rel='nofollow' target='_blank'/>

03 marzo 2015

SAN HUGO

Es sabido por muchos que, en estas tierras liberadas siglos ha por Fernando III de Castilla, fuimos parte protagonista de una controversia eclesiástica acerca del dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen. La resolución tomada por la Santa Sede dio la razón a los clérigos sevillanos, fervientes defensores de la doctrina inmaculista.

No queriendo ser menos que nuestros antecesores rescatamos otra (banal) polémica que bien podría costar un Concilio Vaticano.

En la segunda década del siglo pasado, cuando el deporte del balón comenzaba a popularizarse entre la clase media española, el diario madrileño “El Debate” publicaba el siguiente artículo un 20 de noviembre de 1922:

1SH

El Patrón de los futbolistas

Los aficionados al <<football>> ignoran, sin duda, que tiene su santo Patrón.

Lo es San Hugo, muchacho que al salir de la escuela una tarde iba camino de su casa jugando con una pelota, a la que daba patadas y corría tras de ella. Una maldada hizo que la pelota cayese dentro de la huerta de un judío.

El muchacho quedó compungido ante la tapia, pesaroso por la pérdida de su juguete, pues determinarse a llamar y reclamar la pelota no podía pasar por su imaginación. Tal era el miedo que el hebreo le inspiraba.

La hija del judío, que vió al muchacho, le llamó, le ofreció una manzana, y a fuerza de halagos consiguió que el muchacho entrara en el jardín, en donde le degolló y arrojó su cuerpo a un pozo.

Por el crimen cometido con el pequeño Hugo, más tarde San Hugo, se inició contra los judíos una fuerte persecución en las calles de Lincoln.

Esta macabra historia, que posiblemente proceda de la tradición oral medieval, encumbraba a San Hugo como Patrón de los futbolistas a la par que parece justificar una revuelta antisemita que realmente sucedió. Casualmente  San Hugo, como nuestro primer capitán, Hugo Maccoll, que también nació en las islas británicas.

2SH 

La Hija del Judio”, grabado de George Wharton Edwards.

 

En un clima de pasiva aceptación de San Hugo como patrón, Acisclo Karag, que había sido trabajador de “El Debate”, volvía a sacar el tema a la palestra en 1970, esta vez en “El Mundo Deportivo”, intrincando un poco más el asunto:

3SH

Karag, en esta ocasión, incitaba incluso a los futbolistas triunfantes a acudir a la Cartuja de Santa María de Miraflores de Burgos a rendir culto a San Hugo. Al confirmar este santo patrocinio el autor cometió un error, suponemos que involuntariamente, al mezclar la vida de dos santos distintos: el pequeño San Hugo de Lincoln y San Hugo, obispo de Lincoln. Esta confusión hagiográfica no sólo le restó veracidad al artículo, sino que propició una réplica por parte de José María Soler en el mismo medio, titulada así días más tarde:

4SH

Soler, apasionado del tándem religión-deporte, defiende una postura que trata casi de herético el patronazgo de los deportes, incluyendo obviamente el fútbol. Su visión, mucho más escéptica, se contraponía a la de Karag, si bien tampoco éste reparó en la confusión del primero, pues queda claro para nosotros que si murió siendo niño en el jardín no pudo haber sido ordenado obispo.

No bastando con esto, desde Italia, que tan cerca tienen la cátedra de San Pedro, proponen hasta tres candidatos:

- San Luigi Scrosoppi, cuya festividad la encontramos en el santoral el 3 de abril, fue el fundador la Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia y se le representa siempre con un balón en la mano. En la región del Friuli lo consideran el patrón del fútbol por su dedicación a la juventud a través del deporte, y así se representa su imagen en los templos:

5SH

- Pier Giorgio Frassati, miembro de Acción Católica y fundador del periódico “La Stampa”, cuya canonización está en trámite, es patrón reconocido de los deportistas y montañistas. Se dice que en las excursiones que organizaba nunca faltaba la práctica del fútbol.

- San Juan Bosco, fundador de la Congregación Salesiana, es para algunos el verdadero patrón de los futbolistas. Al igual que Scrosoppi dedicó su vida a los jóvenes, a los cuales educaba en valores similares a los deportivos. En nuestro país son muchos los clubes y campos que llevan su nombre. Como anécdota, el pasado mes de mayo, la comitiva sevillista presente en Turín para la final de la Europa League visitó la sede primigenia de los Salesianos con José Castro a la cabeza.

6SH

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

0 Opiniones :

Publicar un comentario

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM