rel='nofollow' target='_blank'/>

23 agosto 2012

PONGA USTED UN TUFO EN SU VIDA

Muchas veces me pregunto en qué manos está la información deportiva en esta bendita ciudad viendo y oyendo lo que se ve y se oye habitualmente. Salvo honrosas excepciones, porque periodistas dignos y buenos los hay, a veces no hay más remedio que llevarse las manos a la cabeza, no ya como un hecho voluntario sino como movimiento reflejo irrefrenable.

Usted como profesional puede escribir, radiar y televisar una noticia. Usted puede dar un punto de vista de los hechos, lo que viene en llamarse “opinión” pero por favor, no me vomite, no me regurgite encima sus podredumbres, como si de una fábrica de producción en cadena se tratase, dando vergüenza ajena.

Decía don Enrique Feria, apodado “Triquitraque”, eminente periodista de corte político y taurino forzado a escribir sobre fútbol a finales de la década de 1910:

“Nuestra cabellera se erizó; los ojos se nos salieron de las órbitas. Habíamos sufrido una gran equivocación. ¡Qué fracaso!...”

Y esto es lo que nos pasó hace un par de noches, no sé bien si para olvidar o para archivarlo en los anales de la farándula sevillana y que lo saquen como ejemplo en la Facultad de Ciencias de la Información para que nuestros futuros periodistas aprendan qué es lo que no se debe hacer. Una contribución comparada a la de aquel que dona su cadáver a la Ciencia, en cuyo caso nos provocará un sentimiento incluso patriótico.

En alguna que otra ocasión le he dedicado unas palabrillas al Sr. Rafael Almansa, (del segundo apellido no tengo la menor idea), un personaje que habría dado sabrosas exclusivas al mundo de la prensa rosa durante muchos años si hubiese sido lo suficientemente importante, que nos confirmó la compra del Sevilla FC por parte de Manuel Ruiz de Lopera con una seguridad tan pasmosa y con tal contundencia que a más de uno le dio un yuyu si le suponía cierta credibilidad en aquel momento. No crean que exagero, esto sucedió tal cual:

"Esta mañana hemos hecho MÁS averiguaciones -al margen de LO QUE YA CONOCEMOS Y SABEMOS- y la verdad es que Gaspar Rosety no está equivocado".

A ver si algún día nos cuenta sus averiguaciones que conocía y sabía, porque todavía no ha dicho ni mú y han pasado quince años desde entonces. Cierto es que a don Rafael no se le pasaba por la cabeza, (es posible que aún tampoco porque vive en su mundo), estas cosas de las redes sociales y sobre todo la posibilidad que tendríamos de responderle en estas lides de Internet llamados blogs.

Pero fíjense ustedes que tras decir cosas como estas pocos años antes,  obligó a César Cadaval, poniéndole en la picota públicamente desde su programa de televisión local, a que pidiese disculpas al beticismo por contar un chiste sobre ellos.

Son tan burdas sus entendederas, a pesar de los años que lleva por aquí, que aún no se ha dado cuenta de que si algo perdonamos en Sevilla es el humor y su guasa particular. No hablo de casos aislados que no soportan ni eso, hablo de la generalidad, los chistes son comunes a la mínima y que cada palo aguante su vela cuando le toque.

Pues este todavía no se ha dado cuenta.

Como memorable fue aquella entrevista navideña a donmanué, (otra vez), en la que disfrazado con smoking y pajarita parecía usted un camarero que no sabía ni abrir una botella de champan ante la sorpresa y los ojos como plato del dirigente bético que no sabía en qué agujero meterse.  (Bandido, ya sé que conseguiste quitar de en medio el video en youtube, fallo mío no haber hecho una copia pero ya no me pasará más).

Y la última. Ponga usted un TUFO en su vida. No sé si en gol norte practicaban 5.000 Biris a la vez lo que viene en llamarse la emanación gaseosa que se desprende de las fermentaciones y de las combustiones imperfectas, según nos cuenta la RAE. En Román paladino, una pedorreta colectiva al unísono que provocaría, además del estruendo correspondiente, un olor insoportable, con toda probabilidad.

TUFO. Así lo denominó, no una, sino en numerosas ocasiones en el programa ultra madridista, que televisan en la cadena rancia del torito que nos ponían las abuelas encima de los televisores, junto a la flamenca y encima del pañito de croché. Una lástima, porque hoy con las pantallas planas las flamencas deben agarrarse con caras de estreñidas al filo de la tele y con las uñas para no caerse. Las tradiciones se van perdiendo y esto de las modernidades no va con algunos.

Por favor, don Rafael, que un periodista deportivo dedicado al fútbol expresamente no maneje términos futbolísticos es para hacérselo mirar. Quizás vaya siendo hora de pensar en la jubilación, aunque con ese pelazo teñido que nos luce cualquiera diría que es usted un chiquillo. Envidia me da a mí, que dentro de poco tendré que peinarme con una esponja.

Se llama TIFO y los sevillistas nos hemos sentido muy orgullosos de aquellos que se esforzaron por hacerlo y esos sí que son la envidia de otras tantas aficiones que ya quisieran para sí tal derroche de imaginación.

Hoy el patio está revuelto en la casa sevillista, pero todos confiamos en que pronto se arreglará.

Gracias Ernesto.

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

Twitter: @CarlosRomeroSFC

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   8 comentarios :

  1. Pues nada, a ponerle un TUFO en su vida.
    En las manos que está la información deportiva de esta ciudad.

    Lo Biris crean TUFOS.....jajajajajajaja

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que pluma, tiene usted Don Carlos, que peasopluma.

    David Zahara

    ResponderEliminar
  3. Grasia Daví, hijo, no sabe como te lo agradehco.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo.Es un placer leer cada línea de sus comentarios.Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Una auténtica lástima. Buena parte del periodismo de esta ciudad, nuestra ciudad, la más hermosa del mundo, SEVILLA, se deja llevar por la envidia y la impotencia. La cosa manda 'bemoles'...y seguramente habrá buenos periodistas dados de alta en el SAE.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego se retrata el personaje solito...

    ResponderEliminar
  7. En lo de no saber abrir una botella y en lo del uniforme discrepo,quien mejor que un camarero de Algeciras sin la carrera de periodismo para servir a Donmanué, rememorando viejos tiempos.
    Un saludo.
    MARINA

    ResponderEliminar
  8. parece que no le gusta el canal intereconomía ni los toros. si usted pide rigor y seriedad, téngalo usted también con los demás señor romero. ah, y escriba para todos los sevillistas, no mezcle la política o sus ideales en esto. gracias!!!!

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM