rel='nofollow' target='_blank'/>

19 abril 2013

DE SER, SERÍA EN EL CAMPO DE SPORT DEL SEVILLA FC.

POR GUARDIANES DE LA MEMORIA.

Pues parece que no se dan cuenta de nada estos caballeros. Están tan absortos en su nueva conjura contra La Palangana Mecánica que nos provoca una cierta sonrisa. Se ve que han escrito su intento de artículo de réplica entre varios, y en el copia y pega se nota el cambio de letra, de colorines varios y de expresiones inconexas entre párrafos. Coño, tendréis que cuidar la presentación, es lo mínimo que se pide en estos casos. Un respeto por ustedes mismos.

Pero ellos son así y si no existieran habría que inventarlos.

El caso es que, imaginen por un momento, que aplaudamos desde aquí la actitud que tuvo Medel en el partido doméstico, y no seamos capaces de vislumbrar el daño que hizo a su propio equipo. Y sin darnos cuenta de ello, protestemos en plan acomplejados, hablando de la connivencia de Cañas con el árbitro Del Cerro Grande y de su amistad desde chiquetito con el entrenador bético, creando una situación victimista y conspiracionista.

No van a leer nada de esto aquí, más que poniéndolo como ejemplo de lo que no se debe hacer. Nunca hicimos nada parecido.

Los primeros que protestan por lo ocurrido con Medel somos los propios sevillistas, como es normal y natural, y es propio de una idiosincrasia como la blanquiroja.

Los hechos ocurridos con Llinás en febrero de 1923 fueron deleznables a todas luces, caballeros, reconozcan de una vez que romperle la boca a un árbitro, tal y como contó un testigo directo como fue Pepe Brand, es algo condenable. Que el hecho no es que Blasco Garzón ordenase una detención a la Guardia Civil (quienes escriben estas líneas lo habrían ordenado si pudieran sin duda alguna, fuese el jugador del Betis o no), sino la violencia que ese jugador mostró lesionando a una persona por encima de un juego como es el fútbol.

Lean esto , lean bien.

Que ustedes, señores, están legitimando de forma implícita la violencia al no reconocerlo y por eso se les llamó –y se les llama desde aquí- “defensores de la violencia”, porque prevalece en su versión de los hechos el derecho victimista del agresor sobre el del agredido. Pero si quieren, a partir de lo que exponen, entremos en materia.

Permítannos sugerirles, señores béticos,  que para replicar a La Palangana Mecánica lo hagan en todas las cuestiones en las que se les requiere, porque responder a dos y dejar diez en el aire dice muy poco de ustedes, y da una impresión de pobreza argumental tremenda. Si responden a dos haciendo como si las otras no existieran, es que han perdido este debate por goleada, como comprenderán, y su artículo no es una réplica, sino lo que se llama “el derecho al pataleo”. El despliegue argumental de este blog en su respuesta fue contundente, exponiendo argumentos nunca antes vistos e inéditos, sobre todo de personas a las que ustedes alabaron en el pasado y que tienen un cierto criterio para ustedes, ¿verdad sr. Del Castillo? como fue Pepe Brand.

Veamos esto porque no tiene desperdicio:

image

¿Qué culpa tiene el Sevilla FC que para identificar el campo llamado ‘Campo de Sport del Sevilla FC’, porque se llamaba así, estuviese situado en un lugar que el Ayuntamiento bautizó a su libre albedrío como Avenida de la Reina Victoria? Es como si el estadio del Betis estuviese en la calle de la Amargura y por eso fuesen unos amargados. Por otro lado, insinúan que si la propiedad de los terrenos del estadio, alquilados y por los que pagaban pertenecían a un marqués, es una evidencia clara de que el Sevilla FC era un club aristócrata. 

Manda webos.

¡¡¡Están reescribiendo las bases de la investigación científica!!!

¿Ve usted señor Del Castillo por qué el juntarse con estas compañías le resta credibilidad y le afecta al cerebro? Quien avisa no es traidor, sino avisador.

En conclusión, no tienen ni puñetera idea de cómo se llamaba el campo del Sevilla FC, que siempre se llamó así en todos los lugares por donde estuvo implantado hasta que llegó el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán,  y por otro lado se enfadan porque hayamos dicho que el partido se celebró en el campo del Betis.

Nos encontramos que incluso titulan su artículo así:

 

image

Pero claro, es que no lo dijimos nosotros, lo dijeron ustedes mismos en su artículo demostrándolo además contundentemente:

image

Señores, un poco de seriedad. No hagan más el ridículo, por favor, utilizan esa crónica como arma arrojadiza contra LPM y después tienen que escribir un artículo para auto-desmentirse. Esto es de un ridículo supino y nos da vergüenza ajena. Nos preguntamos si no se dan cuenta de estas cosas queriendo, o es que no dan para mucho más.

Que lo de tildar de aristocrático el campo bético además lo dice su comandante en jefe de propaganda verdiblanca en los años 20 llamado Antonio Olmedo, no nosotros, como pueden comprobar en su propia evidencia. Lo grave de todo esto es que todavía no se han enterado que tienen un título de Real y una corona en su escudo porque se molestan de que se les llame aristócratas.

Pa morirse.

A propósito de periodistas, se habrán dado cuenta cómo un periodista sevillista como era Oreto hace una crónica deportiva en comparación con Olmedo ¿verdad? Tampoco se han dado cuenta –ni puñetera idea- de que Zancadilla era más sevillista que el escudo, lo que ocurre es que era un profesional.

Por otro lado, sr. Del Castillo, usted defendía a capa y espada que los sueltos periodísticos había que datarlos y exponerlos tal cual eran, acuérdese. Con lo pulcro que es usted, con lo puntilloso que es para los demás, y a la hora de la verdad nos decepciona. Todo transcurre al estilo de Zancarrón, dicho sea de paso, acusaciones sin pruebas, engaños, mentiras, pruebas castradas, o inexistentes como es el caso.

¿Dónde narices está el suelto periodístico que habla de la orden de detención de Blasco Garzón? Es que no lo vemos por ningún sitio. Mientras no lo muestren es su palabra contra la nuestra.

Por otro lado tendrán que aclararnos varios conceptos, siendo el primero el de la detención del señor Llinás.

¿Quién detuvo al jugador? ¿Lo detiene Blasco Garzón en calidad de vicepresidente sevillista?

image

Y nosotros nos preguntamos ¿quién es un vicepresidente del Sevilla FC para dar la orden de detención de un jugador? Según el trío La-La-La y según sus argumentos, un vicepresidente sevillista debe tener rango de coronel de la Guardia Civil.

Por favor.

Imaginamos que si la Guardia Civil procede a la detención de un jugador, es porque tienen indicios más que suficientes de que se ha cometido un delito, en este caso una agresión física como han demostrado ellos mismos.

Esto no es serio y no puede estar pasándonos. Teníamos en alta estima a algunos de nuestros homólogos investigadores del otro equipo de la ciudad, pero el mito se nos está derrumbando y ya nada será lo mismo. No quisimos hacer demasiada sangre en nuestro artículo anterior sobre este tema, pero es que ya no tenemos más remedio que mostrar las “cortedades” del personal.

Lamentable.

Para colmo nos lanzan puyitas y nos hablan de nuestra situación económica y deportiva actual, un Betis cuya hazaña es sacarnos seis puntos a día de hoy en su mejor situación cíclica en ocho años, cuando no se han enterado de que estos días han tenido que hacer quitas del 70% en las facturas del papel del water en su situación concursal.  Y con eso sacan pecho los tíos, con lo que han tenido que sufrir estos años atrás.

En fin, prosigamos con cosas históricas mejor.

Señores, dicho sea de paso, para hablar de Blasco Garzón primero hay que lavarse la boca. Con jabón Lagarto.

Si el otro equipo de la ciudad hubiese tenido un presidente como este, no sabríamos donde escondernos los sevillistas. Tuvieron a un torero de presidente que fue blanquirojo cerrado y de carné, y ya nos han dolido los oídos para reventar. Imaginaos si hubiesen tenido a uno como Blasco. Tendríamos que huir de España y no habría lugar en el mundo donde escondernos.

 

image

image

image

Estos sueltos que incluimos son de meses antes y después de cuando ocurre el puñetazo de Llinat, si buscásemos más datos de su biografía sería aplastante el calado de su persona. La figura de Blasco Garzón es de un alcance tal, por lo altruista y filantrópico de su persona, que no nos extraña absolutamente nada el interés por desacreditar su figura, especialmente por parte del señor Del Castillo al que ya le hemos visto varios intentos.

Blasco Garzón fue  un presidente sevillista -perteneciente a la masonería- muy activo, bohemio, político de reconocido prestigio y muy popular. Orador brillantísimo, omnipresente en la vida social y cultural sevillana durante muchos años, no obstante fue presidente del Ateneo de Sevilla entre otros cargos en el mismo.

En 1921 organiza en el Palacio de San Telmo un hospital de sangre para aliviar a los heridos en el desastre de la batalla hispano marroquí que se produce en Annual (Marruecos).
Durante su mandato en el Ateneo se propuso llevar la cultura a todos los rincones de Sevilla. Muestra de ello fue la salida a las casas de vecinos para hacer partícipes de la cultura a aquellos que ni soñaban, tal vez, con poder acercarse a ella. Blasco Garzón pretendía desde su cargo, en 1925, llevar el nivel cultural a los barrios y contribuir a la educación de los ciudadanos, ayudando a la lucha contra el analfabetismo. Un proyecto sin igual en la época.

En el terreno político fue Concejal del Ayuntamiento de Sevilla, ejerciendo de alcalde interino en varias ocasiones, diputado por Sevilla en Cortes con la izquierda liberal en 1923, una vez constituida la Segunda República, se presentó a las elecciones con el Partido Republicano Liberal en 1933 y por la Unión Republicana en 1936. Alcanzó el máximo en política al ser Ministro de Comunicaciones y Marina Mercante y después ocuparía la cartera de Justicia.

En el aspecto que nos ocupa, el sevillista, se convierte en íntimo amigo de Fray Jerónimo de Córdoba con el que iba a ver los partidos que jugaba el Sevilla en los terrenos de la Trinidad. Como anécdota a contar, acompañaba al famoso fraile el día que éste recibe una pedrada en la cabeza, considerándose por ello a Fray Jerónimo como víctima de la violencia futbolística en nuestro país.
Llegó al máximo cargo del Sevilla FC en 1923, tras un periodo presidencial muy corto de Don Carlos Piñar y Pickman. Impulsó el Señor Blasco al club en todos sus facetas, en la económica al establecer un considerable cuerpo social, en la deportiva fichando a varios jugadores de entidad entre ellos a Caballero, Roldán, Fuentes, Iglesias, Carreño, Monge y principalmente a Guillermo Eizaguirre, este último procedente de la cantera.

Pero el mejor fichaje que realiza para el Sevilla es el del hijo de su íntimo amigo Don Eduardo Sánchez Pizjuán. Blasco Garzón hace directivo a Don Ramón Sánchez Pizjuán cuando este cuenta tan solo con 24 años.
Durante su mandato el Sevilla consigue dos Copas de Andalucía y es pionero en dos cuestiones sin precedentes en el club: contrata al primer médico que tiene la sociedad D. José Manuel Pueyes de los Santos y organiza las primeras concentraciones que realiza el Sevilla, en una finca propiedad del Barón de Gracia Real, (más tarde también presidente), en el sevillano pueblo de Villanueva de Rio y Minas. También consiguió que en el Estadio Reina Victoria se jugara la final de la Copa de España entre el Barcelona y el Club Arenas de Guecho.

La figura de Blasco Garzón mantiene hoy su brillo por su presencia en una foto imperecedera. Aquel homenaje a Góngora fue organizado por nuestro presidente, aquellas famosas conferencias en las que participan los grandes intelectuales de la generación del 27: Lorca, Alberti, Guillén que atienden las llamadas de Blasco Garzón al ser gran amigo de estos. Fue en ese encuentro donde se acuñó el término “Generación del 27”, todo un hito para la cultura de nuestro país que traspasó fronteras.

[generacion_27.jpg]

Manuel Blasco Garzón en el centro, organizador del Homenaje a Góngora que dio pie a la Generación del 27.

Aquel puñado de escritores pasó como un vendaval por la historia de la literatura en español. Blasco Garzón, con su intensa actividad profesional y su gran capacidad para encauzar los aires renovadores que soplaban por España, puso su grano de arena en la construcción de un movimiento literario de una riqueza, que sólo puede compararse con la del Siglo de Oro.

Por mediación del presidente de la República, Don Diego Martínez Barrios, consigue que en octubre de 1936 sea destinado como Cónsul general de España en Buenos Aires, donde se marcha con toda su familia, incluida una sobrina que aún vive en Argentina como única descendiente de este gran presidente sevillista.

Cuando termina la guerra es nombrado representante del gobierno en el exilio en Argentina. Blasco Garzón fallece en Argentina el 21 de Noviembre de 1.954, sin poder volver a su tierra. Todo un honor para el sevillismo el haber tenido entre sus filas tan magnífico representante de las libertades y la cultura.

¿Quién fue el autor de la crónica que habla de que Blasco Garzón ordenó esa detención de Llinás? ¿Dónde está esa crónica? Queremos verla ¿Por qué no la enseñan?

¿Por qué no hablan del homólogo coetáneo de Blasco en el Betis como fue Carlos Alarcón de la Lastra? (nos da igual que sea el sr. Bajuelo). Ese sí que podía ordenar a la Guardia Civil que arrestasen a alguien ¿Serán capaces de hacer una semblanza de Alarcón de la Lastra al estilo de cómo lo hemos hecho con Blasco Garzón? Échenle huevos, hombres, y que podamos leerla todos, propios y extraños, para que nos vayamos enterando quién era quién aquí.

No se rían mucho nuestros lectores, por favor. Este último párrafo, el trío La-La-La, hará como si no lo hubiese leído o no hubiese existido, y seguirán entonando el estribillo junto a Massiel en Eurovisión, como siempre.

Son así.

Y por último les vamos a mostrar el camino de cómo hay que hacer las cosas, sin moralinas y predicando con el ejemplo.

En vuestra vida, jamás,  haréis lo que hicimos nosotros, ni tendréis la valentía de contar las cosas tal y como ocurrieron aunque no os favorezcan. Pasen por aquí y fíjense.

Años por detrás de nosotros, como siempre.

Veremos una actitud así en ustedes cuando las ranas críen pelo.

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   2 comentarios :

  1. Se me acaban los abjetivos para daros las gracias no solo por enseñarnos nuestra historia si no tambien por enseñarnos la histeria de nuestros eternos enemigos inferiores GRACIAS


    Joaquin Ruiz

    ResponderEliminar
  2. Cuando las ranas crien pelo el betis será mejor que el Sevilla en algo. Lo que sea, algo. Pero es que en NADA! Su estil oes estilo betis, y no dan para más. Si no existieran, habria como bien dicen vds. que inventarlos. Vaya risas.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM