rel='nofollow' target='_blank'/>

17 mayo 2014

DIARIO DE UN GANADOR DE TÍTULOS EUROPEOS

No nos fuimos, es que no podemos estar ganando copas europeas todos los años. Tampoco podemos estar viajando constantemente yendo a finales, hay crisis, los bolsillos se resienten y está bien que el Sevilla FC decida darnos un respiro de vez en cuando.

Fuimos a Turín los que pudimos, junto con otros amigos que se apuntaron a la aventura, que fue absolutamente maravillosa. El derroche de sevillismo que derramamos por casi toda Europa occidental fue para hacer historia de la de verdad.

Cornelio bautizó a aquel monovolumen como “gorivolumen”, por lo del engorilamiento futbolístico, ya sabéis, que comenzó su ruta el martes día 13 a las 7 de la mañana en el Aeropuerto de Sevilla, no porque fuésemos a pillar un avión, sino porque fue allí donde debíamos recoger el vehículo alquilado, una Wolkswagen Transporter prácticamente nueva que haría las delicias de los viajeros.

image

Siete locos en una furgoneta paraban en Córdoba para comerse la tostá, pero habría un personaje que marcaría el viaje. Mientras buscábamos personas que viniesen con nosotros para completar el pasaje, apareció Doron, un inglés benfiquista que no encontraba en Lisboa con quién ir hacia Turín. Doron contactó con nosotros para quedar directamente en el lugar de partida.

image

El chico nos sacaría de más de un apuro, porque aunque llevábamos a gente que sabía idiomas, su experiencia viajera por el mundo nos facilitaría muchas cosas. Sabe Inglés, alemán, coreano, italiano, japonés, y otros tantos idiomas de sus correrías por más de 14 países de todo el mundo. Es un loco por el fútbol, dentro de unos días partirá hacia Brasil para ver el Mundial. Todo esto unido a su personalidad amable ha conquistado nuestra amistad.

Más de 1800 Kms nos esperaban por delante para la ida, pero lejos de lo que usted pueda imaginar en cuanto a pesadez del viaje, en realidad se nos hizo verdaderamente divertido. Nuestro objetivo era claro, hacer desde la grada todo lo posible para que nuestro equipo trajese a la dama de plata europea de vuelta a su casa. Este era el mensaje que veían todos los que teníamos de frente (efecto espejo en la imagen).

image

José Ángel, Manuel, José Luis, Doron, Joaquín, Fernando y Carlos ocupaban el vehículo, en el que se turnaban cuatro conductores haciendo en torno a 350/500 Kms por barba diarios, con los descansos correspondientes. Terminamos comiendo en Valencia con la intención de dedicarle un homenaje a la vuelta si toda salía bien. Les podemos asegurar que no faltaron viandas de ningún tipo con sus bebidas correspondientes.

image

Y de Valencia, España,  transcurrió el camino hasta Valence, Francia, lugar donde paramos para dormir, donde previamente nos relajamos charlando y tomando esa copita que durante el día, por cuestiones de conducción no podíamos tomar. Salimos frescos por la mañana dispuestos a asaltar Turín, no sin antes admirar los Alpes. Estaban impresionantes, aún con las cumbres nevadas. con una temperatura en torno a 5-6ºC, e hicimos un pequeño esfuerzo por quitarnos la ropa de abrigo para la foto de rigor.

image

Es justo en este momento cuando te das cuenta que, sabiendo todo lo que estaba ocurriendo, no habrías cambiado este viaje por cualquier avión que te llevase en pocas horas al destino. El chute de sevillismo estaba siendo absolutamente adictivo, y nuestro ánimo estuvo siempre por las nubes, precisamente donde estábamos.

Y por fin llegamos a Turín, parte del objetivo estaba cumplido, ahora solo faltaba conquistar la copa.

image

El estadio de la Juve se ve desde las afueras de la ciudad. Es una obra impresionante, una especie de atalaya que permanentemente está señalando su lugar para todo aquel que lo ve en la lejanía. Es el orgullo de los tifosi de la Vecchia Signora como ellos dicen, fans que iban a favor del Sevilla FC y así nos lo hicieron saber a cada momento que nos los encontrábamos por allí. No perdonaban la derrota contra el Benfica. Ahora nos tocaba encontrar Guiardini Reali, lugar de la Fan Zone.

Debemos decir que estuvo bastante mal organizado, había en este punto del estadio, donde estaban los aparcamientos, unos señores vendiendo entradas de tranvía y autobús al centro, lugar de la Fan Zone, pero además había que hacer transbordo en unos tranvías que llamaban verdaderamente la atención por su antigüedad. Cada vez que frenaban lo hacían en seco y prácticamente te caías cada vez que paraban. El olor a freno quemado era casi insoportable. A esto le llamaban “transportes lanzaderas”. Decenas de sevillistas montados en una carraca de este tipo solo podía generar cantos blanquirrojos que alucinaban a los viandantes.

image

Pero por fin, llegamos a la Fan Zone tras más de 20 paradas de tranvía loco. Un río de gente con insignias y símbolos blanquirojos invadía Turín en dirección a la aguja de la Mole Antonelliana, un faro de la ciudad que ejercía de guía al lugar sagrado de concentración.

image

Si bien Turín nos pareció una ciudad fea en primera instancia, hay gente que dice que es la ciudad italiana más fea, se fue tornando amable en sus formas, tal y como pudimos comprobar en el punto de partida turístico, como fue la Piazza del Castello.

image

Otros puntos de la ciudad nos parecieron realmente bonitos.

image

De vuelta a la Fan Zone nos encontramos con amigos y no desperdiciamos la oportunidad de dejar constancia para siempre, tales como Álvaro Yanes, José María Bejarano, y previamente se nos unió José Manuel Ariza que apareció por allí por otros medios.

image

Y llegó la hora de comenzar a entrar en el templo del fútbol Juventino. El espacio como tal es grande, pero el acceso no sería tan fácil, tres controles nos esperaban, entrar fue prácticamente una aventura. El primer control de comprobación manual de las entradas, estas debían coincidir con el DNI correspondiente. Mucha gente se quedó sin entrar, especialmente los que no llevaban entrada a su nombre desde el destino.

image

El segundo control consistía en el registro de mochilas y bolsos y cacheo personal, y el tercero era comprobación electrónica de la entrada, donde un compañero no pudo pasar en primera instancia, hasta que pudo solucionarse manualmente por parte de los responsables sevillistas de taquilla.

Una vez dentro, el estadio aparecía ante ti de manera espectacular.

image

El interior tiene una acústica verdaderamente maravillosa, es un estadio nuevo, tan solo cuenta con dos años, y está en perfecto estado de revista para la celebración de eventos tan importantes como una final de Europe League, como es el caso. Alguno apareció en las pantallas gigantes, momento que nuestro compañero Manu Suárez, fotógrafo del Sevilla FC recogió amablemente para la posteridad.

image

Llegó el momento del espectáculo previo ala celebración del partido, por cierto muy bueno.

image

Y pocos segundo después comenzó a desplegarse el tifo sevillista ya que los benfiquistas habían desplegado el suyo. Nosotros estábamos debajo.

image

Inenarrable la experiencia, no sabíamos realmente qué habíamos desplegado hasta que después del partido comenzamos a ver imágenes de Redes sociales, el tifo era magnífico, como siempre tratándose de los dibujantes sevillistas. Algunos de nosotros estábamos justamente ahí, donde señala la flecha.

image

Llegados a este momento el engorilamiento no podía ser mayor, el himno de El Arrebato sonando en una catedral como aquel estadio, un tifo espectacular, la gente echando el resto y las expectativas en todo lo alto. El resultado no pudo ser otro.

Allí estuvimos para inmortalizar cómo los jugadores nos brindaban el triunfo.

image

Esta sería la tercera copa de la Europe League que conseguiría el Sevilla FC y probablemente no será la última. A la vuelta decidimos parar en Valencia y dedicarle un saludito a los Valencianos que tan “amablemente” se comportaron con nosotros ne las semifinales.

image

Y sí, la copa ya está aquí.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   3 comentarios :

  1. Un honor aparecer en una de esas fotos.

    Turín es una de esas cosas que ya nos marcaran para el resto de los días

    Abrazos a todos

    ResponderEliminar
  2. Viaje de sobresaliente, inolvidable, excelso, de ensueño... me quedo sin adjetivos para calificar lo vivido con los miembros del gorivolumen.
    Pienso en ello, y me planteo si sois conscientes de cuán afortunados somos, pues le podremos contar a nuestros nietos que estuvimos en Turín viendo al Sevilla coronándose en Europa. Pueblo por pueblo, kilómetro a kilómetro, y penalty a penalty, hemos llenado los álbumes de nuestras vidas para siempre.

    De Amposta a Grenoble, pasando por Turín (y por el Ebro tropecientas veces), la ilusión que desbordábamos a la ida se transformó en alegría a la vuelta. El gorivolumen ha dado para mucho: risas y más risas; historias desternillantes; Rominas y ¡Derecha!, ¡No, No!, ¡Izquierda! Este ameno entretenimiento fue mí el ingrediente secreto de la victoria.

    Gracias Joaquín, José Ángel, Manuel, Doron, José Luis y Carlos por estos momentos vividos. Sois grandes.


    Fernando

    ResponderEliminar
  3. Tu también eres grande Fernando, con tu juventud infundistes alegría al grupo. Lo que te reiste con Romina y no te digo nada con el paso del Ebro que parecía que estábamos en los años de la guerra. Para terminar con la Yenka izquierda izquierda derecha derecha. Se te olvida la feria de Carmona

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM