticos de taberna’, cuando se les pedía un esfuerzo mínimo por su Betis, y estos miraban hacia otro lado para escurrir el bulto. Don Manuel fue más compasivo en la definición del bético estándar, y solo les llamó ‘criaturitas’. Era una cuestión de simple definición a aquellos que dejaron desamparado a su equipo en 1936, (antes de la guerra, quede claro) cuando nada más y nada menos que la mitad de los socios abandonaron el barco de un Betis campeón de Liga, pero en ruina y a la deriva, que la propia guerra, como si de una cortina de humo se tratase, se encargó de reflotar en pos de la fascista política de pan y circo.

Y hoy queremos detenernos en un detalle significativo, del que hemos podido darnos cuenta en estas finales que el Sevilla FC ha protagonizado con desigual suerte, y esta es la actitud ante la derrota.

Madrid, 22 de mayo de 2016, el Sevilla FC pierde su final frente al FC Barcelona, pero vende cara su piel, el Barsa suda sangre para poder ganar al equipo sevillista, y lo califica como una de las finales más costosas de su historia, frente a un Sevilla FC que acaba de ganar en Basilea el pentacampeonato de la UEL pocos días antes, no teniendo prácticamente tiempo de prepararla.

Como decimos, el Sevilla FC pierde, su afición acude en un número en torno a 15.000 seguidores, al menos 7.000 han acudido sin entrada, y están en los alrededores del estadio Vicente Calderón. El equipo, derrotado y cabizbajo, se acerca a la grada blanquirroja y ocurre esto.

A tenor por las imágenes, nadie acertaría cuál es el equipo campeón en esa lid copera nacional. En Basilea, la afición sevillista que acudió en número de poco menos de 7.000 aficionados, se comió literalmente a la afición del Liverpool con 28.000 asistentes. Solo se escuchó a la afición sevillista.

Sin embargo queremos comprobar cómo se comporta ante la derrota el club que presume de afición. Ya saben, esos aficionados que se crecen al grito del “manquepierda”, mil veces alanceado, pero que resurge como el ave fénix sacando fuerzas de flaqueza para batallar frente al enemigo sevillista.

 

Encuentre usted las diferencias. Al fin y al cabo ellos juegan habitualmente lo más parecido a una final, en esas cosas que llaman “derbi”, cuyo máximo rival es el Sevilla FC, que es al que deben batir para ganar ese trofeo imaginario. Al fin y al cabo, un club es de mentira, unos dibujitos animados, y el otro un club serio, que juega al fútbol y no a llenar su estadio. Siga encontrando las diferencias.

CjKUEyBWUAAlocB

Pie de foto @Nuestro_Zetis

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

21 mayo 2016

LA FE SEVILLISTA QUE MUEVE MONTAÑAS

Por Carlos Romero

penta

Nunca estuve en un estadio que temblase cuando la afición saltara al unísono. Esto fue lo que ocurrió en St. Jakob Park de Basilea cuando el sevillismo presente cantaba eso de “…somos ultras del Sevilla, contigo siempre estaremos…”, en la final de la UEFA Europa League frente al Liverpool del pasado 18 de mayo, toda una declaración de intenciones de los sevillistas que se concentraron allí.

La consigna era clara, conscientes de que habría prácticamente cuatro ingleses por cada sevillista. Es decir, algo menos de 7.000 seguidores blanquirrojos, frente a los 28.000 reds del Liverpool. Cantaremos más, lucharemos más, había que dar el do de pecho para hacer sentir a nuestros jugadores que estaban en casa, y que su motivación fuese lo suficientemente importante como para conseguir ganar nuevamente nuestro trofeo, que se enamoró de nosotros por primera vez allá por 2006.

Y el resultado pueden comprobarlo viendo el vídeo del partido, la épica de 7.000 sevillistas que callaron a los 28.000 ingleses que estaban allí presentes contemplando el espectáculo. Su entrenador, Klopp, no daba crédito a lo que estaba escuchando, y recriminaba a la grada de los reds que estuviesen callados. Tan solo con la consecución del gol del Liverpool, reaccionaron con algunos tímidos cantos.

Al grito del tifo “The champ is here!!!”, (el campeón está aquí) con el abuelo viajero por Europa, marcamos el primer gol posible desde la grada.

Unai Emery es consciente del poder de la grada sevillista, y la arenga en el descanso del partido fue que los jugadores debían jugar y sentirse como en casa para ganar, los aficionados debían conseguirlo. En ningún momento hubo el mínimo atisbo de desfallecimiento, ni tan siquiera cuando fuimos perdiendo, la afición sevillista debía hacer su trabajo, algunos conocidos acabaron con la garganta rota, cantar hasta no poder más.

La comunión de todos los componentes que conforman un club, equipo, dirección y aficionados, son la Santa Trinidad del Sevilla FC, y hacen bueno el lema de que juntos somos invencibles. Juntos no nos pueden ganar salvo excepciones muy contadas, donde los contrarios, además de una mayor calidad, deben contar con una mentalidad de acero.

Esto es lo que debemos conseguir en la próxima final, (sí, otra más para incredulidad de algunos en esta ciudad) una vez que las fuerzas en las gradas se acercan a una paridad razonable, reeditar el partido que ganamos al FC Barcelona en casa de esta temporada.

Es posible, lo hicimos, podemos volver a hacerlo, si de algo puede presumir el sevillismo es de la fe en su equipo, creemos que se puede ganar a un partido a este coloso con un presupuesto que supera los 600 millones de Euros, y si no es posible que mueran en el campo para ganarnos y que suden sangre. Nosotros lo celebraremos igualmente el próximo lunes, en el que la ciudad seguirá siendo rojiblanca, como siempre.

Pero ojo, ante tanta politización del FC Barcelona, no podemos caer en la trampa de que nos politicen igualmente, presentándonos como a un Real Madrid de la vida, conservador de los valores patrios.

Nuestra única patria debe ser el Sevilla FC, nuestra bandera será ondeada por la Giralda como mástil, nuestro escudo es el de morfología suiza, nuestro colores el blanco y el rojo, y nuestra nación se llama Ramón Sánchez-Pizjuán.

Juntos los conseguiremos, cantaremos más, lucharemos más, unidos volveremos a ganar. Es la fe sevillista que mueve montañas.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

16 mayo 2016

ASES DE COPAS–CREÍA QUE ME IBA A MORIR SIN VERLO

Hasta 58 años llevaba el Sevilla sin alcanzar la gloria. Generaciones y generaciones sucumbieron ante la desilusión tras intentar una y otra vez conseguir un trofeo de prestigio que les colocase a la altura de los grandes. Y de la mano de Monchi, Del Nido, José Castro, Juande Ramos, Unai Emery... y una amplísima lista, lo han conseguido. "Yo creía que me iba a morir sin verlo", comentaba en la grada de Eindhoven un señor mayor a Guillermo Sánchez, periodista de Canal Sur tras derrotar al Middlesbrough por 4-0. Precisamente Guillermo, y su equipo de trabajo del citado medio han elaborado un precioso documental sobre esta época gloriosa en Europa del Sevilla.

El Desmarque

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

07 mayo 2016

UNA VEZ MÁS, SEVILLA FC

image

Analizando la actual situación con algo de frialdad tras la semifinal ante el Shakhtar, decir que nos falta perspectiva histórica para darnos cuenta de la gesta de este Sevilla FC. Nos conocemos al dedillo a aquellos equipos sevillistas y sus delanteras que hicieron historia. Lllámense la ‘Línea del miedo’, con Escobar, Spencer, Kinké, León y Brand, delantera temible de los años 20; los ‘Stukas’, López, Pepillo, Campanal, Raimundo, Torróntegui y Berrocal, que nos llevaron a la gloria ganando la Liga en 1946 o la Copa de 1948, incluso la ‘Delantera de cristal’ allá por principios de los años 60, con los Aguero, Dieguez, Antoniet Pereda, y Szalay.

Así, ahora, los historiadores sevillistas andan locos a la hora de poder bautizar a un Sevilla FC regular y constante en el tiempo, con los éxitos nacionales y europeos, en las que varias generaciones de futbolistas han participado activamente ¿La ‘Generación del Centenario’ con aquellos éxitos de 2006, 2007? ¿Cómo llamamos a esta sucesión de hornadas de jugadores, que nos han llevado a la gloría nuevamente y desde entonces, para recordarlos en el tiempo?

En los últimos tres años el equipo ha sido prácticamente desmantelado, y como si de un ave fénix se tratase, renacido de sus cenizas para volver a retomar la gloria allá donde la dejara el anterior. Una sucesión de jugadores en fila que interiorizan y absorben el gen ganador del Sevilla FC, marcado a hierro y fuego, producto de un estilo propio.

Es de reseñar el papel del entrenador, Unai Emery, que vuelve a transportarnos a la puerta de la gloria, dejándonos clasificados para Europa nuevamente en Liga, con opciones de jugar Champions vía UEL; finalistas del Campeonato de España, y nuevamente con opciones de volver a ser campeones europeos, a pesar de que no es santo de la devoción para algunos gurús de las redes sociales.

Los jugadores más denostados y criticados igualmente han sido clave. Podríamos poner el ejemplo de Llorente, que ha gustado poco o nada en la parroquia sevillista por sus actuaciones en el terreno de juego, pero que sin él, con aquel gol a la Juve, el Sevilla no se habría clasificado, como tercero de grupo en la Champions League, para poder llegar a esta final europea. Probablemente no necesite hacer nada más lo que resta de temporada, aunque sería deseable si fuese necesario acudir a él.

Pero, visto lo visto, llega el momento en el que el Sevilla FC se consolida definitivamente como uno de los grandes equipos europeos, y probablemente de carácter mundial. Los más de 200 millones de espectadores televisivos que aglutina el equipo sevillista en las últimas finales, son una muestra clara de las expectativas que levanta, y del conocimiento que en el mundo del fútbol genera el Club, algo que sobrepasa la simplicidad y el localismo de llevar unos miles de aficionados más o menos al estadio, a pesar de los tiras y aflojas de las grandes empresas televisivas, a la hora de dar el partido, y en la disputa por intentar que solo se dé en cerrado.

Los resultados se materializan, cuando son cientos de millones de telespectadores los que estarán pendientes de una final del tetracampeón europeo, frente al ganador de unas cuantas copas de Europa y tres entorchados de UEFA. Un duelo que comenzará en la grada, con himnos legendarios, cuyo estadio de Basilea será testigo privilegiado.

El curso pasado fue el equipo que más dinero ganó en la historia de la segunda competición europea, acercándose a los 20 millones de euros. Este año, con su paso por la fase de grupos de la Champions, es posible que dicha cantidad se incremente, dependiendo si acaba ganando finalmente la copa. Los números están por ver, pero todo indica que los beneficios de jugar en Europa son importantes, y aportan mucho a dicho modelo de éxito. Por si fuese poco, el Sevilla FC lleva casi doce temporadas consecutivas clasificándose en las competiciones del viejo continente, lo que hace que su progresión sea continuada en el tiempo, y se curta en batallas insoñables hasta hace una década.

Es como la película ‘Atrapados en el tiempo’, un día de la marmota que el sevillismo desea que continúe repitiéndose durante toda la eternidad, aunque para otros sea la peor pesadilla de sus vidas.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

02 mayo 2016

COPA DE ANDALUCIA 1962

image

          De pie; Olivero, Campanal, Valero, Idígoras, Manolito Pérez, Moya, Maguregui. Agachados; Santín y Bomba II.

La temporada 1961/62 en el Campeonato Nacional de Liga de Primera División terminó el 1 de abril de 1962, un mes antes de lo acostumbrado por la presencia de la Selección Española en el mundial que se celebraría dos meses después en Chile. El Sevilla terminó sexto y al quedar subcampeón de Copa se clasificó para la Recopa de Europa. El Betis por su parte terminó la Liga en noveno lugar.

Los dos equipos sevillanos se enfrentaron además en la Copa del Generalisimo en octavos de final los días 5 y 8 de abril con clasificación sevillista con manita incluida en Nervión. El Sevilla pasó a cuartos midiéndose al Tenerife los días 15 y 22 de abril, deshaciéndose del equipo isleño y presentándose en la semifinal a finales de junio frente al Valencia a quien derrotaría consiguiendo llegar a su quinta final en el Campeonato de España.

image

En el mes de marzo y para paliar la ausencia de fútbol por la celebración del Mundial la Federación Andaluza de Fútbol decide organizar un torneo que denominó Copa de Andalucía, que no debemos confundir con el Campeonato de Andalucía que enmarcado dentro de los llamados Campeonatos Regionales dilucidaba al representante (o representantes a partir de 1926) de cada región en el Campeonato Nacional (Copa del rey).

image

En un principio los equipos participantes serían; Córdoba, Granada, Málaga, Sevilla, Jaén, Cádiz, San Fernando y Recreativo de Huelva. El Betis se desmarca desde el inicio por una supuesta gira fuera de nuestras fronteras con la consiguiente imposibilidad de presentarse con su primer equipo a este torneo.

También el Málaga se retira antes del comienzo de la competición y en principio sería sustituido por el Atlético de Ceuta. “Alega el club de La Rosaleda, que por hallarse ligado a los compromisos de la Copa del Generalísimo y la promoción de ascenso a primera no podrá participar en el nuevo torneo” (ABC Sevilla 07.04.1962).

Tras la retirada del equipo malagueño el Granada hace lo propio, causando también baja, siendo ya innecesaria la presencia del equipo ceutí para cuadrar el calendario.

image

La excusa alegada por el Betis –gira europea- para no participar en la Copa de Andalucía seguía estando todavía en el aire tres semanas después. No tenían nada en firme sobre esa peregrina gira internacional. Pasados los días se verificó que sólo jugaron algunos partidos amistosos en Córdoba, Zafra, La Puebla del Rio o en Sevilla, como los que disputan frente al Ferrol o a un Recreativo de Huelva entrenado por Paco Antúnez y con Manolo Cardo en sus filas, y no es hasta el 3 de junio cuando juegan un amistoso en Portugal frente al Sporting Olhaenense, equipo de la pequeña localidad de Olhao, situada en el Algarve a pocos kilómetros de Ayamonte. Toda una gira europea.

image

El Sevilla F.C por su parte se presta sin condiciones a los “propósitos federativos de organizar un torneo regional con carácter oficial” a pesar de que para ello tuvo que cancelar “una excursión en Italia de cinco partidos a muy buen precio contratada” (Revista Serva/1962). La colaboración con la Federación Andaluza de Fútbol, una vez más, del equipo más laureado de la región se hizo palpable a pesar de que tras este torneo andaluz aun debía jugar las semifinales del Campeonato de España arriesgando a sus jugadores a posibles bajas por lesiones ya que la inclusión de los titulares era premisa expresa en el reglamento del torneo..

A falta de una jornada el Sevilla se proclamó virtual campeón del trofeo.

image

En el último partido frente al Recreativo el Sevilla y tras derrotar ampliamente al equipo onubense recibió los galardones del campeón.

image

Un premio económico para el triunfador y un bonito trofeo para las vitrinas, donde sigue, para orgullo de todo el sevillismo.

copa

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

28 abril 2016

VUELVEN LOS PARTIDOS IMPORTANTES

maxresdefault

Pasado el trámite del partido doméstico, el Sevilla FC vuelve a la competición frente a equipos con importancia en el panorama internacional.

Llega a semifinales de la UEL frente a un club ucraniano, el Shakhtar Donetsk. que está a estas alturas en la competición por derecho propio. Un equipo fuerte, recio, y lo más importante para ellos, sin la carga de partidos del Sevilla FC, pues acaba de salir del parón invernal. El Shakhtar, un equipo que está casi todos los años en Champions, ha sido igualmente campeón europeo en 2009, sabe competir en estas lides. Potente económicamente, pesca habitualmente en el mercado brasileño, fichando jugadores de gran calidad.

Se trata de un equipo ligeramente irregular y que hace goles con facilidad, aunque también los encaja cuando se va del partido. Sin desmerecer al delantero Oleksandr Gladky, y al brasileño Marlos, uno de sus jugadores con más proyección es Viktor Kovalenko, una perla de tan solo 20 años procedente de su cantera. A buen seguro que su técnico, el veterano Mircea Lucescu tendrá preparado un buen plan para frenar a los sevillistas.

El Sevilla FC, que como siempre piensa vender cara su piel, llega a la competición europea con la tercera semifinal consecutiva, nadie consiguió ese logro, con opciones para llegar a una nueva final. Un hito más para el equipo grande sevillano, que sigue batiendo récords. El club blanquirrojo vuelve a pasear una vez más el pabellón de la ciudad, no solo por Europa, sino por el mundo.

Según algunas publicaciones, los de Emery son ligeramente superiores a los de Lucescu, eso sí, no hay que perder de vista que el Sevilla es el único equipo de Europa que no ha logrado ganar ningún partido fuera de casa en las grandes ligas, algo que también fue un lastre en la Champions League, donde no consiguió puntuar fuera del Sánchez-Pizjuán, y que ha maquillado un poco en la Europa League con su empate a cero en Basilea y su victoria por 1-2 en Bilbao.

Aún así, es una temporada para enmarcar hasta el momento, en semifinales de Europa y en la final del Campeonato de España.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

26 abril 2016

LA OBSTINACIÓN DE CLÍO

image                                                            Clío, musa de la Historia

Hay una expresión, conocida por todos, que no es difícil escuchar o leer, a modo de latiguillo dialéctico, en las más variopintas situaciones: la Historia se repite.

La frase, afortunada desde su mismo origen, tiene más de científica de lo que pueda pensarse, teniendo en cuenta que se le atribuye al gran filósofo alemán Hegel.

Otro alemán (antes prusiano), Carlos Marx, elevó la frase de nivel años más tarde, añadiendo que esos hechos históricos que se reiteran, primero se presentan como tragedia y después como comedia.

La idea sugerida por Marx ya estaba presente en algunos escritos suyos anteriores en los que la historia se concibe como un proceso que, para consolidarse en la memoria de los hombres, debe tener una “replicación farsesca”, esto es, la doble humillación como mecanismo de aprendizaje.

Parece que Marx estaba escribiendo sobre fútbol sevillano.

En 1914 (vid. al margen la saga “Una regia sorpresa”), el cacique Rodríguez de la Borbolla, en plena efervescencia especulativa a la vista de los desembolsos públicos y privados previstos para la Exposición del 29, decidió aterrizar de sopetón en el mundo del fútbol para quedarse con él (futuro stadium y competiciones conmemorativas), aliándose con los balompédicos de Herbert Jones, pero encontrándose con la oposición frontal de Paco Alba y un insumiso Sevilla FC, tal y como consta en las actas oficiales de la entidad, la cual estuvo a punto de hacer desaparecer por no avenirse a sus propósitos.

De aquella agresión surgió un Sevilla poderoso, creador de la escuela sevillista, eterno campeón de Andalucía (18 campeonatos frente a 1 de Español de Cádiz, Recreativo de Huelva y Betis), cuya venganza en forma de títulos, gloria y fama deportiva cayó sobre sus rivales con todo el peso de su grandeza.

A finales de los años veinte y principios de los treinta del siglo pasado, ocupó la presidencia del Betis Balompié su primer mecenas económico, un tipo al que nunca le había interesado el fútbol y que se aburrió pronto, pero cuya soberbia y despecho fue hábilmente utilizada por singulares medradores verdiblancos (Cuéllar, Alfonseca) para arrimarlo a su causa. Se trataba de Ignacio Sánchez Mejías. A golpe de talonario, el torero firmó a importantes figuras que llevaron al Betis a subcampeonar en la Copa de 1931 y a ganar la Liga de 1935, viniéndose arriba como hacen casi siempre, creyéndose superiores, ignorando la historia pasada y despreciando el potencial de su rival.

La reacción sevillista, ya la conocen, Campeón de Copa profesional y amateur en el mismo 1935, campeón de Copa en 1939, subcampeón de Liga en 1940, 1943, 1951 y 1956, subcampeón de Copa en 1955, Campeón de Liga en 1946 y otra vez de Copa en 1948, clasificación para la 3ª edición de la Copa de Europa (1957) y construcción del gran estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Todo ello mientras en verdiblanco se recorría la mítica travesía de casi dos décadas por la segunda y la tercera división del fútbol español.

Ochenta años después, otro advenedizo del mundo del fútbol, más que mecenas, mesías, Manuel Ruiz de Lopera, Don Manué, con cuyo poder económico -eso que el mundo bético antes y después se jactaba de despreciar porque ellos son un sentimiento, pero que entonces estaba muy bien, al punto de que se hacían chistes simpatiquísimos como el de los loperonis (moneda que sustituiría a la peseta y el euro en el futuro) para refregárselos en la cara a un sevillismo en horas bajas-, quiso también hacer que desapareciera el Sevilla FC, pretendió que la LFP lo llevase a Segunda División B (recuerden la escena de la votación sobre la liga de 22 en agosto del 95) y compraba partidos para que los sevillistas no ascendieran.

image

Como en el 31, los de Heliópolis subcampeonaron en la Copa de 1997 y como en el 35, ganaron un título, la Copa de 2005. Y al igual que en ocasiones precedentes, se vinieron arriba, se cachondearon, sin el más mínimo respeto ni sentido de la historia, del Sevilla FC, se olvidaron de todo el pasado, lo anularon sin más. La Copa del Rey, gracias a sus dos títulos bajo ese nombre (que no competición), era el trofeo más importante del universo, y las celebraciones se destinaban a pitorrearse del vecino, en lugar de disfrutar de su victoria. Er gó de Dani ar Chersi era lo más de lo más.

El colmo de la ordinariez y el mal gusto, el estilo procedente de profesionales y directivos, jaleado por unanimidad en la grada y en la calle, se resume en esta profunda y clarividente reflexión de uno de sus grandes ídolos.

image

La venganza sevillista, el karma, fiel a su leyenda, no se hizo esperar: Campeón de la UEFA UEL 2006, 2007, 2014 y 2015, y semifinalista, de momento, para 2016, Campeón de la Supercopa de Europa en 2006 y subcampeón en 2007, 2014 y 2015, Campeón de la Copa del Rey (que desde entonces dejó de ser el trofeo más importante del mundo mundial) en 2007 y 2010, y de momento, finalista de la edición de 2016, Supercampeón de España en 2007 y finalista de esta competición en 2010, mejor equipo del mundo en 2006 y 2007, múltiples presencias en semifinales, Champions League, etc. y reconocimientos de toda índole. Hablando en el campo de juego, no en los periódicos, la radio, la barra de un bar o las redes sociales. Escribiendo la historia con hechos, no con fantasías.

Siguiendo a Hegel, parece que los paralelismos de la Historia se mantienen, que Clío sigue siendo mujer caprichosa, y uno de los ámbitos donde las ideas y las conductas más se repiten es el de las excusas, justificaciones e inventos para paliar el insoportable dolor de la insultante superioridad sevillista que, no es de ahora, no, sino de siempre.

¿Repasamos algunos?

-“Lo importante en un club de fútbol no son los títulos ni los resultados de las competiciones deportivas sino la afición”.

Este argumento, lo mismo vale para los partidos contra el Utrera y el Iliturgi de tercera división con 30 béticos en las listas que para presumir de un número infinitesimal de socios que lo único que tienen de tales, al menos muchos de ellos, es el continente (la palabra usada para definirlos) y no el contenido (precio y derechos que atribuye a su titular).

El Sevilla convocó en 1995 la mayor manifestación no política de la historia de la ciudad en menos de 24 horas, en pleno mes de agosto, con la ciudad vacía por las vacaciones, sin redes sociales ni apoyo político. Pero antes de 2006 no había sevillistas.

image

En 2007 se produjo el mayor desplazamiento de aficionados de fútbol de España (y posiblemente de toda Europa) con casi 90.000 sevillistas en Madrid, muchísimos de ellos sin entradas, con ocasión de la final de la Copa que se le ganaría al Getafe. Pero eso no cuenta.

image

Como tampoco cuentan los sevillistas que históricamente se hincharon a poner dinero en el club sin esperar a recuperarlo, ángeles de la guardia para situaciones de crisis, la construcción de sus estadios o incluso para fichar a futbolistas y otras muchas ocasiones.

No. Lo que vale es una conversación de miarmas verdes hasta arriba de gintonics arreglando el mundo a golpe de frases vacuas –“¡ole qué arte!”- sobre lo grande que es la afición bética o citando la poesía valdanista de Alberto García Reyes o cualquier otro chupatintas similar, que creen gozar del monopolio de los sentimientos y la bonhomía universal con la doble moral de localizar con microscopio la paja del ojo ajeno sin querer ver la viga en el propio. Pintureros de las letras que venden la moto de que las cosas se arreglan y el mundo se mueve a impulsos de pregón sensiblero en lugar de arrimando el hombro con inteligencia y sacrificio. Pura estafa.

-“Los títulos sevillistas son de competiciones menores, no tienen importancia, no demuestran mérito alguno y se deben a sus poderes mafiosos ante la RFEF, LFP, UEFA y FIFA, de lo contrario, no habrían ganado nada”.

Como se ve, el mismo argumento que el antiguo (y demostradamente destrozado ardid) relativo a un Sevilla de los 40 y 50 que, supuestamente, lo ganaba todo por ser un equipo franquista.

No cuenta que Sanjurjo, Queipo de Llano, Coca de la Piñera, Cuesta Monereo, Bohórquez Vecina, Del Castillo, Alarcón de la Lastra, Sanchez Laulhé, etc. fueran socios del Betis, amigos de Moscardó y de Franco, y estuvieran algunos de ellos en sus filas y puestos directivos hasta los años setenta.

El malo era Sánchez Pizjuán, pese a que altos jerarcas franquistas amenazaban con fusilarlo por sus ideas anti-régimen.

-“El Betis no levanta cabeza por una (supuesta) mano negra sevillista”, que por ejemplo, hace que no puedan ganar derbis por designar a árbitros como Velasco Carballo, que los odia profundamente en la intimidad, pese a ser los más simpáticos y buena gente que se pueda ser sin excepción, y además lo saben de buena tinta. No es por su impericia.

Es más, al otrora venerado Don Manué andan buscándole algún antecedente genético sevillista que explicaría sus desmanes, aunque su gestión, hasta el 10 de mayo de 2006, era una muestra en bronce macizo (literal) de beticismo de ley.

image

Del “Don Manué en estado puro”, y el “hola hola Don Manué” pasamos sin el más mínimo sonrojo a la confabulación judeomasónicasevillistantibética que hace que el club bético no esté “a la altura de la afición”, frase fetiche posmoderna donde las haya.

-“Antes del 2006 el Sevilla no era nadie, y el Betis era superior”. Paradójicamente lo defienden los mismos que afirman que los resultados deportivos no son relevantes, sino una pretendida superioridad inmensurable de su afición y su sentimiento.

Antes de la guerra civil, el Betis era fenomenal, y el Sevilla un mojón. Se ve que las 18 Copas de Andalucía las ganó un fantasma, y que las Copas de España de 1935 nos las dio Franco en lugar de Niceto Alcalá Zamora. Ah no, que se llamaban Copa Presidente de la República, me cachis.

image

Distancias abismales en temporadas en 1ª, puntos obtenidos, goles, partidos, títulos, internacionales, cantera, patrimonio, dignidad … Eso tampoco cuenta.

Y así podríamos seguir ad infinitum.

Imaginamos que a estas alturas nuestro lector inteligente habrá pillado ya la moraleja. Al igual que ahora, por corresponder a nuestro tiempo, sabemos que todos los pretextos y excusas que arguyen para no asumir la cruda realidad son falsos y que ya no pueden engañarnos, esos mismos pretextos, casi calcados, creados por ellos históricamente para situaciones análogas y con el mismo fin, evidentemente, y por las mismas razones que los de ahora, también eran falsos e inventados.

La Historia les retrata sin remedio y hay que compadecerlos. Clío es despiadada.

Históricamente, por identidad de razón, el periodo 2006-2016 (de momento) que venimos viviendo es perfectamente comparable a aquel otro de los años 40 y 50, con el Sevilla en lo alto del fútbol español y el Real Betis en segunda y tercera división, aunque tremendamente más duro, difícil y amargo. Muchos béticos de aquel tiempo asumieron dignamente su abismal inferioridad, sin dormirse en los laureles del victimismo, y debemos alabarlos porque con ello permitieron que su club sobreviviera y que su regreso a Primera división, con victoria incluida en un Sánchez Pizjuán de estreno, fuese el mayor hito de toda su trayectoria. Sin embargo, los béticos de hoy, al menos su inmensa mayoría, empezando por sus directivos y su nuevo presidente, por ahora, están muy lejos de aquella dignidad, y de momento, sólo se caracterizan por una bilis irreprimible.

La Historia se repite, y en este caso, casi literalmente.

Eso sí, ya no es una tragedia, como nos decía Marx, sino una comedia.

A divertirse.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

25 abril 2016

BIENVENIDOS A SEVILLA: 8–0

No son pocas las voces que claman, que eso del derbi, es una reminiscencia de los tiempos mediocres, en los que el Sevilla FC se imbuyó, cuando fue atraído hacia objetivos localistas y provincianos.

image

Foto José Bocanegra

Las diferencias son abismales, teniendo en cuenta que un derbi es un encuentro en la máxima rivalidad, en pro de la consecución de la supremacía. Pero para ello debe haber, al menos, cierta igualdad en los contendientes, y no hablamos de esas cosas no computables en ningún sitio, cómo quiénes hacen mejor recaudación de abonos, de quién canta y anima mejor, o de sentimientos inescrutables, sino de palmarés, títulos en definitiva, y criterios estadísticos razonables.

El Real Betis Balompìé está en las antípodas de algo que pueda parecerse mínimamente a lo que hoy en día supone el Sevilla FC en el planet football: un supercampeón y tetracampeón europeo, con reconocida fama internacional, que llega a las finales con una facilidad pasmosa en los últimos años, que ganará o no, pero que ahí está.

El partido doméstico está concebido para hacer posible callar al vecino, al jefe, o al camarero criaturita, que sueña de lejos con poder igualarse a aquel bajo el que habita, le martiriza, y mora a su sombra. Está diseñado para callar las bocas que aquellos que chillan estridentemente, esos a los que se les debe dar un baño de realidad, poniéndoles en su sitio, bajándoles al fango nuevamente, y meterles en su cueva, hasta la próxima vez en la que volverán a aspirar a lo mismo.

No es un derbi, es el correctivo necesario a aplicar de forma regular y cotidiana en el tiempo, ante la palabrería de los bocachanclas que minusvaloran la evidencia, pegándoles bofetadas ante lo sustantivo y lo que es ineludible. Un equipo ascensor, (aquí lideran las estadísticas de entre todos los equipos que han pasado por Primera División), que llega a la élite, precisamente para recibir un baño ante su eterno rival.

Solo hay unos interesados en que esto sea un “derbi” en el amplio sentido de la palabra, por puras razones económicas, y esta es la prensa, que intenta igualar lo que es inigualable, como no es igualable un Valencia-Levante, o no lo es un Real Madrid-Rayo Vallecano, y ni se les ocurriría llamarlo derbi. Ni de lejos. Ríos de tinta vertidos para vender periódicos y medir con el mismo rasero a dos clubes que nada tienen que ver entre sí.

Tiempo habrá para que sus historiadores justifiquen la “maldad sevillista” para con su equipo, buscando subterfugios, victimismos, y razones ocultas por la que el  Betis pierde sistemáticamente los partidos domésticos, atribuyéndolo al poder institucional blanquirrojo, a los señoritos, o quizás a un general que pasaba por la ciudad, nunca reconocerán su inferioridad manifiesta, en el pecado llevan la penitencia.

El partido se desarrolló por los cauces normales como siempre que vienen a Sevilla desde su ciudad imaginaria; un Sevilla FC a medio gas, un equipo bético temeroso de que los blanquirrojos no les goleasen. Dos golazos en el segundo tiempo, y para casa calentitos. Ahora a seguir hablando de suerte, de flor en el culo, de rivales con lesionados, de árbitros, y de tejemanejes en la federación a favor de los sevillistas. Cosas de equipo menores.

marcador

Algunos habían asistido al partido que encumbraría la temporada, el broche de oro; otros, los más, salíamos del campo hablando del día que te toca sacar la entrada de la final del Campeonato de España; de dónde vas a ver el partido del jueves, o de dónde nos tomamos la cerveza. Antes de llegar a las escaleras ya se había olvidado el partido del domingo. Mientras, el entrenador visitante, en su mundo paralelo, nos deleitaba la rueda de prensa diciendo que ese partido era una final para el Sevilla; el entrenador local, con los pies en el suelo, dosificaba esfuerzos y jugadores, para semifinales y finales próximas, de las de verdad.

.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

21 abril 2016

BAREMO PARA ESTABLECER EL RANKING DE CLUBES UEFA

El Ranking UEFA para las competiciones de clubes es el que utiliza la confederación europea de fútbol para jerarquizar a federaciones y clubes, sirviendo de base para distribuir participantes y prelación en los sorteos.

La UEFA establece los reglamentos de las competiciones considerando una serie de temporadas. Ahora nos encontramos en el ciclo 2015/2108. El Reglamento de la UEFA para las competiciones de la temporada 2015/2016, en su Anexo D, regula como se obtienen los puntos para elaborar el Ranking que sirva de base para establecer el orden de prelación de federaciones y equipos.

Interpretando esas reglas, hemos elaborado esta información.

Regulations  UEL 15 16

La puntuación de los clubes para establecer su propio coeficiente proviene de dos fuentes:

- Los obtenidos por el propio club.

- Los que le aporta su federación.

Los puntos que obtiene cada equipo de forma particular, a su vez, son los que participan en el coeficiente de su federación.

Estos puntos se obtienen por los resultados de los partidos y por bonus por alcanzar determinadas fases de la competición.

FASE PREVIA

Cada partido de las fases previas puntúa, ya sea de la UEFA Champions League o de la UEFA Europa League, de la siguiente forma:

- 1 (UN) punto por victoria, 0’5 (MEDIO) por empate y 0 (CERO) la derrota.

Esta puntuación, de manera excepcional, sólo se tiene en cuenta para el coeficiente de su federación, no se contabiliza en el coeficiente de cada club.

La fase previa está compuesta por distintas eliminatorias que son denominadas por la UEFA de la siguiente forma: Primera, Segunda y Tercera Ronda de clasificación (Qualifying round Q1, Q2 y Q3) y Eliminatoria (Play-off PO), siendo ésta última la que da el pase a la fase de grupos.

Los equipos tienen establecida una puntuación, que depende de la eliminatoria que alcancen, independientemente de los resultados obtenidos en los partidos.

En la Europa League obtendrán 0’25, 0’50, 1’00 o 1’50 según resulten eliminados en cada una de las cuatro eliminatorias previas.

En la Champions League obtendrán 0’50 y 1’00 si resultan eliminados en la Q1 o Q2 respectivamente. En las siguientes eliminatorias no pueden quedar eliminados, ya que si no la superan son derivados a la Europa League y allí obtendrán la puntuación correspondiente.

FASE DE GRUPOS Y ELMINATORIAS

Una vez comenzada la Fase de Grupos, y las eliminatorias posteriores, cada partido puntúa, ya sea de Champions League o de Europa League, de la siguiente forma:

- 2 (DOS) puntos por victoria, 1 (UNO) por empate y 0 (CERO) la derrota.

El resultado no tiene en cuenta el que se pudiera obtener en una tanda de penaltis.

Esta puntuación es computable para el coeficiente de cada equipo y para el coeficiente de su federación.

Para la Europa League está establecida una garantía de mínimos. Si algún equipo no consiguiera alcanzar 2 (DOS) puntos en la Fase de Grupos de la Europa League, ese mínimo lo tiene garantizado, sin que este incremento sea contabilizado para el coeficiente de federaciones, ni que esos puntos se acumulen a los que se obtengan por resultados, no es un bonus.

Insistimos en la aclaración de este apartado ya que es el que más dudas plantea. No se trata de los hipotéticos puntos en las previas, esos no puntúan para el club, sino para su federación. Los puntos a los que hace referencia esta garantía de mínimos son los que se disputen durante la fase de grupos. Si un equipo pierde los seis partidos disputados no sumará puntos para su federación, pero será compensado con dos puntos para su coeficiente particular.

BONIFICACIONES

UEFA Champions League

Clasificarse para la Fase de Grupos supone una bonificación de 4 (CUATRO) puntos, al tratarse de bonus sí son válidos para los coeficientes de las federaciones.

Clasificarse para octavos trae consigo una bonificación de 5 (CINCO) puntos: 4 (CUATRO) por pasar la fase de grupos (en compensación por la eliminatoria de dieciseisavos de la Liga Europea) y 1 (UNO) por pasar a octavos.

UEFA Champions League y UEFA Europa League

A partir de este momento de la competición los bonus por alcanzar las eliminatorias son iguales para ambas competiciones:

- Cuartos de final: 1 (UN) punto

- Semifinales: 1 (UN) punto

- Final: 1 (UN) punto

De esta forma, los puntos que un equipo puede conseguir, a título individual, serán los siguientes en cada competición (entre paréntesis el número de partidos por fase):

Puntos Ranking EL

Puntos Ranking CLCOEFICIENTE DE LAS FEDERACIONES

El coeficiente de la temporada de una federación se calcula sumando los puntos obtenidos por todos sus clubes en una temporada en los partidos y bonus (excepto puntos por eliminación en las previas y el mínimo garantizado en la fase de grupos de la Europa League) y luego dividiendo el total por el número de clubes de esa federación que participaron en las dos competiciones de clubes de la UEFA. En el caso de que un club se niegue a participar o sea excluido (y no sea sustituido por otro club de la misma federación), el número de clubes a tener en cuenta será el del total al que tenía derecho la federación, incluyendo el excluido.

El resultado se obtendrá con tres cifras decimales, sin redondeo.

De esta forma se configura el coeficiente de la temporada de cada federación.

Este coeficiente influye en la puntuación individual de cada equipo, ya que a su coeficiente particular hay que añadirle el 20 % del de su federación.

En resumen,

Coeficientes temporada:

Federación = (Puntos totales clubes + Bonus clubes) / Nº equipos

Club = Puntos + Bonus + (Coeficiente temporada federación x 20%)

El Ranking UEFA para las competiciones de clubes se establece teniendo en cuenta los coeficientes acumulados de las últimas cinco temporadas.

Si algún equipo no hubiera participado en competiciones europeas en alguna de las últimas cinco temporadas, solo tendrá en su acumulado el coeficiente que obtuviera su federación esa o esas temporadas.

En caso de empate se atenderá en primer lugar a la última temporada, y siguientes si persiste el empate. Si no se resolviera se dirimiría por sorteo.

Para la temporada 2016/2017 se considerará el ranking que resulte al final de la presente temporada 2015/2016. La puntuación que se tendrá en cuenta será la acumulada en el periodo 2011/2016.

IMPORTANCIA DEL RANKING

El Ranking UEFA para las competiciones de clubes determina cuántos clubes representarán a cada federación cada temporada. A modo de ejemplo, las tres federaciones situadas en los primeros puestos del ranking colocan a tres clubes en la fase de grupos de la Champions League y un cuarto en la eliminatoria final; sin embargo, el campeón de liga de la decimosexta federación tiene que jugar tres previas para alcanzar la fase de grupos.

Una novedad para este ciclo ha sido a la hora del sorteo de la Champions League, ya que el bombo de los cabezas de serie no se determina directamente por el orden de los clubes en el ranking, sino que se compone de los campeones de las ocho primeras federaciones clasificadas.

El Ranking UEFA para las competiciones de clubes es utilizado por la UEFA para distribuir a los equipos en los bombos a la hora de los sorteos de las rondas preliminares y las fases de grupos de sus competiciones; siendo, además, este ranking el último criterio para resolver un desempate en las fases de grupo.

Independientemente del “uso legal” que le dé la UEFA, estar en sus primeros puestos es un claro índice de prestigio para un club, ya que los puestos altos no dependen de haber realizado una buena temporada, sino que es el resultado de permanecer en la élite europea los últimos cinco años.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

19 abril 2016

SERIE GRANDES LLOROS: AHORA VELASCO CARBALLO

image

Efectivamente, que les metiésemos un total de 6 a 0 en la eliminatoria del Campeonato de España fue culpa de Velasco Carballo.

Vergüenza debería darles ante la que están liando.

Supeditar la catástrofe que supone para ellos que les hayamos ganado de forma humillante desde tiempos inmemoriales, a que la estadísticas con determinado árbitro les hayan sido más o menos favorables, sea verdad o no, es algo verdaderamente irrisorio. Como si con otros árbitros hubiesen tenido oportunidad de haber hecho otra cosa, ¿o fue Velasco Carballo quizás, el que dio el último pase a Kakuta para meter el 6 – 0 en la última eliminatoria?

El subconsciente vuelve a traicionarles, y ubican al Sevilla FC como un grande del fútbol español que maneja los entes federativos a su antojo, y el arbitral por ende. Sin embargo, otorgan toda credibilidad a la Federación cuando fantasean con que no nos reconocen 1890 como fecha de fundación.

Llega el derbi y sacan lo peor de sí mismos ante la que les puede caer encima, como casi siempre. Acomplejados, podrán llegar a ganarnos en algunas ocasiones, pasean su victimismo ancestral como parche previo de la que se avecina.

Sin embargo quizás Velasco Carballo no fue un árbitro tan malo para ellos como quieren pintarlo, en esta guerra preventiva que quieren llevar a cabo. Comprobamos en Redes Sociales algunos datos curiosos:

image

Es decir, Con Carballo, el Betis gana más que sin él. Empata más con él que sin él. Pierde menos con él que sin él. En casa sobre todo, y fuera en la media. Como igualmente nos recuerda nuestro amigo Ernesto.

Un dato más:

image

Y a nuestro compañero Fran no le van a engañar de ninguna de las maneras, sabiendo todos los datos al dedillo.

image

Sería un buen momento, visto lo visto, para repasar cómo los señores de verde utilizaron a los árbitros contra el Sevilla FC, en la serie que estamos escribiendo titulada “#Betisleaks”, que pueden ver a la derecha en este blog.

Mucho miedo, y muy poca vergüenza.

image

image

image

image

image

image

image

image

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

16 abril 2016

TENÍA QUE SER BEÑAT

Bien es cierto que el jugador del Athletic Club, Beñat, no está ya en el Betis, pero no es menos cierto que el beticismo tenía puestas sus esperanzas en él, como artífice de la eliminación del Sevilla FC de la UEFA Europe League. Sólo pensar en la posibilidad de que el Sevilla FC dispute dos finales en menos de una semana, los trastorna psicológicamente, y les deja en un estado de nerviosismo imposible de superar. No hablaremos de lo que puede suponer que las gane.

Para aguantar el chaparrón y autosugestionarse -como defensa de la realidad- se acude a la tan manida secuencia que a estas alturas no puede sorprendernos. Es impepinable: todos los rivales del Sevilla FC son malos. Si no son malos, los mejores jugadores contrarios se lesionan, no importa que el Sevilla tenga medio equipo en la  enfermería.

Si esto falla, argumentan que la directiva blanquirroja tiene amañado los sorteos de UEFA, manipulados por alguien que maneja los hilos desde la cárcel de Huelva, con poder sobre todos los equipos europeos participantes, o bien a través de los árbitros, a los que maniata Villar para que nos piten a favor.

Si todo lo anterior se frustra, hay que atribuir a la suerte que el Sevilla FC llegue a estos niveles de competición, a punto de disputar llegar a la final de una nueva competición del viejo continente por quinta vez en su historia.

Aún queda un comentario más que añadir a los anteriores, el cual reza que la UEL es una competición venida a menos, tanto que es equiparable a un torneo Carranza, aunque ellos no son capaces de pasar de unos octavos de final de dicha competición, lo que muestra a las claras el bajo concepto que tienen de sí mismos, y su baja autoestima.

El caso es que pase lo que pase, reconocer que el Sevilla FC es un grande de Europa, es algo que les cuesta digerir desde hace muchos años en los que sufren permanente arcadas, propias de lo que son, un equipo pequeño, acomplejado, con aires de grandeza y a la sombra del campeón, que encierra a los jugadores sevillistas tras las rejas de su vestuario, y les pone la música a la afición contraria a todo volumen, para que no puedan celebrar los éxitos de aplastar y humillar una vez más, desde siempre y de toda la vida, al equipo que nació para ser rival del eterno campeón andaluz de todos los tiempos.

Y tenía que ser Beñat. Sí.

Aquí añadimos a su argumentario la frase que se les olvida, intencionadamente o no, y esta es nada más y nada menos, que “el karma es sevillista”. Les hemos arrebatado de cuajo aquel título moral que consistía, ojo al dato, en ganar al Sevilla FC en su estadio, con gol precisamente de este jugador vasco del que hablamos, en la temporada 2011-2012.

¿Se imaginan por un momento que en la grada del Ramón Sánchez-Pizjuán se conmemorase con un tifo de grandes dimensiones, como si de un título se tratase, el gol de un jugador sevillista al Betis? Así ocurrió en el estadio bético.

image

Pero todo tiene su explicación, visto lo visto es lo natural. Sencillamente no tienen nada más que poder lucir, y cada cual pone sobre la mesa los títulos que tiene.

Beñat Etxebarría, fue preso del karma blanquirrojo justo en el momento en el que marcó aquel gol al Sevilla FC en el Ramón Sánchez-Pizjuán. La sentencia estaba echada, tarde o temprano pagaría su ofensa.

Partido de vuelta de cuartos de final de la Europa Liga, temporada 2015-2016, el Athletic Club empata la eliminatoria en claro progreso del equipo vizcaíno para conseguir pasar a semifinales, pero no lo consiguen frente a la defensa numantina del Sevilla FC y comienza el turno de penaltis tras la prórroga.

Llega el turno de Beñat, cuarto en la serie de penales, sin que ningún jugador, bilbaíno o sevillista, haya fallado previamente. El estruendo en todo el estadio es ensordecedor mientras se dirige al punto de penalti, pero especialmente en gol norte, donde enseñan los dientes. A Beñat le tiembla un ojo según se ve en las imágenes, y le fallan las piernas, el estadio se le cae encima.

image
Tira flojo a las manos del portero, David Soria, siendo el único jugador que falla de su equipo, que queda eliminado por su fallida acción. Las ilusiones béticas se desploman justo en ese momento maldiciendo su suerte. Otro año más, el eterno campeón de Andalucía se plantaba en unas semifinales europeas. Otra vez a armar la secuencia para minimizar la catástrofe del éxito sevillista. Así hasta la eternidad.

benat-triste--575x323

El Ramón Sánchez-Pizjuán dictó su sentencia a golpe de himno de El Arrebato. No se movió ni un alma hasta que el último jugador sevillista entró en el vestuario.

image

Después les tocó taparse los oídos como protección de los claxon sevillistas. Otra vez más.

 

.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM