rel='nofollow' target='_blank'/>

01 julio 2011

COSTUMBRES CENTENARIAS

Que nos guste el fútbol y seamos aficionados al mismo, nos sumerge en la vorágine de fichajes, nos permite hacer cábalas sobre el sistema de juego, genera grandes debates sobre si tal o cual jugador es el adecuado, o si el entrenador actúa bien en las distintas fases del juego. Ver un partido de fútbol de tu equipo y esperar que gane, despierta sensaciones pre-partido y te hace vibrar durante el mismo. Fútbol es fútbol.

Dependiendo del resultado tu salida del estadio conllevará un estado de ánimo u otro, pero siempre miraremos hacia el frente, al futuro,  esperando el siguiente y volviendo a las cábalas sobre si el sistema y los jugadores funcionaron, o bien habría que realizar los cambios pertinentes para lograr el desempeño como debe.

Ese jugador que no te gusta al que siempre ponen y que te trae por la calle de la amargura, supone un entripado que exteriorizas a la que tengas ocasión y en tu mente se repite una y otra vez esa jugada que representa, o bien todo lo que no te gusta de tu equipo, o en caso contrario, la esencia de lo que siempre debería ser y nunca olvidar. Es algo que queda como grabado per secula seculorum en el disco duro.

Es la forma de vivirlo interiormente de cuantiosas personas, pero  tenemos esa “otra” parte, vivida externamente, que tras asistir al estadio y volver a casa, independientemente del resultado, hay que vivirla forzosamente cuando comienza la semana, un día después. Dos formas de vivir el fútbol en la ciudad, hacia ti y hacia los otros.

El desayuno de los lunes se convierte para muchos en una corrida de toros, donde el camarero –bético, no podía ser de otra manera según se cuenta esta historia-  durante un par de años fue un aficionado acérrimo a la ópera de toda la vida, o al dominó mismo, no se sabe bien por qué cosas del destino, estos días te recibe de repente con una sonrisa socarrona que se le borró hace ya muchos años ¿Por qué será?

Ay sevillón, tú que le molestaste tanto con tu silencio eterno e infinito durante ese tiempo día tras día, minuto tras minuto y durante interminables segundos. Otros pusieron mofa y befa cuando les tocó en contadas ocasiones… guasa sevillana que le llaman.

- “Manolo, un café descafeinao cortito con espumita, templaito, en taza mediana,  y uno shurrito, há er favó… ¡ah! y con sacarina”.

Y Manolo pensando “vaya tela la guasita que se trae el palangana revenío con mibeti”.

- “¿Algo más va a querer el señor?”

- “Sí, un vasito de agua”.

Y es que hay muchas formas de “guasa sevillana” todo hay que decirlo, donde sin decir nada, se dice todo y la tensión se palpa, se puede cortar con un cutter afilado y una mirada puede bastar para desencadenar tormentas atronadoras en montañas lejanas u océanos profundos sin tan siquiera pestañear. Son cuestiones cuasi esotéricas y parapsicológicas que ocurren mientras ruge el tubito de la máquina de café que calienta la leche, que nunca supe como leches se llamaba, valga la redundancia.

Esta temporada, al menos, no será igual. Tu camarero ha recuperado el gusto por el fútbol por arte de birlibirloque, donde antes era ópera ahora se llama balón y el barítono se viste de negro con pito en la boca. Donde antes eran fichas de dominó ahora son alineaciones. No es lo mismo dar el “Do” de pecho, que gritar un “Gol” de hecho, aunque lo cante en Do menor.

image

Conforme te acercas al mostrador del bar te lo ves venir de lejos, sonrisa en ristre, desafiante,  y por si acaso ases el estoque con fuerza por lo que pueda pasar y coges aire por si la embestida. Durante este tiempo de vacas flacas,  tan  solo debías dedicarte a hacer el paseíllo a ritmo de “El gato montés”, te acomodabas la taleguilla, un pasito corto tras de otro, te quitas la montera, te agachas en cuclillas poniéndola boca abajo siempre, (nunca se sabe quién puede haber detrás), te levantas y vuelta sobre el pie. Los aplausos tan solo por este hecho, atronadores. No había morlacos que echarse a la cara para dar un buen pase.

Toca sacar las artes taurinas de las verónicas y los pases de pecho, porque vienen bien crecidos y esperemos que no resabiados. Surge la necesidad de practicar el estoque, como siempre antes, porque el toro te puede coger, pero siempre acabará muriendo.

El fútbol sevillano es una tragicomedia, pues el careto se parecerá al de la comedia o al de la tragedia indefectiblemente, dependiendo del resultado de tu equipo. Y el del camarero también, esto juega igualmente en la corrida previa al desayuno, tan solo te queda esperar a que no te sise un churro, o que el café no aparezca en taza, sino en vaso  y frío, y que encima se queje porque le pagas con un billete de diez.

Con lo bien que servía este hombre cuando le gustaba la ópera. El año que viene otro gallo cantará, ópera, nunca mejor dicho.

Fútbol, bendito fútbol.

¿Y a mí me gustan los toros ni ná?

 

.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   13 comentarios :

  1. El tubito de calentar la leche,lo llamamos "vaporizador".Y si,toca echar mano de la muleta y dar unos "naturales" muuuuy despacito.Con lo tranquilo que se ha estado estos 2 años atrás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Ves? nunca te acostarás sin aprender algo nuevo, Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
  3. Yo no sé si dejar un comentario o sacar el pañuelo...

    ResponderEliminar
  4. ¡¡To-re-ro to-re-ro!!

    ResponderEliminar
  5. Allá por el 2005 un compañero de trabajo se volvió insoportable. Llevaba algunos años siéndolo, pero en el 2005 rozó o incluso alcanzo el máximo grado de la indecencia.
    Los comentarios eran cada dia más soeces y ruines, y sus alabanzas a ciertos personaje, hoy linchados, eran de lo más rastreras. No era el único. Muchos se reían de las gracietas de esos personajes y sacaban pecho, más con la intención de molestar que de la propia satisfacción personal.
    El viernes de feria de 2006, recuerdo que llegue a la oficina como cada mañana y di los buenos dias. Mi voz estaba afónica. Sólo un "buenos dias" afónico bastó para que se transmutaran las caras y empecé a percibir la incipiente calva en la coronilla de algunos que hundían sus cabezas en los papeles de sus mesas. Mi teléfono empezó a sonar, llamadas locales de felicitación. Nadie dijo nada. Todos callaron. El 11 de mayo de ese mismo año, mi teéfono no paraba de sonar, pero esta vez con llamadas nacionales e incluso alguna de fuera de España. Los insoportables quedaron mudos. Despúes llegó agosto y se repitió la historia. Después llegó el 2007 y la historia se volvió a repetir multiplicada por tres. Más coronillas calvas, más voz afónica y más muditos.
    Imagino lo que habrán tragado. Porque después llegó el 2009 y el 2010.
    No se lo deseo ni a mi peor enemigo. Cada vez más sufimiento, cada dia más envidias, cada jornada más sapos que tragar...y cada dia más calvos.

    ResponderEliminar
  6. Llámese tubito de calentar la leche, o ruido de impresora, qué mas da. XD

    Ha captado usted la esencia sr. Yovi.

    ResponderEliminar
  7. Cosas así nos están sucediendo a todos los sevillistas en los últimos dos o tres meses. Más o menos este año había que escuchar alguna cantinela rara, que poco a poco se han ido incrementando. Hubo una pausa bastante agradable en la época de las 5 derrotas consecutivas, pero volvieron.

    Ésta circunstancia me recuerda a la manida historia del "estilo Sevilla" y el "estilo Betis". El "estilo Sevilla" está perfectamente reflejado en la actitud del señor Yovi. Por el contrario, el "estilo Betis" se refleja en la actitud del camarero y de los compañeros de trabajo del señor Yovi también. Que cada uno saque sus conclusiones.

    PD: Café cortito con churros y sacarina... churros y sacarina... no me cuadra.

    ResponderEliminar
  8. Pedazo de post!! Ahora todos cantan mas que antes eh!! Han vuelto a sacar sus banderolas, su humor betiniko, ahora salen de debajo de las piedras jajaja. Lastima que puedan competir en una conversación pero no con nuestro Sevilla F.C. ;) Cuantas veces no hemos escuchado y dicho ya eso de... co lo tranquilitos que estabamos nosotros ajajaj... Pues yo sigo igual de tranquila eh!! Y tengo a uno en casa que le canto la canción de "qué te pasa supporter" jajaja Por mucho que hagan, por mucho que digan... nuestro SEvilla es enorme e inalcanzable para ellos. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Don Padrino, no hay cosa que mas me agrade que el alzamiento criaturil ,disfruto cuando escucho tantas y tantas ridiculeces ,no es un placer tan gratificante como el sexo pero es morbosamente apatecible ver como se autoridiculiza una fanatica criaturita.

    ResponderEliminar
  10. Orejas, rabo y vuelta al ruedo para su post...
    Algo parecido, muy parecido a lo que cuenta Yovi me ocurrió a mi allá por el 2005...pero al final siempre se cumple el refrán a cada "cerdo" le llega su San Martín.

    Enhorabuena por el post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Javi de Alcalá de los panaeros3 de julio de 2011, 0:52

    Tú sí eres bendito Carlos Romero,te admiro,te leo y te reeleo,y es la 1a vez que te posteo,me he partío(literalmente)de la risa con este post...

    ResponderEliminar
  12. Pues más me he reído yo escribiéndolo Javi. A ver su te vemos comentando más por aquí ahora que te has animado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Como siempre D Carlos..
    como siempre..

    Se puede decir tanto..

    Aquí un sufridor de lo que dices.
    Presiento que me voy a reír tela yo este año.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM