rel='nofollow' target='_blank'/>

18 octubre 2008

* PELOTA-PIÉ

Es curioso ver, cuando uno bucea entre artículos que rozan y sobrepasan los cien años, el cambio de costumbres y la forma de vivir la vida tan distintas a nuestros días.

Hay cronicas y artículos que me gustaría poner por aquí, si no fuese porque no tienen nada que ver con el futbol sevillano, pero que harían las delicias de más de uno que yo me conozco, como por ejemplo el reportaje que se refiere y recomienda los baños de sol, especialmente cuando se tiene "un catarro intestinal".

Debo decirles que para mí supone una diversión extra ver este tipo de cosas, sobre todo cuando hay cosas verdaderamente sorprendentes. El día que acabemos con la palangana abriremos un blog sobre este tipo de crónicas.

El otro día me encontré un debate sobre la palabra "Balompié". Se trata de un pequeño artículo de opinión firmado por un tal "Horcius", (recuerden que antes casi todos los periodistas usaban pseudónimo), de la revista Madrid-Sport, de Enero de 1918, en el que hace sus disertaciones sobre este vocablo, que en aquella época suponía un debate, incluso 10 años después de su "invención" y puesta en uso por parte de Don Mariano de Cavia.

Pueden poner música si lo desean mientras leen el artículo:







.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   11 comentarios :

  1. Curioso como el debate seguía años después con el vocablo "balompié" y algunos lo tenían claro antes inventarse.

    Una palabra que nació antes de engendrarse, ¿fue Mariano de Cavia el que lo propuso? ¿o quizás fue un ángel?

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, balón es un aumentativo en desuso de bala, que proviene del frances balle, según el diccionario de la RAE balón significa pelota grande.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Buen blog el tuyo, pásate por el mío, seguro que te gustará.

    Saludos desde:

    http://cinemaworldycomics.blogspot.com/


    Anwar

    ResponderEliminar
  4. Hola D. Carlos he leído varias ocasiones como decías que cuando se hace mención a un articulo no se debe de ocultar partes de este que no interesan y compruebo que cuando escribes sobre el nacimiento de la palabra Balompié eres tu el que ocultas datos. Y te pongo un ejemplo:
    Expones un fracmento del articulo del Sr. Mariano de Cavia que dice lo siguiente:
    "un grupo de “jóvenes amables” que se disponen a organizar una nueva sociedad de foot-ball, desean darle un nombre español y no acertando con él, me hacen la merced de apelar a mis cortas luces, porque ellos tiene por intraducible el vocablo inglés como se denomina a este deporte".
    Ocultando la segunda parte del articulo donde dice:
    Me desplazo a ver como practican el citado deporte y pocos días después les contesto diciendo que una vez vista y analizada vuestra actividad lo que si está claro es que el deporte practicado por vosotros es cualquier cosa menos foot-ball, se me ocurre que podéis llamarlo Balompié para poder distinguirlo del noble deporte que practica el Sevilla FC.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Todo un placer don Jorge que se anime a escribir en la palangana. Sin duda, pese a la obviedad, el escrito que me dice no aparece en el Imparcial de 1 de Agosto de 1908, que le transcribo a continuación. Sabiendo que Don mariano tenía más razón que un santo, le ruego me envíe el diario donde lo vio escrito para ponerlo en la palangana referenciado.

    ----------

    “Varios jóvenes amables se proponen organizar una nueva sociedad de football; desean darle un nombre español y no acertando con él, me hacen la merced de apelar a mis cortas luces, porque ellos tiene por intraducible el vocablo inglés como se denomina a este deporte.

    ¡Intraducible!. Así como Napoleón, o quien fuese, dijo que la palabra no era francesa, yo me permito creer que la palabra es una de las más inútiles de nuestro vocabulario. Para un idioma tan copioso, variado, expresivo y flexible como el español, muy a duras penas se haya una voz o término extranjero que no tenga equivalencia exacta, o que en último caso, y sin caer en el vicio del barbarismo, no sea asimilable o adaptable con la debida holgura.

    Me desplazo a ver como practican el citado deporte y pocos días después les contesto diciendo que una vez vista y analizada vuestra actividad lo que si está claro es que el deporte practicado por vosotros es cualquier cosa menos foot-ball, se me ocurre que podéis llamarlo Balompié para poder distinguirlo del noble deporte que practica el Sevilla FC.

    El término football no solamente no es intraducible, sino que al traducirlo al pie de la letra -ya que el pie toma tanta parte en ese juego– nos encontramos con un vocablo español de la más clara significación y de la más castiza estructura.

    El vocablo inglés es doble: está compuesto "foot" (pie) y "ball"(balón). Pelota muy grande de viento, llama al balón, el diccionario de la Academia en la segunda acepción de la palabra.

    Disponiendo, pues, en nuestro idioma de las mismas dos voces que en inglés e igualmente precisas y breves, nada más lógico y hacedero que componer la palabra balonpié. Cambiando en “m” la “n” de balón, por la misma regla ortográfica que se sigue en ciempiés, sambenito, el apellido Sampedro.

    El "piebalón" sería una traducción harto servil de la palabra inglesa, bastante fea además, y por añadidura opuesta a la índole de nuestro idioma, que con toda gentileza se nos manifiesta en otras palabras casticísimas, hermanas mayores del neologismo que me atrevo a proponer, en la esperanza de que deje de serlo muy pronto para convertirse en voz tan corriente como estas de rancio y puro linaje:

    Buscapié;
    Hincapié;
    Rodapié;
    Tirapié;
    Traspié;
    Tontol'haba;
    Volapié.

    No se si me dejo en el tintero alguna otra por el estilo. Con las precitadas podría hombrearse muy dignamente el balompié, gracias a la aceptación y extensión que en España ha logrado este deporte británico, si mi proposición mereciese igual favor por parte de los jóvenes deportistas y de los cronistas deportivos.

    A los primeros en general y más especialmente a los segundos, brindo esta modesta "ideica" en bien de la pureza, y riqueza de esta habla española, por cuya conservación y acrecimiento todos debemos interesarnos de continuo, sin dejarnos vencer por la rutina y el culto inconsciente que se rinde al exotismo: culto asaz, bajuno y excesivamente cursi en muchas ocasiones.

    Cierto que al principio parecerá raro y chocante la palabra balompié, como acontece con toda novedad léxica; pero repítase varias veces el vocablo - balompié, balompié, balompié, balompié – y presto se acostumbrará el oído, merced a la significativa y castiza estructura de esas tres sílabas. ¿No es eso mejor que decir fútbol, como dicen los más, diciéndolo torpemente y sin saber lo que se dice?

    Y para no cansar más aquí pongo término a esta vaga y quizás vana leccioncilla de castellano visto ordeñar, saludando afectuosamente a los briosos jugadores del balompié, y despidiéndome del vocablo nuevo con las palabras de un padre que no se fía mucho de la fuerza de la razón:

    ¡Fortuna te de Dios, hijo!”.

    ResponderEliminar
  6. Hola, ¿que tal?. Me llamo Carlos y soy el propietario del blog http://solrac-blogofall.blogspot.com/ y estoy participando en el concurso de los Premios 20blogs para dar a conocer mi blog. Te invito a que lo visites y en caso de que te guste, a que lo votes. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  7. No me aclaro. Disculpen que hoy ande algo espeso.
    Tanto el comunicante Jorge como Carlos coinciden en que una parte del artículo de Mariano de Cavia dice;
    "... una vez vista y analizada vuestra actividad lo que si está claro es que el deporte practicado por vosotros es cualquier cosa menos foot-ball, se me ocurre que podéis llamarlo Balompié para poder distinguirlo del noble deporte que practica el Sevilla FC".
    Es decir, ¿el futuro España Balompie era tan malo que su actividad era cualquier cosa menos foot-ball? ¿ese deporte practicado por el equipo de los militares dejaba anto que desear que no tenía nada que ver con el noble deporte practicado por el Sevilla FC? ¿si el Sevilla FC practicaba un deporte con nobleza y el otro equipo no, que practicaba este otro equipo?
    Ruego me aclaren algo, por favor.

    ResponderEliminar
  8. Hombre Yovi, si lees bien te darás cuenta que aquí no hay más pitorreo porque no cabe :D

    La carta de Don Mariano es todo menos esa parte que nombra Don Jorge y otra pequeña que tendrás que descubrir.

    Don Jorge o es un sevillista cachondo, o es un troll como la copa de un pino, pero en ambos casos me parto de risa con lo que ha escrito.

    Salu2 yt perdona por el lío.

    ResponderEliminar
  9. Asi serian de ineptos, que les propuso cambiar la definicion y asi no tener que explicar a nadie porque jugaban tan mal al foot-ball.

    lo que ocurre, es que sigue habiendo gente tan inepta, que pretenderan que parezca un desprecio hacia el juego que practicaba el Sevilla en aquella epoca.

    un saludo y VIVA EL SEVILLA.

    ResponderEliminar
  10. D Carlos no es la primera vez que me animo a dejar algún comentario en su blog del cual soy un asiduo lector, antes ya le seguia en el desmarque.com.
    A su petición de que le envíe el diario donde he leído lo reseñado en anteriormente solo le diré:
    Tengo ante mí, amorosamente entre la hojas de un libro, como una flor disecada, un articulo de D. Mariano de Cavia. Es un sencillo recorte de periodico doblado. En la parte superior de la portada exhibe una rama en relieve. Abajo esta inscripción "no soy un troll".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Don Jorge, entonces por eliminación de posibilidades es usted la otra opción.

    Re-bienvenido a mi blog.;)

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM