rel='nofollow' target='_blank'/>

16 enero 2011

LUIS YBARRA, LOS INGLESES Y LOS POLLITOS

Por Cornelio. Vuelve de nuevo el “argumento Ybarra”, algo más adornado y limpiado de algunos detalles que ahora se ven inadecuados.

Aquí es donde entramos nosotros. Alguien de nuestros colores definió, no sin parte de razón, nuestra labor como de “dar cabezazos contra un muro”.

Cabezazos contra un muro, basados en documentos, la seriedad por bandera y la honestidad como emblema. Esa forma de trabajar y de presentar nuestras investigaciones es lo que nos da credibilidad.

Hay sueltos de periódicos lo suficientemente elocuentes y otros que pudieran ser interpretables, pero en nuestros blogs siempre encontrará el “deja aquí tu comentario”, por si alguien piensa de otra forma, y esos comentarios se publican. No nos asustan las respuestas, son otra forma de aprender más y de tener informado a quien nos lee.

A cabezazos se han derribado algunos muros, como el de que no había club en Sevilla en 1890, como el de que los fascistas eran sevillistas, como el del traspaso de Antúnez, o como ese otro, pretendido sólo por unos cuantos, del equipo más antiguo de la ciudad, y muchos más ...

Verdades inamovibles para algunos que, a día de hoy, nadie que sea medianamente serio, duda de que las cosas no eran como se las habían contado.

Sobre el testimonio de Luis Ybarra Osborne

image

Basándose en unas declaraciones de D. Luis Ybarra y Osborne se ha pretendido establecer una prueba de que el Sevilla Football Club de 1905 no tenía ninguna conexión con el Sevilla Football Club de 1890, apoyándose en el (supuesto) desconocimiento que del mismo tenía el Sr. Ybarra.

Se plantea lo siguiente:

"D. Luis Ybarra y Osborne no sabía que en la última década del siglo XIX en nuestra capital se había jugado al football:

(...)

Es obvio que aquel Club de 1890 dejó paso a una nueva generación totalmente independiente que volvió a relanzar el football en la primera década del siglo XX."

Como Ybarra no habla de los de 1890 no existe ninguna relación, mantienen.

En esta ocasión se tomado una pieza y ha sido examinada individualmente, sin contar en su posible encaje con el resto. Darle la vuelta a una pieza y colocarla en su sitio puede darnos una visión distinta. En el gran puzzle de la Historia, no tiene valor una pieza suelta sin ver donde encaja.

Nos cuentan sobre las declaraciones del Sr. Ybarra:

Por ejemplo, D. Luis Ybarra y Osborne, uno de los participantes en la fundación del Sevilla Football Club en 1905, admite en una entrevista concedida para la revista “El Español” en Septiembre de 1.955 que no sabía que en la última década del siglo XIX en nuestra capital se había jugado al football:

clip_image001

Literalmente puede leerse <<…Antes de mi viaje a Inglaterra se había jugado en Huelva y la zona de Riotinto; los ingleses eran los organizadores de esos encuentros. En Sevilla empezamos en serio un grupo de amigos que nos reuníamos en una cervecería-café que hoy no existe…(se refiere a la fecha de 1.900)>>

Es lógico y salta a la vista que si en aquel grupo que luego daría origen a la Sociedad de Football y posteriormente al Sevilla Football Club, y entre los que estaba Ybarra y Osborne, hubieran “participado” de cualquier forma los pioneros de 1890 como White, Welton etc., estos fundadores del Sevilla Football Club sabrían cuando menos de la existencia del football en Sevilla en 1890; y no porque lo hubieran visto “in situ”, sino porque al menos ellos mismos se lo habrían indicado. Obviamente que se lo habrían dicho!!!: “oye, Ybarra, que nosotros ya teníamos un club en 1890, y ahora os vamos a ayudar a constituir el vuestro…“.

(...)

Es obvio que aquel Club de 1890 dejó paso a una nueva generación totalmente independiente que volvió a relanzar el football en la primera década del siglo XX.

¡Ea! Cuenta esto y se queda tan tranquilo.

De la entrevista en El Español, en 1955, nos cuentan:

"Antes de mi viaje a Inglaterra se había jugado en Huelva y en la zona de Ríotinto, los ingleses eran los organizadores de esos encuentros."

La entrevista es más extensa. Pongamos encima de la mesa otra pieza, curiosamente de la misma entrevista, añadamos otra expresión que no se he tenido en cuenta, pero que estaba en el mismo texto referido: “Los primeros que se apuntaron fueron Zapata y Alba.” ¿No había ingleses?. ¿No conocía Luis Ybarra a ningún inglés de los que organizaron el club?

Claro, que si nos seguimos metiendo en ese charco podríamos llegar a la conclusión totalmente maquiavélica por la cual, Ybarra ni pasaba por allí, en esta reducción al absurdo, podríamos afirmar:

- que no conoce a ningún inglés, no los cita en la entrevista de El Español

- que no está entre los fundadores

clip_image003

- que no juega en los derbis contra los ingleses:

clip_image005

- que no juega el partido de Mesina

clip_image007

Si seguimos la doctrina de "si no lo hemos nombrado, no existe" tendríamos que afirmar que, según Luis Ybarra y Osborne, el Sevilla Fútbol Club, en 1905, lo organizaron exclusivamente españoles. Esta doctrina de la literalidad, reduciendo el todo a una sola frase, puede obtener resultados que nada tienen que ver con la intención de quien lo escribió:

clip_image009

Añadamos otra pieza, en otra entrevista para otra publicación de aquella época, podemos leer de la misma boca de Ybarra lo siguiente: “Los “pollitos” de entonces nos reuníamos en una cervecería que había en la Puerta de Jerez, desaparecida con el ensanche, y en el Café Nevería del Teatro Circo-Eslava, que estaba en lo que hoy es el Hotel Alfonso XIII.”

Él mismo se califica como “pollito” en la entrevista, probablemente la expresión provenga de su juventud, ya que nació el 25 de agosto de 1889, por lo cual, si nos situamos en 1890, poco podría recordar, ni, por supuesto, el nombre de Daniel Young.

Nos dicen:

En Sevilla empezamos en serio un grupo de amigos que nos reuníamos en una cervecería-café que hoy no existe…(se refiere a la fecha de 1.900)

Desde luego que con las leyes de hoy no se hubiera organizado el Sevilla Fútbol Club, pero en 1900, con 10 u 11 años, Luis Ybarra alternaba en las cervecerías con total normalidad. Más probable, con la pieza de las fechas puesta en sus sitio, es que los "pollitos" se arrimaran a los mayores y conforme pasaban los años fueran teniendo más peso específico. No dudamos que Ybarra formara parte del grupo, pero desde luego no podía ser uno de los que estuviera en 1900, sino que llegaría algo después.

Luis Ybarra centra la constitución del club en los que lo habían practicado en el extranjero durante sus estudios”. Basándose en esta frase se ha llegado a afirmar que:

“El verdadero origen del Sevilla FC está en Inglaterra, lugar en el cual los precursores del Sevilla FC en 1905 tuvieron su primer contacto con el football.”

Esa afirmación convierte en imagen completa otra pieza suelta. Lógicamente, parte de los socios de 1905 fueron esos estudiantes entusiasmados de football, pero no los únicos, tanto o más peso específico que los “pollitos” lo tuvieron otros integrantes, que ya jugaban al football en Sevilla mientras que aquellos estudiaban en el extranjero.

Precisamente, en aquellos años se discutía en España la reforma de la Segunda Enseñanza, en un precioso artículo sobre la utilidad de los clásicos, una exquisitez leerlo entero (pueden pedírnoslo por correo o en el apartado de comentarios). El diario vespertino La Época, del 7 de junio de 1899, nos da la clave, el que fuera a la vez apasionado a las lenguas clásicas y al foot ball, disponía en Inglaterra del lugar ideal:

"Inglaterra no tiene apenas en la segunda enseñanza sino estudios clásicos y ejercicios atléticos, latín y griego bien estudiados, y foot ball y cricket; el primero de esos ejercicios obligatorio."

clip_image011

Si había quien pensaba que nuestros precursores eran unos descarriados que en lugar de estudiar por la tarde se iban a jugar al foot ball, que salga de su error, este ejercicio era materia obligatoria de estudio, por ello todos los que se iban a estudiar a la isla británica volvían queriendo jugar al foot ball, sólo les bastaba unirse a los que ya lo estuvieran, y qué mejor si ya eran viejos conocidos.

Volvamos a otra frase sobre la que ya hemos comentado algo:

"Antes de mi viaje a Inglaterra se había jugado en Huelva y en la zona de Ríotinto, los ingleses eran los organizadores de esos encuentros."

Cierto es que antes de su viaje a Inglaterra el football en Sevilla era poco conocido, tanto es así que el propio Ybarra se apunta entre los pioneros y no cita a ningún inglés en la entrevista en El Español.

Pero también es cierto que en Sevilla se jugó al football, organizadamente, bajo el Sevilla Football Club, en los primeros años de la década anterior.

¿Por qué hasta hace muy poco tiempo no se supo nada de eso?

¿A quién le interesaba que eso quedara oculto?

Citábamos al principio que algunas veces se levantan unos mitos que cuesta mucho erradicar de la memoria colectiva, tanto es así, que hasta los propios protagonistas son devorados por esa idealización de la realidad contada por otros.

José González Pérez escribió en 1929 “Historia del Fútbol en Huelva y su provincia”, libro que es referente sobre la historia del Recreativo, siendo uno de sus principales argumentos el de estar basado en testimonios de testigos directos de los hechos.

Ese libro se escribió en un momento concreto de la historia, y centró tanto la historia en el fútbol de Huelva y su provincia, que alrededor se hizo la sombra.

Para conocer la situación citaremos ahora un texto, obra de Antonio Balmont, para situar la época, ya que como dice este historiador onubense, que aportado interesantísimos datos a la historia del Club Recreativo, miembro del CIHEFE, en palabras de este mismo texto:

"No sería elegante ni lícito interpretar un hecho pasado concreto sin analizarlo en su contexto real y temporal."

Balmont nos desarrolla cual era el ambiente de animadversión que, en el asunto futbolístico, se vivía en Huelva con respecto a la Federación Regional Sur, en general, y más en particular hacia el Sevilla Fútbol Club, al cual hacían culpable de todo lo que pasara en la Federación y no fuera de su agrado, con razón o sin ella, tema que no entramos a valorar.

En el original, el texto que sigue va documentado con multitud de recortes, tanto de la prensa onubense y madrileña principalmente, como de otros lugares, con los que apoya la argumentación. Tenemos que decir, ya que por espacio no reproducimos las imágenes, que los comentarios del autor responden a lo recogido en prensa.

 

Recreativo de Huelva y Onuba F.C.: dos nombres para una sola entidad

CAPITULO 2: LOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS: LA TENSA RELACIÓN ENTRE EL RECREATIVO DE HUELVA Y LA FEDERACIÓN REGIONAL SUR (1915-1931)

Lo que aconteció entonces en esas fechas de finales de 1931 no fue el resultado de un hecho aislado y preciso, sino el desenlace final a una historia de desencuentros, de tratos partidistas y vejatorios por parte de la Federación Regional Sur en beneficio por lo general de los clubes sevillanos, y que no sólo afectaron, como veremos al equipo onubense sino también a equipos de Málaga, Córdoba y Cádiz.

En otras palabras, fue la gota que colmó el vaso.

Conocer, al menos someramente por la prensa de la época, las actividades y decisiones partidistas tomadas por la Federación Regional Sur en beneficio de determinados clubes ofrecerá sin duda un visión más clara y una perspectiva más diáfana que ayudará al lector a entender y comprender los hechos que ocurrieron en Huelva en Octubre y Noviembre de 1931.

En esa época las decisiones y dictámenes de las Federaciones que emanaban de sus rudimentarias organizaciones estaban regidas por la parcialidad más absoluta, dándose el caso por ejemplo de que las sedes de ciertas Federaciones se encontraban a su vez en la sede de un equipo o club de football. De otra parte los clubes de football carecían en su mayoría de algo parecido a un departamento jurídico que los representara en caso de necesitarlo, siendo esta además una práctica que desde los reglamentos de competición y orgánico de la FEF estaba únicamente permitido a las Federaciones Regionales, las cuales eran las encargadas “legales” de representar legalmente a los clubes y de intermediar entre ellos y la FEF.

Además tampoco existía un ente nacional que velara por los clubes en caso de actuaciones caciquiles o desproporcionadas contra ellos. Con este panorama de indefensión para los clubes más modestos, los clubes humildes no tenían mas remedio que hacer y deshacer conforme lo que dictaban las federaciones regionales que les hubieran tocado sufrir. No tenían opción a la queja sin sufrir represalias deportivas o económicas.

Por lo tanto no sería elegante ni lícito interpretar un hecho pasado concreto sin analizarlo en su contexto real y temporal. Muchas de las sanciones a los clubes y decisiones por parte de las Federaciones de aquellos años, en la actualidad hubieran tenido imposible prosperar.

(...)

Antes de continuar queremos aclarar que no pretendemos, porque no es el objeto de esta investigación, desgranar todos esos campeonatos que se organizaron por la Federación Sur y todas las decisiones parciales que se fueron tomando siempre en favor de los mismos, sino mostrar algunos ejemplos claros que demuestran esto que aquí decimos, y que se fueron convirtiendo poco a poco en el detonante final que acabó por estallar en Noviembre de 1931.

(...)

Pero las malas relaciones entre la Regional Sur y el Recreativo de Huelva, alentadas por el trato caciquil al que una y otra vez se veía sometido el “Club Recreativo”, no iban a quedarse ahí. La regional Sur seguía en sus trece de beneficiar a determinados clubes, y el Recreativo no estaba dispuesto a agachar la cabeza y someterse definitivamente al yugo de la Federación. La situación se fue tensando cada vez más.

(...)

El Recreativo, como puede leerse no devuelve a la Federación Regional Sur la Copa de Campeón de Andalucía del año anterior, sino que la entrega a la Federación Nacional. La razón es muy sencilla; por un lado considera a la Federación Regional ilegalmente constituida (como leeremos en el artículo siguiente), además la Federación adeudaba unas cantidades económicas al Recreativo y por último, desea hacer un poco de presión para que la Regional Sur entregue las medallas de oro que debía al Club y demás deudas económicas.

(...)

Fuera cual fuera la directiva que conformara la Federación Regional Sur la línea de actuación de la misma no cambiaba nunca y se favorecía una y otra vez al mismo equipo: El Sevilla FC.

(...)

En este año 1921, finalmente, el Recreativo de Huelva, cansado de tantas vejaciones y abusos a los que son sometidos por la Federación Regional Sur, y de los cuales hemos expuestos algunos ejemplos aquí, decide retirarse de la competición, cosa que también hacen otros equipos andaluces y por lo cual queda ganador el Sevilla FC otra vez.

El Club Decano sigue participando en competiciones regionales en años posteriores, en los cuales sigue siendo sometido al ninguneo de la Federación Sur, al igual que le sucede a otros equipos andaluces.

No queremos que esto se convierta en una exposición de todos los mangoneos y subterfugios con los que el Recreativo era tratado, pero basta la última prueba para entender que desde Huelva ya se sabía quién era el enemigo que quería asestarle el golpe mortal, golpe que a la postre le daría en Octubre de 1931 como veremos, pero del que el Recreativo pudo escapar vivo por muy poco.

(...)

El Recreativo no se presentó por falta de tiempo para organizarlo todo (los viajes de antes no eran como los de ahora…) y la Federación Sur impuso una sanción desmesurada. El día Jueves 29 de Noviembre de 1923 en el diario La Provincia se podía leer la multa impuesta por la Federación Sur al Recreativo y a la inhabilitación del Recreativo para disputar el campeonato regional.

Para la prensa local esto fue interpretado como una flagrante manipulación hecha por el Sevilla FC, para consolidar su posición en el campeonato y quitarse de en medio de un plumazo al club Decano. El Presidente de la Federación Sur era Juan López García. Quédense con este nombre porque volvería a ser presidente en 1931, año en el que se desencadena la tormenta por la que el club Decano se ve obligado a cambiar de nombre.

(...)

No vamos a exponer más ejemplos, que por supuesto los hay, para no resultar demasiado pesados. Valgan los anteriores para tomar conciencia de los abusos de la Federación Sur para con el Recreativo.

Esa era la visión que tenían en Huelva. Puede ser que algo de culpa fuera sevillista, pero hoy no podemos cambiar la mentalidad de los onubenses de hace ochenta años. La cuestión es que el football practicado por el Sevilla Football Club de 1890 fue borrado absolutamente de la historia, cuando muchos de los que aparecen el libro jugaron en Sevilla o despidieron a los "socios del club sevillano" en la estación de ferrocarril.

Tanto es así que el autor del libro se sorprende cuando poco tiempo después de escribir el libro realiza una entrevista a Daniel Young:

clip_image013

¿Sevilla ha dicho usted? No sabíamos que en aquel tiempo...

Sevilla, sí. Sevilla, Río-Tinto y Huelva fueron los tres grupos que jugaron al futbol antes que nadie en España. Las de Huelva y Río-Tinto aparecieron simultáneamente el año 81; el de Sevilla nació uno meses después. Estas tres localidades, son sin ningún genero de dudas, el germen del deporte español. Yo recuerdo haber jugado en Sevilla contra equipos españoles, alemanes e ingleses. Pocos encuentros, desde luego, porque lo dificultaba la escasez de comunicaciones de la cuenca minera. Ya usted ve si será así, que algunas veces en que tres o cuatro que los de aquí formábamos con los de Huelva en Sevilla, teníamos que salir de la Mina ¡a caballo! a las once o doce de la noche anterior al partido, y así seguíamos toda la madrugada hasta Zalamea, donde tomábamos un tren que nos llevaba hasta San Juan del Puerto para unirnos a los demás compañeros de la capital y continuar el viaje a Sevilla. ¡Figúrese usted como llegaríamos! ¡Destrozados!

Pues sí ha dicho Sevilla:

“Sevilla, sí. Sevilla, Río-Tinto y Huelva fueron los tres grupos que jugaron al futbol antes que nadie en España.”

El espíritu de Daniel Young es el que debe perseguir todas nuestras investigaciones, no estaría de más darle su nombre a algo que pudiera surgir desde el entendimiento.

***********************************************************************************

Nota. Expresamos nuestro agradecimiento a Martín Carlos Palomo García, gran investigador cofradiero, el cual nos ha facilitado, con su amabilidad de siempre, algunos datos biográficos que han contribuido a elaborar esta entrada. Aprovecho para invitarles a, sin duda, uno de los mejores blogs que conozco. Si les gusta el arte de la cerámica no dejen de pasar por Retablo Cerámico.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   5 comentarios :

  1. Sírvase usted escribir la palangana y haga yo de lector habitual. Fantástico Cornie.

    Se agarran a un pequeño resquicio, a una astilla o pequeña protuberancia de la pared con uñas y dientes con la esperanza de poder tirar definitivamente la teoría de 1890 y ven cómo cada vez es más improbable.

    Esto es lo que hay.

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidaba, el valor de la entrevista a Ybarra es la del papel que saca de entre sus enseres personales. Un documento único que habla del acto de oficialización en 1905.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carlos.

    Releyendo el artículo, como lector habitual de La Palangana, acabo de darme cuenta de un detalle que había pasado por alto.

    En el texto se dice que no menciona a los ingleses, y también que:

    "No sería elegante ni lícito interpretar un hecho pasado concreto sin analizarlo en su contexto real y temporal."

    Y se ma ha ocurrido, algo que todavía no he contrastado, pero lanzo la idea, y desde luego vamos a investigar, una particularidad, que a la vez sería otra pieza del puzzle si confirma mi suposición, aquí lo dejo:

    - ¿Cuáles eran las relaciones internacionales entre España e Inglaterra en 1955?

    - ¿Cómo andaban los asunbtos del Peñón?

    De camino, me acabo de acordar como presentó la prensa oficial de la época nuestra victoria contra Inglaterra con el famosos gol de Zarra, no decía que le habíamos ganado a Inglaterra, sino que se usó otra expresión ¿lo recuerdan?

    "No sería elegante ni lícito interpretar un hecho pasado concreto sin analizarlo en su contexto real y temporal."

    ResponderEliminar
  4. Pienso que esa conexión debió existir en algùn momento, tarde o temprano. Si en 1900 había un grupo dispuestos a organizar una Sociedad de Football en Sevilla, alguno de la vieja guardia se acercaría a proponerle algún partido, incluso a sugerirles que continuaran con aquel equipo fundado en 1890 que estaba aletargado (según las investigaciones) desde hace 7 años no se jugará más al football que se sepa.
    Fue una simbiosis perfecta, unos querian jugar al football y otros perpetuar su club de tan gratas tardes contra Huelva, de hecho jugaron partidos todos contra todos para honrar el nombre más grande de está ciudad, Sevilla Football Club.

    ResponderEliminar
  5. Saludos.

    Dígalo sin tapujos, D. Cornelio: la pérfida Albión.

    Lean aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Pérfida_Albión

    (La Wiki, a veces, también sirve)

    Y una pequeña reflexión particular: sospecho que los pioneros de 1890 estuvieron, siempre,detrás de los pollitos que a partir de 1900, desembocaron en el Sevilla "oficial" de 1905.

    No se podría entender de otra forma porque seis o siete años sin foot-ball (aparentemente), no es tiempo suficiente para olvidarlo todo y a sus protagonistas. Recordemos, además, que la mayoría de aquellos seguían viviendo en Sevilla.

    No cuadra. No es lógico.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM