rel='nofollow' target='_blank'/>

16 noviembre 2014

¿PUEDE UN CLUB PRESCINDIR DE SU HISTORIA?

POR  @CarlosRomeroSFC

Conste que a algunos les gustaría, pero va ser que no.

Un club de fútbol, como cualquier institución e instancia, y desde el punto de vista en el que solo se contempla que lo único importante es que entre la pelotita, (rancia visión vetusta de dirigentes vetustos por cierto) podría prescindir de  un departamento de marketing, una fundación, o quizás del departamento de comunicación, haciendo que las noticias las den otros, incluso tener en precario un departamento de instalaciones, ya saben, lo básico para pintar las rayas del campo, cortar el césped y poner las redes en las porterías. Afortunadamente un club moderno como el nuestro entiende que estas cosas son vitales e imprescindibles.

Pero igualmente de las muy pocas cosas que NO puede prescindir genéricamente es de su historia, porque está ahí, queramos o no, nos guste o no.

La institución futbolística fabrica fútbol per se con jugadores con más o menos gloria, goles, faltas, una posición en la clasificación, puntos, anécdotas, jugadas, campeonatos ganados y así casi hasta el infinito, sin darnos cuenta que todo lo que ocurre, un minuto después, se convierte en historia. No se puede evitar.

A la pregunta ¿por qué eres del Sevilla FC? afloran habitualmente recuerdos sobre su Historia y en ella encontramos todas las respuestas. Historias personales, tu padre, tu hermano,… e historias de grandeza vividas en primera persona. Están ahí, siempre.

La historiografía forma parte de la marca del club, es la ventana por la que uno se puede asomar para vislumbrar su esencia; dota de una identidad única; produce afición por sí misma, lo conexiona todo conforme la perspectiva suficiente lo facilita. Es pertenecer y ser de un club que genera grandeza, solera, te envuelve en su gloria y te engancha. Mientras que lo económico es lo terrenal, lo feo y lo mundano, la Historia es su alma. Un club sin historia es un club sin alma, y un club que no se ocupa de ella perpetra un genocidio cultural sobre sus ancestros y castra mentalmente a sus aficionados.

Como dice mi amigo Antonio Ramírez, la historiografía es el abuelo que tenemos en casa y debemos atenderlo porque gracias a él existimos, ¿vamos a abandonarlo en la calle quizás?

El abuelo nos dejó su impronta, su genética blanquirroja de sevillistas que dejaron su vida por el Sevilla FC, el “Hasta la muerte” no es en vano.  Nuestro abuelo es dinámico y sale retratado a lo largo del gol norte del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, viajando en Vespa a Italia para traerse una copa europea. Ese abuelo es nuestra historia porque se gana conformando un equipo, pero solo una mentalidad ganadora forjada durante décadas, en las que en algunas de las cuales nos vimos forzados a claudicar momentáneamente, hizo posible todos esos milagros.

image

Nuestra historia nos dicta de manera antropológica, que para tener una mentalidad ganadora debemos huir del conformismo, solo así se puede pasear a esta ciudad y a su gente por todo el mundo y en especial por Europa.

Algunos dicen que esto es cosa de cuatro locos, que no todo el mundo está interesado por la historia, pero en realidad nadie escapa a ella y la usa llegado el momento, incluso se dan un baño en ella a conveniencia. Afortunadamente. Por lo tanto no es una cosa que usted puede elegir tener o no, simplemente la tiene ahí, como a una madre, que alguna debió tener a buen seguro.

A otros les gustaría poder elegir los hechos históricos y amoldarlos a sus preferencias. Por ejemplo a algunos les gustaría más que su club se hubiese fundado en 1905, pero la historiografía, la científica, la que se basa en papeles y no en chuminás de la tía Carlota, dice que nacimos en 1890. Es como si yo dijese que no me hubiese gustado que  Hitler invadiese Polonia como hecho consumado, o que Cristóbal Colón llegase a América, pero fue así, no lo podré evitar jamás, y además seria una estupidez.

No podemos cambiar eso aunque quisiéramos, y más grave sería esto si fuesen los propios dirigentes del club, que creo no es el caso, ya que ni tan siquiera ellos pueden decidir si el club nació en un momento o en otro, al fin y al cabo tan solo estamos de paso por el grande de Andalucía, como muchos anteriormente y como muchos en el futuro. Da igual que esto de la Historia en el fútbol sea cosa de cuatro frikis, bastaría que fuese solo uno con papeles encima de la mesa demostrando la fecha de nacimiento como para tener que aceptarlo, no es una cuestión de mayorías o minorías, es cuestión de hechos consumados.

No queda otra.

Por lo tanto hoy somos un club puntero, con sus departamentos bien aliñados, todo susceptible de mejorar por supuesto, y con un Área de historia que vela por estas cosas, faltaría más, para eso estamos.

 image

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   3 comentarios :

  1. Ustedes sois uno de los orgullos de nuestro club. Felicidades y adelante

    ResponderEliminar
  2. La identidad del Sevilla depende en gran parte de su historia. Somos lo que hicimos, lo que hacemos y lo que haremos. ¿Imagináis no recordar que fuimos campeones de España en el 35?

    Fernando G.

    ResponderEliminar
  3. No me gusta por lo que estoy viendo la actitud timorata de nuestro actual presidente con respecto a la verdadera fecha de constitución de nuestro querido Sevilla FC.
    Yo esto lo comparo como el que le importa un bledo quienes eran sus padres y demás
    antepasados.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM