rel='nofollow' target='_blank'/>

28 junio 2012

ASÍ SE CUENTA LA HISTORIA

A la sombra del escrito del Sr. del Castillo, iremos publicando poco a poco, tal y como habíamos prometido, como secuela, algunos anexos al trabajo que hemos incluido en el índice que ve a su derecha, que titulamos “Lo que no cuenta este blog”. Al final va a resultar que esa “brisa marina”, que se convirtió en un “vendaval”, puede terminar siendo un “huracán”.

image

José María de la Concha, personaje singular y poliédrico, bético ilustre, de los antiguos, de la vieja guardia, directivo, técnico, ojeador, autor del escudo actual del Real Betis Balompié y varias cosas más, contaba entre sus múltiples caras una muy especial, que es la que hoy, aquí, nos interesa: su profundo victimismo antisevillista.

No entraremos en las posibles razones psicológicas que pudieran motivar este sentimiento, cercano al sectarismo sin duda, más que de reafirmación indirecta de la propia personalidad. Mejor será analizar su pensamiento, sobre la base objetiva de los testimonios que el propio protagonista nos fue dejando cuando de hablar sobre verdes padecimientos con el Sevilla F.C. de trasfondo se trataba, tema poco menos que ineludible para este señor, sea cual fuese el contexto en que se encontrase o el tema a debatir.

Por la influencia ejercida por este personaje sobre los biógrafos del Club verdiblanco, que (casi) nunca se preocuparon por contrastar sus declaraciones, dándolas por buenas, sin más, entre otras causas, porque les gustaba el paisaje tal cual lo pintaba el Sr. De la Concha, y mejor así que la dura realidad, cabe imputarle una cuota elevada de responsabilidad en la difamación de la honra sevillista a lo largo de los tiempos y en la tergiversación de los hechos históricos que, aún hoy, siguen siendo validados, a ciegas (no hay mayor ciego que el que no quiere ver), por la mayoría de los seguidores del Club heliopolitano, y sobre los que, si se encuentra alguna posible excepción, como veremos, es completamente inocua, tibia, inadvertida.

Hay dos obras muy significativas que se han nutrido de las palabras del Sr. De la Concha contra el Sevilla F.C. “La Sevilla del balón” y “El deporte en la Guerra Civil”. Digamos que el Club blanco ha tenido muy mala suerte con los autores de ambos libros, puesto que ninguno de ellos se preocupó de contrastar la información, pese a que se agredía directamente con ella a una institución señera con muchos seguidores que se merecen como mínimo respeto, exponiendo los datos (falsos) sin más, sirviendo de vehículo para la mentira, escudándose impunemente tras el nombre y apellidos del entrevistado. Casualmente, ambos autores, Julián García Candau y Mercedes de Pablos son socialistas declarados, incluso ejercientes, a los que el juego de colocar etiquetas de buenos y malos, pobres y ricos, señoritos y obreros, con los dos clubes sevillanos, para hacer demagogia política con ellos, pasaba por ser uno de sus deportes favoritos.

A “La Sevilla del balón” ya le hemos dedicado algunas entradas en este blog. Sobre el caso Antúnez, Mercedes de Pablos se despacha a gusto danto tan sólo la versión de una parte, la del Sr. De la Concha. Ni una palabra de ningún sevillista para contrastar o defenderse. Igual que hizo Moscardó al resolver el asunto. Si quieren más detalle, les recomiendo la lectura del libro “Caso Antúnez. Más allá del honor”, donde podrán encontrar la verdad de la historia y compararla con lo que la ecuánime señora De Pablos, y D. José María de la Concha contaban.

En “El deporte en la Guerra Civil”, Candau, su autor, transcribe unas declaraciones de José María de la Concha.

clip_image001

Así se escribe la historia, señores.

El Betis no tuvo tanta suerte.

Y la relación de jugadores perdidos por culpa de la guerra, atentos:

Urkiaga”, que era jugador del F.C. Barcelona.

“Unamuno”, que era jugador del Ath. Bilbao.

“Lecue”, que era jugador del R. Madrid.

“Euskalduna”, que era jugador del ¡¡¡Sevilla F.C.!!!

Cuatro bajas principalísimas que eran falsas. No hay problema, nadie se entera.

Y finalmente, el caso de Valera, Pepe Valera, “recluido en el penal de Santa María”, porque “era rojo”, y “salió de la cárcel acabado”.

clip_image003

Veamos:

clip_image004

Vaya, pues parece que el “rojo” recluido, y que “salió de la cárcel acabado”, era en realidad un militar que vivió del ejército toda su vida, y que estaba tan acabado que Benito Villamarín le pagaba,“y bien.”

Frótense bien los ojos, porque esto hay que verlo dos veces para creerlo. Otra prueba, por si acaso:

clip_image005

“Se fue al frente de donde volvió con el grado de teniente”

“Debía asegurar su carrera militar”

“Se marchó a la Academia y obtuvo el grado de capitán”

Ya lo entiendo.

De la Concha habla en clave. Cuando dice “rojo” quiere decir “soldado nacional”, cuando habla de “reclusión” quiere significar “hacer la guerra” e “ingresar en la Academia Militar”, cuando alude a “salió de la cárcel acabado” desea que leamos “vivió del ejército toda la vida, siendo teniente y luego capitán”.

Hay que ver los sevillistas cómo retorcemos las cosas, y qué torpes y malvados somos, que no queremos darnos cuenta de las cosas del pobre Betis masacrado por la Guerra Civil y el fascismo sevillista.

En este enlace tenemos el análisis en verdiblanco de las declaraciones a Candau de José María de la Concha sobre Pepe Valera, observemos su rigurosidad y cómo se han contrastado y aclarado los datos:

“Inédito es también el dato de Pepe Valera y su reclusión en el Puerto de Santa María por sus ideas políticas. Lo cierto es que era muy joven ( 20 años tan sólo) y su prometedora carrera futbolística quedó pronto aparcada, pues en 1941 se retiró de la actividad futbolística.”

Volvamos al principio. “Así se escribe la historia … en verdiblanco”, y así sigue siendo.

Como afirma el catedrático e historiador sevillano D. Vicente Lleó Cañal:

“En Sevilla, las tradiciones más arraigadas son las inventadas.
Se inventa la historia. Así que no hay problema alguno en destruir
a los testigos reales del tiempo para crear otros nuevos.”

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   4 comentarios :

  1. "Timimi era un borrachín que en Canarias habló contra Franco y lo salvó el Betis"
    ¿Comooo?Pero si mibeti era el equipo de los Rojos rojisimos ¿como pudo un club lleno de republicanos "salvar" a todo un posible mártir de las garras del fazitasevillista de Franco?

    Mi no entender.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y eso lo ha escrito el mismo Del Castillo?

    Me parto la caja.

    ResponderEliminar
  3. A mi no me cuadra eso de Timimi,seria algo sorprendente que los de su equipo,lo salvaran ya
    que ellos presumen de republicanos porque de ser
    cierto antes la petición hubieren sufrido la correspondiente purga.
    ¿No seria mas bien que ellos que estaban en buena
    posición con los rebeldes les podia mas las simpatías béticas que su posición fascistas?

    ResponderEliminar
  4. Del Castillo: Bueno chicos Valera... Puede que... Tal vez no...Pero en realidad...
    ¡¡Mirad, mirad!!
    ¡¡Mirad el pajarito!!
    (Mutis por el foro...)

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM