rel='nofollow' target='_blank'/>

24 julio 2012

VERDE Y TRECE

Si yo fuera Emilio Carrillo, y tuviera su capacidad de inventiva o su desfachatez, que es igual o da lo mismo, para vestir de trabajo científico febriles fantasías de forofo impotente, en ese engendro mentiroso que es “El Betis y Sevilla”. Si me propusiera, igual que él, transformar húmedos sueños de adolescente futbolero en páginas para el engaño de lectores sumisos a la causa del querer, y no del ser, aprovechándome además del tirón implícito de la condición de edil público.

Si me empeñara en dar pábulo a deseos de imposible cumplimiento, sin importarme un pimiento (o un pepino, verde) demostrar mi tozudo desconocimiento de la realidad histórica o, lo que es peor, inventándome una nueva realidad, sin rigor cronológico de ningún tipo, a sabiendas de que es falsa. Si quisiera convertir a una casta por lo general sectaria, egoísta y opresora, como lo fue la militar desde comienzos del siglo XX, fundadora y sostén desde siempre, incluido el periodo de la II República, de cierto club futbolístico de esta ciudad, en una panda loca de masones perseguidos por arte de birlibirloque, porque me interesa o me gusta, y me importa un pito la verdad, podría decir que los colores del Real Betis Balompié, particularmente uno de ellos, el verde, que lo distingue y singulariza de otros, no es fruto de la decisión descausalizada de un socio pretérito, como reconocen sus contemporáneos, sino reflejo de un monarquismo acendrado, contra-republicano y anti-democrático, que llevaba a algunos, fundamentalmente militares fieles al rey-soldado Alfonso, a gritar VERDE en tiempos de dificultad ideológica.

Sí, VERDE. V-E-R-D-E. Acrónimo de Viva El Rey De España. Puedo decirlo igual que algunos afirman, sin ruborizarse (que es lo mismo que ponerse rojo), que los colores del club heliopolitano responden a los verdes campos (sobre todo en verano, por los cojones) de Andalucía y a sus pueblos blancos encalados, o bien a la bandera de un Blas Infante perseguido por los fachas sevillistas.

Las mismas pruebas, la misma seriedad y rigor tienen estas afirmaciones, aunque Maese Burgos seguro que sería capaz de adornarlas con su prosa engatusadora sin igual. Ya puestos, transmutándome en Burgos (un imposible) o en Antonio Hernández o en el tal Fedriani, en realidad, en cualquier personaje de éstos con su larga imaginación y cortedad de miras, timadores del honrado lector del pueblo llano, podría sostener también, con visos de la misma credibilidad, que las trece barras del escudo bético son un homenaje más que obvio al personaje que coronó a este club con la distinción de la realeza, D. Alfonso, XIII por más señas, y me quedaría tan pancho, pues razones más que suficientes, por su mecenazgo, apadrinamiento o como quieran llamarlo, haylas, que diría un gallego, y no Villamarín, precisamente.

Como no soy ninguno de esos felices infelices, no lo hago ni lo haré. Soy un desgraciado, no conozco la pureza sin par ni el misterio divino de ser bético, no lo comprendo ni lo puedo comprender, para ello hace falta ser creaturita, y eso es privilegio de unos pocos. O parece ser que de muchos, del millón (creciendo seguro) de béticos de todas las galaxias.

Un palangana desconchao.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   8 comentarios :

  1. ...Sepan ustedes que V.E.R.D.E.
    era, y ha perdurado,
    el lamentable bramido
    de los más rancios Carlistas,
    de los fascistas cedistas
    y demás monárquicos anquilosados,
    todos ellos muy verdistas,
    para decir tapadamente,
    en República y después:
    “Viva El Rey De España”,
    o lo que lo mismo es: V.E.R.D.E.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por alegrarme la mañana. No sabes hasta qué punto. No eres un desgraciado, eres un gran SEVILLISTA y una gran PERSONA (en lo poco que hemos hablado y en lo mucho que te he leído lo distingo). Siempre tus post los mando a otros SEVILLISTAS de aquí. Igualmente disfrutan. Perfectas las “elucubraciones” como siempre. Te distinguen.

    Gracias por ser como eres.

    Abrazos,
    Fco. Borrego

    ResponderEliminar
  3. En este caso Fco. se lo decimos a nuestro ilustre escritor "Palangana desconchao" autor dle post.

    Gracias a ti.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La Politica para los Politicos,ya das pena con tu obsesion

    ResponderEliminar
  5. Se recuerda a nuestros ilustres lectores que si quieren dejar un comentario, un simple nick es suficiente. No importa que sea un nombre falso, pero un nombre al que dirigirme.

    Sr. anónimo yo hago y escribo lo que me sale los webos.

    Reciba usted un cordial saludo. Atte.

    Carlos Romero

    PD.- Pido perdón a mis lectores más educados.

    ResponderEliminar
  6. Carlos una pregunta ¿Valientes Engendros Rodeados De Envidia tambien pueden ser las siglas de VERDE?

    Yo he probado y coincide.

    ResponderEliminar
  7. Hay que ver lo que da de sí una palabra tan simple como "VERDE" que yo creía que era algo que le gustaba a las cabritas para alimentarse.
    Ahora también resulta que sirve para las criaturas daltónicas.

    ResponderEliminar
  8. Sé que todo lo que se escribe aquí tiene una base sólida y docuemntada; pero me atrevo a hacer una reflexión.

    Reflesión personal y nada documentada.

    Si a mi me preguntaran porqué el equido VERDE tiene trece (a Ángel Nieto no se atreverán a meterlo entre los béticos el universo, supongo)barras, tengo la respuesta.

    ¡PORQUE EL SEVILLA TIENE ONCE Y ELLOS NO IBAN A SER MENOS!

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM