rel='nofollow' target='_blank'/>

05 mayo 2011

PARALELISMOS

No deja de ser curioso cómo, en pos de la rivalidad, determinados personajes son capaces de hacer triples saltos mortales a la hora de justificar determinados hechos históricos en relación al fútbol sevillano. Debo confesarles que en estos años he visto todo tipo de fauna que rodean estos hechos y me temo que aún me queda mucho por ver.

He visto cómo, por ejemplo, en la Hemeroteca hay páginas arrancadas de periódicos con información fundacional del Sevilla FC, estatutos originales de algún club sustraídos por arte de birlibirloque, a determinados personajes cambiando su identidad haciéndose pasar por sevillistas para conseguir determinada información, a otros encadenándose a farolas gritando contra Sevilla por temor a perder el decanato de su club.

A analfabetos virtuales que prácticamente no saben escribir, atreviéndose a discutirte estos temas en algún que otro foro. Y a los que se supone que saben de esto, decir una cosa y otra distinta al mismo tiempo, dependiendo si es para su club o para el rival. A zancarrones discutir acaloradamente en foros defendiendo para su club lo que niega a los demás y a pegafolios de museos insultarte sin el mínimo pudor.

No se pueden imaginar la de barbaridades que uno puede leer al cabo del día por parte de estos personajes, donde uno se pregunta a veces si no estará soñando, porque verdaderamente es surrealista y picasiano.

Pero no todo es esperpéntico, ni solo existe esta fauna grotesca salida de un bestiario medieval. Afortunadamente uno se encuentra a personas interesadas de verdad en estas cuestiones, no necesariamente de tu filiación futbolística y suponen una bocanada de aire fresco, confirmando datos en ocasiones y en otras discutiendo y poniendo en duda otras que necesitarán de un análisis más profundo, algo fundamental en la investigación y en el esclarecimiento de muchos datos.

Pero en líneas generales tengo tenemos la satisfacción de la investigación en marcha, porque si estuviésemos en el error en su conjunto, no tendríamos a este zoológico de seres deformes en su intelecto y en su educación que viene incluido en el paquete “trabajobienhecho 1.0”.

En el transcurso de nuestras investigaciones pudimos observar cómo el hecho de 1890 ha ido sufriendo un proceso a lo largo de la historia. En un primer momento pudimos darnos cuenta cómo era una cuestión que incluso debía esconderse, debía ser omitida a pesar de su conocimiento por parte de algunos. Era algo a negar sistemáticamente, como si no existiese. No aparece en los libros de historia del fútbol a pesar de que existe manifiestamente en la prensa de la época.

En 2004 por fin afloró la información en el libro de Juan Castro “Primeros pasos del Football Sevillano, 1890 – 1915” y pudimos comprobar como un resorte o muelle, saltan determinados elementos, mejor dicho, un elemento, que trata de desmentir a toda costa este hecho, mintiendo si es necesario para ello.

Para esto incluso publicó un libro con los siguientes e importantes razonamientos:

1.- EL SEVILLA FC DE 1890 NO FUE UNA SOCIEDAD LEGALMENTE CONSTITUIDA Y POR LO TANTO NO PUDO SER NUNCA UN CLUB.

2.- SEVILLA FOOTBALL CLUB SIGNIFICA “CLUB INGLÉS”.

3.- NO HAY CONTINUIDAD HASTA 1905.

Ojo, que esto que están leyendo fue avalado por prestigiosos historiadores.  A todo esto, por parte de algunos béticos que se alían con el onubense, ejercen de altavoces de la teoría surrealista y discuten acaloradamente a la sombra de que efectivamente existiese la posibilidad de que el Sevilla FC pudiese haber nacido en 1890, algo inconcebible para ellos y que no podían permitir.

Pero claro, el onubense se da cuenta, (tarde, pero se da cuenta), que aquello que niega para el club sevillano es óbice para cuestionar el origen de su propio club y sienta las bases de su defunción, entre otras cuestiones podemos observar cómo su club no se registra, que sepamos, hasta 1903, que en la nomenclatura de su club no aparece la palabra football por ningún sitio y que la primera vez que juegan al football es precisamente contra el equipo sevillano, en definitiva, había escrito las bases claras para sentenciar y dilapidar el decanato de su propio club.

Y empieza el show.

Los investigadores sevillistas asistimos atónitos, casi sin mover un dedo todavía en las investigaciones, cómo el onubense empieza a justificar y fundamentar en contra de aquellas cuestiones que antes afirmaba categóricamente, como por ejemplo el tema del Registro de sociedades, en las que, consultando a un doctor en Derecho, demuestra que no era necesario el Registro de la sociedad para constituirla, ya que esta tenía un carácter declarativo. Que el nombre de los clubes necesariamente podrían ser ambiguos a la hora de ser nombrados por la prensa, que en los inicios de estos clubes del siglo XIX no necesariamente hay que entenderlos con la óptica de hoy en día.

El apartado más llamativo de todo esto es el que se basa en la continuidad de los clubes, porque la inexistencia del ‘Huelva Recreation Club’ en el periodo 1893-1903 es manifiesto, ya que no existen noticias del mismo en ese periodo.

Pero claro, él hace un seguimiento de algunos de los componentes de aquel antiguo club de recreo, (no nos olvidemos que era un club de recreo), hace un batiburrillo e intenta convencernos de que la pertenencia de estos componentes al Seamen’s Institute, una sociedad que se crea para atender a los marineros ingleses que llegan al puerto de Huelva, unido con que aparece alguna noticia suelta de que se juega al fútbol en dicha ciudad durante esos diez años, es la prueba “irrefutable” de que el Recreativo de Huelva no dejó de existir.

Para reforzar esto, por si acaso,  dentro de su organización de historiadores, se establecen determinados parámetros para que no se cuestione que este periodo en los que no existen noticias, se convierta en algo a interrogar y de paso quitarse de en medio a aquellas sociedades que pudiesen ser más antiguas y reclamasen el decanato. Veamos algunos ejemplos:

“…Si una sociedad creada antes del 1-9-1913 pero con fines diferentes a la práctica del fútbol crea su sección de fútbol en momento posterior a la susodicha fecha se aplicará el punto siguiente. Es el caso, por ejemplo, del Club Gimnàstic de Tarragona, sociedad creada en 1886 y con fútbol solo desde 1914…”

Se quitan de en medio de un plumazo al Nastic, no sea que reclame algo. O bien relativo a que alguien cuestionase que “Huelva Recreation Club” no significase lo mismo que “Real Club Recreativo de Huelva”:

“…Los cambios de nombre o los traslados de residencia no implican cambio de sociedad ni de equipo. Por ejemplo, el Guadix C.F. se traslada en 2005 a Granada y cambia de nombre a Granada Atlético C.F.; sigue siendo la misma sociedad y el mismo equipo…”

Por si acaso alguien duda que su equipo despareció en algún momento se establece:

“…La suspensión indefinida de sus actividades sin precisar la intención de reanudarlas en el futuro puede entenderse también como una desaparición, a menos que reanude sus actividades…”

Es decir, si su equipo desapareció en el periodo del que hablamos y después continua las actividades 10 años después, que quede claro que no desapareció. Para rizar el rizo y reforzar todavía más todo esto, dan sus conferencias donde dicen esto que pueden ver aquí.

¿Y que pasó con los que avalaron el libro del onubense en primera instancia? Que yo sepa con el rabo entre las piernas deben andar, porque ya sabes, querido amigo, algunos escriben historias y otros escriben la Historia, como te hemos demostrado.

Y a nosotros nos parece bien, no estamos en contra de estas cosas. Yo siempre he dicho que el mejor investigador y el que puede demostrar que el Sevilla FC de 1890 es el mismo que el que tenemos en nuestros días es este onubense, porque el paralelismo existente entre las sociedades de Sevilla y Huelva es como el de dos gotas de agua, con la salvedad de que aún no hemos mostrado todos los datos que unirán definitivamente a ambas sociedades sevillanas.

A día de hoy queda demostrado y sin discusión alguna por parte de absolutamente nadie, es que este club se llamaba “Sevilla FC”, que tenía una estructura de club legalizada, que juega distintos partidos, que sus componentes establecen relaciones con la generación de 1905. Nadie cuestiona esto ya.

Pero atención, aquí viene lo bueno. Los béticos que antes dudaban y reforzaban la teoría del onubense ahora “reclaman” a este primitivo club como aquel que fue el origen del fútbol sevillano, incluido ellos.

Y claro que sí ¿no íbamos a ser el origen de ellos si nacieron de una escisión sevillista a cuenta de un obrero, según contaron toda la vida y hoy se demuestra mentira? ¿cómo os íbamos a negar esto otro? Por supuesto que el Sevilla FC es el origen del fútbol sevillano, faltaría más.

Ahora los esfuerzos por parte de estos personajes se centran en otros objetivos.

Por un lado, por parte bética, temiendo que lo de 1890 fuese verdad, intentan por todos los medios demostrar que el Sevilla FC se fundó en 1908, cogiendo noticias difusas y ambiguas de aquí y de allá y componiendo una historieta que no se la creen ni ellos. Toda la documentación que se les ha enseñado demuestra que se equivocan. A todo esto tienen menos papeles que una liebre de su fundación en 1907 , dicho sea de paso, pero así son estos personajes.

Y por parte del onubense y su séquito se centran en discutir la continuidad de este Sevilla FC entre 1893 y 1905.

Como pueden comprobar, lo que para los demás es fácil, (es fácil decir que se es de 1907 sin más y que se lo crean todos), para nosotros es un mundo y debemos investigar con este lastre.

Por otro lado, con las normas fabricadas y expuestas por el onubense podríamos decir claramente que el Sevilla FC de 1890 es el mismo club de 1905 y a ver quién se atreve a demostrar lo contrario sin declarar al Recre fuera del decanato del fútbol español.

Pero no. Somos nosotros mismos los que queremos demostrar que fue el mismo club con pruebas consistentes y que podrían no tardar mucho en aparecer publicadas.

Eso sí, mientras tanto, observado todo esto que les he expuesto, la diversión no tiene límites ¿verdad?

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   5 comentarios :

  1. Carlos, ahora que el tema está de actualidad ¿no te recuerdan bastante los berrinches y excusas que buscan tanto béticos como recreativistas a los lloros sin sentido de Mourinho? Si es que al final van a ser todos lobos de la misma camada.

    ResponderEliminar
  2. Realmente nos lo estamos pasando bomba leyendo el transcurso de las investigaciones. Y cómo, poco a poco el tranvía va pillando a estos sujetos una vez, y otra, y otra, y otra... :))

    ResponderEliminar
  3. Al final su odio nos hace más grandes.

    Las verdes mentiras nos hicieron estudiar y esclarecer nuestros mancillados orígenes.

    El miedo azul nos permitirá enlazar el pasado de forma irrefutable.

    Al final tendremos que darles las gracias y todo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Si los protofutbolistas onubenses levantaran la cabeza!

    Hermanos, primos, cuñados, socios comerciales, cada uno de ellos en un club.


    Completando los de una localidad los del equipo contrario cuando no había gente bastante, y esto en el siglo XIX.


    Y en el XXI queriéndoles hacer ver que ni se conocían...

    ResponderEliminar
  5. Sonrío...La historia de mi equipo es la más fundamentada, la más investigada, la más bonita, la más limpia y diáfana, la mejor...y la más antigua y si no lo es, será la más respetada por el señorío con el que haceis estas investigaciones.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM