rel='nofollow' target='_blank'/>

23 octubre 2015

MANCHESTER, O LA CRÓNICA DEL DÍA DE LA MARMOTA

Quizá con el paso de las horas se hace más fácil llegar a relatar una crónica serena. Ver un estadio que está absolutamente lleno, con más de 50.000 espectadores, y que la única afición que se oiga sea la visitante, dice mucho de los seguidores de ese club, especialmente de un equipo inglés al que puede aplicársele perfectamente aquello de que ‘aunque la mona se vista de seda, mona se queda’.

image

Explicaba el City en su web oficial versión española, en un artículo dirigido a los visitantes sevillistas, las bondades de la ciudad que acoge a ‘dos clubes grandes’, porque ambos son campeones de la Premier, obviando que el club con el que se compara es tricampeón de Champions.

No sabemos si les suena eso de que el club pequeño de la ciudad use este tipo de subterfugios, para que el resultado en la comparativa arroje resultados que terminen igualándolos al final de alguna forma, aunque haya un abismo entre ambos, pues todo el mundo sabe que el United es el grande, no solo de la ciudad, sino del país, y no les llegan ni a la suela de los zapatos.

De la misma forma, el City se define a sí mismo como un club, cuyos aficionados deben asumir que viven históricamente como si de en una montaña rusa se tratase, entre los altos y los bajos de vértigo históricos. Esa definición que nos suena por estos lares, que compara a cierto equipo que se debate entre la cima y la sima, con un sentimiento incomparable, y cuyo lema es el sobrevivir a la derrota permanente a la sombra de su rival, aderezado con algunas victorias salpicadas, que convierten en leyendas equiparables desde su óptica a la consecución de una Intercontinental.

El City es sencillamente el Betis de Manchester, valga la diferencia de títulos, en realidad no sabíamos como decirlo, pues la similitud se basa en que lo único importante es que ambos clubes en la ciudad de Sevilla están empatados a Ligas y “Championsligs”, y que esas cosas de los otros títulos europeos como que no va con ellos, ni les interesa.

Pues esta es la situación -o la percepción- que tenemos de un Cityzens, cuyos aficionados se limitan a exclamar un ¡Ohhh!, como máxima expresión de la animación a su club, cuando algún genio sobrevalorado adquirido a base de talonario se acerca al área contraria, o a gritar yeah! cuando marca su equipo. No hay más, quizás el pensar que esgrimir una camiseta a rayas verdes y blancas en la grada, como así ocurrió, nos caiga mal, cuando en realidad es una cuestión motivante para nosotros como casi siempre ocurre.

¿O es que a algún seguidor blanquirrojo, se le ocurriría exhibir una camiseta del United en el match del Ramón Sánchez-Pizjuán? Sencillamente es lo que determina y delimita las diferencias entre lo que define a un club grande de otro pequeño.

Otra cosa que nos suena es el uso de las trampas hacia los rivales, en este caso consistente en poner al grupúsculo que suele balbucear algunos cánticos reiterativos y cansinos, es decir, a los ultras, junto al espacio reservado a los fans seguidores del equipo rival en ese momento, algo que debe ser ilegal a todas luces y de lo que la UEFA debería tomar nota, que casi llegó a las manos si no es por la interposición de la policía británica entre ambos, que tuvo bastante trabajo.

E igualmente una afición, o parte de ella para ser justos, sin la personalidad necesaria al unirse a otros grupos ultras de otros países, para agredir a otra afición que nada tiene que ver con ellos, y cuyo único objetivo es animar a su equipo, porque casi nunca se enfrentaron en el terreno de juego, y nunca hubo altercados que pudiesen llevar a pensar en un enfrentamiento enconado.

Hablamos de un club, el del City, cuya plantilla ha costado en torno a los 600 millones de Euros, pagados por un jeque árabe podrido de millones, que entiende que lo de este club es una inversión jugosa entre otras tantas inversiones, pero lógicamente sin el alma y la esencia de aquellos que le dieron forma a lo largo de las décadas. Porque, entérense bien, el City es de esos clubes que necesitan de mecenazgo, ya que por sí mismos, y desde su propia afición no son capaces de llevar a su club a la gloria.

¿Les sigue sonando?

Y es que algunos pueden ver y vivir partidos europeos solo si es desde el propio rival. Son así de chiquitines.

CR9T2WhWoAAT1Sp

El Sevilla FC jugó de poder a poder contra el equipo de los 600 millones de Euros, y bien pudo ganar vistas las ocasiones y el coraje derrochado en el campo. La victoria cayó de lado de los chicos del jeque finalmente y en el minuto 90. Esperamos poder tomarnos la revancha en el campo sevillista.

Cecilio Rodríguez

banner

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

   4 comentarios :

  1. Estas gentuzas son unos BARRIOVAJEROS,ENVIDIOSOS,deportivamentes
    por donde los COJAS SE CAEN,



    Esta gentuzas son unos ENVIDIOSOS,MENTIROSOS,CALUMNIOSOS
    ACOMPLEJAOS,que por donde los coja se CAEN,que tienen toda la cara arñar y el
    corazón partio,por los TITULOS del GRANDE DE ANDALUCIA
    y se llama SEVILLA F.C.
    "VIVA MI SEVILLA F.C." "VIVA"
    PACO

    ResponderEliminar
  2. A ver, el City no renegó del nombre de su ciudad, y de hecho, cualquier aficionado lo sabría situar en un mapa. Por tanto, en esto difieren bastante con nuestros vecinos.

    ResponderEliminar
  3. Comparar al Manchester City FC con el Real Betis Balompié es para reírse. Y por primera vez, no veo seriedad en un artículo en esta página. No sólo tiene cuatro títulos de liga, 5 FAcup, 4 Community Shield, 3 Capital One Cup sino que tiene un título internacional (recopa). Durante un periodo, era el City el grande de Manchester.

    No sólo el City tuvo que recurrir a un salvador, sino que el ManU también, por ejemplo, en 1902 y en 1931. Las inversiones de Louis Edwards en los 60´s. La compra de las acciones de Magnier y McManus o Glazer. En 2010 emisión de bonos. Pero queda muy bien decir, que los otros tienen jeques. Sin la era Busby y Ferguson, el United sería un equipo normalito. Entre uno y otro, el equipo estuvo casi treinta años sin ganar una liga.

    ResponderEliminar

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

Buscar en este blog

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM