rel='nofollow' target='_blank'/>

13 febrero 2011

DE VUELTA A LA MEDIOCRIDAD

Cuando la grada mira hacia el entrenador, el palco trata de ratificarlo. Cuando la grada mira hacia el palco, la cabeza del entrenador rueda escaleras abajo.

Ya sé que es manido hablar de “final de ciclo”. Sé que incluso es anacrónico a las alturas que andamos, pues esto terminó hace un par de años cuanto menos, pero no logro quitármelo de la cabeza conforme transcurre el tiempo y vemos lo que vemos sobre el tapete del terreno de juego.

No dejan de contarnos que nuestros rivales deportivos son los ricos, que son grandes porque siempre fueron ricos, que es el espejo en el que reflejarse, dejándonos de localismos, pero no tomamos nota de lo que hacen de forma potable. Y no es que se trate de gastar millones y millones en renovar el elenco de jugadores, no van por ahí los tiros. De hecho el Sevilla grande contemporáneo no fue precisamente fabricado a base de talonario.

A día de hoy, estamos inmersos en la más absoluta de las mediocridades y faltos de un proyecto deportivo con objetivos claros.

Si el Sevilla FC está donde está ahora mismo, solo es fruto de las reminiscencias del equipo grande de mediados de la década pasada. Los Palop, Kanouté, Luis Fabiano y Renato, leyendas vivas que disfrutamos y que podremos describir a nuestros nietos diciendo. “…yo los vi jugar…”, llegan a día de hoy con una media de edad que roza a la de un geriátrico, aún con destellos de buena calidad y atesorando la calidad de los grandes, pero no es suficiente visto lo visto en la tabla clasificatoria.

Los puestos vacantes no se han renovado con el acierto de antaño, sufriendo una bajada de calidad considerable. La Subdirección General Deportiva del Sevilla FC está fallando estrepitosamente en estas lides y debe reaccionar antes que después. Una Subdirección a la que –recordemos-  se le dio un voto de confianza en la pasada Junta General de Accionistas y a la que se la ha dejado trabajar en estos dos meses desde entonces.

image_thumb[3]

Para colmo, el entrenador que tenemos es un “triste”, como decía un compañero. No sabemos a qué juega, ni tan siquiera si tiene la cabeza en los partidos a los que asiste. No ha repetido alineación en 23 partidos, no acierta habitualmente en los cambios y el sistema de juego es… no sabría como definirlo. Los jugadores se le rebelan, hay malestar en el vestuario y el entendimiento en el terreno de juego a veces brilla por su ausencia. Lo que se dice popularmente como “un barco que hace aguas”.

En cuanto a la afición es curioso cómo con la mayoría de sevillistas con los que hablo, parece que están deseando que acabe lo antes posible esta temporada, la apatía se adueña de la grada y ni tan siquiera pita al entrenador, como hace poco con Jiménez.

Veremos el comportamiento del equipo en la competición europea.

Ya ven que estoy pintando un panorama catastrófico en el que me dejo cuestiones como la económica, verdadero desastre por perder ante el Sporting de Braga, un equipo de los endeblitos de verdad, donde nos jugamos unos buenos cuartos, pero creo que este es el momento de comenzar a pensar en un proyecto ilusionante de cara a la próxima temporada. Justamente ahora, que debemos dar la presente por perdida intentando quedar lo más alto posible y poco más.

Y el cambio debe interpretarse ahora como ese cambio de ciclo verdadero, el que debió ocurrir hace un par de años atrás, con un equipo base, un entrenador valiente que sepa interpretar verdaderamente qué significa pertenecer a esta institución y darle lo que el sevillismo le pide. No hablamos de parchear, ni hablamos de tapar agujeros posicionales, sino de un nuevo proyecto con objetivos claros, concisos e ilusionantes.

Podrá salir bien, o quizás mal, pero no nos sumerjan en esta zozobra y en este sinsentido. No queda mucho para que se cante aquello de “otro año igual” de la década de los 90.

El Sevilla FC, debe zafarse de la piel de mediocre que lo envolvió durante más de 50 años y solo ustedes, los dirigentes, pueden hacer que así ocurra. No quiero un Sevilla FC que juega a quedar por encima del otro equipo de la ciudad. No quiero un equipo sevillista en las medianías de la tabla intentando acercarse a puestos de UEFA, o el que se salva de caer en Segunda División y queda contento por ello.

Pónganse las pilas.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   12 comentarios :

  1. Y a esa mediocridad se ha llegado tras liquidar las señas de identidad de este equipo en los ultimos años.

    Y lo que me deja mas perplejo es con la indiferencia que nos estamos tomando este devaluacion del equipo, este descredito en que se ha sumido la Entidad.

    Esperemos como bien dices que se pongan las pilas y que se sienten las bases para volver a reiventarse.
    Estructuras y materia prima hay para ello.

    Carlos, decirte que para mi fue un placer el haberte conocido y un honor el poder saludarte este pasado sabado en la "Pepe Castro".
    Mi enhorabuena y admiracion.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Juan Ángel, el placer fue mío.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Triste. Esta situación es muy triste. Y la solución hubiera estado en reconocer los errores en su momento. Que por reconocerlos no pasa nada malo, al contrario, es lo que hay que hacer.

    Esta temporada la doy por perdida, pero el año que viene confío en una buena revolución del vestuario, un nuevo entrenador, y a otra historia, a la buena historia, a donde nos corresponde estar, entre los grandes.

    Sólo espero que los nuevos fichajes sean como Medel y Rakitic. Me da escalofríos pensar lo que el croata puede llegar a montar en el centro del campo acompañado de Luis Alberto.

    ¿Final de ciclo? Sí, pero... ¿quién dice que el nuevo ciclo tenga que ser peor? Yo confío en que esto es sólo una transición.

    ResponderEliminar
  4. Esto lo dije yo por e-mail a Del Nido hace tres años, cuando no tenía aspiraciones de quedarse campeón de liga, sólo de Uefa, y me contestó que él sabía lo que tenía que decir y que me echaba una partida a las canicas y me ganaba sí o sí sin tener ni idea de cómo juego yo. Volvemos al siglo pasado. Eduardo Cadenas

    ResponderEliminar
  5. Lo único que voy a añadir a tu post con el que estoy totalmente de acuerdo, es que este 'triste' es el entrenador que más daño le está haciendo a la cantera de los últimos. Es incomprensible lo que se ha hecho con Cala, Luna, José Carlos, Rodri (por Dios otro hat trick ayer), Bernardo, etc... En fin como dices, cortar por lo sano y empezar algo que nos devuelva la ilusión.

    ResponderEliminar
  6. Ahora buscamos resultados.

    Cuando un entrenador de la casa sacaba resultados le pedíamos samba, como el Madrid a del Bosque, o el Valencia a Benítez.

    El Madrid desde entonces no pasa de octavos en Europa, el Valencia ahora está volviendo a coger aire...

    Yo me conformo con un grupo, desde el entrenador al utillero, que sepa a lo que juega, aunque eso sea ganar por 1 a 0... y que gane.

    Es muy bonito colgarse la etiqueta de "crítico" y que eso es lo mejor para el Sevilla. Cuando se les da la razón a los crtíticos ("pitaores" también llamados) y luego no salen las cosas como se creía, la culpa es de otro...

    Hemos desaprovechado los mejores años de la historia del Sevilla tirándonos los trastos a la cabeza.

    Espero ver algún día clasificarse 3º y 4º al equipo dos años consecutivos.

    Si no es así, siempre quedará esta Palangana para recordar la historia de nuestro club.

    ResponderEliminar
  7. Al Sevilla se lo empezó a cargar Jiménez, Álvarez continuó la labor y Manzano lo está rematando. Todo ello adobado con la errónea política de fichajes de Monchi, al que le falla su equipo (¿o era su equipo el que fichaba y no él?), pues a cada jugador que se va, lo sustituye por uno peor.
    Vean si no: Poulsen, Keita, Javi Navarro, David, Squillachi, Adriano, Alves ya no están y vinieron Romaric, Cigarini, Alexis, Cáceres, Fernando Navarro o Konko. Igualitos ¿no?
    Por favor, que nadie me recuerde a "un entrenador de la casa que lograba resultados". Jiménez se cargó el juego del Sevilla y a muchos jugadores. Que se quede en Grecia, o más lejos, si puede ser.

    Scottero

    ResponderEliminar
  8. Saludos.

    Tengo que coincidir del todo con Scottero. Nunca entendí que se cambiara radicalmente un modelo que daba resultados (brillantísimos).

    No lo entiendo.

    Concedo que se nos fueron muchos de los buenos, pero no comparto que no se trate por todos los medios de sustituir las piezas (aunque no tengan la misma calidad), por similares o parecidas; que se trate de mantener lo que funcionaba de lujo.

    Hay un principio que dice: "si funciona... ¡no lo toques!".

    ¿De quién fue la idea de cambiar el modelo?

    ¿Porqué llevamos tres años en descenso contínuo y en todos los órdenes?

    ¿Somos conscientes de lo que pude suponer para los presupuestos que no entremos en Europa League siquiera?

    ¿Desde cuándo no vemos a los nuestros dar bocados?

    Pues desde que la política era meter gente de la cantera, con ansias, con ganas y con hambre.

    ¿Sería un buen momento para traernos a Jokin Caparrochea?

    Al menos sabemos con certeza que darán el do de pecho, que saldrán las joyas ocultas que tenemos en el B y que le pondrán bemoles al asunto (los jugadores que no el míster).

    Ya me he despachado un poquito.

    Disculpas.

    Cuidaros.

    P.D. Si pudiera ser, que Manolo vaya a Korea. Allí necesitan entrenadores.

    ResponderEliminar
  9. Buen artículo. La temporada es de transición, algo que le ha pasado a otros equipos como el Valencia o al Villarreal de la pasada campaña. Veremos la temporada que viene hacia donde tira el Sevilla, ahí está la duda.
    Esperando impaciente el programa del miércoles de Radio Estilo, si lo dedicáis a H.H. puede ser especialmente interesante, quizás a aquel equipo le faltó un par de sudamericanos típicos en aquellos años para subir,aún más, el nivel.

    ResponderEliminar
  10. Bendita mediocridad.
    Somos el actual CAMPEON DE ESPAÑA y dentro de dos dias jugamos contra el Oporto en la UEFA (Europe League).

    Por cierto para los desmemoriados o malvados que dicen no se que de cargar fue Jimenez el que nos clasificó para la final jugada el Barcelona contra el Atlético.
    Bartolomé

    ResponderEliminar
  11. Como bien dices tapando agujeros desde hace 2 años, asi no se va a ninguna parte, las viejas glorias efectivamente viejas son, ya no solo no sabemos a lo que juega el sevilla si no que no sabemos que queremos hacer con nuestro sevilla, falta el proyecto.
    El que siga hablando de Champion creo que insulta el pensamiento de muchos sevillistas

    ResponderEliminar
  12. Ahora mismo sabemos de donde venimos pero no sabemos hacia donde vamos. Existen demasiados interrogantes en el ambiente en general

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM