rel='nofollow' target='_blank'/>

23 mayo 2012

ROTHSCHILD, MONCHI Y EL OLOR A SANGRE.

En la deprimida Francfort de primera mitad del siglo XVIII, un judío llamado Amchel Moses Bauer, compaginaba su humilde trabajo de orfebre con el de cambista. Parece ser que el Amchel Moses fue desde pequeño un águila para los negocios, por lo que fue progresivamente decantando su deriva profesional al terreno de lo financiero, hasta terminar desdeñando su primigenia manual profesión y abrir una pequeña tiendecita de préstamos, presidida por un cartel con un águila dentro de un escudo rojo.

La progresión del negocio fue espectacular, hasta el punto de que “la tienda del escudo rojo”, (Rothschild en alemán), cobró una fama inusitada en toda Alemania, sobre todo tras la incorporación al negocio familiar del primogénito, el joven Mayer Amchel, que incluso en una técnica de marketing extraordinaria, (aunque algunos no lo crean, en este campo hubo vida antes de Don Manuel Vizcaíno), introdujo la palabra Rothschild en su apellido. Qué importancia no tendría este tal Mayer Amchel Rothschild, que su efigie está reflejada en el billete de 500 shekels, (el de más valor en Israel), como homenaje a la influencia de la familia en el sionismo.

Doscientos años antes de que el sagrado Escudo Rojo Sevillista invadiese Europa a golpe de títulos, el escudo rojo judeo alemán de los Rothschild se expandió  principalmente en los centros económicos y financieros de las más relevantes urbes del momento, (Londres, París, Viena...), siendo los auténticos amos de las finanzas europeas, (aunque algunos no lo crean, en este campo hubo vida alemana antes de Angela Merkel). Fueron el motor de obras como el Canal de Suez y el Ferrocarril del Norte, financiaron las guerras de Prusia y sus redes de araña se tejieron hasta el infinito y más allá incluso hasta llegar al comercio de las piedras preciosas de la India o al incipiente mercado del petróleo de Bakú. Sin embargo, su principal negocio seguía siendo la banca, sobre todo en Francia, donde se convirtieron en el principal grupo financiero asesorando a egregios elitistas de la sociedad gala.

Sin embargo la insurrección comunista que estalló en marzo de 1.871 en la capital, (la famosa Comuna de París de dos meses de duración), hizo tambalearse un tiempo los aparentemente sólidos cimientos financieros gabachos, hasta el punto que un potentado francés, inquieto por la situación de su inversión en bonos del Estado, transmitió su inquietud a su asesor. El Barón Rothschild, lejos de preocuparse, le instó a comprar más deuda pública con una frase que ha llegado hasta nuestros días: "Gracias a que todavía hay sangre en las calles puedes comprarlos con un descuento del 50%".  Como no podía ser de otra forma, el francés con los años se hizo de oro. En todas las escuelas de negocios del S.XXI todavía se dice eso de “compra mientras haya sangre en las calles”, como lo muestran los movimientos especulativos con los que nos despertamos todos los días, (aunque algunos no lo crean, lo que está pasando con los tiburones, especuladores, la deuda española, Bankia y demás historias para no dormir, es una muestra más de lo cíclica que es la historia).

Como todos saben, la situación del fútbol español es caótica. Con un número ingente de equipos en situación de concurso, con otros que aunque no lo están pero que acarrean balances terroríficos y con todos pendientes de que no estalle la burbuja televisiva, tenemos un mercado miedoso que se mueve poco y donde al final muchos se verán obligados a dar duros por cuatro pesetas. Si a ello le sumas el sorpresón del descenso del Villarreal, donde la columna vertebral tendrá que salir íntegra, (Diego López, Bruno, Cani, Borja, Nilmar), propicia que el caladero donde pescar sea lo suficientemente amplio como para poder firmar cosas interesantes a precio de saldo.

Evidentemente nosotros somos parte del problema. Pero una parte menor, ya que la economía del Sevilla presenta unos números bastante potables en relación con el entorno en el que nos movemos, reflejando incluso saldo positivo en forma de fondos propios. Este hecho, que en ocasiones sirve de cachondeo para algunos, demuestra una preocupante ignorancia ya que los fondos propios no son más que una especie de hucha que tiene la sociedad. Y que en esta época de tiesura general haya algún dinerillo ahorrado no me dirán que no es positivo. Digo yo, vamos. A ello hay que unirle la circunstancia de que el gasto corriente en fichas Top (principal problema de la contabilidad sevillista) va a ser drásticamente recortado tras las salidas, unas ya consumadas, otras inevitables, de los que más cobran (Kanouté, Escudé, Romaric, Palop...)

En este punto, y contrariamente a cierto sentir que denoto en parte de la afición, mi ilusión por el equipo a conformar y por el devenir de la institución es máxima. El necesario paso atrás pleno de cordura y sensatez, y amoldándose a la actual situación que se puso de manifiesto en la rueda de prensa del Presidente, me gustó sobremanera. Y qué decir de la Dirección Deportiva. Tras unos años donde Monchi parecía que, en plan Nerón, se había puesto el camisón blanco de las grandes galas, cogido la lira y se había puesto a cantar, (a ritmo de tres por cuatro), su particular Lliupersis mientras que se “deleitaba” viendo como el fuego devastaba un equipo campeón, me da en la nariz que ha mandado el camisón y la lira a tomar viento, se ha puesto manos a la obra, y cual Rotschild palangana, ha olido la sangre. Empezando por los interesantes Hervás y Rabello y continuando por el cambio generacional obligado en la portería, con el fichaje de un portero magnífico como Diego López por un precio de ganga.

Soy de los que piensa que en los momentos de zozobra, (como el que vive el sevillismo), la diferencia entre el mediocre y el crack estriba en que estos últimos son los que realmente saben reinventarse y dar una vuelta de tuerca a una situación que se vuelve compleja. Cuando las cañas tornan en lanzas es donde se distingue al capacitado del que no lo está. Y yo que, obligado entre otras cosas por las vitrinas, siempre he tenido en alta estima intelectual y profesional a Don José Mª del Nido y a Don Ramón Rodríguez, lo que veo en estos momentos difíciles, me gusta, reconforta e ilusiona. Por otro lado, las crisis, lejos de ser un paño de lágrimas que cubra todo cual excusa barata, es el momento oportuno para saber reinventarse, para virar hacia un nuevo camino y para saber quienes somos, de donde venimos y adonde vamos. Imagino que habrán leído ese manifiesto que pulula por la red y que se le atribuye a Einstein sobre las posibilidades de las crisis, (si no lo han hecho, es aconsejable para aquellos que gustamos de ver el vaso medio lleno por sistema).

Sin personalizar ni ser hiriente, sí resultó lo suficientemente diabólico para la entidad la llevanza hasta el extremo del Principio de Peter (ese que afirma que las personas que realizan bien su trabajo son promocionadas a puestos de mayor responsabilidad, hasta que alcanzan su nivel de incompetencia) como para saber cuáles fueron los errores y porqué no hay que volver a cometerlos. Y saber que, aquí y ahora, partimos de una base sólida económica, que contamos con mimbres en plantilla, presidencia y dirección deportiva, que la pasión de la afición del Sevilla es algo absolutamente impresionante y que, por tanto, en la parrilla de salida estamos mejor posicionados que nuestros competidores en todos los aspectos. Ilusión, trabajo y sevillismo no va a faltar por parte de todos.

A trabajar, a reinventarse y a aprovecharse de la crisis.

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   16 comentarios :

  1. Gran texto Carlos. Magistralmente escrito. No me sorprende porque ya te he leído muchos, pero este tiene algo especial en la redacción.

    Un abrazo.
    Pepe Gonce

    Pd.- Lo de que estamos mejor posicionados que nuestros competidores en los aspectos que comentas lo usaré en otros foros con tu permiso.

    ResponderEliminar
  2. Fenomenal análisis.

    Añado.

    Para la próxima temporada, la situación económica general no augura grandes dispendios.

    En pleno "inflamiento" de la buruja inmobiliaria, no acometimos la reforma del estadio al no estar garantizada la financiación. Criticado en su momento, es uno de los grandes aciertos de quien corresponda.

    El asunto televisivo a punto de explotar, nos pillarría en la cabeza del alfiler, y a otros en la punta.

    El Sevilla, en época de bonanza europea, fue de los cabecillas del "juego limpio económico", aunque ese nos es su nombre técnico, pero "me se" entiende.

    Eran momentos que parecía que el dinero del fútbol no tenía fin.

    A día de hoy, el resto de equipos europeos miran las cuentas de los españoles, y al que le pille con fondos propios...

    ResponderEliminar
  3. Saludos.

    Descomunal, D. Álvaro.

    Chapeau.

    No se olvide, por favor, de un elemento que habrá de significar una inflexión importante en el próximo año: el reparto de los dineros de las televisiones.

    Puede que toda la gestión económica/defensiva del Sevilla sea, precisamente, una apuesta para partir en posición ventajosa (la "pole" que dirán los de motos y coches), en el asalto al castillo de los dos monstruos.

    Felicidades y de nuevo, chapeau.

    Cuidaros.

    P.D. Dígale a sus niestos que ya lleva DOS magníficos artículos en LPM. Eso no podrán decirlo muchos.

    ResponderEliminar
  4. Magnífico y muy acertado análisis, pero si el Sevilla, gracias a la gestión económica de los últimos años, sale de esta crisis reforzado frente a otros clubes, dentro de algunos años saldrán carteros y politicastros hablando de un club que se aprovechó como buitre merodeando la carroña ¿apostamos algo?

    Habrá que estar pendientes. En cualquier caso, si llega a ocurrir, la actual posición del Sevilla es fruto de la mencionada gestión de estos años, por mucho que le pese a otros.

    ResponderEliminar
  5. A mí me ha encantado el artículo histórico-económico-deportivo.

    Y a fe que Monchi está viendo sangre en las calles y va a por sus antiguos fueros medio perdidos. Ha dejado de tocar la lira en el Falla y se ha puesto las prendas de trabajo.

    Son tiempos de crisis pero tiempos de ilusiones para nuestro Club. Espero.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
  6. Amigo Pepe Gonce, ya me gustaría escribir así.

    :)

    ResponderEliminar
  7. como no retuitearlo si has puesto las palabras mas interesantes de las que he leido en los ultimos dos o tres meses si señor estoy contigo a trabajar y los demas .................a copiarnos ¿si pueden? saludos

    ResponderEliminar
  8. Uno, que en La Palangana Mecánica hace de Monchi y ficha solo lo mejor :)

    ResponderEliminar
  9. Perdón...No había visto que el texto era de Álvaro Yanes. Mis felicitaciones para él y para ti Carlos por tener tan magnífico colaborador.

    Abrazos para ambos.

    ResponderEliminar
  10. Magnifico Alvaro, a no desfallecer, hemos de aguantar lo que nos llegue mejor si es para bien, pero de todas formas aguantar.

    Un saludo y VIVA EL SEVILLA.

    ResponderEliminar
  11. Sensacional. Enhorabuena.

    Al hilo de esto, me gustaría añadir que, a pesar de eso que se dice que estamos en situación de "economía de guerra", que damos un paso atrás o que se va a invertir poco, no creo que la posición relativa del Sevilla se vaya a ver afectada demasiado. O lo que es lo mismo, que dada la situación de nuestros principales competidores, no creo que ellos vayan a hacer mucho más que nosotros, con lo que no se deben notar demasiado los reparos económicos de nuestro club.

    Por cierto, comparto tu ilusión y esa idea de ver al vaso medio lleno. Será por haber vivido tiempos considerablemente peores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mis más sinceras felicidades.Es un placer ver que todavía hay quien escribe con talento.Excelente artículo que no está al alcance de la mayoria de la prensa española.

    ResponderEliminar
  13. Me surge una pequeña duda: ¿Por qué le concedes el título de "Don" a un empleado de un club de fútbol como Manuel Vizcaíno pero no le concedes el título de "Doña" a la Canciller del IV Reich?

    Por otro lado no creo que los fondos propios sean un "dinerillo ahorrado" ni hucha de ningún tipo. Vamos, me baso en el post de Fermín Hevia en mi propio blog "¿Por qué no juega fondos propios?" que enlazo a continuación.

    http://sevillismoboticario.blogspot.com.es/2011/11/por-que-no-juega-fondos-propios-by.html

    ResponderEliminar
  14. Sinceramente no sé qué decir...Muchas gracias a todos. Estas cosas me abruman una barbaridad

    A/A Flamenco: por supuesto puede usar mis palabras como y cuando crea oportuno

    A/A Cornelio y Algarivo: en el tema de las televisiones me da que queda mucha tela que cortar. Pero mucha más de lo que la gente se piensa. Esto ni ha empezado todavía

    A/A. F.J.Terenti: ¿duda usted acaso de que la culpa de nuestro bienhacer será achacada a los últimos coletazos del fascismo sevillista? Ya se encargarán nuestros Guardianes de este tema para nuestra solaz diversión

    En cuanto al resto, lo dicho. Que muchas gracias y que por aquí pararemos de vez en cuando mientras Don Carlos Romero nos lo permite

    Abrazos y nos vemos en twitter. O tomando una cervecita con caracoles, qué coño

    ResponderEliminar
  15. Contestando al amigo Boticario, cuyo mensaje no vi

    1. Dije Don Manuel Vizcaíno por una cuestión principal: la frase, en la versión original del escrito, no era realmente así. De hecho, estaba escrita de una forma donde había mucha guasa debido a que el actual Subdirector no es precisamente Santo de mi devoción en su quehacer profesional en el Sevilla. Finalmente, "dulcifiqué" y cambié la frase donde me refería al Sr.Vizcaíno porque no quería, en casa ajena (la del Sr.Romero) ser un metepatas. Deje el "Don" como podía haberlo quitado o habérselo puesto a la Sra. Merkerl, la verdad. No tiene mayor importancia.

    El artículo que escribí, en su versión original y que es pa mí pa siempre, era mejor, más mordaz y mucho más guasa que el que finalmente se ha publicado. Sin embargo preferí publicar esta versión con matices light porque yo en mi casa hago lo que quiero, pero en las otras hago lo que creo que debo hacer.

    2. No me voy a extender mucho en lo de los fondos propios, porque no creo que sea el lugar. Según la wiki" En contabilidad, se denomina fondos propios a (...) la suma del capital social, las reservas y resultados del ejercicio.
    También se denomina pasivo no exigible porque no tiene un vencimiento.
    Si una empresa agota sus fondos propios por acumulación de pérdidas, entra en quiebra, que es la situación que se produce cuando la suma de sus activos es menor que el de su pasivo exigible, es decir, carece de bienes suficientes para pagar las deudas contraídas con terceros. Por lo tanto, los fondos propios de una empresa son una medida importante de su solidez financiera"

    Lo que dice el Sr.Hevia es una verdad, pero algo incompleto. En el supuesto que él pone, los 500 euros del moroso contablemente se provisionan. Es decir: contablemente son pérdidas (cuenta de resultados del ejercicio) y se catalogan como tal por lo que la contrapartida ya está hecha. El debe y el haber siempre es igual, como bien saben.

    Los Fondos Propios no son un invento, ni algo etéreo. Son importantes. Claro que lo son porque te solventan contingencias del más variado tipo. De hecho si mal no recuerdo, el año pasado y para no presentar pérdidas en el ejercicio (marketing contable, pero eso es otro tema), se tuvo que disminuir (activar) cierta cantidad de los fondos propios. La contabilidad es siempre poner/quitar de un lado para poner/quitar de otro. Muchos equipos han ido a la quiebra técnica por agotar sus fondos propios. Esa situación es absolutamente impensable en el Sevilla.

    Esto no quita para que, y con eso coincido, la contabilidad de los clubes sea ciertamente creativa como he manifestado en más de una Columna Blanca. Pero no más que, no sé, la de un banco o una inmobiliaria. Y la del Sevilla pues, imagino, que no será una excepción.

    Pero siempre dentro de la flexibilidad que otorga la ley y dentro de las mismas normas que valen para todos. El Sevilla, el Valencia, el Levante o cualquiera juegan con las mismas cartas. Si las del Sevilla son mejores, será por algo. De todas formas nunca está de más recordar que las empresas de cierto volumen (como el Sevilla FC SAD) están auditadas por sociedades de reconocido prestigio compuestas de unos señores que se están jugando ir a la cárcel como hagan su trabajo de forma deficiente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Boticario, los fondos propios positivos no son una hucha para poder fichar pero si sirven, en contra de lo que piensas para que el cajero del banco de turno te permita acceder al director y este a su vez empiece a estudiar tus propuestas para financiar inversiones (fichajes, p.ej.)
    Como veo que sabes del tema te daré mi opinión: no estamos en el escenario propicio para que el apalancamiento financiero nos genere crecimiento patrimonial sino más bien en otro que nos invita a huir de la dependencia del endeudamiento.
    A todo esto escapan obviamente los entes en concurso.Estos son otra cosa. Ni tienen fondos, ni son propios, ni pagan y se apalancan continuamente en los demás... en consecuencia: fichan.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM