10 junio 2012

LO QUE NO CUENTA LA PALANGANA MECÁNICA (I)

Modificado y optimizado el 17 de agosto de 2013.

“Lo que no cuenta La Palangana Mecánica” es un serial por entregas, dedicado a difundir datos históricos sobre los que el presente blog nunca ha tratado, que ha salido publicado en algún foro internauta de signo verdiblanco.

A La Palangana Mecánica, el autor de dichas entregas le exige una exhaustividad que ni la Enciclopedia Británica o el mismísimo Espasa pueden siquiera aspirar a tener. Siempre queremos mejorar, no somos perfectos. Gracias.

Según el autor de “Lo que no cuenta La Palangana Mecánica” en este blog se elude consciente y voluntariamente tocar temas que se salen de una línea editorial predeterminada, básicamente cualquier cosa que, (siempre en la mente preclara de dicho personaje), pudiera suponer “algo malo” para el Sevilla F.C. y su historia.

Por lo que dice, que no por lo que demuestra, este señor habrá dedicado multitud de horas de consulta a este blog. Nuevamente gracias, más aún teniendo en cuenta que afirma ser licenciado en Historia, todo un honor para un simple investigador amateur.

Hemos de deducir que este autor, dado que así nos lo reprocha a nosotros, en sus escritos es siempre exhaustivo, fiel y riguroso con la verdad. Si eso es lo que pide de nosotros, eso es lo que esperamos de él. La misma vara de medir. Hemos de suponer, por tanto, que él nunca esconde datos. Estaría feo en un historiador que se propone “leernos la cartilla” a nosotros. Debemos, en definitiva, presuponerle un amplio conocimiento en Historia, y muy particularmente, en la de los clubes sevillanos y sus protagonistas. Entre otras cosas, sus estudios le avalan. No se habrá dejado ni un solo dato relevante atrás.

Cuando uno se encuentra con una versión incompleta de la historia, fragmentada, incluso falsa, puede pensar sobre su autor varias cosas.

La primera, la más indulgente, es que haya podido tratarse de un error involuntario. De esto nadie puede librarse. Es una conducta que, cuando quien cae en ella lo hace de buena fe, se descubre muy pronto gracias a la rectificación y la solicitud de las pertinentes disculpas. En este blog, cuando en alguna ocasión hemos incurrido en ese casi inevitable “errare humanum est”, nos ha faltado tiempo para corregirlo públicamente. A las pruebas me remito.

Sin embargo, es más natural y frecuente toparse simplemente con un indocumentado, un individuo de tantos que opina sin saber, sin estudiar, sin verificar lo que cuenta, alguien que pontifica en un foro internauta como pudiera hacerlo en la barra de un bar, a veces incluso hasta puede parecer bebido, un personaje que se mueve a golpe de sus entrañas y no por la cabeza, que no le da para más. Este tipo de mentirosos están bendecidos con la inocencia del ignorante, son como la gaseosa, su fuerza se pierde a cada palabra que sueltan o escriben. Ni siquiera hay que rascar en la superficie para comprobar lo que son. Sus palabras tienen fecha de caducidad inmediata, no le dedicaremos más tiempo. Abundan por todas partes, aunque en algunas más que en otras.

Pero junto al mentiroso ignorante, cuyo pecado (venial) es la negligencia, se encuentra el mentiroso que miente a sabiendas, el mentiroso perfecto conocedor de las circunstancias, los datos y sus pruebas, el mentiroso que quiere tapar y desviar la atención, el que en lugar del silencio, cuando se enfrenta a algo que no le gusta, prefiere abrumar con datos aparentemente legítimos, pero que no son más que cortinas de humo en una calculada estrategia de tergiversación. El mentiroso que vomita un argumento y lo repite cien veces, ilustrando su argumento con ejemplos cuidadosamente seleccionados para hacer parecer que la parte es el todo. A este tipo de mentirosos se les pilla como al marido infiel. De tanto que se preocupan por justificarse acaban confirmando todas las sospechas.

El lobo disfrazado con piel de cordero.

Tienen razón. Toda la razón. Hay cosas que La Palangana Mecánica no había contado, pero ya es hora de que lo haga. No se pierdan el siguiente capítulo, esto tan solo es una introducción. Descubriremos cuestiones inéditas que antes nadie se atrevió a publicar.

 

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

   16 comentarios :

  1. Si es que muchas veces es mejor quedarse calladito...

    Voy a por palomitas, que esto esta a punto de empezar.

    ResponderEliminar
  2. ¡A FORMAR!

    ¡Verás como empiece a aparecer gente al toque de corneta!

    ¡Aquí estamos para lo que usted ordene mi don Carlos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Salud y República¡

    ResponderEliminar
  4. Deseoso estoy del próximo capítulo.
    Cuídese D. Carlos

    ResponderEliminar
  5. ¡Uyuyuyyyyy! se preveen fuertes tormentas de lluvia ácida biliar verdolaga.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pregunta de principiante. O de ignorante, asumo el calificativo: ¿Cómo puede considerarse republicano un club cuyo nombre empieza por Real?

    ResponderEliminar
  7. La leche!!! Si esto es solo una introducción ¿qué nos espera? No me lo pierdo

    ResponderEliminar
  8. Por lo que leo, han abierto la caja de los truenos, poresitos, es que no se enteran.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Para mi modesto entender lo de ser republicano y gente del pueblo creo que ellos estan tan convencidos porque mirando a su escudo ven que tiene forma de "palaustre"y digo yo es una incongruencia ya que tiene una corona.

    ResponderEliminar
  10. A/A Sr. Ravesen:

    Lo de "REAL" y lo de "BALOMPIÉ", un club de estirpe militar, (concretamente, la división del ejercito del Aire, en aquellos tiempos), iba a permitir en su glorioso club, un vocablo en ingles???? "football",.... como dice el Juanma..." me parto y me troncho";)

    Déles fuerte en los siguientes rounds D. CArlos.

    SFC1890-1905

    ResponderEliminar
  11. Gracias por los ánimos, pero no se trata de darle fuerte a nadie, tampoco es un combate de boxeo, solo se trata de contar la historia lo más cercanamente a como ocurrió. Intentaremos hacerlo lo mejor que podamos.

    No me gustan los desagravios a los símbolos, cada cual siente su escudo de forma especial, tan solo decir que es un incongruencia ser un equipo republicano y llevar una corona, es una de las muchas incongruencias que encontramos en el otro equipo de la ciudad.

    Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí me gustaría leer el artículo al que os referís.

    ResponderEliminar
  13. Si lees este hasta el final, comprobarás que puedes hacerlo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. No hace mucho tuve algunas discrepancias por el motivo de la realeza del equipo y el republicanismo de su afición,al final lo tuve que dejar por imposible.La conclusión fue que los sevillistas queríamos reescribir la historia maliciosamente.

    Antolin.

    ResponderEliminar
  15. ¿Nunca habéis oído hablar de las dualidades de Sevilla?

    ¿Y por qué no se puede ser monarcorrepublicano?

    ResponderEliminar
  16. Creí que con publicar el mensaje con mi cuenta de google bastaba para que pudieras saber mi email. Comoparece que no es así lo pongo de forma explícita. (XXXXX)

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM