rel='nofollow' target='_blank'/>

03 febrero 2015

CÓMO CARGARSE LA HISTORIA DEL FÚTBOL SEVILLANO

POR GUARDIANES DE LA MEMORIA

Jamás rehuimos el debate, es algo que va inherente a la investigación. Ser rivales, ser un tanto transgresores quizás para conseguir fijar el foco de atención, algo lícito por otro lado; hacer posible que los sevillanos se fijen en la historia del fútbol conlleva tener cierta rivalidad  con el contrario. Lo que no imaginábamos era el daño que esto tan simple de comprender –y usar por parte de los otros igualmente- les estaba haciendo, y la acumulación de toneladas de odio que les estaba produciendo. No todo vale, hay reglas y líneas rojas que no se deben traspasar nunca.

Son ya 10 años desde que un señor, para más señas bético e historiador oficial verdiblanco, abrió la caja de los truenos en un medio público, en una televisión local  para atacar públicamente la fecha fundacional del Sevilla FC. No le interesaba su historia, no iba a hablar de su club, quería hablar del club rival, un estilo que alguien calificó certeramente que es único. De aquellos polvos estos lodos, la historia se investigó a fondo y dio como resultado la inmensa cantidad de mentiras que venían vomitando como arma arrojadiza sobre el Sevilla FC.

Nosotros hablamos de nuestra historia en los medios, los otros también.

Y dicha historia, valga la redundancia, se repite, vuelven a acudir a medios en las postrimerías del 125 aniversario del Sevilla FC, no ya para hablar de su club, sino que al estilo del viejo compositor de pasodobles donmanuelinos, lo hacen para hablar del Sevilla FC. Pero además incorporan un nuevo modus operandi, en este caso asaltan y secuestran la atención a los propios periodistas, de los que muchos de ellos han confesado y se quejan –por activa y por pasiva- el acoso del que han sido objeto.

1

No todo vale, hay reglas y líneas rojas que no se deben traspasar nunca. Sencillamente recordarle a Antonio Viola que el Real Betis no tiene departamento de historia, ni estos personajes representan a su institución. Así como los historiadores oficiales sevillistas no se han dirigido jamás personalmente a ningún periodista para absolutamente nada, al revés, hemos sido citados por ellos. Aquí aún hay cierta clase, aunque entendemos que Antonio no pueda mojarse en acusar a una sola parte. Un estigma -el de igualar a ambos clubes- que el sevillismo debe soportar.

Decir, en consecuencia,  y atestiguar que nosotros no hemos acosado absolutamente a nadie. No tenemos necesidad de llevar nuestro mensaje de un lugar a otro porque nuestros escritos son visitados por miles de personas diariamente. Son aquellos que no tienen crédito, que no tienen visitas, que no representan a nadie, esos a los que ni los suyos echan cuenta,  los que necesitan acosar, atosigar, acorralar, hostigar, perseguir, fatigar, molestar, importunar e incordiar a los profesionales de los medios locales  y nacionales, casi amenazándoles, sabiendo a ciencia cierta –desde nuestra perspectiva- que el efecto será justamente el contrario al que persiguen, con efectos realmente dañinos para la bella historia del fútbol sevillano. Solo aquel periodista que antepone sus colores a su profesión es fiel reflejo de la bajeza perpetrada. De todo hay en la viña del Señor.

Quien no sabe dónde está y qué es lo que tiene entre manos, debe dejar de perpetrar un desastre con la historia de su club, para dejárselo a verdaderos profesionales que sepan distinguir entre lo que es correcto y lo que es el juego sucio y rastrero. Entre lo que es investigación y lo que es odio; entre lo que es un nivel que avergüenza al más pintado y ser un estudioso de la historia. Entre ser un historiador o un mercachifle vendedor de humos. Entre historiógrafos con gran profesionalidad, y  personajes que se aferran como garrapatas a una frase descontextualizada para no soltarla ni tan siquiera a papelazos de pruebas incontestables.

Se les ha ido de las manos por su odio feroz al Sevilla FC. No soportan que ganemos trofeos, que seamos la élite del fútbol español, ni tan siquiera que consigamos un nuevo hito histórico, ser el segundo club más antiguo de España. Creen que han establecido una estrategia para impedirlo, pero en realidad están propiciando una auténtica catástrofe para la historia del fútbol sevillano, y están dando un espectáculo bochornoso a todos de la ciudad,  los sevillanos y su fútbol con una actitud lejana a defender unas tesis basadas en el trabajo científico, en la Universidad y en las ópticas multidisciplinares.

Una táctica de tierra quemada achacable a los de siempre, y a los que lamentablemente no les atribuimos totalmente la responsabilidad. Es verdaderamente achacable a quien entendemos que cumple su doble objetivo como agente externo, tal como el onubense odiador de Sevilla, el Sevilla FC y los sevillanos, Antonio Balmont, a quien se le conoce por sus manifestaciones y reivindicaciones antisevillanas en Huelva, utiliza a estas pobres gentes como herramienta y como ballesta para lanzar sus flechas hacia todo lo que huele a hispalense, y que normalmente suele irse de rositas dejando un auténtico desastre tras de sí en la historia de los clubes sevillanos. Personajes a los que utiliza y les importa un bledo.

El Área de Historia del Sevilla FC está compuesto por profesionales de alto nivel tales como profesionales de la Historiografía, Antropología, el Derecho, la Economía, la Estadística y científicos reconocidos, tanto internos como externos. Ha tejido enlaces con la Universidad y con instituciones de la historia. Sus tesis deben ser siempre científicas y por supuesto cotejadas por otros profesionales ajenos. Organiza simposios, jornadas y conferencias, publica en multitud de medios y tiene una credibilidad para una gran parte de los sevillanos. Es esto lo que realmente quieren erosionar.

Nuestra pregunta es ¿quiénes son ellos? ¿A qué se dedican? ¿Se presentarán al responsable de Historia de su club -como hacen estos días- con esos mimbres, y este les acogerá tal cual con ese curriculum de acosadores de periodistas? ¿Querrá su club tener a estos personajes conflictivos formando un departamento de historia? ¿O quizás acosar a periodistas y ser conflictivos es un punto a favor que tendrá en cuenta el responsable de historia de su club?

Nosotros seguimos nuestro camino señalando todas aquellas cuestiones del fútbol sevillano, pero con honestidad, sin juego sucio, sin implicar a nadie más que quien quiera entrar a leernos, es algo que nos hemos ganado a pulso y nadie nos ha regalado, cosa que no pueden decir ellos.

Pero lo que verdaderamente no soporta esta célula de talibanes de la historia (dispuestos a inmolarse con tal de hacerle daño a su odiado Sevilla FC) es que este blog haya demostrado, incluso para ellos mismos, que los supuestos valores, hazañas y anécdotas por los que se sentían orgullosos de ser béticos a la par que antisevillistas, y que daban sostén a sus sentimientos de aficionados, fueran científicamente falsos. Pinchen cualquiera de los enlaces que tienen a la derecha y podrán comprobarlo. Y ellos, que conocen la historia porque nos leen, y saben que es cierto lo que decimos, no toleran que les hayamos bajado de su nube romántica y los hayamos devuelto a la cruda (para ellos) realidad. Ya no cabe el consuelo victimista tan del gusto al que acostumbran en sus escritos. Ya no reconfortan en las noches de triunfo y humillación sevillistas las leyendas cuidadosamente adornadas con el boca a boca de la infamia. Y nos apuntan a nosotros, que simplemente hemos dado a la luz los datos veraces, como culpables de todos sus males, como siempre se ha hecho en verdiblanco, en lugar de hacer introspección e indagar en sí mismos y en los suyos el porqué de todo esto.

Lo queráis o no, nosotros no somos causantes de vuestras desdichas. Las causas, donde verdaderamente se encuentran, es en todos aquellos que, inocente o interesadamente, han engordado la bola de nieve de vuestra historia y os han inculcado toneladas de mentiras y justificaciones absurdas a vuestra triste existencia, fruto del odio, la envidia, la impotencia y un complejo de inferioridad eterno que, con vosotros, no nos cabe duda, tiene el futuro garantizado. Si queréis seguir mirándonos y estando pendientes de nosotros, perfecto, tendréis el sufrimiento asegurado.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   3 comentarios :

  1. Perfeccionable tu magnífica descripción de los hechos. Yo, sin embargo, no hubiera dado carta de naturaleza a alguien que siquiera se explica (y no lo vayas a hacer) quién es. Si este artículo va dirigido a siete personas, quizás cabría lugar para dar unas notas del personaje, pero si se pretende que sea un artículo para muchos, se le nombra (demasiado y de sobra con ello) otorgándole un poder inmerecido, se contribuye con ello a lo que persigue.
    Pero sí, cabal y descriptivo relato de los hechos que acontecen en el criaturismo. Hemos tardado 85 años en dar con la palabra "criaturita" para definir dentro de un escenario conocido a esas mentes pacatas, y ha tenido que ser un bético antiguo como Don Manuel quien a la perfección acotara el término: él los conoce bien.
    En realidad, el criaturismo nació con los albores del siglo pasado, no se sabe si en 1904, en 1906, 1907, 1908, 1909, 1913, 1914 o 1915 y posiblemente jamás pueda conocerse -pues ni a ellos interesa visto lo visto- la fecha de fundación de un club inspirado en gente "anti", que no propugnaba valores propios, sino que -heredera de la España más negra y cicatera- se limitaba a atacar los nuevos valores, el desarrollo de actividades que condujeran a una sociedad nueva y sana como la que reclamaba aquella España
    Ahí los tienes, hoy como hace 100 años, viendo cómo pueden intentar atacar, no construir, sino destruir.
    Pero claro, viendo el resultado de su labor centenaria y de la salud de la que goza el origen de sus desvelos y pesadillas, viendo lo robusto y vigoroso que continua el primer club de fútbol fundado en España o, desde luego, el más antiguo de los existentes 125 años después de sus primeros pasos, queda muy en entredicho la capacidad criaturil para cuestionar -y mucho menos atacar- al Sevilla FC
    Son como el malo de las películas de dibujos animados que siempre intenta hacer trampas para quedar ridiculizado una y otra vez sin que eso le sirva como acicate salvo para porfiar hacia su podio de la estupidez infinita.
    Ayer el carterista de Castilleja, ese ser privilegiado en su inteligencia y cuya capacidad histórica merece la risa de cualquier alumno de 1º de ESO; hoy sus aventajados discípulos Zancarrón y Maldonado cuyo minuto de gloria en la vida ha sido el de juntar cuatro camisetas (alguna de ellas falsificada para mofa y befa de cualquier alumnario de Infantil) y organizar una "exposición" en el Guggenheim de Dos Hermanas...
    Y esos, esos constituyen la punta de lanza de la elite criaturil empeñada en aporrearse la cabeza hasta dejarla muy abollada contra el escudo del Sevilla FC
    Los hijos de los hijos de mi hija seguirán sonriéndose al leer o escuchar los porretazos de los tataranietos del carterista aljarafeño.

    ResponderEliminar
  2. Anda estos días el señor Carlos Romero un tanto desquiciado. Lógico por otra parte al ver que su maravillosa construcción llamada 1890 se va al suelo sin remedio alguno al haber sido edificada sobre unos cimientos muy poco sólidos. Una vez más, el dicho aquel que habla de mentirosos y de cojos vuelve a demostrar que el refranero español es muy sabio. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estilo Tudemial: Estilo Betis.
    Entrar para provocar, sin más finalidad que ésa.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM