rel='nofollow' target='_blank'/>

16 diciembre 2010

RESURRECTION DAY

Me lo dijo mi amiga Patricia Sánchez esta tarde: a partir de hoy todo va a cambiar. Yo no estaba muy convencido, la verdad sea dicha tras ver los últimos partidos, pero yo le tengo mucha fe a Patricia que se preparaba para hacer su programa de SFC Radio.

Llegamos temprano al estadio y nos sentamos en nuestro sitio habitual. Una rasca que pelaba a los pollos y los ‘Rude Boys’, (así se llaman),  del equipo alemán copaban la jaula en la que entraron calentitos, parece ser, porque la poli le dio por repartir caldo de gallina antes del partido, según pudimos saber.

image

Los teutones, (y las teutonas), copaban todas las plazas en número de cuatro mil al menos. Enfrente sonido de grillos ya que los Biris no llegaron aún, cuatro gatos sevillistas en el estadio viendo saltar a los 4000 estos y cantar de forma que no entendíamos los pocos cristianos que allí nos encontrábamos aún. Qué griterío, qué potencia, parecía que nos iban a comer. No paraban.

Como por arte de magia aparecieron los Guardianes de Nervión, que sin darse uno cuenta ya competían en cánticos con los amarillos de Dortmund. Los jugadores estaban a punto de salir.

Tres minutos antes suenan los acordes del Himno del Centenario sinfónico y treinta mil gargantas lo entonan cuales ángeles al unísono. Impresionante.

Los alemanes mudos sacan las cámaras y miles de flashes desde la jaula  fotografían al estadio cantando su himno. Fliparon. No tenían otra.

Uno a cero. Primer gol del partido marcado por la afición.

En cuanto al partido comenzaron a marcar los alemanes muy pronto.

Yeahhh!!! vociferaban los germanos, (no gritan ‘gol’ con lo fácil que es el monosílabo).

Nubarrones negros en Nervión. El Sevilla FC estaba eliminado en esos momentos. Algunos jugaron como el peo, (perdón por la expresión). Yo mismo, que me considero una persona muy pacífica, habría saltado al césped con los ojos ensangrentados a pegarle un bocao a alguno en el pescuezo.

¡Chico! echa la pelota al que tienes al lado, es muy fácil, y el de al lado que se la eche a otro… pero no. Parece que se han olvidado que el balón es esférico. Menos mal que pronto les llegó la memoria –a ratos- y pudieron comenzar a enderezar el partido marcando dos goles como dos soles.

Por favor, que acabe el primer tiempo así. Y acabó.

En la segunda parte, tras un bocadillo de pavo que supo a gloria bendita, el Borussia vuelve a marcar pronto, todavía con la boca llena del último bocado al crujiente pan. Qué trabajito tragárselo, la noche se presentaba más negra, más fría y “a cara de perro”. Un rezo cortito para que a nuestros jugadores no les falte la memoria de nuevo. A todo esto yo soy agnóstico, pero me daba igual.

Nervios. La musculatura del cuello comienza a crujir. Varios ¡uyss! de los nuestros y muchos ¡ay,ay, ay! cuando se acercaban los teutones, (en el terreno de juego no había teutonas), que finalmente, ante los silbidos de la afición que parece hicieron su efecto cuando ellos tenían la pelota, no daban pie con bola, nunca mejor dicho.

Ese tanto también lo marcó la afición dicho sea de paso.

Pero nuestros jugadores lo hicieron bien en honor a la verdad. Supieron controlar el partido hasta el final. Felicidades.

image

Pasamos a la siguiente ronda europea. A los tontos que se han alegrado cuando íbamos perdiendo, (y no me gustas señalar), que guarden los cohetes para la siguiente ocasión.

Pretendía hacer una crónica del partido, he releído el escrito, pero ya ven, no sé. En esto soy una calamidad. Qué desastre.

Menos mal que tengo grandes compañeros en la blogosfera sevillista para que me informen y se informen ustedes porque lo hacen divinamente y con todos los datos técnicos del partido. Nuestro amigo Cornelio ya está haciendo cuentas para publicar mañana, aquí y solamente aquí en La Palangana, la posición que ocupamos en el Ranking tras este partido. No se lo pierdan.

Vamos mi Sevilla, vamos campeón.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   6 comentarios :

  1. Bueno, si te quejas de que tu crónica es mala no leas entonces la mía, no vale un puñetero duro, y se supone que me dedico más o menos a eso. Aunque la verdad aún estaba flipando con el partido. Llega a entrar la última de Fabiano y ahora mismo estoy en la Puerta de Jerez, o más lejos, vete tú a saber.

    Pero vamos, de todas formas describes muy bien cómo nos hemos sentido todos los sevillistas esta noche. Porque ha sido noche a "cara de perro" totalmente. Aun así creo que el resultado ha sido corto, podríamos haber metido 4 goles perfectamente. Lo que demuestra que si le echamos intensidad (por no decir otra palabra más malsonante) podemos ganarle a cualquiera.

    Y para aquellos a los que les pica que aún estemos vivos, que nos hayamos reencontrado con nosotros mismos, y que temen que volvamos a tirar para arriba a ocupar el lugar que nos corresponde que se rasquen. Que se rasquen y tengan paciencia, que el año que viene jugarán contra el Sevilla... Atlético.

    ResponderEliminar
  2. Y no hizo frío ni ná...

    Entre los amarillos gritando y el frío polar, me parecío por un momento estar en Dormund.

    Menos mal que la afición del Sevilla saben dar estar cuando hay que estar y llevamos en volandas al equipo para que al menos, no perdiera. Que tal y como está la cosa no es poco.

    Hacía falta un partido de estos para subirnos la moral.

    ResponderEliminar
  3. Garganta rota, desgarrada tras la batalla de ayer. Pero sin duda mereció la pena. Yo era uno de los que pensaba que estábamos ante un muro que jamás podríamos derribar. Lo pensaba justo hasta el pitido inicial, a partir de ahí, empujando a tope.

    Ayer fue día para la euforia, para la alegría. No puede ser de otra manera, dejamos fuera al actual líder de la Bundesliga, uno de los equipos más en forma de Europa. Hoy deben llegar los análisis más fríos. Tiempo para hablar de que pasamos a la siguiente ronda tras un empate (un empate) en casa en el último partido de la fase de grupos.

    Tiempo para reanudar el trabajo, la remodelación del plantel, la llegada de fichajes (en plural), etc. Esto no para.

    ResponderEliminar
  4. ¿Ves?, eso es una crónica bien hecha.

    Gracias Pedro.

    ResponderEliminar
  5. cada vez sigo con más frecuencia tu blog, me encanta, sólo una cosa, los alemanes no dicen yeaaah, dicen toaaaaaaaaa, gol en aleman es tor pero se pronuncia toaaaa, ahora vivo aqui en alemania y tuve la suerte de no escuchar ningun tor en el campo del Borussia, solo se escucho mi gol, jejeje
    que grande eres sevilla, el Dortmund por estas tierras esta que se sale, y no ha sido capaz de ganarle a la peor crisis del Sevilla en las ultimas temporadas.
    le tenemos tomada la medida a los equipos de Klopp, hace 5 anos contra el Mainz 05 y ahora con el Dortmund.
    Ahora a levantar cabeza, corregir errores y empezar a subir posiciones.
    viva el sevilla y la palangana mecanica

    ResponderEliminar
  6. Jesús, muchas gracias por la corrección, algo nuevo que no sabía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM