rel='nofollow' target='_blank'/>

22 enero 2014

LA SEGUNDA TOURNÉE A ORÁN

POR FERNANDO GALLEGO, HISTORIADOR, COLABORADOR DEL ÁREA DE HISTORIA DEL SEVILLA FC.

Cuenta la leyenda bereber que en una zona montañosa al noroeste de sus dominios, muy cerca del mar Mediterráneo, se había avistado una manada de leones. Era tal el temor de los habitantes de esta insigne tribu hacia los felinos que enviaron a sus mejores guerreros para que hicieran frente a los dos últimos leones que quedaban. A partir de entonces llamarían a la montaña donde se produjo la batalla contra las fieras con el nombre de Uharu, <<Montaña de los leones>>. Los pobladores musulmanes que decidieron instalarse a los pies del promontorio en el s. X d.C. denominaron a su ciudad Wahrán -Orán-, manteniendo el significado etimológico bereber.

Para el año 1923, y gracias a lo acontecido el año anterior, los leones a los que los oraneses temían eran los once que componían la alineación del Sevilla Foot-Ball Club, a saber: Avilés, Herminio, Ismael, Barragán, Ocaña, Gabriel, Escobar, León, Kinké, Spencer y Brand.

image

L’Echo d’Alger, 11 de mayo de 1923.

Orán, 10 de mayo (de nuestro corresponsal particular). – Los gallos oraneses han conseguido vencer a los leones de España por 1 a 0.

Aquel mayo de 1922, a la vez que se inauguraba en Barcelona el campo de Les Corts -escenario privilegiado de nuestro primer título liguero-, los componentes del Sevilla Foot-Ball Club se aventuraban a emprender la que sería la prístina gira fuera del continente europeo. Ya con las botas puestas, haciendo gala de un modo de juego preciosista, de toque corto, y de la casta y el coraje de los cuales cincuenta años después nos hablaría el maestro Osquigilea, el Sevilla llevó a cabo una remontada épica que nos convertiría en vencedores de una majestuosa copa de plata.

image

Pero este galardón donado por la colonia hispana en Argelia, y que fue entregado por el presidente de la Cámara de Comercio española a Kinké, no quedaría huérfano en su regreso, sino que vendría acompañado de un regalo realizado por el club que fue nuestro rival en tierras extranjeras. Obsérvese el peculiar estilo de ambas piezas de orfebrería, bastante atípico en comparación con las creaciones de platería española:

image

Pero volvamos a nuestra segunda salida a Orán; partiendo de Sevilla hacia Algeciras, y de allí a Ceuta, la caravana sevillista emprendió posteriormente un periplo por la costa septentrional africana. Tras un fatigado viaje a bordo del navío Gibel-Zerjon, los componentes de la expedición, con el Dr. José Manuel Puelles a la cabeza, fueron recibidos por una comitiva de la Association Sportive Marine Oranaise (A.S.M.O. en adelante) y una marabunta de seguidores de los componentes de la ``línea del miedo´´ que ansiaban ver a sus ídolos.

image

image

L’Echo d’Alger, 10 de mayo de 1923.

Calurosamente acogidos al desembarcar por el comité del A.S.M.O., y una masa de admiradores de los Kinké, Spencer, Bram (sic) y compañía, nuestros huéspedes han sido conducidos al hote Continental dónde se alojarán durante la semana que deben pasar con nosotros.

Al finalizar tan efusivo recibimiento, al cual se mostraron muy agradecidos los sevillanos, se trasladaron directamente del puerto viejo al corazón de Orán, concretamente a la Plaza de Armas, donde se encontraba el afamado hotel Continental, que pasaba a convertirse en el habitual hogar sevillista durante sus estancias en tierras argelinas.

image

Para esta gira se habían programado dos partidos, pero en esta ocasión el oponente no sería solo el A.S.M.O., donde jugaba un viejo conocido del sevillismo: Vicente Alcocer; sino también el Gallia Club D’Oran, que deseaba medir sus fuerzas con los sevillanos. Ambos clubs, hoy día desaparecidos, llegarían a conquistar el Championnat d’Afrique du Nord de Football, el máximo trofeo al que un club magrebí puede aspirar, convirtiéndose así en leyendas del deporte rey en Argelia.

image

Los partidos, que se disputaron los días 10 y 13 de mayo, causaron gran expectación entre los oraneses, que acudieron en masa al Estadio de la Marina, engalanado especialmente para la ocasión; e incluso grandes personalidades como Georges Vallat, árbitro internacional francés durante las Olimpiadas de París en 1924, el sr. Jules Molles, alcalde de la ciudad y diputado en París, y Teodomiro de Aguilar y Salas, cónsul de España en la ciudad, presenciaron los encuentros entre argelinos y sevillanos.

Los marcadores fueron el aspecto más negativo del viaje, pues depararon sendas derrotas, contra el Gallia por un goal a cero, y contra el A.S.M.O., que efectuó su revancha por lo sucedido en 1922 endosando al Sevilla F.C. un 3 a 1. Además, la prensa destacaba una polémica surgida por unas declaraciones –suponemos que fuera de tono- del capitán sevillano Ocaña, que fueron durante unos días tema de conversación en los corrillos de la ciudad, y que tuvo que ser enmendada por el doctor Puelles mediante una carta en la que presentaba sus disculpas. No obstante, y más allá del desenlace de estos <<matchs>> donde los futbolistas no dieron el rendimiento esperado en cuanto a resultados, la impresión causada fue muy positiva, pues las alabanzas a los sevillistas abundaban en las páginas deportivas de los diarios de la época:

image

L’Echo d’Alger, 14 de mayo de 1923.

¿Han ganado los mejores? No. El equipo de Sevilla es de gran clase y es un honor para el Gallia y la Marina haber podido enfrentarse a sus ataques rápidos y batirlos. Los visitantes practican un juego a ras de suelo a la perfección, que sirve a sus miembros para un buen desarrollo [del control del balón] y juegan con la cabeza con maestría. Ellos dejan entre nosotros un muy buen recuerdo y es con este placer con el que los volveremos a ver, ya que es a través del contacto con ellos como nuestros hombres se han perfeccionado hasta el punto de que, con el apoyo de este factor, han podido evitar ser batidos por sus maestros.

En reconocimiento al buen juego desplegado, a los aplausos arrancados a los aficionados oraneses y al cariño que los argelinos profesaron hacia sus invitados, la expedición trajo consigo un bonito recuerdo que hace que la historia del Sevilla F.C. viva imperecedera al paso del tiempo en las entrañas del Ramón Sánchez-Pizjuán.

image

image

SI TE GUSTA EL ARTÍCULO TUITÉALO.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   11 comentarios :

  1. Son las joyas que te reconcilian con la Historia.
    Recuerdo una tarde (eso que voy poco físicamente), subido en una escalera, con Antonio, dándoles vueltas al trofeo de los angelitos para ver si acabábamos de leer aquello que parecía francés...
    Fernando nos ha hecho hasta oler el gasoil del barco.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. No dejade ser curioso como este segundo viaje a Orán quedó en el olvido. Nunca se contó a pesar de conservarse este maravilloso presente en forma de copa levantada por angelitos. La de historias que encierra ese descomunal tesoro que se conserva en el Sánchez-Pizjuán.

    Gracias a Fernando por su contribucióna mantener y engrandecer la leyenda del sevilla FC.

    ResponderEliminar
  3. Mi felicitación a una persona que va - de hecho ya lo está haciendo- a aportar mucho a la investigación histórica sevillista.

    Gran artículo, una pieza más desconocida que hoy podemos disfrutar.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. LOs LEONES DE ESPAÑA ¡qué grandes!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a ambos. Esto es sólo un grano de arena dentro de la inmensa playa que es la Historia del SFC, que por otra parte, no hubiera sido posible sacar a la luz si no es por la gran labor de todos los que conforman el área de Historia.
    Es todo un placer y un orgullo poder publicar en LPM.

    Un abrazo,
    Fernando.

    ResponderEliminar
  6. ¡Cómo me gustan estas historias! Muchas gracias por rescatar este pasaje de gloria Sevillista.

    Ahí está el orgullo de un club que ha sabido conservar su patrimonio y gradeza y el de los Sevillistas que se empeñan en mantenerlos presentes en la memoria. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Genial artículo!!!! Un placer seguir conociendo la (espectacular) Historia de nuestro Club.

    Un saludo muy afectuoso

    ResponderEliminar
  8. Tantas joyas guardadas con celo y cariño, tantas historias que encierran...Gracias por contarnos y compartir una de ellas, para que pueda ser contada como merece en un futuro.

    ResponderEliminar
  9. Este bonito pasaje desconocido de nuestra historia que aflora tantos años después gracias a la sagacidad y trabajo de investigación de nuestro amigo Fernando justifica sobradamente la dedicación y pasión de este grupo de sevillistas empeñados en sacar a la luz la brillante realidad del Sevilla Fútbol Club.

    ResponderEliminar
  10. He leído con mucha satisfacción los trofeos conseguidos en Orán, gran trabajo de investigación que, Dios quiera, engrandezcan el futuro MUSEO DEL SEVILLA, FC.

    Igualmente, al hilo de esto, espero se confeccione en un futuro próximo la GRAN ENCICLOPEDIA DEL SEVILLA, FC, con todos los datos que se están saliendo a la luz.

    Felicitaciones a todos los que formáis el grupo de historia.

    Un abrazo,
    Fco. Borrego

    ResponderEliminar
  11. Precioso.
    Gracias Fernando.
    Si no recuerdo mal, Pepe Brand aludía en sus memorias a que en esos viajes lo de menos era el fútbol, corrían el vino, la juerga, los arrumacos y alguna que otra caidita de Roma.
    Repitieron porque la experiencia del año anterior fue de miedo, no sabemos si la deportiva o el tercer tiempo.
    Desde luego, sabían a lo que iban.
    Qué cracks.
    Gran debut del autor, esperamos impacientes nuevas aportaciones.
    Enhorabuena.
    Viva el Sevilla!!

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM