rel='nofollow' target='_blank'/>

05 septiembre 2010

EL PROCESO EVOLUTIVO DE UN NOMBRE

Visto con los ojos de hoy en día no es fácil de explicar. Verlo transportándonos 105 años atrás quizá lo comprendamos y aún así a alguno le surgirá alguna laguna que otra.

Los primeros años del siglo XX son unos años convulsos en la sociedad sevillana, las hambrunas, la política a espaldas de la sociedad, la climatología nefasta que hace que existan grandes sequías y los cultivos no salen adelante. La pérdida de las últimas colonias dibujan una España herida y acomplejada ante el resurgimiento de otras potencias.

La diferencia entre ricos y pobres es inmensa, no existe la clase media entendida bajo los parámetros actuales,el descontento del pueblo promueve revueltas sobre todo en los pueblos de la provincia de Sevilla.

Con este caldo de cultivo nos encontramos determinadas ideologías que tienen como objeto el cambio de la sociedad desde abajo. El Regeneracionismo surge con la idea de “hacer un hombre nuevo” y lo que se viene conociendo como “sport” es una herramienta válida entre otras, imprescindible en ese proceso ideológico que tiene como a su máximo exponente en España a Miguel de Unamuno. El barón Pier de Coubertin, el padre del movimiento Olímpico moderno es la cabeza visible a nivel mundial.

Aunque los impulsores de este movimiento deportivo corresponde a los trabajadores, delegados, industriales y empresarios extranjeros afincados en España en primer término, serán los descendientes de los mismos y las clases burguesas sevillanas las que terminarán de poner en práctica la ideología y por ello nos encontramos en esa época a determinados jóvenes de clase social alta que viajan al extranjero, principalmente a Inglaterra, Francia y Suiza, que se empapan de esta corriente europea que desde hace unos años se viene implantando en estos países y serán sus delegados virtuales en la Sevilla de finales del XIX y principios del XX.

Podemos comprobar cómo comienzan a surgir Sociedades que se dedican a poner en práctica “aristocráticos Sports” como eran los “clubes hípicos”, los “clubes ciclistas”, los “rowings clubs”, (sociedades de regatas), los “racings clubs”, (clubes de carreras), o bien los “athletics clubs”, (clubes de atletismo), entre otros.

Desde finales del siglo XIX  venimos observando cómo personajes que se dedican a varios deportes, especialmente a las regatas en los anales de 1870, crean como deporte de invierno en Sevilla el “Foot-Ball Club” en 1890.

Esto no es nuevo. Crear un deporte de invierno es una práctica venida de Inglaterra. De hecho el Football se “inventa” como deporte de invierno alternativo al Cricket para que los “sportmen” se mantengan y no pierdan la  forma de cara a la temporada siguiente.

Quién lo iba a decir.

En Barcelona observamos una experiencia similar entre regatistas convertidos en “footballistas”.

Caer al agua practicando el remo en invierno sin una equipación adecuada puede acarrear problemas graves de salud, en una sociedad donde la medicina aún no se ha desarrollado suficientemente, por lo que existe la necesidad de la alternativa para mantenerse en forma.

De este modo encontramos abundantes noticias sobre remo en Sevilla a finales del XIX, el deporte principal, y es más complicado encontrar noticias sobre fútbol, (deporte secundario y de entreno), aunque las pocas que somos capaces de ver podemos encontrar a los mismos protagonistas. Ambas actividades son complementarias.

Así nos encontramos con nombres como los de  Isaías White y a los Welton fundamentalmente.

Sin embargo podemos observar igualmente que el Football va creando adeptos y afición en la sociedad sevillana, aunque en un principio es entendido como un deporte indecoroso, pues deben usar un uniforme ligerito de ropa, todo un problema de recato en aquellos años, y así mismo, era entendido como un deporte violento, de poco agrado y molesto entre algunos sectores sevillanos.

image

En 1905 los aficionados al sport del Football en Sevilla deciden oficializarse, probablemente debido a la persecución que determinadas autoridades ejercen sobre quiénes lo practican. De esa forma, al ser una Sociedad que ejerce el  deporte legalmente, se establecerían determinadas normas, tales como un terreno de juego fijo, pedir permisos oficiales para practicarlo, cobrar cuotas de socios para su mantenimiento, etc.

Como ya comentamos antes, los diferentes “clubes sportivos”, (permítanme utilizar la nomenclatura de la época), se constituían con el binomio “nombre del deporte” + “Sociedad o club” , el anglicismo era el más usado y en las crónicas para referirse a ellas genéricamente se les nombraba como “Sociedades” en vez de clubes, vocablo inglés este que no asumió la RAE hasta principio de los años 20.

Por lo tanto el club dedicado al Football en Sevilla era denominado como el “Football Club” como podría serlo el “Tennis Club” o el “Rowing Club”. Era el club que practicaba el nuevo deporte llamado “Football” localmente, por lo que no necesitaba de ningún nombre específico ya que era el único.

Aunque hoy hemos asumido la nomenclatura “Sevilla Fútbol Club” como un nombre compacto y nombramos a nuestro club como “Sevilla”, en realidad, en sus inicios, tan solo se usaba el nombre de la ciudad cuando se jugaba algún partido fuera de las fronteras de Sevilla, por lo tanto era, o bien “el Football Club”, o bien “La Sociedad de Football”.

¿Por qué si era un club español, creado en Sevilla, usa los vocablos en inglés?

La respuesta es obvia, podríamos decir que era un deporte inglés practicado por ingleses, o descendientes de ingleses y en todo caso por españoles que estudiaron en Inglaterra, pero la verdadera razón es que aún no tenía traducción al castellano.

De hecho la jerga para referirse a los lances y personajes que intervienen en el nuevo juego se nombran hasta muy entrados los años 20 en inglés también, como por ejemplo “goal” para referirse a los goles, “referee” para referirse al árbitro, “Team” para referirse al equipo, etc.

Tan solo con la aparición de los rivales varios años después se crea la necesidad de diferenciarlo, ya no basta referirse al club sevillista como “El Club o La Sociedad”, debe terminar llamándose “Sevilla Football Club” frente a la españolización del término,  traducido como Balompié por Mariano de Cavia.

No era tan solo una cuestión de nomenclatura, era incluso una cuestión política, formas diferentes de entender la sociedad en aquellos momentos. El “Football” frente al “Balompié” entrañan una rivalidad desde sus inicios, una ideología cosmopolita, universal, frente al patriotismo más exacerbado y el localismo profundo.

Por lo tanto la nomenclatura evoluciona en pocos años  y es conocido así hasta 1910 –11 conforme estos otros clubes rivales van tomando notoriedad. Por lo tanto “The Club” sería una denominación que perduraría durante más de 20 años, desde que en 1890 tuviésemos noticias del mismo, aunque con lagunas en el tiempo.

Fue “Football Club” hasta 1940, cuando el régimen franquista obliga a todos los clubes que usan anglicismos a españolizarlos e impone al club sevillista a llamarse “Club de Fútbol”. El rival ideológico ha tomado forma con aspecto de gigante y le obliga a doblegarse.

En 1973 ve la oportunidad de volver a sus orígenes, pero no ya con el anglicismo, sino con la la palabra “fútbol” españolizada.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   14 comentarios :

  1. Esun placer leerte Carlos. Vaya lecciones dela historia contemporaanea que nos das. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alexis, un honor viniendo el comentario de quien viene.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico post Carlos y de acuerdo con tu reflexión.

    Salvo visitas a Huelva, siempre fuimos simplemente el Club de Football. El único. El Club de Football de Sevilla, para situarlo geográficamente. Ciento veinte años después seguimos siendo el Club de Fútbol, de Sevilla para situarlo geográficamente.

    ResponderEliminar
  4. coleccionistas de miniaturas6 de septiembre de 2010, 10:12

    No era tan solo una cuestión de nomenclatura, era incluso una cuestión política, formas diferentes de entender la sociedad en aquellos momentos. El “Football” frente al “Balompié” entrañan una rivalidad desde sus inicios, una ideología cosmopolita, universal, frente al patriotismo más exacerbado y el localismo profundo.

    Que gracioso, con el tiempo se cambiaron ambas ideologías entre estos clubes rivales: el Sevilla es el patriotismo (veanse banderas de España para champions de Vizcaino) y el localismo profundo (defendido por ser el único que en la actualidad lleva el nombre de la ciudad) y el Betis es una idea universal (aunque dentro de la sevillanía).

    Reflexionen señores sevillistas.

    ResponderEliminar
  5. Ya está otra vez por aquí el virus en miniatura...

    El Betis es una idea universal...Las sandeces que hay que leer...

    Por cierto, ¿Este año el Betis lleva la bandera de España en la camiseta no? Menudos Fascistas están hechos no?. Si es que copian hasta lo que critican...

    ResponderEliminar
  6. No se confunda Coleccionista.
    Las cosas han variado poco. Reflexione usted. Mírense; una afición aborregada durante 18 años a los pies de su dictador y monarca absolutista al que todos coreaban al unísono, no había oposición, todos estabais entregaitos ante el Dios supremo, cual Generalísimo lo controlaba todo y nadie decía ni pio, puro estilo castrense...hasta que llegó el gol de Puerta, ese que trajo tantísimos títulos. Con ese gol, vuestro Dios empezó a dejar de tener gracia.
    Nosotros en cambio, a pesar de los triunfos, de la gloria más absoluta, si hay que poner como los trapos a los miembros del consejo se hace. No nos aborregamos somos críticos y siempre queremos más.
    Reflexione y hágame el favor de no decir más disparates y por cierto, trabaje e investigue un poco, que sólo se aprovechan del trabajo de los demás ¿no tenía Vd. unos "informene" extraordinarios?
    !venga ya!

    ResponderEliminar
  7. Es la primera vez que publico un comentario aquí, pero al amigo Carlos lo conozco personalmente y es un verdadero crack.
    Con sus datos sobre nuestra historia pone de relieve el magnifico conocimiento que tiene de la misma y su buen hacer. Siempre es un placer leerte o hablar contigo, un Abrazo Carlos

    ResponderEliminar
  8. El coleccionista de creaturas no sabe distinguir cuándo se habla de Historia y en qué momento situar la escena histórica. Ha decidido salir en defensa numantina de su Betis y sigue sin aportar nada. Porque sí y ya está.

    Pues bien.

    ¿Cuándo nos puedes demostrar esa universalidad con datos tangibles?

    ResponderEliminar
  9. Saludos.

    ¡La leche! ¡"Una idea universal"!

    Igual me lo define porque me perdío del tó.

    ¿Qué carajo querrá decir eso? No alcanzo. Me quedo en Sevilla, con el Sevilla y aunque me toque las pelotas, con sus banderas. Porque hay que andar por Europa para poder llevar, incluso, banderas.

    Otro año iguá.

    Otro comentario iguá.

    ¿El patriotismo frente a...? No conocía ése partido. ¿Será el Partido Ideal del Universo?, ¿el PIU?

    Y menos mal que matiza "dentro de la sevillanía" porque yo hubiera pensado que "universal" corresponde a todo el universo y resulta que tiene fronteras. Locales.

    ¿A que van a ser "ejemplo de sevillanía"? Está pillado, tiene copirrai.

    ¿Cómo van las celebraciones del centenario?

    Cuidaros.

    ResponderEliminar
  10. Señor tantalo, una cosa es colocar una banderita de España en la camiseta y otra bien distinta es que la bandera de España se vea más que los colores del Sevilla.

    ResponderEliminar
  11. Creo que se refiere a los estudios de la universal de hollywood, no sabia que los del otro equipo estuvieran metidos en el cine... sera por eso lo de las leyendas y las fantasias animadas de ayer y hoy...

    Gran blog carlos, me encanto el libro, un saludo... tambien para todos aquellos seguidores del equipo heredero del "españa" balompie. :-X

    ResponderEliminar
  12. A ver, coleccionista, no te publico tu otro comentario por vergüenza ajena ¿Esos son los datos que puedes aportar? ¿Esa es la universalidad a la que te refieres?

    Pronto te voy a decir yo lo que es la universalidad de un club, estate atento a los post de estos días.

    ResponderEliminar
  13. El miniaturista debe referirse a la peña bética de Saturno y a los aficionados de la constelación de Orión que vienen a todos los partidos con un pan gigante con el escudo..., ah, no, ya lo tengo, como le llamaban al medio estadio que tienen "el platillo volante" se ha despistado y se piensa que aquello es un ovni de verdad y como ha visto la serie "V", se cree que ellos tienen la sangre verde.
    (Un poco de humor nunca viene mal, y el minuaturista éste provoca en mi esta reacción)

    Scottero

    ResponderEliminar
  14. Anda! al final resulta que para el coleccionista no es un problema de ética, sino de estética.

    Si es que estos béticos...

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM