rel='nofollow' target='_blank'/>

10 mayo 2013

EN NUESTRA RETINA. HACE SIETE AÑOS.

POR GUARDIANES DE LA MEMORIA.

Vivir el fútbol como para lo que fue inventado, no hay nada más allá. Competir para hacer un equipo grande es la esencia de este deporte.

Ganar, ganar y ganar grabado en la mente a hierro y fuego, lo demás son milongas, es lo que nos distingue del “algo más que un club”, o del “mi amor no depende de victorias”, frases victimistas y prototipos del perdedor.

image

El “Hasta la muerte” se rebela ante los demás como un rodillo devastador, una exigencia martilleante, incansable, una y otra vez hasta el final.

La lucha hasta la muerte, el inconformismo hasta la muerte, la exigencia hasta la muerte, la victoria hasta la muerte, … un grito que resume la esencia del sevillismo desde tiempos ancestrales y que marca el hecho diferencial entre lo vulgar, lo chabacano y lo conformista.

Una identidad clara, concisa, diáfana, que muchos quieren difuminar en una dualidad imposible en una ciudad cainita, pero frustrados ante la evidencia se chocan contra un muro de realidad una y otra vez.

Hace siete años no llegó la copa que nos cambió la vida.  Hace siete años llegó la copa que devolvió -tras una larga travesía por el desierto- el Sevilla FC grande, el que arrasó con todo como si de un Atila de la vida se tratase, el que exasperaba a aquellos que nacieron para ser sus rivales para hundirles una y otra vez sin fin.

image

Llegó la copa que acabó con la mediocridad para siempre; la copa que terminó con la liga particular y los localismos, la copa que hizo que señalásemos el lugar que siempre nos correspondió desde los inicios de los tiempos futbolísticos. La que dejó a las claras quién es quién aquí. Nunca nadie nos superó aún en los peores tiempos.

La de las distancias reales, desde la que se ve en las alturas a esas pequeñas hormiguitas que maldicen nuestra suerte cabizbajos. La que trajo otras, la que dejó constancia de que Sevilla es blanquiroja y sobre la que la paseamos por Europa y por el mundo , mientras se les desmoronaba los mundos de Yupi creados años atrás a base de propaganda, falacias y  mentiras que igualaban lo inigualable .

La Historia volvió a ponernos en nuestro lugar. Llegó la copa hace siete años. Otras vinieron después, pero llegó cuando tuvo que llegar, en el momento justo… ¿tú has visto una final ni ná?

Imágenes en el recuerdo que nos transportan a un futuro por llegar como trampolines hacia la gloria.

Buenos días, Europa.

image

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   2 comentarios :

  1. Unodelmonumento,

    Esta es nuestra realidad histórica.
    La de "otros" se puede resumir fácilmente con una frase Cuiusvis hominis est errare, nullius nisi insipientis in errore perseverare, y así por los siglos de los siglos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Nos trasladamos a Sevilla a recibir a mi Sevilla FC, que habia ganado la UEFA. dIEZ DE LA NOCHE, AL LAITO MISMO DE LA GIRALDA. LLEGO EL AUTOBUS,QUE EMOCION, MIS HIJOS GRITANDO,MI MUJER SORPRENDIDA Y YO LLORANDO POR DENTRO Y SINTIENDOME ORGULLOSO DE AQUEL EQUIPO, QUE DESPUES NOS DARIA MUCHAS TARDES DE GLORIA. VOLVIMOS A HUELVA A LAS 3 DE LA MAÑANA. AL OTRO DIA REGRESE A MI TRABAJO A SEVILLA, CON LA MISMA SENSACION DE PERTENECER A LA MEJOR AFICION DEL MUNDO.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM