rel='nofollow' target='_blank'/>

24 febrero 2009

Miércoles de Ceniza

Por Cornelio

Hoy es Miércoles de Ceniza. La Sevilla cofradiera arranca hoy en su cuenta atrás, y aunque la relación entre este blog y la Semana Santa no pasa de la coincidencia de la aparición de una palangana en el paso del Señor de la Sentencia, no es menos cierto que aquí no nos lavamos las manos ante ningún asunto.

palanganapilatos

¿Qué tenemos por hoy delante?

La Semana Santa, un republicano de izquierdas y un presidente del Sevilla. Tres historias: salvar las procesiones, el precio de los palcos y una “interpretación apasionada” de la Semana Santa.

Según la tradición y la historia, la izquierda republicana se dedicó a quemar iglesias y a saquear conventos. Esto es irrefutable, aunque sólo en parte. No todos los republicanos de izquierda eran así.

Bebiendo de las fuentes de Leandro Álvarez Rey, profesor de Historia Contemporánea de la Hispalense, en la revista “Más Pasión”. encontramos una sentencia aplastante:

“Sin Miguel García y Bravo Ferrer y sin Blasco Garzón, la Semana Santa habría desaparecido.”

Blasco_Garzón

La constitución republicana (promulgada el 9/12/1931) había resuelto consentir la libertad de culto pero prohibir toda celebración religiosa en la calle, lo que significaba ilegalizar las procesiones.

Fueron ellos quienes se plantaron corriendo en Madrid y lograron in-extremis modificar ese artículo. A cambio, ambos fueron condenados al ostracismo”.

Manuel Blasco Garzón, hermano de El Silencio, cuya túnica vestía todos los años,  (“El Socialista”, consideraba inapropiada esa actitud), harto del boicot de las derechas a la Semana Santa, amenazó con sanciones a los responsables, los periódicos conservadores se le echaron encima a mordiscos.

Álvarez Rey, rescata una cita del diario tradicionalista La Unión:

El señor Blasco Garzón ha salido otros años con la Cofradía del Silencio, antes de ser ministro, aunque era miembro de un partido republicano, izquierdista, enchufista y laico. Puede el señor Blasco cambiar de postura; puede, si le da la gana, cambiar lo religioso por lo antirreligioso. Ya es visto que puede. Acto es de su libre albedrío; pero no complique a las derechas si dan cuenta de su resolución (...)”.

Llegó 1936, para entonces Manuel Blasco Garzón estaba en el Gobierno y la izquierda presidía el Ayuntamiento de Sevilla. La situación de las cofradías y la Semana Santa era tensa, como tenso era el pulso izquierda-derecha.

La segunda historia nos la cuenta ahora Juan Ortiz Villalba (“Del golpe militar a la guerra civil. Sevilla 1936”).


Durante el primer bienio republicano, las derechas habían impedido los desfiles procesionales con el pretexto del ambiente anticlerical. La Semana Santa se recuperó en parte durante el bienio radical-cedista, pero fue en 1936 cuando todas las cofradías volvieron a salir a la calle. El alcalde Horacio Hermoso y los concejales republicanos pusieron un gran empeño en realzar la Semana Santa comprometiendo decididamente al Ayuntamiento en su organización y venciendo las reticencias de los concejales comunistas y socialistas.

Las derechas sevillanas buscaron entonces otras formas de deslucir la Semana Santa y hacer de ésta arma arrojadiza contra la República. Las familias aristocráticas y de la burguesía, que tradicionalmente alquilaban los palcos de la plaza de San Francisco, situados frente al Ayuntamiento, para contemplar los desfiles procesionales, los dejaron vacíos. Así privaban a las cofradías de los ingresos correspondientes. Además, las señoritas derechistas se negaron a lucir mantilla y peineta el Jueves Santo, haciéndolo en cambio otras, de los medios republicanos. Ante el boicot a los palcos de la plaza de San Francisco, el alcalde dispuso que los ocupasen los niños del asilo, haciéndose cargo del coste el Ayuntamiento de Sevilla y el ministro de Justicia Manuel Blasco Garzón, de su propio bolsillo.”

 

El profesor J. M. Macarro (“La Sevilla republicana”), además de coincidir con lo descrito por Ortiz, nos cuenta como Blasco denunció la maniobra que había intentado convertir las procesiones en arma política, utilizada por “ciertas clases privilegiadas, que a su vez alardean en no pocas ocasiones, de una devoción religiosa, hacendada y firme.”

BlascoAlcázar1936

Ese mismo año hizo de cicerone de importantes personalidades nacionales a las que acompañó por Sevilla, su Feria y a una corrida de toros en el palco de la Real Maestranza.

Unos años después, pagó sus ideales con el exilio, aunque no perdió la ilusión de volver a su tierra. Desde Buenos Aires, en 1941, nos transmitió sus “Evocaciones Andaluzas”, dedicado a todas las provincias de Andalucía, y a Sevilla en particular. El capítulo VII lo dedicó a la Semana Santa sevillana. A lo largo de siete páginas resume la historia y la liturgia de las cofradías con un realismo que en pocos sitios lo podemos encontrar hoy. Hemos entresacado tres párrafos de este Hermano de la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Así nos contaba, el propio Blasco Garzón, su interpretación apasionada de su Semana Santa:

Evocaciones

“ Y es que esta Semana Mayor, que llega a su realización, coincidiendo con la luna llena de la primavera; tiene en sus complejos severos y graciosos, en sus ritos solemnes y milagreros en sus devociones sentimentales y puras, en su aire de paganismo artístico y genial, en todo su conjunto, en una palabra, una modalidad tan propia, tan característica, tan original y al mismo tiempo tan preñada de contradicciones sutiles y de paradojas alucinantes, que sorprende primero, cautiva más tarde y encanta definitivamente a los que la observan y la contemplan, absortos ante un espectáculo de difícil superación en su genialidad constructiva.

(...)

Junto a la austeridad de !as imágenes, al lado de la gravedad de los encapuchados -no todos, porque en no pocas hermandades el hábito es deleite de la vista y primor de confección-; frente al doloroso pasaje de la vida cristiana, que se conmemora limpio de exégesis dogmáticas y perfilado en sus más claras líneas sentimentales, está invitando al placer y exaltando los encelados caminos de la carne, la atmósfera cuajada de penetrante olor de azahares, el aire tibio y deleitoso de esa incomparable primavera meridional, el agrio olor de la muchedumbre en movimiento, la presencia, en la calle, de las mujeres de la ciudad que enmarcadas en la mantilla airosa y ceñido el cuerpo vibratil por las sedas oscuras del traje largo, son como una alucinación indescifrable, que hace más firme y encendido el afán de vivir embriagadoramente...

(...)

No quiero terminar sin una afirmación. El sentido religioso de mi pueblo, “que pertenece a la corriente efectiva que dentro de la teología se caracteriza por el predominio de lo sentimental sobre lo intelectual, por tener siempre la imitación de Cristo y la Humanidad de Cristo, como vía para llegar a la Divinidad», está tan lejos de todo dominio de cierta clerecía, como la conducta de los seguidores del Nazareno, se encuentra distanciada de la prédica maravillosa del maestro. El alma del pueblo andaluz, busca camino de superación, en hondas concepciones espirituales. Hoy, ante el dolor, lacerante, único, que derrama sangre inocente en un alarde de crueldad antihumana, en el corazón del pueblo brotará seguramente una nueva saeta con los dos filos acerados; el del dramático llamado a los poderes que rigen el Universo para que descarguen su fuerte justicia sobre los despreciadores de la vida y el de la maldición, dura, cortante, en que se juntan el anatema y el dolor por el cometido.”

Probablemente, la Semana Santa de Sevilla, siga siendo así.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   9 comentarios :

  1. Permítame señor Cornelio que hoy el primer comentario lo haga yo. Acertadísmo el tema de hoy, (no podría ser de otra manera), donde conocemos más si cabe la figura de nuestro presidente sevillista hasta la médula.

    Hoy aprendemos un poco más.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Carlos, por la cita y la confianza.

    Muchas veces las cosas no son como siempre parece que han sido.

    Hoy La Palangana huele a incienso.

    ResponderEliminar
  3. Genial.
    Enhorabuena por el post, Cornelio.

    ResponderEliminar
  4. Siempre interesantes las historias que se cuentan en este blog sevillista. Pues a ver qué le parece que aparezca el logotipo del centenario en la canastilla de un paso de Cristo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues no estará de más que se vea el detalle:

    http://puerta15.blogspot.com/2009/02/el-detalle.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me he encontrado hoy con este rinconcito, el cual desconocía de su existencia.

    Sólo quiero felicitarte y enviarte un abrazo.

    Nacho Mateos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias amigo Carlos por estas interesantes
    Historias.Pero permitame pedirle, por favor, que
    un dia nos hable sobre esa radio, que todo el
    mundo escuchaba en Sevilla.No es otra que Radio
    MOSCU.
    Reciba mis mas sinceras felicitaciones.Angel

    ResponderEliminar
  8. Interesante post amigo Carlos.

    Sea bienvenido Nacho Mateos.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM