rel='nofollow' target='_blank'/>

03 septiembre 2011

LA IMPORTANCIA DE LA HISTORIA

En estos tiempos revueltos de la sociedad española, donde al ciudadano de a pie le remueven los cimientos de aquello que creía inamovible, ya sea en forma de rebaja del estado de bienestar, golpe de estado de los mercados, o en forma de reformas rápidas de la Constitución por parte de unos pocos impunemente, hay un hueco para reflexionar sobre algunas cuestiones sociales de la vida sevillana en su parcela deportiva.

La dicotomía cultura-fútbol es difícil de digerir por muchos. Se entiende que el fútbol es una especie de cáncer o enfermedad que hace que el ciudadano no sea capaz de reflexionar sobre lo demás. No sé, usted que me lee, si cree que es así y se identifica con un ser amorfo intelectualmente, o que es una especie de ser lobotomizado o mononeuronal,  absorto en el fútbol. Yo no me considero alejado de mi compromiso social e informado sobre la situación política o cultural, por hablar de algunos aspectos en este sentido.

Imagen2

Aunque no es menos cierto que nuestros dirigentes políticos a lo largo de la historia contemporánea hicieron/hacen uso del fútbol, aplicado como aquella política que pusieron en marcha en la antigua Roma los emperadores, tildada como de “pan y circo”, con el objeto de distraer a las masas para que no estuviesen pendientes de los mangoneos, lo cierto y verdad es que nunca dejó de haber revoluciones que hicieron rodar cabezas e hicieron posible un cambio social y político repetidas veces, unas tras de otras, aunque hubiese “pan y circo”. Craso error.

Sin embargo en todos los libros de historia se habla de los circos romanos, se habla de gladiadores, se habla de leones y de todas las intrigas políticas ocurridas en los circos de Roma que propugnaron cambios o consolidaron sistemas políticos, integrado todo esto en la cultura y en el conocimiento por defecto y no serán pocas las preguntas en exámenes sobre la materia donde se ha debido responder sobre ello, pues por esta sencilla regla, es fácil deducir que no todo es pintura, escultura, música o artes escénicas. El “Citius, altius, fortius”, (más rápido, más alto, más fuerte), de las Olimpiadas se concatenan para siempre en forma de aros con la cultura más profunda de nuestra sociedad.

No serán pocos los pintores, escultores, músicos, intelectuales reconocidos que gusten del fútbol y se reconozcan fans de un determinado equipo, pero curiosamente sí son muchos los historiadores que hacen como que no existe esta otra parte de la historia, considerándola una materia menor, a pesar de que sociológicamente hablando, el deporte mueve a millones de personas en todo el mundo.

Por lo tanto, entendido desde ese punto de vista, el fútbol forma parte de la sociedad y de la cultura, que a unos gustará más y a otros menos en forma de crítica y cierto miramiento por encima del hombro, si no se trata de hablar de Giuseppe Verdi o de Botticelli, aunque se trata de justificar nada, las cosas ocurrieron tal cual se empiezan a conocer. Interpretarlos tan solo le corresponde a usted, ser con capacidad de discernir entre realidades y que lee estas líneas.

Imagen4

El impacto que ha tenido a lo largo de cien años el fútbol en nuestra ciudad, a la hora de hacer posible el desarrollo de la cultura y de la sociedad en nuestra ciudad, ha sido importante. No definitivo ni incisivo, pero importante. Poca gente sabe de la contribución de los equipos sevillanos en los inicios del siglo XX a la hora de poner en marcha, en una ciudad pestilente, inculta, inmunda y caótica, determinadas actividades dirigidas a la juventud, donde, como ya hemos hecho referencia en otros artículos, el objetivo de los clubes era la regeneración de la sociedad a través del deporte, a una nueva forma de entender la educación, la salud y la cultura.

Los clubes sevillanos fueron los primeros en salir a la calle para que la juventud sevillana fuese capaz de discriminar por sí misma entre determinados valores, como por ejemplo la solidaridad. Todos recordamos, por ejemplo, aquel partido organizado en pro de los afectados por el terremoto de Mesina en enero de 1909 para recaudar dinero, que hoy mismo se repite en la ciudad de Lorca.

O bien cómo Sevilla y Betis tienen mucho que ver con algunos monumentos que vemos habitualmente paseando por la ciudad y que sin ellos no estarían ahí, como por ejemplo el monumento a Colón, sito en el paseo de Catalina de Rivera.

Otra cuestión será el hecho de que se muevan cantidades indecentes de dinero, la capacidad de movilización que el fútbol tiene por sí mismo y que para otras cuestiones importantes no es posible, esto siempre será criticable y quizás en Sevilla se vea más acentuado por aquello de la rivalidad. No perdamos el norte ni permanezcamos absortos en lo que de verdad es negativo.

En los últimos años, el conocimiento de la historia, ya sea de la ciudad misma y de los agentes que intervinieron, o bien aterrizando en la propia de los clubes sevillanos, se comienza a conocer. En el caso sevillista, sus directivos nunca se preocuparon de, ya no solo investigarla, sino de difundirla. Afortunadamente hoy, nuestros dirigentes comienzan a ser conscientes de su importancia, colaborando y haciendo realidad proyectos importantes en este sentido.

La investigación de la historia sevillista emana desde abajo, esto muy importante, y ha sido gracias a las nuevas tecnologías que han propiciado que cada día que pasa sea más gente la que la conozca, en muchos casos con cierto asombro y sorpresa, debido a que  el sevillista tenía asumido que la historia es como se la contaron los otros. Otros, que utilizaron siempre dicha historia como arma arrojadiza y fueron maestros de la propaganda interesada, aprovechada para defenestrarla y acomodarla a sus intereses como justificación de sus grandes déficits.

El espíritu de Miró Trepat debe imperar siempre y no debe ser perdido de vista. Un señor que pudo disfrutar solo para él y sus amigos aquello que se llamó Sevilla FC, pero decidió sacar a la calle el sevillismo y lo hizo perdurable para siempre. De otra forma se habría perdido y él lo sabía. Hay que difundir esta cultura futbolística, deportista, y hay que seguir haciéndolo con la participación del sevillismo de base, cada vez más implicado en estas cuestiones y cuya cultura propia deberá llegar a aquel rincón del alma que es capaz de sintetizar las emociones a través, no solo de los sentidos, sino de los recuerdos y las emociones.

Hemos de ser capaces que la cultura sevillista, su historia, llegue a todos.

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   7 comentarios :

  1. Hola Carlos, magnifico como siempre, seguid haciendo cada vez mas grande la historia de nuestro club, esto debe de ser un ciclon que no se podra parar. Debo entender que el Sevilla F.C. esta colaborando con vuestro equipo de investigadores para conocer toda la verdad de nuestros magnificos origenes?.

    Creo que desde un principio como bien me contestastes fechas atras, nuestro club como club serio que es, oficialmente sigue reconociendo que su fecha es de 1905, pero eso no quita que os muestre todo vuestro apoyo y colabore y se preocupe de que se averigue todo sobre nuestros origenes y toda nuestra brillante historia.

    Un saludo y seguid con vuestra labor impagable.

    VIVA EL SEVILLA F.C., EL UNICO, MEJOR Y MAS GRANDE CLUB DEL SUR DE ESPAÑA.

    DAVID DH

    ResponderEliminar
  2. Pues esa debe ser nuestra tarea. No solo indagar en la historia sino sintetizarla, explicarla y difundirla.
    No es tarea sencilla pero estamos encantados de hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, en perfecta consonancia con mi sentir desde que allá por el año 81 empecé a escribir cartas (que poseo guardadas) a los periodicos. Siempre mantuve que quienes analizan la historia no podían cercenar una parte importante como es el fútbol desde su nacimimiento, crecimiento y consolidación en la sociedad. Sobre todo porque determinaba en muchas cuestiones (políticas o sociales) a la misma y era motor de un desarrollo que no se podía obviar. Por desgracia el fútbol, como lo fue igualmente el mundo de las hermandades, se relegaron a un muy segundo plano en la sociedad sevillana durante los años de la transición e incluso anteriores, porque la juventud deseaba un cambio cultural y político que permitiera desarrollar mentes preparadas para mover el mundo y crear aquella panacea de la que nos hablaron. Hoy los que vivimos aquello, participamos y sufrimos sus consecuencias, sentimos que no fue más que un espejismo que de alguna manera nos ha frustrado para el resto de nuestra existencia (por lo menos así me siento). Porque aquellos idealistas, como yo, que pusieron todo su empeño en que ello fuera una realidad, con el tiempo transcurrido nos sentimos engañados por quienes abanderaron aquellos ideales.

    No obstante nunca en aquellos años abandoné la idea de que el fútbol, que aglutinaba a una gran parte de la sociedad, como lo fue los toros, y de alguna manera la determinaba, pudiera ser ajeno a movimientos interesados que permitieran que las cosas siguieran tal como estaban (como en la Roma antigua). Por ello doy gracias a blogs como estos que hacen posible que desarrollemos la idea de que el fútbol es parte muy importante de la sociedad y que bien llevado puede permitir cambios que colaboren en su devenir. Aunque muchos piensen que tan sólo se trata de una diversión, es algo más que otros aprovechan para sus propios intereses partidistas o de poder. Por eso, de igual manera, hemos de contrarrestar tales elucubraciones y concienciar para hacer posible que se perciba el fútbol (como cualquier otro deporte de masas) tal y como en realidad es y poner en conocimiento de todos, los efectos que puede tener en el devenir de la sociedad.

    Un abrazo,
    Fco. Borrego

    ResponderEliminar
  4. Hola Sr.Romero:
    Soy seguidor suyo y le felicito por las maravillas con las que nos ilustra.
    Pero hace tiempo que no trata usted los orígenes orígenes del Sevilla Foot-ball Club.
    ¿Ha leido uste ya el artículo de cuadernos de fútbol sobre el Recreation?
    Responda usted por favor. Desmonte esa historieta y hablenos del Sevilla de 1875.

    Spencer

    ResponderEliminar
  5. Hola Spencer. Gracias por su consideración.

    No sabría decirle nada del Sevilla FC de 1875, más bien de 1890, que por ahora está todo dicho hasta que haya nuevas noticias, que las habrá sin duda.

    Por otro lado el tiempo es limitado, investigar el fútbol sevillano ya es bastante costoso, máxime siendo un hobby, investigar el fútbol onubense se puede imaginar.

    Mis compañeros de investigación suelen profundizar en muchos de estos temas, le invito a que se pase por sus blogs, ya sea Voladizo de Gol Sur, Algarivo, Ayer y hoy sevillista, o bien Sevillista soy.

    Para colmo, otros proyectos copan mi atención, por lo que la investigación, aunque no descartada, ocupa un segundo plano en estos momentos.

    Reitero mis gracias hacia usted por leer mi blog.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos, en relación a este post que publicas y en el sentido de aportar datos y documentos sobre la historia te mandé un e-mail a una dirección de la palangana mecánica y no he obtenido respuesta por lo que no se si te ha llegado. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento, pero no me ha llegado nada, si me lo puede volver a enviar le estaría agradecido.

    lapalanganamecanica@gmail.com

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM