rel='nofollow' target='_blank'/>

17 marzo 2009

La Sociedad de Foot-Ball de Sevilla

Una vez se ha descubierto desde esta web la fecha exacta del nacimiento del Real Betis Balompié, siendo los primeros en desvelar la prueba contundente de su fundación el 10 de septiembre de 1908 y probando fehacientemente por qué esta fundación no pudo suceder en 1907, continuamos hablando de algunos aspectos de los inicios del fútbol sevillano.

Esta es una de esas entradas que cuesta trabajo escribir, más que nada porque no son necesarias y menos con la documentación a la vista que nuestro club presenta a la hora de fundamentar su antigüedad.

Pero bueno, nos encontramos con algunas crónicas interesantes que pueden despejar las dudas de aquellos que todavía las albergan, que no quieren dejar de tenerlas, incluso para aquellos que las infundan torpemente y de forma tendenciosa.

Uno de los argumentos más absurdos utilizados para intentar demostrar que el Sevilla FC no es el equipo más antiguo, es una especie de rocambolesca teoría basada en que el equipo sevillista desapareció inmediatamente tras fundarse en 1905, para volver a refundarse en 1908.

A nadie debe caberle la duda de que los componentes del Sevilla FC en el periodo 1906-1908 jugaban lo que jugaban unos amigos entre ellos para cultivar la filosofía como “sportmen” que eran, o para mantener la forma simplemente. Es muy posible que se viesen solo de vez en cuando para disputar algún encuentro, sin llamar la atención de la prensa por ello, pero no dejaron de ser la sociedad que perdura hasta nuestros días.

Estos investigadores no se dan cuenta que los inicios de un club pionero en una ciudad, donde jamás se vio este entonces incomprendido deporte deben ser así, son los que abrieron el camino a otros y debieron ser más perseguidos que admirados por lo que hacían. Claro es que tardaron mucho tiempo en constituir definitivamente la sociedad, con el objetivo de difundir el sport entre los jóvenes, esto no se hacía de la noche a la mañana y quien no lo comprenda así equivocado está. Esta es la interpretación adecuada.

Para demostrar lo contrario es necesario algo más que una nota periodística, donde la palabra “definitivamente” no es lo suficiente como para asegurar la disolución del equipo sevillista. “Definitivamente” con el diccionario en la mano significa “terminar de”, que decide, resuelve o concluye algo, les guste más o les guste menos. A partir de ahí pueden conjeturar lo que quieran y montar su fantasías más deseadas, pero no dejan de ser fantasías ante la evidencia.

Por tanto los que están interesados en demostrar que el Sevilla FC desapareció durante ese periodo, deben aportar pruebas suficientes para afirmar dicha e improbable disolución de la sociedad sevillista con algo más. He dicho bien: “disolución”.

"Los Estatutos del Sevilla FC de 1914 son los de 1905 reformados oficialmente. Son por tanto los mismos de su fundación".

El Sevilla FC modificó sus estatutos de 1905 en el año 1914, donde aparece claramente la fecha de fundación y ante quien la hicieron.

Hay mucha gente que puede pensar llevándose a engaño que los estatutos de 1914 son unos estatutos nuevos que se hicieron en ese año y nada más lejos de la realidad, porque ello supondría una nueva constitución de la sociedad y eso no se produjo. Los estatutos de 1914 son los mismos que los de 1905 reformados oficialmente para actualizarlos según lo que establecían las leyes de la época. En este caso el equipo sevillista debió presentar como mínimo un acta de una asamblea, donde sus socios tuvieron que votar por mayoría las modificaciones a realizar; ese acta existe en nuestros días, nosotros tenemos documentos y ellos solo conjeturan.

Por supuesto había artículos inamovibles, entre ellos su artículo primero que nos habla de la fecha de la fundación del club sevillista: 14 de Octubre de 1905 y su denominación que queda meridianamente clara, aunque todo es discutible para estos personajes, incluso el nombre, en un intento absurdo practicando la “política del calamar”, llenando de tinta a los demás para que no se descubran sus carencias. De hecho nos piden que presentemos la inscripción en la Guía de comercio en los años 1906 y 1907, cuando ellos no la tienen ni de 1907, 1908, 1909 y porque no miré más. El Betis Football – Club con quienes se fusionaron, no llegó ni tan siquiera a registrarse en el Libro de Sociedades ¿se fusionaron con “nadie”?

Y nos piden que se presenten documentos con la antigüedad de 1905, pero no se trata de demostrar la antigüedad de los papeles, sino de la Sociedad de Foot-Ball de Sevilla.

No obstante los documentos datados de 1905 existen y pueden consultarse en la Guía de Comercio y de la Industria de Sevilla y su Provincia:

sociedaddefb
Hablan estos historiadores de que en esta guía se denomina al club sevillista como “Sociedad de Foot-Ball” y por lo tanto, aunque los componentes sean los mismos, la fecha sea la misma y la actividad también, la sociedad no lo es, (yo ante esto, si fuese ellos, no sabría en qué agujero meter la cabeza para huir del ridículo más espantoso). Efectivamente aparece así su nombre, pero es que el club sevillista era conocido en esos primeros tiempos como el “foot-ball club”, o si lo prefieren como la “sociedad de foot-ball” por dos razones, la primera, no existía otra sociedad en Sevilla y la segunda –obviamente- es porque estaban compuesta por socios.

fc
Comenzarían a llamarle “Sevilla” cuando apareciesen otros clubes para diferenciarles, de hecho al “Sevilla Balompié” no les llamaban “Sevilla”, sino Balompié ¿no era el mismo club por ello? Solo el club decano es merecedor de llevar el nombre de la ciudad, siendo un indicio más de ello.

¿Piensan que es en el único sitio donde se denomina al Foot-Ball Club como “Sociedad?

sociedad

Ya a los clubes pioneros en 1890 se les denominaba así y no solo al Sevilla, sino al otro club existente, el de la Sociedad provisional de Recreo de Huelva. Aunque no es el único ejemplo:

oreto1914

Era algo normal como pueden comprobar. No se extrañen que nos vengan diciendo que el vocablo “Club” no es lo mismo que “Sociedad” en un intento de rizar el rizo de la obcecación, ellos serían entonces una de las dos cosas, o club o sociedad, pero ¿por tener esa denominación sería un equipo distinto? ¿incluso teniendo los mismos jugadores? Ojo, esta es la esperpéntica teoría que mantienen los iluminados de la historia verdiblanca. Cualquier club de Sevilla podía ser denominado “Sociedad” incluido el Balompié.

”El único club denominado como “decano” por la prensa de principios del siglo pasado es el Sevilla Foot-Ball Club”

Pero hay otros indicios que apuntan a que desde siempre se supo qué club fue el más antiguo de esta ciudad y nunca nadie lo dudó, ni tan siquiera los pertenecientes al equipo verdiblanco de la época que lo sabían perfectamente, ni tan siquiera sus pioneros osaron desmentir esto y eso que fueron de la misma época. Ya en su momento pusimos por aquí la siguiente crónica:

decano1

Pero no se preocupen, hay más ejemplos y no son los únicos:


decano2
Tan solo doy gracias porque la otra sociedad, la del Balompié, no le llegasen a llamar "Real Betis Esferomáquico".

.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   9 comentarios :

  1. Ayeryhoysevillista17 de marzo de 2009, 21:15

    Que alguién me lo explique, cómo es posible que este post acabe suscitando un debate sobre el SFC en lugar del equipo protagonista.

    Esto es lo de siempre, aquello de la paja en ojo ajeno y la viga en el
    propio.

    Magníficamente contestado por Carlos, a quien hay que felicitar no sólo por sus conocimientos, sino también por su templanza ejemplar a la horade responder comentarios.

    Sólo añadir, modestamente, para quien quiera saber y no para los que se dedican a negar, algunas puntualizaciones:

    - Los estatutos del SFC de 1.914 no son más que el fruto de una reforma, sin duda, importante, pero reforma al fin y al cabo, lo que presupone necesariamente la existencia de unas reglas previas. Para quien no lo capte aún, no se puede reformar lo que no preexiste. En la moderna terminología jurídica, el documento de 1.914 es lo que se conoce como un "texto refundido" de los estatutos del club (verbigracia: para evitar confusiones, se emite un texto estatutario completo constituido por los artículos no reformados y los reformados).

    - Los estatutos SFC de 1.914 se dividen en dos partes perfectamente diferenciadas, las reglas estatutarias propiamente dichas y el reglamento interno. Siguen, de forma casi calcada, la estructura de los estatutos contemporáneos del FC Barcelona (influencia Miró). Del texto de los mismos se deduce que el núcleo fundamental de la reforma es el reglamento, porque se indica expresamente que se declaran derogados todos los reglamentos de la sociedad anteriores a éste (art. 28). Sin embargo no hay regla parecida para los estatutos, señal inequívoca de que los estatutos de 1914 son sustancialmente idénticos a los anteriores a dicha fecha.

    - En ningún registro jurídico, ni entonces ni ahora, cabe tramitar una modificación estatutaria sin realizar una comprobación comparativa de las antiguas reglas y de las nuevas. Ello no sólo valida el contenido del artículo 1 con plena eficacia jurídica, como bien señala Carlos, sino por ejemplo, también, la regla derogatoria de los anteriores reglamentos. Comoquiera que no puede derogarse lo que no ha existido, es evidente que el Gobierno Civil conocía y tenía constancia de los anteriores reglamentos del club. De lo contrario, habría debido rechazar su inscripción.

    - Con permiso de Carlos, me atrevo a decir, aquí en su casa, que en otro lugar quien suscribe ya ha explicado:

    (I) que la actividad desarrollada por el SFC desde 1905 a 1908 es puro y simple cumplimiento del objeto social de la entidad. En Derecho, los actos de ejecución de un contrato demuestran la existencia del mismo. En este caso, los actos formativos y partidos benéficos del periodo citado constituyen evidencias de los estatutos en 1905; y (ii) la existencia de una fotografía datada por su protagonista (Benito Romero) en 1907, rodeado de trofeos, y en la que se identifica a D. José Luis Gallegos como Presidente del club.

    Y así podríamos seguir, y seguir, y seguir...

    Y descuiden que seguiremos, al menos los sevillistas, porque, sí, podemos decir con orgullo, que nos gusta conocer nuestra historia, y porque también, sí también, podemos presumir que la misma no depende de otros.

    ResponderEliminar
  2. Si ya lo decía yo, los comentarios son tan importantes como las entradas. Todo un placer tenerle por esta su casa.

    Haga usted el favor de ponernos el link de su estupendo blog porque si no tendré que hacerlo yo.

    Un abrazo.

    http://ayerhoysevillista.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Se aprende más del Betis en este blog palangana que en los del Betis. haber si van tomado nota.

    manquepierda

    ResponderEliminar
  4. Saludos.

    Por favor... ¿me permiten que les aplauda a rabiar y de pié?

    Gracias infinitas porque los aprendices, sin maestros, no somos nada.

    Y otro por favor: no dejen de escribir así.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar
  5. andaluza sevillista18 de marzo de 2009, 0:57

    He leído y me he instruido con sumo placer. Estoy con el compañero:
    NO PAREIS DE ESCRIBIR ASÍ
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  6. Soberbio el trabajo Sr.Carlos.SALUDOS PALANGANEROS

    ResponderEliminar
  7. Sólo me queda tocar las palmas.

    Gracias Carlos.

    ResponderEliminar
  8. NO PODÍA SER DE OTRA MANERA. Espero que los Anóminos vayan "tomando güena nota" de lo que acaba de "poner en lo arto la meza" el señor Romero. Alto y claro. Cambio y corto.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM