rel='nofollow' target='_blank'/>

21 agosto 2011

DE PEPINOS Y LECHUGAS

Qué mala es la memoria, o mejor dicho, la falta de memoria.

Como bien saben ustedes, durante la pretemporada del curso en vigor, el Sevilla FC, ya saben, por estas cuestiones de marketing, decidió reivindicar con un emblema que llevarían en la camiseta los jugadores, el injusto trato que estaban recibiendo los agricultores españoles en referencia al cultivo de pepinos, debido a que desde Alemania se apuntó la hipótesis de que dicha hortaliza era la portadora de una bacteria que causó muertos en dicho país, cosa que después se demostró falso.

image

Dicho emblema estaba destinado sobre todo a hacer publicidad de ello en el extranjero, pues bien saben que nuestro Club haría la pretemporada en distintos países como Costa Rica e Italia. No obstante hay gente a la que le gustó la iniciativa y a otra no mucho, sobre todo porque las connotaciones de la hortaliza en sentido figurado tiene su miga y ya conocemos eso que se viene en llamar “guasa sevillana”.

Y uno que se lo veía venir, que sabiendo lo que hay se iba imaginando lo que se puede llegar a reír. Y así ha sido.

Son varias las webs y personajes de color verde, (vaya por dios con el colorcito), que no han desaprovechado las circunstancias para hacer chistes fáciles sobre ello, como seguramente en alguna taberna habrá tenido la oportunidad de sufrir algún sevillista, pero nada mejor que darse una vuelta por La Palangana Mecánica para hacerles ver que su equivocación es supina.

Como bien comentó mi amigo Alejandro en su blog, ya en la primera decena del siglo XX, el equipo bético era conocido como “los pepinos” y esto se debe a que decidieron cambiar eventualmente su camiseta a rayas verdes y blancas, (la habitual lechuga), por una uniforme de color verde oscuro, tanto que parecían “pepinos”.

image

Betis vestido de “verde pepino”. Imagen sacada de Betisweb que a su vez la sacó del libro de Juan Castro “Primeros pasos del fútbol sevillano”.

Y claro, la prensa no desaprovechó la ocasión para dejar constancia para la posteridad de la definición popular por la que se conocía al equipo bético:

image

Decir tiene que igualmente al Sevilla FC se le conocía, antes que incluso al Real Madrid, como “los merengues”, cosa que ocurrió hasta mediados de los años 60, en que los madridistas se apropiaron definitivamente del nombre. Hemos visto fotos muy antiguas donde comprobamos que el blanco sevillista era mucho más puro que el madridista, en partidos donde se fotografiaban ambos equipos juntos, aunque esto pudo ser eventual y no es concluyente, no pasando de la pura anécdota.

Pero volvamos a los “pepinos”. Fue precisamente un periodista que firmaba como P. Pino el que hablaba de las crónicas futbolísticas del equipo de verde sobre el año 1915. Ya saben que los periodistas en aquella época firmaban siempre con seudónimo y fue precisamente un tal Oreto, del que sabemos era Juan Otero, del Correo de Andalucía, el que nos dejó una perla sobre 1916, en la que se reflejaba la celebración sevillista en uno de los restaurantes de la época, debido a la victoria sobre el Real Betis Balompié, como bien nos recuerda nuestro amigo Pepe Melero:

“..el menú fue excelente y la animación grandísima y durante el banquete se hacían comentarios sobre el partid, chistes muy oportunos y de vez en cuando un pepinillo volaba por la mesa...”.

8-2-15 ca

Como pueden comprobar, nuestros ancestros jugadores se lo pasaban en grande con los pepinos, a los que ganaban una y otra vez casi sin parar en aquella época.

Puede que ahora la “guasa sevillana” deje de serlo para algunos y probablemente el emblema de la camiseta no iba tanto por la hortaliza, sino por aquellos que no dejarán nunca de divertirnos. Adopte usted un pepino, él se lo agradecerá.

Si te gusta el artículo, Tuitealo.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   5 comentarios :

  1. q mal suena eso de "se lo pasaban en grande con los pepinos" ,para los mal pensados digo jeje

    No creo q los de marketing,pensaran en esto q nos cuentas,Carlos,al final la culpa la tiene una bacteria....

    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Es que ellos tienen tela de arte y de grassia.Que se lo pregunten ar Zoto,ar shupe y a la aguela der betin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy grande este post, una vez más demostrándoles a lechugas y pepinos que cuando ellos van, nosotros ya venimos de vuelta.

    Se te echaba de menos, por aquello de las vacaciones. Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. mas del betis y van...........y lo que queda.........OBSESION EFERMIZA..sim acritud,MR.

    ResponderEliminar
  5. No lo sabes tú bien, y lo que queda. :)

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM