rel='nofollow' target='_blank'/>

14 noviembre 2015

RICARDO MAGDALENA

La Historia del Sevilla FC, en la extensión de su existencia, ha estado plagada de nombres y hombres ilustres no sólo dentro de la esfera deportiva, dónde por la entidad pasaron campeones del Mundo y de Europa, sino también célebres por su aportación a la cultura y sociedad que habitaban. Sánchez-Pizjuán en la abogacía, Puelles y Leal en la medicina y Lafita en la pintura, entre otros,  son parte de un largo etcétera de apellidos íntimamente sevillistas que con su buen hacer en su profesión obtuvieron el reconocimiento del resto de la ciudadanía.

Hoy, el tema que nos ocupa es sumar a esta pléyade de eminencias otra de esas personalidades que persistirán al paso del tiempo, puesto que su notoriedad sobrepasó y sobrepasará la barrera del fútbol.  Hablamos del arquitecto Ricardo Magdalena Gallifa, o simplemente Ricardo Magdalena.

Zaragozano, nacido en 1878, era hijo de Ricardo Magdalena Tabuenca y  Dolores Gallifa. De su padre heredó el amor por la construcción y la arquitectura, pues su progenitor ejercía con maestría dicha profesión, llegando a ser arquitecto municipal, y siendo hogaño reconocido por sus coterráneos, que lo inmortalizaron incluyéndolo en representaciones monumentales, y dando su nombre a una biblioteca.

Ricardo hijo, a pesar de ser hijo de quien era, no lo tuvo tan fácil como pudiera parecer. Abandonó la carrera en el último año por una disputa con el catedrático de urbanismo. A pesar de ello, fue propuesto para ocupar el puesto de su padre como arquitecto municipal de Zaragoza en 1910, ofrecimiento que rechazó. Marchó a Madrid, donde fue socio del Casino madrileño y donde diseñó el Palacio del Círculo de Bellas Artes y el famoso café ‘El Gato Negro’, lugar habitual de reunión de los Jacinto Benavente, Santiago Rusiñol, Ortega y Gasset y Juan Ramón Jiménez. Finalmente se trasladó a Sevilla en 1913. En el año 1916, sin saber que desde 1904 se le había dado por aprobada la asignatura de urbanismo, obtuvo el título de arquitecto por la Academia de San Fernando, por lo que podría decirse  que fue doblemente arquitecto.

image

Su llegada a Sevilla coincide con una pujanza del Sevilla FC, que ya en 1913 daba un paso importante teniendo un campo de juego oficial, un medio de comunicación con sus seguidores y varias secciones deportivas. Se corresponden sus primeros años de estancia en la capital hispalense con la celebración de la Copa de Sevilla y del Ayuntamiento, así como con las primeras ediciones del Campeonato de Andalucía. En el seno de las tertulias de aficionados sevillistas entabló estrecha relación con Manuel Blasco Garzón, éste último vinculado al club como directo desde 1921 y posteriormente presidente.

Fue su amigo Blasco quien quiso contar con él para la directiva sevillista, pasando a ser vicepresidente del club en 1924, y ostentando el cargo hasta la salida como presidente de su amigo, en 1925. La casa de Ricardo Magdalena, sita en la calle Oriente nº3 (hoy Luis Montoto) siempre estuvo abierta y dispuesta para celebrar reuniones, motivo por el cual fue en más de una ocasión el lugar elegido para realizar las juntas del club. La labor que desempeñó como mano derecha del máximo mandatario junto a José Lozano fue primordial para la consecución de los objetivos marcados por la directiva sevillista para este período.

Su legado como arquitecto a la ciudad de Sevilla fue inmenso, abarcando desde el edificio del hotel Cristina, pasando por un proyecto de renovación del interior de la Casa Consistorial y la participación en las obras de la Exposición Iberoamericana, hasta la ordenación urbana de Los Remedios, la construcción del edificio del Banco de España o el edificio de la Central Siderúrgica S.A. A ello se le añaden muchísimas edificaciones para particulares, sobresalientes en ejecución y belleza la mayoría de ellas.

image

Es por ello que los expertos en la materia han coincidido en calificar su obra por original e innovadora, a la par que añaden que este gran arquitecto mostró un gran interés por fusionar las corrientes regionalistas con las del movimiento moderno, alternando así neobarroco o art-nouveau con el regionalismo de los grandes de la época como Aníbal González o José Espiau.  

Le faltó poco para ver a su Sevilla levantar el Campeonato de Liga, un 24 de noviembre de 1945, fallecía Ricardo Magadlena en su domicilio, dejando viuda, dos hijos, y un sinnúmero de edificaciones materiales e inmateriales que quedaron para la posteridad.

Fuentes:

- SOBRINO, Julián. Arquitectura de la industria en Andalucía, Instituto de Fomento de Andalucía, 1998.

- DA ROCHA, Óscar. El modernismo en la arquitectura madrileña, CSIC, 2009.

- LINARES, Mercedes y TEJEDOR, Antonio, Proyectos y reformas urbanas en Constantina en los siglos XIX y XX, Laboratorio de arte nº14, 2001.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

0 Opiniones :

Publicar un comentario

No se admitirán comentarios "anónimos". Todo comentario debe llevar un nombre o un seudónimo. Gracias.

SOBRE ESTE BLOG

La Palangana Mecánica es un blog particular y las opiniones reflejadas tan solo representan a sus autores de forma particular también.

Buscar en este blog

Cargando...
Con la tecnología de Blogger.

SÍGUEME POR E-MAIL

Seguidores

SUSCRÍBETE A LPM