rel='nofollow' target='_blank'/>

13 octubre 2010

1905. LA OFICIALIZACIÓN DE UN SUEÑO

A principios del siglo XX, en 1900 para ser más precisos, según podemos concluir de Arturo Otero en su libro "Historial del Sevilla CF", el relevo generacional se preparaba tras muchos años de práctica del sport importado a Sevilla por aquellos británicos, (escoceses en su mayoría), llegados desde su tierra para formar parte de empresas, realizar negocios, formar parte del mundo financiero, sobre todo en el terreno de las navieras, (McAndrews)y en la Fundición Portilla&White.

Así pudimos observar, con la documentación de la que disponemos, cómo desde incluso antes de 1890 practicaban el remo, el tiro al pichón, el lawn tennis, carreras de caballos,... y de entre todos estos el Football.

Fue una generación mucho más polifacética y no centraban sus actividades en un solo deporte, algo que estaba incluído en la cultura inglesa y que era desconocido en nuestro país. Solo reconocían la legislación de su país y prácticamente se regían por ella aún en tierras extrañas.

Este relevo encontró un filón en aquellos jóvenes españoles que volvían de realizar sus estudios en el extranjero de las que conocieron sus costumbres, la mayoría de ellos en la Gran Bretaña, aunque comprobamos a otros provenientes de Suiza y Francia, y a algunos jóvenes nacidos en Inglaterra, que encontraron un espacio en Sevilla que daba pie a poner en práctica estas costumbres.

No era algo novedoso pues ya venía desarrollándose hacía tiempo. No eran extraños ni los grupos de personas, (descubrimos las relaciones que tienen ambas generaciones en aspectos sociales y en los negocios), ni en los lugares de la práctica de los mismos. De hecho ambas generaciones práctican el sport en los mismos sitios, como podría ser por ejemplo el Hipódromo de la Dehesa de Tablada.


Pero la nueva generación es más homogénea y menos dispersa a la hora de hacer deporte y elige hacerlo casi exclusivamente con el fútbol sin descartar otros. El Club de remo por esos años entra en una fase de declive y el football, entendido como un deporte secundario para mantenerse en forma durante el invierno, adquiere todo el protagonismo.

Estos jóvenes sabían en qué consistía este juego, pues lo practicaron durante su estudios y no querían dejar de hacerlo una vez a su vuelta a Sevilla. Sabían que no solo era una diversión, sino que respondía a ciertos ideales cuyo aprendizaje adquirieron durante sus estudios.

Poner esto en práctica no era algo fácil. Los palos de la portería debían guardarlos en algún almacén, como bien sabemos de la Fábrica de vidrio de la Trinidad, bajo el auspicio de José Luís de Caso y debían llegar convenientemente preparados en cuanto al ropaje, que consistiría probablemente de una camisola y pantalón blancos con una cinta de algún color colgada al cinturón, dependiendo del equipo en el que les tocase jugar.

No era de extrañar que jugasen con corbata o pajarita, pues aún ejerciendo el deporte eran unos caballeros, (sportmen), en el que incluso el caer al suelo probablemente habría que hacerlo con elegancia. El árbitro o referee vestía, si se daba el caso, con chaqueta y bombín. Debía ejercer su autoridad y por suspuesto tendría que ser un gran conocedor de las "rules" o normas de la Asociation, pues ya por esos años eran las que se ejecutaban.

Fue quizás su juventud la que creaba ciertos problemas de recato, ruído y otros en la sociedad sevillana de la época. Eran perseguidos en ocasiones por parte de los guardias, (qué palabra más antigua ya ¿verdad), no podían jugar de forma abierta, por lo que es muy probable que comenzasen a pensar en darle una cierta forma jurídica y hacerse respetar un poco. No les extrañe que algún antiguo jugador de la generación de los 80 les arbitrase.

Pero eran demasiado jóvenes y según las leyes de la época, asociarse requería, al menos en su junta directiva que fuesen mayores de edad.

A finales de 1904, sería el mayor de todos, José Luís Gallegos, (tal y como podemos comprobar de sus propias palabras en la revista "El Fígaro" de 1914), el que tomaría la iniciativa de hacer posible que aquel grupo de jóvenes que practicaba el fútbol en Sevilla, "The Club" para ellos, fuese tomando forma.

Sería allá por el mes de la feria de San Miguel de 1905, como bien nos recordaba Luís de Ybarra, cuando la "Sociedad de Football de Sevilla", o si lo prefieren, "Sevilla Football Club" que es igual y es lo mismo lo pongan como lo pongan, se constituyó como Sociedad oficial.

Se constiyó como "Sociedad" debido a que como "Club" era complicado, ya que probablemente la legislación española no podía legalizar algo que no sabía que era. No sería hasta principios de los años 20 en que la Real Academia de la Lengua añadió el vocablo "Club" en su diccionario, aunque poco antes la palabra era muy conocida en la sociedad española.

El evento fue festajado por todo lo alto en los altos del Pasaje de Oriente, donde Monsieur Bousquet les agasajó con exquisitas viandas y la fiesta duró hasta altas horas de la noche.

Nació oficialmente el "Sevilla Football Club". El nacimiento de un sueño que perdura todavía en las mentes de los sevillistas.

Felicidades a todos/as.


Programa-debate especial 105 aniversario:

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   5 comentarios :

  1. Larga vida al Sevilla Fútbol Club!

    Larga vida a la Sociedad de Football!

    Larga vida a The Club!

    Larga vida eb definitiva al eterno campeón de andalucía!

    ResponderEliminar
  2. Tenemos la historia más bonita jamás contada.
    Y es nuestra.
    ¡Felicidades, Sevillista!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Muchísimas felicidades para tod@s los que sienten en Blanco y Rojo!!

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM