rel='nofollow' target='_blank'/>

19 noviembre 2012

ATRAPADOS EN EL TIEMPO

image

Ya lo venía diciendo toda la semana y es que no se quieren enterar. El enfrentamiento doméstico tiene dueño desde hace 103 años y seguirá siendo así per saecula saeculorum por mucho que se empeñen y eso que venían creciditos. Esto es como la película que habla del día de la marmota, ‘Atrapados en el tiempo’, donde se repite una y otra vez este hecho con las mismas pautas históricas.

El Sevilla FC cuenta con las muescas necesarias en la culata para hacerlo patente. Ya sabemos que casi siempre que vienen de abajo el Sevilla FC sale relajado y nos la cuelan. Recordemos cuando vinieron de Tercera división a “inaugurar” según ellos el Ramón Sánchez-Pizjuán en 1958. Cabreados nos ensañamos a la siguiente que tuvimos oportunidad. Saña, sí, hasta veintidós goles en una ocasión en partido oficial y esta es la cuarta vez que les metemos cinco goles, algo que jamás consiguieron al revés.

Marcar territorio ante el otro – recuerden que por ello Sevilla es blanquiroja- se hace necesario ante el cachorro que quiere hacerse cargo del harén, por lo que recibe el zarpazo de rigor del león y sale huyendo con el rabo entre las patas. No importa los estériles intentos de la prensa por igualar a dos clubes en pos de los beneficios y de la tajada del mercado informativo. El sevillista debe marcar ese territorio dando una palmada encima de la mesa y diciendo basta. Que no nos engañen más contándonos milongas como que la historia no vale, que lo que vale es el partido que se avecina. El peso de la historia es fundamental. Lo ocurrido ayer escenifica los hechos a la perfección, enfrentando al eterno campeón andaluz frente al eterno equipo aspirante, y es algo que el sevillista debe grabar a fuego en su mente.

Partidazo del Sevilla FC. Da igual en qué momento se encuentre, sea este bueno o malo en su devenir liguero, que pone al Real Betis Balompié en su sitio justo. En su sitio histórico por más pajas mentales que se hagan y por más espejismos que engañen a sus cerebros queriendo creer lo que es imposible. El rey del fútbol en Sevilla es el Sevilla FC y podrán ganarnos algún partido cuando estemos mirando hacia otro lado distraídos, como el mono que roba una fruta a hurtadillas entrando por una ventana, pero poco más.

La humillación se hizo patente, un golpe de realidad ante el que necesitaron frotarse los ojos, un jarro de agua fría con antialgas que cayó de lleno ante la mancha de verde en el Sánchez-Pizjuán, antes de que fuesen capaces de balbucear la letra B de Betis. No les dio tiempo ni a desplegar la pancarta de rigor y desde ese momento comenzaron a abandonar poco a poco ante lo que intuían: la garra, el pundonor, la escuela sevillista de toda la vida,… vuelan banderas.

El miedo escénico se hizo patente ante la vuelta de los Biris a la Bombonera –disculpados por la tardanza, nunca es tarde si la dicha es buena- y se apoderó de unos jugadores a rayas verdosas que sintieron pavor ante el rugido de la masa sevillista y experimentaron en sus propias carnes el terror que inflige un escenario como el sevillista. Eso es una afición. No lo olvidarán mientras vivan y hoy se lamen las heridas.

Y no queda otra que aceptar esta realidad de la que hablamos, no solo ellos, sino nosotros mismos, algo que debemos creer. He visto a algunos sevillistas pensando que la situación era tal y como se la pintaban los medios que hablaban de igualdad (triste, muy triste) equiparando una competición entre ambos clubes paralela. Este blog ha demostrado por activa y por pasiva esto que decimos, avalado por los documentos y huyendo de las leyendas urbanas de taberna, haciendo patente y desvelando quién es quién en esta trama manipulada interesadamente.

“Se busca rival en Andalucía”.

Un cartel que hay que colgar vistos los mimbres, ante el siguiente partido y ante el que los medios locales volverán a la carga incansablemente. Pero nosotros no podemos olvidar que habitamos ocho años en Europa en la última década para detenernos en esas milongas y debemos volver a nuestra casa en el viejo continente. Las ligas particulares son de ellos, un cuento de la marca Betis de toda la vida.

Sí Pepe, sí. Cinco y con premio. A palo seco, sin reproches, sin victimismos, ni culpables que buscar más que el juego arrollador sevillista.

¿Dónde dicen que dije “derbi”?

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   4 comentarios :

  1. Carlos cuanto disfruto al leer tu comentario.
    Sobre este tema pues lo dejas bien clarito quien es el grande de Andalucía, aunque yo además creo que el Sevilla F.C. es mucho más grande su ámbito como lo reflejó en el ABC al princípio de la década de los años 70 el gran José Antonio Blazquez saliendo en defensa del Sevilla F.C. contra el ejercito de odiadores de la prensa sevillana cuando dijo que doblando el mapa de España y pasando por Despeñaperros para abajo no existía ni de lejos algún equipo que se acercase al Grande en cuantos logros y prestígios deportivos.
    En definitiva que para ser mejor no se trata de ganar un partido suelto ni de estar por delante en alguna clasificación en un momento dado.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué dirá de todo esto el escayolista pasea cartones?
    Seguro que estará tela de escocido, tela. La humillación, la derrota brutal o como hemos dejado empequeñecida su poca honra lo tienen nerviosito.
    Echemos unas risas a su costa.
    :-D

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, hoy me he encontrado a un conocido bético que no veía desde hace mucho, al ir a estrechar la mano me la ha retirado, vaya tela. Bueno, dicen que quieren acabar con el número cinco, sera la nueva histeria bética.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Romero:
    Si es cierto que no debemos entrar en el juego que siempre plantea el otro equipo de la ciudad acerca del derbi, no viene mal de vez en cuando pegarle un repaso como el del domingo pasado para que no se olviden nunca de lo que son, han sido y serán siempre:
    unos eternos segundones que solo intentan contar mentiras y dar pena para justificar su inferioridad.
    Reconozco que el domingo en el partido disfruté más que por la victoria en sí por volverlos a dejar callados por mucho tiempo. Y ahora que inventen lo que quieran para justificarse...

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM